Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.






NUESTRA META INMEDIATA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Tarde del Día del Señor, 3 de Junio, 2007
en el Tabernaculo Bautista de Los Angeles

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20).


Este es probablemente el segundo texto mejor conocido en el Nuevo Testamento. Solamente Juan 3:16 pasa su popularidad. Usualmente pensamos que es texto misionero. Sí es un llamado a misiones, pero es más que eso. Debe ser el mensaje central de cada iglesia local. Tiene varios elementos que deben observarse en la congregacion. De hecho, le da propósito a la iglesia.

I. Primero, el propósito de nuestra iglesia es hacer discípulos
a todas las naciones.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…” 
     (Mateo 28:19).

Esto quiere decir literalmente “hacer discípulos a todas las naciones.” Hacemos eso al poner los sermones predicados en nuestra iglesia en siete idiomas en el Internet a una audiencia internacional. Los sermones son puestos en la red cada Domingo, en Chino, Indonesio, Japonés, Coreano, Español y Árabe. Literalmente miles de pastores mundialmente leen y absorben estos sermones cada semana. Tenemos reportes que muestran que nuestros sermones son una bendición y ayuda a sin fin de pastores alrededor del mundo. En lugares lejanos, a menudo donde se halla poco material sólido para sermones; en lugares como Irán, Irak, Egipto, Malasia, Singapur, Indonesia, la Republica Popular de la China, Taiwan, el Japón, Perú, Guatemala, Mexico, Corea, varias naciones del África, el Reino Unido, Australia, Canadá, varias islas Polinesias, Israel, y muchas otras naciones, miles leen estos sermones cada semana. De este modo estamos ayudando a esparcir sermones evangelisticos sanos a través del mundo. Esperamos tener nuestros sermones en el sitio de la red en veinte o más idiomas en los próximos varios años. El Internet hace nuestros sermones disponibles a miles de personas en todo el mundo. Espero ver a nuestra iglesia publicar el mensaje del Evangelio en docenas de idiomas antes de que yo muera. Esa es la primera manera en que cumplimos la Gran Comisión, como se expresa en nuestro texto. Vamos a las naciones del mundo por medio de los idiomas internacionales del Inglés, Español y el Chino. Cientos de personas ya están leyendo los sermones en Inglés en Alemania, Francia y otras naciones Europeas. Y esperamos añadir los sermones en sus idiomas en los próximos años. El Español es otro idioma internacional por medio del cual alcanzamos a España, Mexico, Centro y Sur América y demás. El Chino se habla a través del mundo y alcanzamos a los Chinos en un número de naciones mediante este grande idioma, igual a los otros que he mencionado. Lo más pronto posible queremos añadir otros varios idiomas de la Indochina, alcanzando gente del Asia Sudeste, donde explota el avivamiento en nuestro día. Queremos ser una fuente de ánimo y ayuda a pastores e iglesias a través del mundo, al publicar sermones evangelisticos en sus propios idiomas.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones”
      (Mateo 28:19).

Estamos cumpliendo literalmente esa parte de la Gran Comision ahora mismo, al publicar sermones evangelisticos sólidos, centrados en Cristo, en nuestro sitio de la red. ¡Lo estamos haciendo ahora mismo! Como he dicho, nuestros sermones ya están en el Internet en Japonés, Chino, Coreano, Indonesio, Español, Árabe e Inglés todas las semanas. ¡Pero esto es solamente el principio! Como decía el Presidente Reagan, “¡No han visto nada todavía!”

II. Segundo, el propósito de nuestra iglesia aquí en Los Angeles.

Mira la segunda cláusula en el texto,

“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20).

Una vez conocí a un hombre que fue influenciado, yo creo, por el hiper-Calvinismo. Él decía que la Gran Comsión era solamente para los Apóstoles, no para los Cristianos hoy. Él enseñaba que los Apóstoles en el tiempo de Cristo eran los unicos a los que se les mandaba hacer el evangelismo la cosa central de sus vidas. ¡Qué equivocado estaba!

