Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




TRADICIONES DEL DILUVIO

(SERMÓN #18 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Mañana del Día del Señor, 26 de Agosto de 2007
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).


Muchos nuevos-evangélicos de nuestro día hacen de menos el Gran Diluvio. Hacen libros para niños con dibujos de animales y pájaros felices, en un arca bella de colores. Los niños que leen este tipo de cosa en la Escuela Dominical crecen pensando que el Diluvio fue un cuento de hadas, como Hansel y Gretel, Las Noches de Arabia, Las Aventuras de Gulliver o la historia Harry Potter [traducción libre de los titulos]. Creo que los libros necios sobre el arca de Noé son una de las cosas modernas que ponen prejuicios en la gente contra la Cristiandad seria. ¡Estaríamos mejor sin ninguno de estos necios libros como “Disnificados”!

La historia del Gran Diluvio y del Arca de Noé es muy seria y extremamente sombría. El quebrantamiento moral que llevó al juicio del Diluvio es muy sórdido para discutirlo en profundidad. El horror inimaginable que acompañaba al Diluvio en sí no debe ser puesto ante la mente de niños pequeños en una realidad vívida. La historia del Diluvio es material para los adultos, que puede apreciarse y entenderse solamente por mentes maduras. La Biblia habla de muchos temas demasiado serios para ser comprendidos completamente por los jovencitos. El Arca y el Diluvio están entre esos temas.

Sí, yo creo que sí había un Arca. Parece que cada rama de la raza humana tiene una historia del Diluvio. Nosotros creemos que estas historias antiguas fueron pasadas desde los días de la antigüedad, desde los días del mismo Noé. El Dr. John Warwick Montgomery dijo:

Parece que la destrucción de casi toda la raza humana...ha sido entregada a sus hijos, en consecuencia, con tal terrible impresión que sus descendientes remotos del día presente todavía no la han olvidado. Aparece...en los países más lejanos, y entre las tribus más bárbaras (traducción de John Warwick Montgomery, Ph.D., The Quest for Noah’s Ark, Bethany House, 1974, p. 25).

El Dr. Henry H. Halley, en el libro Halley’s Bible Handbook, nos cuenta que virtualmente cada civilización de la antigüedad tenía en la memoria recuedos del Diluvio en sus tradiciones antiguas. Estas incluyen,

Las Babilonias, Asirias, Egipcias, Pesas, Hindues, Griegas, Chinas, Prigias, de la Isla Fiji, Esquimos, Aborigines Americanos, Brazileños, Peruanos, Indios [de la India], y toda rama de la raza humana entera, Semiticos, Arianos, Turianos – tienen tradiciones de un Gran Diluvio que destruyó a toda la humanidad [en agua], con la excepción de una familia, y que se imprimió indeleblemente en la memoria de los ancestros de todas estas razas antes de separarse (traducción literal de Henry H. Halley, Halley’s Bible Handbook, Regency, reimpreso en 1989, pp. 75-76).

El Dr. M. R. DeHaan dio una lista fácil de leer de varias de estas tradiciones del Diluvio:

