Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL PROTEVANGELIUM

(SERMÓN #29 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Tarde del Día del Señor, 21 de Octubre de 2007
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Genesis 3:14-15).


Dios descendió al Huerto de Edén después de que Adán y Eva pecaron. Él los confrontó preguntandoles,

“¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?” (Genesis 3:11).

Adán culpó a su esposa por haberle dado del fruto prohibido. Pero Eva fue más directa y dijo,

“La serpiente me engañó, y comí” (Genesis 3:13).

Sin embargo ninguno buscó perdón de su pecado. El Dr. Henry M. Morris dijo,

Aunque se sintieron mal de haber sido descubiertos…no se ve indicación alguna del arrepentimiento verdadero, sino un mero atentado de justificarse a sí mismos. Por eso el Señor no tuvo otra alternativa que iniciar el castigo (traducción literal de Henry M. Morris, Ph.D., The Genesis Record, Baker Book House, 1986 edition, p. 117).

Así, Dios pronunció una serie de maldiciones, que incluyó – la maldición de la serpiente, la maldición del parto de los hijos, la maldición sobre Adán y sus descendientes, y la maldición sobre la creación misma. Nuestro texto esta noche trata con la primera maldición – la maldición de la serpiente. En el verso 14 vemos la maldición de la serpiente. En el verso 15 vemos el conflicto entre Dios y Satanás, y la conquista de Satanás por Cristo.

I. Primero, la maldición cayó sobre la serpiente.

Mira el verso catorce.

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida” (Genesis 3:14).

Alza la vista, por favor.

Cuando Adán pecó, él murió espiritualmente y la muerte física comenzó en su cuerpo. El Dr. Morris dijo,

Ya que Adán había sido designado a ejercer el dominio sobre la tierra, y como Adán comenzaría a morir, su dominio también comenzaría a “morir.” Desde aquel entonces: “sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” (Romanos 8:22). El Apóstol llama esta condición “esclavitud de corrupción”...“la creación fue sujeta a vanidad...” (Romanos 8:20, 21) (ibid.).

La maldición cayó primero sobre Satanás, luego en Eva, luego en Adán y sus descendientes, “para Satanás fue final e irrevocable. Él no se había rebelado solamente contra Dios en el cielo, sino que ahora también había infectado a la humanidad con su rebelión” (ibid.).

La serpiente fue “maldita...entre todas las bestias y entre todos los animales del campo” (Genesis 3:14). Dios maldijo a la serpiente como recordatorio para el hombre de que fue esta la criatura por medio de la cual Satanás había tentado al hombre y traído su Caída, y como recordatorio de la destrucción final de Satanás. El Dr. Morris dijo, “No importa cual haya sido su belleza o su postura antes, ahora se arrastraría en su pecho y sería objeto de terror y desprecio por todos” (ibid., pp. 117-118). El Dr. W. A. Criswell dijo, “Dios condenó a la serpiente porque esa criatura estuvo dispuesta a que el tentador que instituyó la caída de los dos primeros seres humanos. Dios no le asignó un juicio inmediato a la serpiente, sino una larga batalla como la criatura más baja y despreciable” (traducción literal de W. A. Criswell, Ph.D., The Criswell Study Bible, Thomas Nelson, 1979, nota de Genesis 3:14). El Dr. Ryrie dijo, “El reino animal entero fue afectado por la caída del hombre (ver Jeremías 12:4; Romanos 8:20), mas la forma misma y los movimientos de la serpiente fueron alterados y fue humillada” (traducción literal de Charles C. Ryrie, Ph.D., The Ryrie Study Bible, Moody Press, 1978, nota de Genesis 3:14).

II. Segundo, la maldición cayó sobre Satanás.

Por favor lee Genesis 3:15 de pie y en voz alta.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Genesis 3:15).

Se pueden sentar. Este verso se ha llamado el “protevangelium” – la mención primera del Evangelio. El Dr. M. R. DeHaan dijo,

Te recordamos que esta es una profecía inconfundible y retrato de Cristo el Redentor (traducción de M. R. DeHaan, M.D., Portraits of Christ in Genesis, Zondervan Publishing House, 1966, p. 62).

He aquí un número de puntos de este verso importante.

1.  Primero, se le dijo a Satanás, el enemigo de Dios. Le avisa a Satanás que será finalmente vencido por la “Simiente” de la mujer.

2.  Segundo, muestra que la “simiente” de Satanás y la “simiente” de la mujer estarían en conflicto perpetuo en las edades por venir: “Pondré enemistad...entre tu simiente y la simiente suya.” Dr. McGee dijo,


La idea más prominente no es la de la victoria final que vendría [para “la simiente de la mujer”] sino la batalla contínua...Este verso revela el hecho de que habrá una larga batalla entre el bien y el mal...Juan...menciona este conflicto en I Juan 3:10: “En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.” Trajimos a vista el hecho de que sí hay un conflicto, aquí hay una batalla, y aquí hay dos simientes en el mundo (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, Thomas Nelson, 1981, tomo I, p. 26).

