Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LOS DÍAS DE NOÉ – PARTE IV

(SERMÓN #15 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un semón predicado la Mañana del Día del Señor, 19 de Agosto de 2007
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).


Estoy convencido de que vivimos en el tiempo del que hablaba Jesús en este verso de la Escritura. Hay una gran semejanza entre nuestros tiempos y los días de Noé. Jesús dijo que las condiciones en la tierra serían similares al día de Noé poco antes del regreso de Cristo y del fin del mundo como lo conocemos.

Cómo era en los días de Noé igual será cuando el fin de esta era se acerque.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Hemos visto nueve maneras en que los días de Noé eran similares a nuestro tiempo.


(1)  Era un tiempo de apostasía – un tiempo cuando la mayoría de gente se apartaba de Dios.

(2)  Era un tiempo de mucho viajar – cuando la gente se mudaba constantemente en la tierra.

(3)  Era un tiempo cuando numeros incontables de personas cometían el pecado y eran entregados por Dios.

(4)  Era un tiempo de matrimonios multiples, cuando la gente se casaba más de una vez.

(5)  Era un tiempo cuando las posesiones demoníacas ocurrían a una gran escala.

(6)  Era un tiempo cuando los pensamientos malos prevalecían en la tierra.

(7)  Era un tiempo dominado por la música carnal.

(8)  Era un tiempo de gran violencia y homicidio.

(9)  Era un tiempo cuando se rechazaba la predicación fuerte.


Todo esto se ha repetido en nuestros tiempos, en las ultimas décadas. Por lo tanto estoy convencido de que ahora estamos viviendo en el tiempo del que Jesús hablaba cuando Él dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Esta mañana quiero llevar tu atención a otra manera en que nuestra era se asemeja a la de Noé.

Por favor voltea en tu Biblia a Genesis, capitulo cuatro, verso veinticinco:

“Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set: Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín. Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová” (Genesis 4:25-26).

Para entender mejor este verso, haré tres preguntas.

I. ¿Había dos grupos de gente, un “linaje piadoso” y un “linaje impío”?

A muchos de nosotros se nos ha enseñado que habían dos grupos de gente en la tierra a la hora del Diluvio, la linaje “piadoso” que salió de Set, y la linaje impío que salió de Caín. Eso es lo que la Biblia The Scofield Study Bible [traducido del Inglés] enseña en su nota sobre Genesis, capitulo seis, verso cuatro:

La uniforme interpretación Hebráica y Cristiana...ha sido que el verso 2 señala el fin de la separación que había existido entre el linaje piadoso de Set y el linaje impío de Caín, y el consecuente fracaso de Set tocante al testimonio que el Señor le había encomendado.

Por muchos años yo creí en esa interpretación. Aunque la nota de Scofield dice que es “La interpretación uniforme Hebrea y Cristiana,” no era la interpretación del Dr. Merrill F. Unger, ni el Dr. M. R. DeHaan (vea. M. R. DeHaan, M.D., The Days of Noah, Zondervan, 1963, pp. 139-151). El Dr. DeHaan dijo:

      Hay dos interpretaciones de esta historia extraña [en Genesis 6:1-7]. La explicación generalmente aceptada de que los hijos de Dios y las hijas de los hombres es que los anteriores eran los descendientes piadosos de Set, y las hijas de los hombres los descendientes del malvado Caín. El Dr. C. I. Scofield en sus notas de este pasaje resume este punto de vista que es aceptado en general...
       Esta es la generalmente aceptada teoría del nacimiento de gigantes en el día de Noé. Sin embargo, sentimos que su explicación es completamente erronea y que los hijos de Dios eran realmente angeles, demonios reales que por la concepción de las hijas de los hombres producieron una raza de monstruos llamados gigantes...
       Cuando examinamos el argumento que sostienen muchos de que esto se refiere a matrimonios entre los descendientes creyentes (todas hembras) de Set y los descendientes incrédulos (todos varones) de Caín, vemos que no se mantiene en pie bajo examinación cuidadosa, porque presenta demasiadas dificultades y problemas. Si se refiere a las hijas piadosas de Set y los hijos impíos de Caín, entonces debemos explicar:

1.  Por qué esta unión fue solamente entre las descendientes hembras de Set y los descendientes varones de Caín y no también entre los descendientes varones de Set (hijos de los hombres) y las descendientes hembras de Caín (hijas de Dios).

2.  ¿Eran todos los descendientes de Set hembras y los de Caín varones? ¿Eran todos los descendientes de Set creyentes y los de Caín incrédulos?

3.  ¿Cómo podemos dar cuenta del nacimiento de gigantes, hombres de gran altura y de inteligencia inusual como resultado de la union entre creyentes e incrédulos? ¿Cómo damos cuenta del hecho de que la descendencia de esta unión en Genesis 6 eran monstruosidades llamadas gigantes?