      Una leyenda Egipcia del diluvio dice que hace mucho tiempo los dioses purificaron la tierra por un gran diluvio del cual pocos pastores escaparon al subir a una montaña.
      La tradición de la India Este dice que al gran maestro Manu un pez le advirtió de un diluvio que venía, y le mandó construir una nave para hallarse a salvo. Manu ató un cable de su nave a la cabeza del pez y así fue llevado a una montaña de India en donde ató el cable a un árbol.
      La tradición de la China describe el diluvio así, “ahora los pilares del cielo fueron rotos, la tierra se sacudió en sus fundaciones, el sol y las estrellas desaparecieron, la tierra se rompió y sus aguas inundaron la tierra y se inundaron. Todos estos males surgieron porque el hombre se rebeló contra el cielo, menospreciando el poder supremo del universo.”
      Los Griegos [dijeron] que el dios Seus estaba enojado y amenazaba destruir la tierra. Prometeo, quien tenía don de visiones le advirtió a su hijo Deucalion del diluvio venidero. Entonces Deucalion construyó un arca que eventualmente aterrizó en Tesalia. Allí, él y su esposa Pirra (los unicos sobrevivientes) volvieron a poblar la tierra.
      En Britania hay una leyenda de los Druidos que por la maldad del hombre, el Ser Supremo envió un diluvio, cuando las olas del mar sealzaron sobre toda la isla. Pero un patriarca con una compañía selecta halló refugio en una fuerte nave, sobrevivió el diluvio y volvieron a poblar la tierra.
      Entre los Indios Americanos, las tradiciones de un diluvio se halla en cada tribu. Entre las 120 tribus del Norte, Centro y Sur América, no existe ninguna tribu que no tenga una leyenda de un gran diluvio, en la que de tres a ocho personas fueron salvadas, y echadas sobre la cima de una montaña...
      La tradición de Babilonia, que traza hasta el cuarto siglo A.C., narra que un gran diluvio cubrió la tierra una vez. El rey Ardates fue advertido por el dios Cronos y le ordenó construir una nave de 3,000 pies de largo y 1,200 de ancho, en la que el rey, ciertos amigos, y un gran número de animales, con toda la comida necesaria, pasaran el diluvio. Esta tradición también relata el envío de aves que volvían a él, pero la tercera no volvió. La nave vino a reposar en las montañas de Armenia. Sin embargo, se les ordenó volver a Babilonia, pero los restos del arca (según la leyenda) aun están en las montañas Corcerinias. La tradición Babilónica entra en gran detalle tocante a las dimensiones, pisos, cuartos y suelo, sugiriendo que podría ser una versión distorcionada de la descripción Bíblica (traducción literal de M. R. DeHaan, M.D., The Days of Noah, Zondervan, 1963, pp. 152-154).

Estas tradiciones no “demuestran” que la historia Bíblica es verdad. Nosotros no necesitamos una prueba de la historia Bíblica. Nosotros creemos que el Libro de Genesis es la Palabra inspirada de Dios. Sin embargo estas tradiciones sí demuestran que el Gran Diluvio está profundamente grabado en la historia de la antigüedad.

Ahora, esta mañana quiero que pensemos en el arca – el arca de Noé. No era un bote. Era un arca. La palabra Hebrea traducida “arca” es “tebah.” Significa baúl o caja. Estaba cubierta de asfalto que era negro oscuro. El arca no era nada más que una caja grandota pintada de negro. No fue hecha para navegar, sino solamente para flotar en una tormenta. El arca es un tipo, o ilustración. Podemos aprender muchas verdades Bíblicas al estudiar el arca de Noé.

I. Primero, el arca habla de ser salvo.

Por favor voltea en tu Biblia a I Pedro, capitulo tres, verso veinte. Quiere que notes la segunda mitad del verso:

“...esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua” (I Pedro 3:20).

De este verso aprendemos dos grandes verdades.

(1)  “Esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé.” Dios esperó pacientemente a que Noé construyera el arca antes de que Su juicio cayera sobre la tierra. Dios dijo de los días de hombre “serán sus días ciento veinte años” (Genesis 6:3). Eso quiere decir que a Noé le tomó 120 años para construir el arca. Durante este tiempo, Noé le predicaba al mundo incrédulo (ver II Pedro 2:5). Probablemente muchos miles de personas vinieron a ver el arca que se estaba construyendo. Noé les predicaba del diluvio que vendría y de su necesidad de la salvación. Nadie, sino sólo su propia familia le puso atención a la predicación de él, pero Dios esperó pacientemente antes de mandar el juicio. Jesús dijo, “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37). La mayoría de gente hoy es igual de indiferente al mensaje de la salvación que la gente en los tiempos de Noé.

(2)  “En el cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por [en medio del] agua.” Solamente pocas personas fueron salvas. Jesús nos dijo en Mateo 24:37 que el fin de los tiempos sería similar a los días de Noé. Solo pocos fueron salvos entonces, y solamente poca gente es verdaderamente salva ahora. ¿Qué significa ser salvo? Entre otras cosas, significa ser salvo del juicio. Aunque el mundo no será juzgado por agua en el futuro, sí será juzgado, y solamente pocos serán salvos de ese Juicio venidero, tal como solamente pocos fueron salvos en los días de Noé. Asegurate de que eres uno de aquellos que son salvos cuando Dios juzgue a nuestro mundo.

