Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA HUÍDA A EGIPTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Tarde del Día del Señor, 17 de Diciembre de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto” (Mateo 2:13-14).


El tema principal de la Biblia entera es la salvación por medio de Cristo. Todas las partes de Su vida terrenal y ministerio están llenas de verdades que salvan. Y, especialmente, cada parte de la historia del Evangelio debe leerse y estudiarse con el mensaje del evangelismo en mente.

Cuando Cristo habló con ciertos de sus discípulos después de Su resurrección:

“Les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían” 
    (Lucas 24:27).

Por eso mi convicción es de que Cristo y Su Evangelio pueden ser vistos a través de todos los libros de la Biblia por tipo, por profecía, por declaración directa, y a menudo por ejemplo. Esto es especialmente cierto en los cuatro Evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Aquí, en el mensaje de la “Huída a Egipto” tenemos una gran lección sobre un punto extremadamente importante de evangelismo – la separación del mundo.

Cuando Jesús nació en Belén, magos vinieron del oriente a adorarle. El Rey Herodes oyó de ello y fue turbado, sin duda temiendo que su trono estuviese en peligro a causa del nacimiento de alguien que se pensara fuese el Mesías. Herodes dijo a los magos que fuesen y averiguasen, y que le dejasen saber donde hallar al bebé. Herodes dijo a los magos que él quería ir y adorar a Jesús. Pero su intención verdadera era asesinar al bebé, ya que lo consideraba una amenaza para su reino. Los magos vinieron Belén, hallaron al bebé Jesús en un establo, se inclinaron y lo adoraron, ofreciéndole presentes costosos de oro, incienso y mirra. Pero Dios advirtió a los magos que no regresasen ni dijesen a Herodes donde se hallaba el niño. Así que partieron a su propia tierra sin volver a Herodes. Cuando los magos habían partido, el ángel del Señor se apareció al padre adoptivo de Jesús, y dijo a José:

“Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto”
      (Mateo 2:13-14).

Hay una lección evangelistica en ese verso. Pon mucha atención al texto si todavía no eres convertido, y te será de gran ayuda para hallar la salvación en Cristo Jesús.

I. Primero, debes separarte del mundo, como ellos lo hicieron.

El ángel del Señor le dijo a José:

“Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto” (Mateo 2:13).

En este día de “decisionismo” la separación de pecadores no se ve como una preparación para la salvación. Debemos regresar a los Puritanos para leer declaraciones claras sobre esta doctrina importante. Te daré una versión simplificada de lo que el predicador Puritano Richard Baxter dijo sobre este tema en 1657 D.C. En su libro, A Treatise on Conversion, Baxter dijo:

El segundo estorbo para la conversión es las malas compañías. Es peligroso ser compañero y amigo de gente impía. Aun si no dicen nada directamente en contra de lo que la Biblia enseña, harán mucho para detener tu salvación al mantener tus pensamientos y conversación en otras cosas, y al darte malos ejemplos, como si las cosas eternas no fuesen necesarias. La charla mundana y las acciones pecaminosas causan que la mente de la gente descuide las cosas celestiales. También, las amistades perdidas te tentarán a hacer cosas que se oponen a la obra del Espíritu Santo, y tratarán de hacerte pecar, lo cual produce condenación. El ruido de sus risas y charlas necias ahogarán la voz de tu conciencia y la del Espíritu de Dios. Es difícil que la persona se concentre en hacerse Cristiana si es influida por gente perdida.
        ¡Oh!, qué cosa tan peligrosa es tener amistad con gente que es mundana o sensual, y son enemigas de la piedad. La Biblia dice: “El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado” (Proverbios 13:20).
        Haz todo lo que puedas para evitar estar con aquellos que tratan de detener tu conversión, y haz amistad cercana [solamente] con los Cristianos verdaderos, que te ayudarán en el asunto de tu salvación...O sea que nadie debe ser voluntariamente amigo de aquellos que no son buenos Cristianos. Escoge a los mejores Cristianos como amigos. Vive en la tierra con aquellos con los que quisieras vivir en el Cielo. “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos,” II Corintios 6:14. “Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos...Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”, II Corintios 6:17-18 (traducción de Richard Baxter, A Treatise on Conversion, adaptada al Inglés moderno por R. L. Hymers, Jr., Th.D., en A Puritan Speaks to Our Dying Nation, Hearthstone Publishing, Ltd., 2002, pp. 100-101).

Quiero que veas las paralelas entre lo que Baxter escribió, y la huída de José con su pequeña familia de Belén a Egipto. La “Sagrada Familia” tuvo que separarse del Rey Herodes y su dominio, o el bebé Jesús hubiera sido matado. Y te digo esta tarde, que si no eres convertido, tienes que separarte lo más posible de gente mundana perdida o ellos “matarán” a Cristo en tus pensamientos y en tu corazón, ¡y te detendrán de la salvación en Cristo Jesús!