4.  Si estos hijos de Dios eran los descendientes del piadoso Set y las hijas de los hombres eran los hijos del malvado Caín, ciertamente no quiere decir que su matrimonio mezclado era el pecado capital que precipitó el juicio del diluvio. No podía haber sido el mero yugo desigual del matrimonio mezclado de humanos.

Estos hechos a solas hacen la explicación que es generalmente aceptada muy inadecuada (traducción literal de M. R. DeHaan, M.D., The Days of Noah, Zondervan, 1963, pp. 140-142).

El Dr. DeHaan tomó exactamente la misma posisión tocante a Genesis 6:4 que Merrill F. Unger, Ph.D., Th.D., ex catedrático del Antiguo Testamento en Dallas Theological Seminary (cf. Unger’s Commentary on the Old Testament, Moody Press, 1981, tomo 1, pp. 36-37). Yo creo que el Dr. Unger y el Dr. DeHaan tenían la razón en lo que dijeron.

II. ¿Ha sido el linaje Mesianico confundido
con un tal-llamado “linaje piadoso”?

El supuesto “linaje piadosa de Set” está basada en un falso entendimiento de Genesis 6:4, y en una confusión entre la linaje Mesianico, dado en Lucas 3:23-38, y un según llamada “linaje piadoso de Set” en los días de Noé. Si Genesis 6:4 no se refiere al “linaje piadoso de Set” entonces no hay un apoyo Bíblico para tal grupo de gente “piadosa” en los días de Noé. Todo lo que queda es el linaje Mesianico, y no existe ningún grupo piadoso. El linaje Mesianica consiste de solamente ¡una persona por generación! No consiste de ningún supuesto “linaje piadoso” de gente.

Yo digo que el linaje Mesianico fue hecho para una sola persona en cada generación. Eso es todo lo que se nos da en Genesis, capitulo cinco. Si crees que estoy equivocado, ¡preguntate a ti mismo si estoy equivocado tocante a Noé! Noé fue el único en la linea Mesianica que fue salvo (vea Genesis 5:29-32; 6:8; II Peter 2:5). La Biblia nos dice especificamente que Dios “guardó a Noé...con otras siete personas trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos” (II Pedro 2:5). Este verso nos muestra que solamente ocho personas fueron salvas en el Diluvio, y que todos los demás eran “impíos.” Eso aclara muy bien que no había ningún “linaje piadoso” de Set. ¡El supuesto “linaje” no existía en los días de Noé! ¡Ha sido inventado por los comentaristas y no se halla en la Palabra de Dios!

El “linaje piadoso” de Set desaparece si te das cuenta de dos cosas:


(1)  El linaje Mesianico dado en Genesis capitulo cinco, se compone de una sola persona en cada generación, nombrada en Genesis capitulo cinco.

(2)  Los hijos de Dios y las hijas de los hombres se refiere a demonios y mujeres humanas, no a ningún “linaje impío de Caín” o “linaje piadoso” de Set.


Insisto en que no había tal cosa de “el linaje piadoso” de Set. Yo digo que es una idea erronea popularizada por Scofield, y no se halla en la Biblia en sí. No estoy condenando todo lo en la Biblia The Scofield Study Bible. La mayoría de las notas son buenas y Bíblicas. Yo predico de una Biblia Scofield en todos los servicios. Pero esta interpretación en particular yo creo que está incorrecta.

III. ¿Por qué ha sido éste tema tan oscurecido y confundido?

Creo que hay dos razones básicas:


(1)  Mucha gente hoy no toma en serio a los Demonios ni a Satanás.

(2)  Se ha adoptado una interpretación superficial “decisionista,” en vez de predicar el nuevo nacimiento.


La primera razón por que “la linaje piadoso de Set – la impía de Caín” fue adoptada es porque muchos no toman en serio a los demonios y a Satanás. ¡Qué! ¿Debemos pensar que la más grande catástrofe en la historia humana sucedió sin mención alguna de actividad demoníaca grabada en la Biblia? No lo puedo creer. Claramente Satanás estaba operando en el mundo en los días de Noé. Una persona espiritual puede ver esto en Genesis 6:4,

“Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre” (Genesis 6:4).

El Dr. Merrill F. Unger de Dallas Theological Seminary [Seminario Teolófico Dallas] señaló que esto describe “el pecado del hombre co-habitando con angeles caídos” (traducción literal de Unger’s Commentary on the Old Testament, p. 36). Pero el Dr. Scofield dijo que esto es imposible porque “se habla de los angeles sin sentido sexual” (nota traducida del Inglés, sobre Genesis 6:4). La idea de Scofield está basada en Mateo 22:30, que dice,

“Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo” (Mateo 22:30).

Mas este verso habla solamente de “los angeles de Dios en el cielo.” ¡No menciona a los angeles caídos para nada! Así, yo creo que el Dr. Scofield cita erroneamente Mateo 22 en su nota de Genesis 6:4 diciendo, “El matrimonio es desconocido entre los angeles.” Jesús hablaba solamente de los angeles ¡en el Cielo!

