Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡TRES PUÑALADAS EN EL CORAZÓN!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la tarde del Día del Señor, 1 de Octubre de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Genesis 28:16)


El Domingo pasado contrasté a Jacob, de quien habla nuestro texto, con su abuelo Abraham. Dije que Abraham retrata a la persona joven criada en un hogar que no es Cristiano. Cuando ella llega a la iglesia, todo le es nuevo. A menudo, como con Abraham, está dispuesta a vivir su nueva vida con gran celo. Eso es lo que hizo Abraham. Y es eso lo que muchos jóvenes hacen cuando entran en la iglesia y son convertidos.

Por otra parte, Jacob retrata a la persona joven que ha crecido en la iglesia, que se sabe la Biblia y la rutina. Sabe por experiencia lo que se espera de ella, y hace sus obligaciones en la iglesia – aunque es muy mecánica en su servicio.

Igual que Abraham, el que es convertido del mundo, sin padres Cristianos que lo empujen hacia delante, frecuentemente es convertido y lleno de celo por Dios. Pero a aquel que es como Jacob, criado en la iglesia, la relación entera hacia la religión es diferente. Y esta noche siento que es propio no enfocarnos en Abraham, ni en que es convertido del mundo, sino que debemos volver nuestra atención otra vez a su nieto Jacob. Porque al igual que muchos de ustedes esta noche, Jacob fue criado en lo que hoy llamaríamos un “hogar Cristiano.” Su familia estaba lejos de la perfección. Eso lo podemos ver en una lectura rápida de Genesis capitulo 27. Era un hogar a veces lleno de tensión. La fe de su padre a veces era débil. Su madre a veces se rebelaba contra su padre. Era un hogar lejos de ser perfecto. Y sin embargo, y a fin de cuentas, era un “hogar Cristiano.” Al ser comparado con los hogares de los Filisteos y de los Hititas que los rodeaban, era el mejor hogar disponible.

Pero cuan poco apreciaba Jacob las cosas buenas que lo rodeaban en su hogar. Cuan poco pensaba de las grandes ventajas que tenía, que los chicos y chicas de las familias paganas que conocía en su juventud jamás experimentaron.

Pero para él los tesoros que conoció desde la cuna eran tan comunes que los trataba como basura. ¡Poniendo a un lado pensamiento alguno de Dios! ¡Velo engañar a su padre, planear con su madre, y mentirle a su padre! ¡Velo cavar tal brecha con su traición hasta llegar a huir del odio de su hermano! ¡Velo como huye del hogar de su niñez por miedo de perder su vida!

No debemos entrar en los detalles de la historia de Jacob, porque perderemos la lección más grande que ofrece. Debemos enfocarnos en los puntos principales, o esto se convertirá en un estudio Bíblico superficial, y el significado principal se nos escapará.

Me pregunto si habrá esta noche entre nosotros algún joven, criado en la iglesia, que siente las presiones que sintió Jacob para huir de todo. Ese es un sentimiento muy común entre los jóvenes criados en las iglesias de hoy.

Las encuestas nos dicen que más del 85% de aquellos que han sido criados en hogares evangélicos dejan la iglesia a la edad de veinte años o un poquito más, para nunca más volver. Cuán común es esto hoy en día, me pregunto si no sientes algo así, algo de la presión interior de escapar que sintió Jacob – para librarse del yugo de sus padres y vivir su vida “por sí mismo.” Oh, yo sé que nunca admitirías que lo piensas. Pero me pregunto si no te han llegado a veces, como sucedió con Jacob. Me pregunto si has pensado: “¿Cómo me puedo salir de esta? ¿Cómo puedo deshacerme de las restricciones y del cautiverio de este asunto de la iglesia?” Sé honesto contigo mismo acerca de esto. ¿No has pensado estas cosas algunas veces? ¿No ha venido Satanás a susurrarte al oído, como lo hizo con Jesús:

“Todo esto te daré, si postrado me adorares”? (Mateo 4:9).

¿No ha venido el Diablo a tí, tratando de “ahogarte,”

“por los afanes y las riquezas y los placeres de la vida”?
      (Lucas 8:14).

¿Y si algo de eso, aunque sea un poquito de eso, no ha sido llevado a tu mente por el Tentador, no te ha hecho pensar que quizá, después de todo sería mejor poner cierta distancia entre ti y la iglesia? “Solo por un poco,” sugiere el Tentador. “Hasta que ganes tu libertad e independencia,” susurra. “De todos modos” dice, “Ya creciste. Deja a un lado las tonterías infantiles!” Me pregunto si escuchas su atracción encantadora.

Y luego un día Jacob se va.

“Salió, pues, Jacob de Beerseba [su hogar], y fue a Harán” (Genesis 28:10).

Se acuesta en un lugar solitario. Sueños raros le vienen en la oscuridad. Y luego la voz de Dios atraviesa, y Jacob se despierta atemorizado.

“Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Genesis 28:16).

Nota tres cosas de la experiencia de Jacob. Espero que vaya a casa contigo. Espero que Dios te “atemorice” con estos pensamientos. Yo oro que los puntos, sacados de este texto corten a través del trance en que el Diablo te ha colocado con sus encantos hipnóticos sutiles. Yo oro que la Palabra de Dios que

“es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos, y [penetrará]…[discernirá] los pensamientos y las intenciones de [tu] corazón” (Hebreos 4:12),

apuñala tu corazón dormido al considerar el texto:

“Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Genesis 28:16).

Espero que las tres puñaladas de la Palabra de Dios traspasen tu corazón desde ese texto.