Sí, el arca habla de la salvación. Aquellos que estaban en el arca fueron salvos. Los que no estaban en el arca fueron perdidos. Voltea II Pedro, capitulo dos, verso cinco:

“Y si [Dios] no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó [salvó] a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos”
      (II Pedro 2:5).

El arca es un retrato de Jesucristo. Solo había una manera en que la gente podía ser salva. Tenían que entrar al arca. Jesús dijo, “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). Solo hay una manera de ser salvo hoy día – y es por Jesucristo, el Hijo de Dios.

Sin duda la gente en el día de Noé pensaba que habían muchas maneras de ser salvo, pero se equivocaron. Solamente había una manera de ser salvo, y era por entrar al arca. Esto es un retrato de venir a Cristo para la salvación.

Voltea en tu Biblia a Genesis, capitulo seis, verso dieciseis:

“Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado …” (Genesis 6:16).

Dios dijo, “Y pondrás la puerta del arca a su lado.” Había solamente una puerta al arca.

“Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta…” (Juan 10:7).

Jesucristo es la puerta a la salvación. Jesús dijo otra vez:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo” (Juan 10:9).

Si quieres ser salvo, la unica puerta a la salvación es Jesucristo. Tú tienes que entrar a la salvación por medio de Él. Solamente había una puerta en el arca. Ellos tenían que entrar por esa puerta o perecerían en el juicio. Y tú tienes que entrar a Jesús, el Hijo de Dios, o perecerás. Sí, el arca habla de la salvación – por medio de Jesucristo.

II. Segundo, el arca habla del temor piadoso.

En Hebreos capitulo once, verso siete, leemos,

“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase...” (Hebreos 11:7).

En Español simple, Noé tuvo temor al preparar el arca. Y ese temor lo movió a construir el arca con cuidado. Él temía cometer un error y no ser salvo, y no lograr que su familia fuera salva. El castigo del pecado y la necesidad de la salvación cargaban su mente en la noche. Cada mañana él se levantaba y se movía con temor al trabajar en el arca. El arca, el mensaje del juicio venidero, la responsabilidad de que su familia fuese salva, la predicación que hacía – todo esto lo llenaba de temor al mirar hacia la grande arca que él estaba construyendo.

Ahora, hay un mensaje tocante al temor piadoso a traves de las Escrituras.

1.  Tocante a Adán,

“Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo” (Genesis 3:10).

2.  Tocante a Abraham,

“Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayó sobre él” (Genesis 15:12).

3.  Tocante a Sara,

“Entonces Sara negó, diciendo: No me reí; porque tuvo miedo” (Genesis 18:15).

4.  Tocante a Moisés,

“Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios
      (Exodo 3:6).

5.  Tocante a David,

“Y temiendo David a Jehová aquel día” (II Samuel 6:9).

6.  Tocante a Cornelio,

“El, mirándole fijamente, y atemorizado, dijo: ¿Qué es, Señor?” (Hechos 10:4).

7.  Tocante a Pablo,

“Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres” (II Corintios 5:11).

Cada uno de esos versos es traducido en la NASV [La nueva versión Americana] casi igual de fuerte con la KJV [King James en Inglés]. Pero cuando vienen los traductores modernos a los versos como Hebreos 11:7, los “ralean” ¡y los debilitan lo más que pueden! Pero la Biblia dice que Adán tuvo temor. La Biblia dice que Abraham tuvo “temor de una grande oscuridad.” Sara, Moisés, David, y Cornelio tuvieron temor cuando estuvieron en la presencia de Dios. Y Pablo hablaba del “terror del Señor.”

Esto bien puede ser el resultado de que no comprenden la naturaleza de la conversión verdadera. En su famoso himno, “Amazing Grace,” John Newton escribió:


La gracia me enseñó a temer,

Y mis dudas ahuyentó.

   (Traducción de “Amazing Grace” por John Newton, 1725-1807).


La persona que no tiene temor del juicio y no tiene temor a Dios jamás entrará a Cristo – el arca de nuestra salvación. La gente en el día de Noé no entró en el arca porque no tenían temor. Noé entró en el arca por él sí tenía temor. La Biblia dice claramente,

“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase” (Hebreos 11:7).