¿No es esa la lección que aquel gran autor Bautista John Bunyan nos dio en su incomparable libro, El Progreso del Peregrino? Esa es la historia de un joven que buscaba la salvación en Cristo. Este joven huyó de la “Ciudad de la Destrucción.” Y al correr de la gente malvada de aquella cuidad, el clamaba a gran voz: “¡Vida! ¡Vida! ¡Vida Eterna! Así que él no vio hacia atrás, Genesis 19:17, sino que huyó hacia [la salvación]” (John Bunyan, The Pilgrim’s Progress, en The Works of John Bunyan, Banner of Truth Trust, impresión de 1999, tomo III, p. 90). Bunyan prosiguió diciendo:

Los vecinos también salieron a verlo correr, y al correr, algunos se burlaban, otros amenazaban, y otros le gritaban que volviera; y entre aquellos que lo hacían, había dos que estaban resueltos a traerlo de nuevo a la fuerza (ibid.).

Pero igual que José y María, él rehusó volver a la “Ciudad de la Destrucción.” Él se separó de sus viejos amigos en aquella ciudad malvada – y salió de ella – obedeciendo la voluntad de Dios, quien dijo:

“Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

Y si estás en serio tocante a hallar la salvación verdadera en Cristo, ¡debes hacer la misma cosa!

“Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

¡Fuera con las amistades perdidas! ¡Afuera con el Rey Herodes, afuera con los principales sacerdotes y escribas de Israel! ¡Sal de ellos, y haz nuevos amigos Cristianos en la iglesia local, y ese será un buen paso en preparar tu corazón para venir completamente a Cristo, y hallar la salvación en Él, como lo aconsejaron tan elocuentemente aquellos viejos, buenos Puritanos, Richard Baxter y John Bunyan!

“Salid de ella, pueblo mío!” (Apocalipsis 18:4).

¡Salid, como José y María y el bebé Jesús salieron de la tierra de Herodes, dominada por el pecado! Primero, tienes que separarte del mundo si quieres ser salvo por Cristo Jesús.

II. Segundo, la razón de Dios en llamarlos a ser separados.

¿Por qué llamó Dios a la “Sagrada Familia” fuera del reino de Herodes? El texto aclara muy bien por qué Él lo hizo:

“Porque…Herodes buscará al niño para matarlo” (Mateo 2:13).

¡No te equivoques aquí! No importa cuan amigable parezca el mundo, su interés todavía es el mismo. Herodes le sonrió y habló bien a los magos. Pero el verdadero propósito de Herodes era tenebroso y maligno. ¡Él quería “destruir” al Señor Jesucristo!

¿No es cierto eso en el salón de clase de tu universidad o escuela secular hoy día? ¿No es cierto que tus maestros seculares menosprecian a los Cristianos, mofan la Cristiandad, y dicen comentarios castigadores de Jesús constantemente? ¿No regañan contra la Biblia, y desprecian al Salvador en cualquier oportunidad? ¿No dan voces:

“¡Crucifícale, crucifícale!” (Lucas 23:21)?

¿Y qué de los demás estudiantes en tu clase? ¿Han defendido al Hijo de Dios? ¿O al igual que los soldados Romanos

“le [escarnecen] diciendo: ¡Salve, Rey de los Judíos!”
      (Mateo 27:29)?

Hoy en día, bajo tales circunstancias es mejor quedarse callado, o ¡te crucificarán! ¡Te darán calificaciones más bajas de las que sacaste para castigarte por creer en el Hijo de Dios! Quédate callado. Toma el diploma y luego pasa el resto de tu vida – como yo lo hago – ¡exponiendo a aquellos maestros universitarios de mente cerrada, que odian a Cristo!

¿Y qué de tus llamados “amigos” que no son verdaderos Cristianos? ¿Aman al Salvador? ¿Leen su Biblia a diario? ¿Oran? ¿Asisten a servicios serios donde se predica el Evangelio todos los Domingos? ¿O solo son hipócritas, que adoran a Cristo solo con la boca, pero viven sus vidas sin pensar realmente en Su honor, sin obediencia verdadera a Sus mandamientos? ¿Son verdaderos amigos de Jesús? ¿Lo son? ¿Lo son? ¿Lo son? ¡Claro que no! ¡Y aquel que no es amigo de Cristo, no debe ser amigo tuyo, si esperas ser convertido en Cristo Jesús!

“Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor”
      (II Corintios 6:17).

Sigue el ejemplo de José y María. Huye del rostro de Herodes que niega y desdeña a Cristo, y hallarás la vida por medio de la Sangre y la justicia de Jesús, la salvación por medio de

“El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”
      (Juan 1:29).