El Dr. John R. Rice escribió un comentario que corrige la falsa interpretación que este hombre hizo del texto. El Dr. Rice dijo,

No hay cambio en el deber Cristiano. Nota [en el verso 20] cada nuevo converso es enseñado a “guardar todas las cosas que os he mandado,” ese es el mandamiento que Jesús le dio a los Apóstoles que guardaran. Los mismos mandamientos deben ser guardados por cada nuevo converso y a ellos se les deben enseñar (traducción literal de John R. Rice, D.D., Matthew: the King of the Jews, Sword of the Lord Publishers, reimpreso en 1980, p. 502).

La gente en nuestra iglesia debe ser enseñada exactamente lo que Cristo le enseñó a los Discípulos – a ir a hacer discípulos ellos mismos. Cristo dijo que los Discípulos debían hacer otros discípulos. Luego debían enseñarles a los nuevos discípulos exactamente lo que Cristo les enseño – a evangelizar y hacer nuevos discípulos ellos mismos.

“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20).

Los Discípulos originales fueron enseñados a evangelizar, o sea, hacer más discípulos. Luego estos nuevos discípulos fueron enseñados a “guardar todas las cosas” que Cristo le había mandado a los Apóstoles originales – que deberían ser enseñados, entre otras cosas, a hacer nuevos discípulos ellos mismos, enseñarle a otros a evangelizar como ellos fueron enseñados por Cristo. Hay una cadena irrompible de esto a través de los siglos. Un grupo de Cristianos debe enseñarle al próximo grupo la misma cosa que a ellos les fue enseñada – “haced discípulos a todas las naciones” ellos mismos. Eso es lo que el Dr. Rice dijo, y estaba cien por ciento correcto. Y este método de que una generación le enseñe a la otra generación a “que guarden todas las cosas” que Cristo le enseñó a los Apóstoles originales no tiene fin. Hasta el fin del mundo, los Cristianos deben continuar enseñandole a los nuevos conversos a evangelizar. Tal como Cristo le enseñó a los Apóstoles, nosotros debemos enseñarle al próximo grupo de jovenes Cristianos a hacer la misma cosa,

“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20).

¡Respecto a los deberes importantes de evangelizar al mundo perdido y moribundo! Por eso la Gran Comisión es para nosotros hoy, se manda que sea enseñada a toda generación que viene, ¡por el Mismo Señor Jesucristo!

Una prueba más existe en el texto, mostrando que la Gran Comisión es para nosotros hoy. Al mero fin del verso veinte Jesús dijo,

“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Cristo prometió estar con aquellos que evangelizan y hacen discípulos “hasta el fin del mundo.”

No, los hiper-Calvinistas están equivocados. Nosotros nos paramos con Spurgeon. La Gran Comisión es para cada hijo de Dios que ha sido comprado por Sangre, a través de las edades del tiempo, incluyendo el nuestro. Cristo prometió que estaría con aquellos que evangelizan y hacen discípulos “hasta el fin del mundo.” ¿Qué podría estar más claro? ¡No veo como otra cosa podría estar más clara en las páginas de la Santa Escritura!

¡Y nosotros obedecemos ese mandamiento de Cristo cada vez que vamos al evangelismo en las calles y los campos estudiantiles en Los Angeles! ¡Nosotros vamos al evangelismo por obediencia a Cristo! ¡No dejes que nadie cambie lo que lees en Mateo 28:19-20! ¡No dejes que nadie te confunda! Obedece las palabras de nuestro Señor Jesuristo y ve a evangelismo cada semana. ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Haz esta iglesia un atalaya de la verdad del Evangelio en el centro cívico de esta ciudad oscura y malvada!

Nuestra meta inmediata es añadir otros cien jovenes a nuestra iglesia. ¡Yo creo que podemos alcanzar esa meta en un futuro cercano! ¡Yo lo creo porque eso es lo que Dios quiere que hagamos! He aquí lo que debemos hacer para alcanzar nuestra meta inmediata.

Primero, debo continuar predicando el Evangelio. No puedes añadir cien personas jovenes sólidas a una iglesia sin la constante predicación del Evangelio. Es por eso que decimos con el Apóstol Pablo,

“Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2).