¿Tienes temor tú del juicio que viene? ¿Le temes a Dios? El arca habla del temor piadoso.

III. Tercero, el arca habla del juicio venidero.

En Segunda de Pedro, capitulo tres, verso tres, leemos,

“Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (II Pedro 3:3-6).

Este pasaje de la Escritura nos dice que el mundo incrédulo del día nuestro “voluntariamente ignora” la catastrofe que ocurrió cuando el mundo fue anegado en agua en los días de Noé. “Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua” (II Pedro 3:6).

El Dr. J. Vernon McGee dijo, “Hay evidencia abundante de que algun gran cataclismo tomó lugar y que todas las cosas no han continuado como al principio de la creación” (traducción literal de J. Vernon McGee, Thru the Bible, Thomas Nelson, 1983, tomo V, p. 747).

Entonces, este pasaje de la Escritura continua en el verso siete diciendonos:

“Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en [hasta] el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos”
      (II Pedro 3:7).

Tal como el mundo fue destruido por agua en el tiempo de Noé, será destruido en el fuego del juicio de Dios en el futuro.

Muchos jovenes hoy tienen mucho temor de que los terroristas Musulmanes se estén preparando ahora mismo para atacar a América con armas nucleares. Talvez no tengamos mucho tiempo antes de que nuestras cuidades sean abrasadas en las llamas de una bomba termonuclear. Mucha gente tiembla con temor de pensar en un mundo en fuego.

Pese a estar preocupados por dicha posibilidad, debemos estar aun más preocupados sobre el fuego del juicio de Dios en el futuro, el cual la Biblia predice en el tercer capitulo de II Pedro.

La gente en el día de Noé prosiguió viviendo sus vidas como si el juicio jamás les llegaría. Y Jesús dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).

Hoy tu familia y amigos que no son Cristianos verdaderos siguen viviendo como si el juicio nunca llegará. ¡Empero nuestra ciudad está a sólo un terremoto de un juicio horrible! ¡Nuestro mundo está a solo un holocausto nuclear de fuego de hacerse un Infierno viviente! La civilización está a sólo uno o dos pasos del juicio de fuego del que habla la Biblia.

Yo digo, con el profeta Amos, “Prepárate para venir al encuentro de tu Dios” (Amos 4:12). Si no estás en el arca de seguridad, en los brazos de Jesucristo, ¡tú no estás preparado para lo que le viene a nuestro mundo atribulado!

Cristo murió en la Cruz para pagar por tus pecados. Él derramó Su Sangre preciosa para que tus pecados sean lavados. Él ascendió al tercer Cielo, donde está sentado “a la diestra del trono la Majestad [de Dios] en los cielos” (Hebreos 1:3, 8:1). ¡Ven a Cristo! Ven al arca de salvación. ¡Ven a Cristo y sé salvo del juicio de fuego venidero de la ira del Dios Todopoderoso! Cristo es la “Roca de la Eternidad.” Augustus M. Toplady escribió,


Roca de la eternidad,

   Deja que me esconda en Tí;

Agua y sangre que fluyó,

   De tu costado en dolor,

Limpie el gran pecado en mí,

   Y la culpa quite así.

(Traducción de “Rock of Ages” por Augustus M. Toplady, 1740-1778).


Que las palabras de ese viejo himno te conmuevan a venir a Cristo y a entrar a la salvación completa en Él.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermons de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprima “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Genesis 6:13-18.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Rock of Ages” (por Augustus M. Toplady, 1740-1778).


EL BOSQUEJO DE

TRADICIONES DEL DILUVIO

(SERMÓN #18 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).

I.   El arca habla de ser salvo, II Pedro 3:20; Genesis 6:3;
II Pedro 2:5; Mateo 24:37; Juan 14:6; Genesis 6:16;
Juan 10:7, 9.

II.  El arca habla del temor piadoso, Hebreos 11:7; Genesis 3:10;
Genesis 15:12; Genesis 18:15; Exodo 3:6; II Samuel 6:9;
Hecho 10:4; II Corintios 5:11.

III. El arca habla del juicio venidero, II Pedro 3:3-7; Amos 4:12;
Hebreos 1:3; 8:1.