Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LAS AGUAS DE ENCIMA

(SERMON #8 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Tarde del Día del Señor, 29 de Julio de 2007
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así” (Genesis 1:6-7).


La palabra Hebrea traducida “firmamento” [usada en Inglés] significa “expansión” o “espacio.” El Dr. C. F. Keil dijo,

Cuando la luz fue separada de las tinieblas, y el día y la noche fueron creados, hubo un segundo mandato del Creador, la división de la masa caótica de aguas por la formación del firmamento, que fue puesta como separación en medio de las aguas, y las dividía entre las aguas de arriba y la de abajo (traducción literal de C. F. Keil, Ph.D., Commentary on the Old Testament in Ten Volumes, Eerdmans, re-impreso en 1973, tomo I, p. 52).

Así, dividió Dios los cuerpos de agua. Dios hizo un “espacio” o “expansión” (firmamento) entre las aguas sobre la tierra y las aguas “que estaban sobre la expansión” (Genesis 1:7). El firmamento era así la atmósfera (o espacio) entre las aguas sobre la tierra y las aguas en la tierra.

En el texto no se mencionan las nubes. El Dr. Edward J. Young dijo, “No puedo aceptar que las aguas sobre la expansión se refieran a las nubes, porque la posición no le hace justicia al lenguage del texto que declara que esta agua estaba sobre la expansión” (traducción literal de Edward J. Young, Ph.D., Studies in Genesis One, P and R Publishers, 1973, p. 90).

El Dr. Joseph C. Dillow dice que “la tierra [estaba] realmente rodeada por un océano literal de agua liquida...Así, la mera cantidad de agua necesaria para mantener un torrencial de 40 días [en el Diluvio de Noé] necesitaba una cantidad masiva de agua en las ‘aguas que estaban sobre’ [encima]” (traducción literal de Joseph C. Dillow, Ph.D., The Waters Above, Moody Press, 1982, pp. 51, 70).

Hayan las aguas sido “océano liquido” o hayan existido en forma de vapor se ha debatido por los científicos creacionistas. Yo personalmente creo que el punto de vista del Dr. Henry M. Morris es el correcto. El Dr. Morris recibió su doctorado de la Universidad de Minnesota y ejerció como jefe del departamento de ingeniería civil en Virginia Polytechnic Institute y State University. Luego fue presidente del [Instituto de Estudio de la Creación] Institute for Creation Research por muchos años. El Dr. Morris dijo,

      El segundo día Dios separó la primera profundidad en dos [de agua], con un gran espacio entre ellas. Las aguas debajo de la expansión [eran los océanos]. Las aguas sobre la expansión aparentemente se habían transformado a un estado de vapor para ser separadas de los materiales más pesados y elevadas sobre la atmósfera, donde podían servir de sabana termal [de calor] para los futuros habitantes de la tierra.
       Dicho canapé de vapor sin duda proveía un “efecto de invernadero” muy eficiente, dandole a la tierra entera un clima perenne como de la primavera. El vapor de agua hace ambas cosas, cubre a la tierra de radiaciones dañinas del espacio y retiene y esparce el calor solar. Entonces, un canapé de vapor proveía un ambiente ideal para una abundante vida animal y vegetal y para la longevidad y comodidad de la vida humana. El vapor de agua es invisible, y por lo tanto, translúcido [medio transparente, admitiendo rayos de luz, pero sin que se pudiera ver claramente]...esta agua que se extendía hasta el espacio [formando una cubierta que envuelve el mundo] eventualmente se condensó y cayó de vuelta en la tierra en el Gran Diluvio [el diluvio del día de Noé], dando la fuente de la tormenta mundial que contribuyó al Diluvio. Pese a que la medida y la estructura de este canapé aun se estudia por simulaciones computarizadas, no hay problema insuperable con dicho concepto (traducción literal de Henry M. Morris, Ph.D., The Defender’s Study Bible, World Publishing Company, 1995, pp. 4-5, notas de Genesis 1:6-7).