Toda persona que está considerando hacerse Cristiana tiene que darse cuenta de que tendrá que irse a un lado en este conflicto. Tendrá que estar en al lado de la “simiente” de Satanás o al lado de la “simiente” de la mujer, que es Cristo. No hay terreno neutral. En esta larga guerra o estás al lado de Cristo, o estás a lado de Satanás. Nadie es neutral. Pregúntate a ti mismo, honestamente, de qué lado estás esta noche en esta batalla entre aquellos que siguen a Satanás y aquellos que siguen a Cristo. ¿De qué lado estás tú?

3.  Tercero, nota que Cristo es “la simiente de la mujer.” “Entre tu simiente [la simiente de Satanás] o la simiente suya.” Este es el unico lugar en la Biblia donde se dice que la mujer tiene “simiente.” Esta es la primera profecía del nacimiento de Cristo de una virgen, llamado “la simiente de la mujer.” Isaías profetizó esto después cuando escribió, “He aquí que la virgen [“almah” siempre se refiere a virgenes en las Escrituras en Hebreo, y la palabra Hebrea en Mateo 1:23 y en Lucas 1:27 por inspiración muestra que “virgen” es el significado]...”la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14) – “Dios con nosotros” – una descripción de Cristo, el Dios-hombre, que vendría en carne humana. “Dios envió a su Hijo, nacido de mujer” (Gálatas 4:4). Cristo es la “simiente de la mujer.” Todos los comentaristas reconocidos están de acuerdo en ese punto.

4.  Cuarto, así como la “simiente” de la mujer culmina en Cristo, la “simiente” de la serpiente alcanza su clima en el Anticristo. La culminación de la batalla predicha en Genesis 3:15 acontecerá entre Cristo y el Anticristo. El Anticristo será arrojado al Lago de Fuego en la Segunda Venida de Cristo (Apocalipsis 19:20). Satanás, que mora dentro del Anticristo (como en la serpiente) será arrojado al Lago de Fuego al principio de la edad del Reino (Apocalipsis 20:2-3).

5.  Quinto, entre el principio de la batalla en Genesis 3:15 y su fin en Apocalipsis 20, parece que el conflicto va a favor de Satanás. Nota que hay dos “heridas” en el verso. La Biblia Geneva de 1599 traduce la palabra de Dios a la serpiente así, “Él quebrará tu cabeza y tú le herirás el calcañar” (traducción de The Geneva Bible, 1599, Tolle Lege, reimpresa en 2006, Genesis 3:15). La simiente de la serpiente herirá el calcañar de la simiente de la mujer. Pero Cristo, la “simiente” de la mujer, “quebrará” la cabeza de Satanás al final. El Dr. DeHaan dijo,


Una de estas heridas es historia – cuando el Redentor vino la primera vez, pareció ser una victoria para el enemigo, porque el Redentor fue matado en la Cruz. Aquí Su calcañar fue herido, siendo símbolo del sufrimiento y de la muerte de nuestro Salvador, quien fue ‘herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados’ (Isaías 53:5). Esta parte de...predicción de Genesis 3:15 es historia. Sucedió hace casi dos mil años, pero fue solamente el calcañar [de Cristo] que fue herido. La otra ‘herida’ [o ‘quebradura’ – The Geneva Bible] de la cabeza de la serpiente es futura todavía...El calcañar del Salvador fue herido en Su primera venida, pero la cabeza de Satanás será “quebrada” en la Segunda Venida [de Cristo]. Esta es la única interpretación posible de Genesis 3:15...La herida del calcañar [de Cristo] no fue [totalmente] fatal, pero que la herida [o ‘quebradura’] de la cabeza [de Satanás] sí es fatal...Tomará lugar cuando [Cristo] vuelva a la tierra, en persona y potestad, y cuando ‘Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo’ (traducción literal de DeHaan, ibid., pp. 64-65).

El Dr. John R. Rice dijo,

Ahora Dios ha puesto para siempre el símbolo, la serpiente maldita, para mostrar que la tierra misma está bajo una maldición por causa del pecado, y para recordarnos que Satanás mismo, la serpiente antigua y dragón, un día será arrojado al abismo! La serpiente se vuelve un símbolo del pecado para que toda la humanidad lo vea, y del juicio de Dios sobre el pecado (traducción de John R. Rice, D.D., In the Beginning, Sword of the Lord Publishers, 1975, p. 138).

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Genesis 3:15).

Ahora, daré tres puntos de aplicación. Aprendemos tres cosas principales de este texto:

1.  Primero, hay una batalla por tu alma.

“Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya...” (Genesis 3:15).