III. Tercero, la obediencia de José mostrada por la separación.

Por favor lea de pie y en voz alta Mateo 2:14. Lea el segundo verso de nuestro texto en voz alta, con fuerza. Esto es lo que dice de José.

“Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto” (Mateo 2:14).

Se puede sentar. Mi esposa y yo hemos estado allí, en el lugar tradicional en Cairo, Egipto, donde José y María llevaron a Jesús para escapar de la ira del Rey Herodes. En ese lugar hay un viejo edificio de iglesia. Lo vimos cuando estuvimos en Egipto hace unos años.

José obedeció a Dios y se separó del Rey Herodes y de la gente malvada bajo su dominio. Matthew Henry dijo:

José salió, como lo hizo su [antepasado] padre Abraham, con una dependencia incondicional en Dios, “sin saber a dónde iba,” Hebreos 11:8 (traducción libre de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpreso en 1991, tomo 5, página 12).

Este es un punto importante.

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció…y salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8).

Como su padre Abraham, José obedeció a Dios y “salió.”

Y ese es un ejemplo para ti. Obedece a Dios. “Salid de en medio de ellos” (II Corintios 6:17). No temas pararte a solas con Jesús.

“Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir” (Hebreos 13:13-14).

Igual que Abraham y José lo hicieron, yo oro que tú salgas del mundo, y te pares con el Señor Jesucristo “fuera del campamento.” Él te bendecirá, como bendijo a Abraham y a José. Él te limpiará de todo tu pecado por Su Sangre preciosa. Él te salvará de la pena del pecado y te dará vida eterna. Así, yo oro que tú sigas el ejemplo de Fanny Crosby en su himno, que el Sr. Griffith cantó antes de este sermón:

Toma al mundo, pero dame a Jesús,
   Todos los gozos son solo un nombre;
Pero Su amor dura para siempre,
   A través de la eternidad es el mismo.
¡Oh, la altura y profundidad de misericordia!
   ¡Oh, la longitud y anchura de amor!
¡Oh, la plenitud de la redención,
   Promesa de la vida sin fin, arriba!
(traducción literal de “Take the World, But Give Me Jesus”
       por Fanny J. Crosby, 1820-1915).

Cantemos de pie el himno numero 19 en tu hoja de canciones. Canta el himno de corazón y pensándolo bien.

Tal como soy, sin otra súplica,
   Solamente que Tu sangre fue derramada por mi,
Y que Tú me pides que venga a Ti,
   ¡Oh, Cordero de Dios, yo vengo! ¡Yo vengo!

Tal como soy, sin esperar,
   Para quitar de mi alma una mancha negra,
A Ti cuya Sangre puede limpiar cada mancha,
   ¡Oh, Cordero de Dios, yo vengo! ¡Yo vengo!

Tal como soy, aunque esté aventado
   Con muchos conflictos, muchas dudas,
Batallas y miedos por dentro, por fuera,
   ¡Oh, Cordero de Dios, yo vengo! ¡Yo vengo!

Tal como soy, pobre, miserable, ciego,
   [Confío en el Salvador de la humanidad],
Sí, todo lo que necesito en Ti encuentro,
   ¡Oh, Cordero de Dios, yo vengo! ¡Yo vengo!

Tal como soy, Tú recibirás,
   Darás la bienvenida, perdonarás, limpiarás, aliviarás,
Porque creo Tú promesa,
   ¡Oh, Cordero de Dios, yo vengo! ¡Yo vengo!
(traducción literal de “Just As I Am” por Charlotte Elliott,
    1789-1871, estrofa cuatro alterada por Dr. Hymers).

Si quieres hablar con uno de nuestros diáconos o conmigo sobre la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, por favor vete a la parte trasera del cuarto ahora mismo, y Dr. Cagan te guiará al cuarto de consejo. Y que Dios bendiga este sermón y lo use para ayudarte. En el nombre de Jesús, Amen.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 2:1-15.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Take the World, But Give Me Jesus” (por Fanny J. Crosby, 1820-1915).


EL BOSQUEJO DE

LA HUÍDA A EGIPTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto” (Mateo 2:13-14).

(Lucas 24:27)

I.   Primero, debes separarte del mundo, como ellos lo hicieron,
Mateo 2:13a; Proverbios 13:20; II Corintios 6:14, 17-18;
Apocalipsis 18:4.

II.  Segundo, la razón de Dios en llamarlos a ser separados, Mateo 2:13b;
Lucas 23:21; Mateo 27:29; II Corintios 6:17; Juan 1:29.

III. Tercero, la obediencia de José mostrada por la separación, Mateo 2:14;
Hebreos 11:8; II Corintios 6:17; Hebreos 13:13-14.