Mi esposa Ileana y yo fuimos a un invernadero de orquídeas hace un par de semanas. Las orquídeas no viven en luz del sol directa. Normalmente viven a media sombra en los bosques. El hombre las trae a California y sabiendo que no vivirán a la luz directa del sol, las ponen en invernaderos. Al que fuimos no era realmente un invernadero, con repisas blancas cercanas para quitar la mayoría del sol. Era más moderno, con cielo alto y las paredes de un material medio tranparente como vidrio opaco para duchas. Este invernadero de orquídeas es bien grande, con diferentes secciones, es como una cuadra de un vecindario. Cuando estabamos afuera, hacía mucho calor (como es típico las tardes de Julio en el Sur de California). Pero adentro del invernadero estaba un poco fresco. Se mantiene como a 70 grados todo el año con la protección del material opaco que provee un canapé sobre las bellas flores que están adentro. No hay tormentas adentro de ese invernadero. La cubierta las guarda del daño en el invierno. El calor del verano también es detenido de entrar con esa cubierta. Así, la temperatura esta siempre igual. Además, la radiación del sol nunca penetra el canapé del invernadero, sino que se filtra por el material opaco del canapé del cual está hecho, así que allí existe una temperatura uniforme todo el año.

Mientras mi esposa escogía varias plantas, mi mente pensaba en el canapé de vapor de agua que envolvía la tierra entera antes del Diluvio. Me imaginaba que la tierra había sido como ese invernadero. Como señaló el Dr. Morris, “Dicho canapé de vapor sin duda proveía un ‘efecto de invernadero’ muy eficiente, dandole a la tierra entera un clima perenme parecido a la primavera” (ibid.).

El Dr. Morris prosiguió diciendo que ese canapé de vapor de agua protegía a la tierra de radiación dañina del espacio, y retenía el calor solar. El Dr. Morris dijo que tal canapé proveía un ambiente ideal para vida animal y vegetal abundante. En el invernadero de orquídeas ví que eso tomaba lugar, en un nivel más pequeño, porque el dueño tenía dentro de sus paredes una jaula grande con tres pares de pajaritos delicados, que viven muy bien en la protección del invernadero. Me doy cuenta de que la comparación de ese invernadero al canapé de vapor de agua alrededor de la tierra a su principio no es perfecta. Pero creo que te ayudará a darte cuenta como era en este planeta antes de que las aguas de encima cayeran durante el gran Diluvio.

El Dr. Morris dijo, “El vapor de agua es invisible, y por lo tanto, translúcido [medio transparente]...estas aguas [vapores] que se extendían hasta el espacio [alrededor de la tierra]” (ibid.). Así, las “aguas que estaban sobre” [o encima] de la expansión o espacio entre la tierra y la región arriba del cielo, como dijo el Dr. Morris, “proveía un ambiente ideal para una abundante vida, y para la longevidad y comodidad de la vida humana” antes de que el canapé de “las aguas que estaban sobre” [encima/arriba] se condensaran y cayeran a la tierra durante el Gran Diluvio en los días de Noé, muchos años después.

Este canapé de agua en la atmósfera exterior causaba que muchas cosas en el mundo de antes del Diluvio fueran muy distintas de lo que son hoy. El Dr. Morris señaló que el canapé de vapor lograba las siguientes cosas:

1.  Ya que el vapor de agua tiene la habilidad de ambos, transmitir la radiación entrante y retener y esparcir mucha de la radiación reflejada de la superficie de la tierra, podría servir de invernadero global, manteniendo una temperatura cálida placentera, esencialmente uniforme sobre todo el mundo.

2.  Con temperaturas uniformes, los movimientos de grandes masas serían inhibidos y las tormentas de viento no se conocerían.

3.  Sin la circulación global del aire, el ciclo hidrólico del mundo presente no se implementaría y no habría lluvia, excepto sobre los cuerpos de agua de los que se podría haber evaporado.