No debemos permitir que nadie pase por las puertas de nuestra iglesia sin oir ese mensaje – “Jesucristo, y a éste crucificado.” Los jovenes necesitan oir el Evangelio de Cristo. Necesitan oir que Jesucristo es el unigénito Hijo de Dios, la Segunda Persona de la Trinidad. Necesitan oir que Jesucristo murió en la Cruz para pagar la pena del pecado. Necesitan oir que Jesucristo resucitó físicamente de los muertos. Necesitan oir que Él está vivo hoy, sentado a la diestra de Dios en el Cielo. Necesitan oir que Jesucristo puede perdonar su pecado e imputarles Su justicia a ellos. Necesitan oir que ellos pueden ser nacidos de nuevo por venir a Jesús. Y ese es el tema de todos nuestros mensajes – todos – Sabado en la noche, Domingo en la mañana, y Domingo en la noche.

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

¡Para alcanzar nuestra meta, ese tiene que ser el tema de todo sermón!

Segundo, para añadirle otros cien jovenes a nuestra iglesia, cada uno de ustedes que todavía no es convertido tiene que “Esforzarse a entrar por la puerte angosta” (Lucas 13:24). Igual produce igual. En realidad no puedes ayudarnos a alcanzar nuestra meta si te quedas en un estado inconverso. Es por eso que le pido a cada persona joven inconversa acá esta noche que tomen su propia conversión con gran seriedad. Piensa en ella constantemente. Ora a Dios sobre ello a diario. Pídele a Dios que te dé la gracia que convierte mediante Cristo Jesús. ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!

Tercero, todos debemos pensar constantemente sobre el evangelismo. Haz evangelismo por ti mismo. Consigue nombres y numeros de teléfono y traelos para que los alcancemos. Haz evangelismo en tu universidad, después del trabajo, a base diaria. ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!

Cuarto, debemos tratar a cada persona nueva que entra por las puertas de esta iglesia como una persona especial. No te la pases con tus viejos amigos. Haz lo mejor que puedas para hacer sentir bienvenido a cada visitante. Cuando vengan una o dos veces, haz lo mejor de lo mejor para hacerles sentir en casa en nuestra iglesia. ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!

Que cada uno de nosotros hagamos lo mejor que podamos, nos esforcemos con toda nuestra fuerza para hacer esta iglesia un segundo hogar para los jovenes perdidos y solitarios. ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!

Si hacemos esas cosas simples de todo corazón, y con la ayuda y la misericordia de Dios, ¡cumpliremos la Gran Comisión aquí, donde la necesidad es tan grande, en el centro cívico de Los Angeles! Que por causa de Jesús nos ayude Dios ha hacer nuestra parte. Amén.

De pie por favor cante el himno numero ocho en la hoja de canciones. ¡Cántalo pensando en ello y con gusto!


¡Oigo la voz de mi Pastor!

   En el desierto oscurecido,

Llamando las ovejas que se descarriaron

   Del rebaño del Pastor.

Traiganlas, traiganlas,

   Traiganlas del campo del pecar;

Traiganlas, traiganlas,

   A Jesús trae las ovejas.


¿Quién al buen Pastor ayudará

   A las perdidas a encontrar?

¿Quién traerá a las perdidas al rebaño,

   donde estarán a salvo del frío?

Traiganlas, traiganlas,

   Traiganlas del campo del pecar;

Traiganlas, traiganlas,

   A Jesús trae las ovejas.


Afuera en el desierto oyelas llorar,

   En las montañas lejanas,

¡Oye! El Maestro te habla a ti,

   “Id mis ovejas a buscar,”

Traiganlas, traiganlas,

   Traiganlas del campo del pecar;

Traiganlas, traiganlas,

   A Jesús trae las ovejas.

(traducción literal de “Bring Them In”

     por Alexcenah Thomas, siglo 19).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Lucas 8:11-15.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Rise Up, O Men of God” (por William P. Merrill, 1867-1954).


EL BOSQUEJO DE

NUESTRA META INMEDIATA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20).

I.   Primero, el propósito de nuestra iglesia es hacer discípulos a
todas las naciones, Mateo 28:19.

II.  Segundo, el propósito de nuestra iglesia aquí en Los Angeles,
Mateo 28:20; I Corintios 2:2; Hechos 16:31; Lucas 13:24.