El mundo entero está bajo el dominio de Satanás ahora. Ahora Él se llama “el dios de este siglo” (II Corintios 4:4). Bajo el dominio suyo el mundo está en contra de Cristo. Hay una batalla dentro de ti, si serás parte de la “simiente” de Satanás o de la “simiente” de Cristo. Tienes que pertenecerle a una o a la otra. No hay término medio. Dios dice, “Salid de en medio de ellos...y yo os recibiré, y seré para vosotros por padre” (II Corintios 6:17-18). Hay una batalla interior dentro de tu alma. ¿Seguirás con el mundo – o saldrás del mundo hacia Cristo? Será uno o el otro, porque hay una batalla perpetua entre “tu simiente y la simiente suya” (Genesis 3:15a).

2.  Segundo, el pecado será juzgado.

“Él quebrará tu cabeza” (traducción, Genesis 3:15b, The Geneva Bible, 1599 en Inglés).

Dios no solamente herirá y quebrará la cabeza de la serpiente, Él también quebrará tu cabeza si continuas en pecado. Recuerda que Dios ve todo pecado de tu corazón y tu vida. “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14). En el Ultimo Juicio tú serás juzgado “por las cosas que estaban escritas en los libros” de Dios (Apocalipsis 20:12). Si tus pecados no han sido cubiertos y limpiados por la Sangre de Cristo, tú serás “lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:15).

3.  Tercero, la salvación viene solamente mediante Cristo, la “simiente” de la mujer. Cristo nació de una virgen, así que no tenía la mancha del pecado de Adán en su naturaleza. Satanás trató muchas veces de matar a Cristo para detenerlo de ir a la Cruz. El Rey Herodes, inspirado Satanicamente trató de matarlo cuando era bebé. Los Fariseos trataron de matarlo empujandolo de un monte. Algunos dicen que Satanás trató de matarlo en el Huerto de Getsemaní, y podría haber algo de cierto en eso, ya que es un asunto profundo y con muchos ángulos. Hombres inspirados por Satanás lo clavaron a una cruz, pensando que de ese modo podrían destruir la “simiente” de la mujer. Pero no vieron el otro lado, que Dios había predeterminado que Él muriera para pagar por nuestros pecados.

“A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella” (Hechos 2:23-24).

Solamente hay una manera de escapar del juicio de Dios. Solamente hay una manera de que tus pecados sean cubiertos y limpiados en los “libros” de Dios. Y esa única manera es mediante la Sangre de Cristo, la “simiente” de la mujer, quien murió en la Cruz para salvarte del juicio de tus pecado.

John Bradford (1510-1555) era el capellán Protestante del Rey Edward VI. Él se volvió uno de los predicadores Puritanos más importantes en Inglaterra. Luego el Rey Edward, Protestante, falleció y la Reina Católica Bloody Mary [“Sangriente Maria”] subió al trono. Ella echó en prisión a John Bradford dieciocho meses en la Torre de Londrés, por predicar la salvación por gracia solamente, mediante Cristo solamente. Cuando finalmente fue enjuiciado como hereje, a causa de sus creencias Protestantes, la Reina Mary hizo que se le atase a un madero y lo quemasen a fuego lento hasta morir – ¡rostisado vivo! Al escribir sobre Genesis 3:15, John Trapp (1601-1669) dijo, “Yo concluyo con el dicho memorable del santo martir [John Bradford] – ‘si saborearamos del veneno de la serpiente, nos [podríamos] regocijar en nuestro capitán [Cristo], que le ha quebrado la cabeza’.” (traducción literal de John Trapp, A Commentary on the Old and New Testaments, Transki Publications, reimpreso 1997, tomo I, p. 20).

¡Te urjo de todo corazón a que recibas a Cristo y seas lavado del pecado por Su Sangre! ¡Juntate a John Bradford y a los santos mártires de las edades! ¡Recibe a Cristo y sé salvo de la ira y del juicio de Dios por la Sangre de Jesús, que limpia de todo pecado!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

La Escritua Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Genesis 3:8-15.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón
“Yes, I Know!” (por Anna W. Waterman, 1920).


EL BOSQUEJO DE

EL PROTEVANGELIUM

(SERMÓN #29 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Genesis 3:14-15).

(Genesis 3:11, 13)

I.   Primero, la maldición cayó sobre la serpiente, Genesis 3:14;
Romanos 8:22, 20, 21.

II.  Segundo, la madición cayó sobre Satanás, Genesis 3:15; I Juan 3:10;
Isaías 7:14; Gálatas 4:4; Apocalipsis 19:20; 20:2-3;
Isaías 53:5; II Corintios 4:4; 6:17-18; Eclesiastes 12:14;
Apocalipsis 20:12, 15; Acts 2:23-24.