4.  Sin la circulación global del aire, y sin turbulencia o partículas de polvo transportadas a la atmósfera superior, el vapor de agua en el canapé hubiera sido estable y sin precipitarse.

5.  El planeta no solo hubiera mantenido temperaturas uniformes, sino que también humedades uniformes por la evaporación y la condensación diaria (como el rocío o la neblina) en cada ciclo del día y de noche.

6.  La combinación de la temperatura cálida y la humedad adecuada en todas partes conducirían a largas estaciones de vegetación flórida por todo el mundo, sin desiertos estériles o capas de hielo.

7.  Un canapé de vapor también sería muy efectivo en filtrar radiaciones ultravioleta, rayos césmicos, y otras energías destructivas del espacio exterior. Se sabe que estas son la razón de mutaciones sométicas y geneticas, que disminuyen la viabilidad del individuo y de las especies, respectivamente. Así, el canapé contribuiría efectivamente a la salud y longetividad humana y animal.

8.  Algunos se han opuesto a la idea de un canapé de vapor por la presión atmosférica que pondría en la superficie de la tierra. En vez de ser un problema, este efecto contribuiría a mayor salud y longetividad. El estudio bioquímico moderno prueba más y más que dichas presiones “hiperbáricas” son muy efectivas en combatir enfermedades y en promover buena salud en general. No habría problemas en organismos que viven bajo altas presiones externas, ya que sus presiones internas tenían tiempo de adaptarse.

9.  Después, al ser necesitadas, estas agus de encima [sobre] proveerían una reserva de la que Dios enviaría el Diluvio, para salvar a [Noé y su familia] de la población corrupta de aquel día (el contenido del vapor de agua en la atmósfera presente, si se precipitaba, cubríria la tierra solamente una pulgada)…Aunque las aguas fueron condensadas y precipitadas en el Diluvio, aparentemente serán restauradas en el milenio en la tierra milenial y en la nueva tierra que Dios creará. El Salmo 148:4, 6 habla de las “las agus sobre la expansión” que como las estrellas, serán establecidas “por los siglos de los siglos” (traducción literal de Henry M. Morris, Ph.D., The Genesis Record, Baker Book House, edición de 1986, pp. 60-61).


Así, el canapé de vapor de agua que envolvía la atmósfera exterior de la tierra explica la longetividad del hombre en los primeros capitulos de Genesis, tal como la fuente de mucha del agua en el gran Diluvio de los días de Noé. Leamos el texto de pie y en voz alta.

“Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así” (Genesis 1:6-7).

Se pueden sentar.

La division de las aguas en el Segundo día de la creación (Genesis 1:6-8), si no es tipo, al menos es un retrato de Dios apelando a nosotros a que nos separemos del mundo. El nuevo Testamento, en II Corintios 6:14, 17-18, dijo,

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?... Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor,Y no toquéis lo inmundo;Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre,Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (II Corintios 6:14, 17-18).

El comentario clásico de Matthew Henry dice del pasaje de II Corintios, “No debemos de ponernos en yugo con amistad y relaciones con...incrédulos. Aunque no podemos evitar verlos, oírlos y estar con ellos, nunca debemos escogerlos como mejores amigos” (Traducción literal de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpreso en 1996, tomo 6, p. 503; nota de II Corintios 6:11-17). ¡Deja el mundo atrás y ven a Jesús! Jesús te salvará cuando te sueltes del mundo y vengas a Él. Como las aguas de arriba [sobre] fueron separadas de las de abajo, ¡así debes tú separarte del mundo! Cuando Cristo te llama, te llama fuera de este mundo, a hacerte hijo de Dios y vivir en harmonía con el pueblo de Dios en la iglesia. ¡Que así sea! Amen.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: II Corintios 6:14-18.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Take the World, But Give Me Jesus” (por Fanny J. Crosby, 1820-1915).