Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




Y DIJO DIOS
(SERMÓN #4 DEL LIBRO DE GENESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Noche del Día del Señor, 15 de Julio de 2007
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Y dijo Dios” (Genesis 1:3).


Yo voy al gimnasio todos los días, a hacer ejercicio y nadar. Allí va otro pastor todas las tardes. Hablo con él a menudo. Hace unas semanas yo le dí uno de mis libros sobre “el decisionismo,” y lo leyó con mucho gusto. Luego me pidió otro libro que escribí sobre ese tema importante. Cuando se lo llevé, me dio un bello poema que él escribió, llamado “Una Simple Historia.” Lo leeré esta noche con su permiso, porque da en esencia el pasaje de la Escritura que nuestro diácono Dr. Chan leyó hace unos momentos, del primer capitulo del Libro de Genesis.

Una Simple Historia

por Albert P. Pugliese

Dios pensó en el mundo un día,
Y en Su mente comenzó a decir,
“¡Los cielos declararán mi gloria!”
Y así empezó esta simple historia,
Una noche hace mucho tiempo atrás
Cuando el Espíritu de Dios aquí
Despertó a la tierra del dormir,
Esa semana se apresuró el amanecer,
Porque Dios dijo: “¡Sea la luz!”
De día a día y noche en noche.

Y luego Dios en Su mente vio
Un lugar perfecto donde poner los cielos,
Entre las aguas, de arriba y las de abajo
Un viento fuerte comenzó a soplar,
Y luego el cielo apareció,
El segundo día del primer año;
Luego el agua en Su mano tomó
Y puso en vez la tierra seca;
Y la tierra tuvo nombre, y los oceanos;
Y con todo ello Dios se contentó.

El tercer día la grama comenzó a brotar,
Y su semilla se esparció por doquier,
Y de la raíz de cada semilla
Salió toda la comida necesaria;
Luego perfumó Dios el aire de la mañana
Con plantas y flores alrededor;
Y al ir menguandose la luz,
Dios vio otra vez, lo que había hecho,
Y desde el bosque donde estaba,
A Dios le pareció bella la tierra.

El día cuarto no fue sorpresa
Cuando Dios colgó lumbreras por todos los cielos,
Y de su bolsillo, sacó dos esferas
Para marcar días y contar años;
Para señales, y estaciones, noche y día,
El sol y la luna a jugar saldrían,
Y al anochecer se podía ver
Millares de estrellas brillantes que
Él colgó en el espacio para que cuenten
La historia de la creación y de Su gloria.

En Su sabiduría Dios ya sabía
Exactamente lo que Él haría,
Con toda el agua aquí en la tierra,
Y por eso hizo que nacieran peces
Todos los peces que Él soñaba;
Soltó en lagunas, en arroyos, en mares
En océanos y en los ríos,
Y al aire arriba de ellos lanzó las aves;
“¡Multiplicaos, y vivid!” les dijo
Esto aconteció en el día cinco.

Si piensas que el día cinco fue buena cosa,
Echa un vistazo a lo que Dios haría
En el espacio del día seis;
¡Bestias, y ganado, y cosas que se arrastran!
Al hombre a Su imagen y semejanza hizo;
Hombre y mujer, y les mandó
Multiplicarse, y cuidar las tierras
Que en manos suyas Él entregaba;
Toda hierba verde sería su alimento;
¡Luego, Dios vio y dijo que estaba bueno!

El Cielo y la tierra pasarán,
Pero hasta entonces, el séptimo día
Es santificado y muy bendito,
Y, Dios nos manda que descansemos,
Porque ese día Su obra cesó;
El día de reposo es para pasarlo
Recordando lo que Dios ha hecho,
Su mano poderosa, la victoria ganada;
Ahora acabo esta simple historia,
Y que para Dios sea toda la gloria...¡Amén!
   (Traducción libre de “A Simple Story,”
      por Albert P. Pugliese).

Lo dice todo, ¿verdad?

El autor de ese poema no es Sabatista. Simplemente pone en forma poética lo que Genesis 2:2-3 dice sobre el séptimo día. Pero esta noche quiero que enfoques tu atención en tres palabras, que aparecen vez tras vez en el primer capitulo de Genesis:

“Y dijo Dios: Sea la luz, y fue la luz” (Genesis 1:3).

“Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas” (Genesis 1:6).

“Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así”
      (Genesis 1:9).

“Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde... Y fue así” (Genesis 1:11).

“Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche” (Genesis 1:14).

“Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes”
      (Genesis 1:20).

“Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género...Y fue así” (Genesis 1:24).

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (Genesis 1:26).

“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra” (Genesis 1:28).

“Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra” (Genesis 1:29).

Vez tras vez, en el capitulo que empieza la Biblia, leemos,

“Y dijo Dios.”

Como lo dice el gran himno antiguo que canto el Sr. Griffith,


Gloria al Señor, porque Él ha hablado;
   Los mundos obedecieron Su poderosa voz.
Leyes que jamás serán quebrantadas
   Para guiarlos Él ha hecho.
(traducción literal de “Praise the Lord! Ye Heavens, Adore Him,”
   del Salmo 148, “Foundling Hospital Collection,” 1796).


“¡Gloria al Señor! Porque Él ha hablado; ¡Los mundos obedecieron Su poderosa voz!”

“Y dijo Dios,”

“Sea la luz.”

“Y dijo Dios,”

“Haya expansión en medio de las aguas.”

“Y dijo Dios,”

“Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar.”

“Y dijo Dios,”

“Produzca la tierra hierba verde.”

“Y dijo Dios,”

“Haya lumbreras en la expansión de los cielos.”

“Y dijo Dios,”

“Produzcan las aguas seres vivientes.”

“Y dijo Dios,”

“Produzca la tierra seres vivientes según su género.”

“Y dijo Dios,”

“Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.”

“Y Dios…les dijo:”

“Fructificad y multiplicaos.”

¡Gloria al Señor! Porque Él ha hablado;
¡Los mundos obedecieron Su poderosa voz!”

Pero, ¿cómo habló Dios? Y ¿por quién fueron dichas estas palabras? Te digo, esta noche que Jesucristo, el eterno Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Santa Trinidad – ¡fue Él quien habló esas palabras! El Apostol Juan lo reveló:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:1-3).

“Y dijo Dios.”

Ese es Cristo – el Logos eterno, la Palabra Divina, el unigénito Hijo del Padre.

“Y dijo Dios.”

Esa es la voz del Hijo amado del Padre,

“El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia” (Colosenses 1:15-18).

“Y dijo Dios.”

“Y el Verbo era Dios” (Juan 1:1).

“Porque en él fueron creadas todas las cosas” (Colosenses 1:16).

Él fue el Creador del mundo. Él vino entonces al mundo. ¡Pero el mundo no conoció a su propio Creador!

“En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció” (Juan 1:10).

Lo arrestaron en el Huerto de Getsemaní. Le abofetearon con sus manos. Le escupieron en la cara y halaron Sus barbas. Lo amarraron y lo flagelaron a trizas. Él estuvo en pie en un lago de sangre. Ellos gritaban “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!” Fue clavado a una cruz Romana. Él murió en agonía y vergüenza.

Ved cuan paciente está Jesús,
¡Insultado en este horrible lugar!
Los pecadores le ataron de manos,
Y escupieron en el rostro de su Creador.

Con espinas Sus sienes heridas y partidas
Emanan sangre de todas partes;
Sus espaldas por látigo flageladas,
Pero aún más herido está Su corazón.

Clavado desnudo al madero maldito,
Expuesto a la tierra y al cielo,
Un espectáculo de heridas y sangre,
Un retrato triste de amor herido.
   (Traducción literal de “His Passion” por Joseph Hart, 1712-1768;
      al son de “‘Tis Midnight, and on Olive’s Brow”).

No permitas, Señor, que me gloríe yo,
Excepto en la muerte de Cristo, mi Dios,
Las vanidades que men encantan más,
Las sacrifico ante Su sangre.
   (Traducción literal de “When I Survey the Wondrous Cross,”
      por Dr. Isaac Watts, 1674-1748).

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Romanos 5:8-10).

“Y dijo Dios.”

Cristo, quien habló que el universo fuera y fue, murió en tu lugar para salvarte de la ira eterna. Ese es el mensaje de Genesis. Ese es el mensaje de la Biblia entera, de principio a fin. Ese es el Evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Ven a Él. Confía en Él.

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español.”

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Genesis 1:1-2:3.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Praise the Lord! Ye Heavens, Adore Him” (del Salmo 148, 1796).