Al quitarle énfasis al poder de Satanás y los demonios, muchos comentaristas no advierten a la gente sobre el terrible peligro del engaño demoníaco en nuestro día.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Segundo, se ha adoptado una interpretación superficial “decisionista.” Scofield habla del “fin de la separación entre el linaje piadoso de Set y el linaje impío de Caín, y el consecuente fracaso de Set tocante al testimonio que el Señor le había encomendado” (traducción literal de la nota de Scofield sobre Genesis 6:4). Yo dijo – ¡tonterías! Simplemente no hay Escritura que apoye tal idea, si desenredas la interpretación erronea de Genesis 6:4.

Además, ¡en primer lugar no es así cómo funciona la salvación! No puedes mantener la denominación o una iglesia local “salva” haciendo que los jovenes de la iglesia se casen unos con los otros y manteniendolos separados de jovenes que no son de la iglesia. Eso es exactamente lo que los Fariseos enseñaban, pero no es fiel a la Biblia. ¡La Biblia no enseña que puedes criar un “linaje piadoso” al prevenirle casarse con incrédulos! ¡No! ¡No! ¡No! Todos y cada uno de los “chicos de la iglesia” tiene que ser renacidos (Juan 3:3, 7). ¡La separación sin la regeneración produce el Fariseismo y nada más!

Me temo mucho que la enseñanza de Scofield sobre “el quebrantamiento de la separación” en los días de Noé es una de las doctrinas que ha ayudado a llenar nuestras iglesias con “jovenes de iglesia” que no son convertidos. Estos jovenes “le pidieron a Jesús que entrara en sus corazones” y alzaron la mano “a la hora de la invitación” – ¡pero todavía son hijos de Caín! ¡No se unieron a ninguna supuestas “linaje piadoso de Set” por alzar la mano superficialmente o recitar como loros las palabras de una oración mecánica! ¡No se unieron a la “linaje piadoso de Set” por nacer en un hogar Bautista o por ir a alguna escuela Bautista! Todavía están en el “linaje impío de Caín” – y todavía pasarán bajo el juicio de Dios. “El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

Yo me doy cuenta de que esto no se puede predicar en muchas iglesia hoy día – porque muchas de ellas son controladas por “el linaje impío de Caín” – incluyendo a diáconos, y maestros de la Escuela Dominical – ¡y aun algunos predicadores! ¡El nuevo nacimiento es una doctrina extraña en muchas de nuestras iglesias como lo fue en las iglesias de Inglaterra en los días de Whitefield y Wesley! Ambos Whitefield y Wesley fueron despedidos de las iglesias porque los pastores temían que los sermones de ellos sobre “el nuevo nacimiento” partiría sus iglesias. Esto es cierto hoy en muchas iglesias “conservadoras.” “No debemos de tener sermones fuertes sobre el nuevo nacimiento,” ¡dicen ellos! Así que muchos evangélicos en nuestro día son gente perdida – ¡yendo al Infierno!

Tendrás que renacer, Tendrás que renacer,
De cierto, de cierto, te digo a ti, tendrás que renacer.
   (Traducción de “Ye Must Be Born Again”
      por William T. Sleeper, 1819-1904).

La gente del día de Noé era religiosa pero perdida. Mira por favor a Genesis 4:26,

“Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová” (Genesis 4:26).

Esta gente estaba orando. Invocaban el nombre de Jehová. Pero casi ninguno de ellos fue salvo. ¡La supuesta “linaje piadoso de Set” se ahogó en el Diluvio! Ellos habían invocado el nombre de Jehová, pero todos se fueron al Infierno – ¡millones de ellos! ¡El hecho es que solo ocho personas fueron salvas en el mundo entero! Dios

“no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé...con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos” (II Pedro 2:5).

Y es de esa manera otra vez – en nuestro tiempo.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

“Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (Mateo 25:11-13).

¡Te advierto que vengas a Cristo mientras todavía hay tiempo! Como lo puso el profeta Isaías,

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado” (Isaías 55:6).

¡Ojalá que lo hagas de todo corazón – y mente! Amen.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprima “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Genesis 6:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Ye Must Be Born Again” (por William T. Sleeper, 1819-1904)


EL BOSQUEJO DE

LOS DÍAS DE NOÉ – PARTE IV

(SERMÓN #15 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

(Genesis 4:25-26)

I.   ¿Había dos grupos de gente, un “linaje piadoso” y un
“linaje impio”? Genesis 6:1-7.

II.  ¿Ha sido el linaje Mesianico confundido con una tal-llamado
“linaje piadoso”? Genesis 6:4; Lucas 3:23-38;
Genesis 5:29-32; Genesis 6:8; II Peter 2:5.

III. ¿Por qué ha sido éste tema tan oscurecido y confundido?
Genesis 6:4; Mateo 22:30; Juan 3:3, 7;
Genesis 4:26; II Pedro 2:5; Mateo 24:37;
Mateo 25:11-13; Isaías 55:6.