I. La primera puñalada es el hecho de que estás dormido.

“Y despertó Jacob de su sueño” (Genesis 28:16).

De modo figurativo, Jacob había estado “dormido” a las cosas de Dios toda su vida.

La persona que está dormida así está en un gran peligro, pero no lo sabe. La mar se rompía por una gran tempestad. La nave estaba a punto de ser despedazada por las olas. Jonás no lo sabía. ¿Por qué no estaba consiente del peligro?

“Pero Jonás había bajado al interior nave, y se había echado a dormir” (Jonás 1:5).

¿No te describe eso a ti esta noche? ¿No es esa tu condición? La tormenta de ira se embravece. Las olas del juicio están a punto de reventar contra ti. Y tu duermes.

Los marineros tuvieron miedo, y Jonás dormía. El patrón de la nave se le acercó y le gritó por el rugir de la tempestad:

“¿Qué tienes, dormilón?” (Jonás 1:6).

“¿Cómo puedes dormir?” le dijo.

A menudo en la Biblia el sueño no se ve con buenos ojos. Las cinco vírgenes insensatas estaban durmiendo.

“Cabecearon todas y se durmieron” (Mateo 25:5).

El Señor dijo,

“No os conozco” (Mateo 25:12).

Cristo no las conocía. Ellas no estaban preparadas. Y sin embargo, “cabecearon todas y se durmieron.” Cruden dijo: “En la Biblia el sueño se usa para...la pereza y lentitud de alma” (traducción libre de Cruden’s Complete Concordance, Zondervan Publishing House, re-impresión de 1968, página 607).

Jacob había estado despierto físicamente. Pero su alma había dormido toda su vida. Él estaba en gran peligro de perderla, sin embargo seguía durmiendo.

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

¿No es esa tu condicion ahora mismo? ¿No es esa una pregunta que Dios te hace esta noche?

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

Sí, la primera puñalada de nuestro texto debe ser la idea de que estás dormido. Andas por los corredores de la iglesia como sonámbula – uno que camina dormido. El hombre que camina dormido parece estar despierto. Sus piernas se mueven. Hace gestos con sus manos. Sus ojos están bien abiertos. Sin embargo el sonámbula solamente aparenta estar despierto – porque camina dormido. Yo tengo tremendo temor de que esto te describe a ti esta noche. Has leído la Biblia – ¡en sueños! Has dicho oraciones – ¡en sueños! Has estado sentado oyendo un sin fin de sermones – ¡en sueños! Y bien te puede hacer aquella pregunta otra vez:

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

“Y despertó Jacob de su sueño” (Genesis 28:16).

II. La segunda puñalada es el hecho de que tal vez nunca despertarás.

No te consueles con el pensamiento que Jacob despertó. No entretengas la falsa esperanza de que porque él despertó, también tú despertarás algún día.

Algunos de ustedes sueñan. En sus sueños anticipan ser despertados. Pero esos pensamientos son como un espejismo. ¿Sabes que es eso? Un espejismo es una ilusion optica causada por el reflejo de la luz por medio de capas de aire de diferentes temperaturas y densidades, con las que un lago de agua parece estar cercano, brillando a la orilla del desierto.

Muchos viajeros asoleados, perdidos en la anchura del Desierto Sahara han visto la imagen de una pequeña laguna – cerca de la próxima colina de arena. ¡Pero es solamente un espejismo! ¡Solamente una falsa esperanza! Y cuando llega a dicho lugar donde parecía estar el agua – no hay nada, sino solo arena. Estira sus dedos hacia el agua, pero sus manos tocan solo la arena. Años después una caravana llega al lugar. Hallan el esqueleto tratando de alcanzarlo la falsa esperanza de agua, que era solamente una ilusión óptica ante sus ojos.

Yo digo que el sueño tuyo de ser despertado algún día no es algo más que eso – nada más que un espejismo, nada más que una ilusión en tu mente, ¡nada más que una falsa esperanza!

“Un día despertaré,” dices en tu mente. ¡Basura! No es nada más que un engaño, ¡nada más que un espejismo en el desierto!

“La noche está avanzada, y se acerca el día” (Romanos 13:12).

“Es ya hora de levantarnos del sueño” (Romanos 13:11).

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

“Y despertó Jacob de su sueño…” (Genesis 28:16).

¡Pero su hermano nunca despertó! ¡Su hermano se fue a la tumba sin despertar! Y, sabiendo esto, ¿cómo puedes estar tan seguro de que no morirás sin despertar – como el hermano de Jacob? Oh, que veas la terrible realidad de que estar perdido y sin esperanza. Porque a menos que tu condición te moleste ahora, se dirá de ti, igual que del hermano de Jacob:

“Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí” (Romanos 9:13).

No voy a dar una explicación de tal terrible verso aparte de esto – si sigues como estás, también se dirá de ti:

“A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.”

A el o a la joven que vino a la iglesia del hogar impío “amé.” Pero al hijo de la iglesia “aborrecí.” Esa es la palabra de Dios. No la podría cambiar si tratara.

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

“Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Genesis 28:16).

III. La tercera puñalada es el hecho de que nunca has sentido
el terror del Señor.

“Espera,” podrá decir el nuevo-evangélico. “Ya los apuñalaste lo suficiente. ¡Dales paz y perdón!” ¡No lo haré! Si lo hiciese estaría halando el texto fuera del contexto – y, como dice el dicho, “Un texto sin contexto es un pretexto.” Mira al siguiente verso, el verso 17.

“Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar!”
      (Genesis 28:17).

Alcen la vista por favor.

Así te sentías cuando los predicadores de antaño hablaban. Yo oí a R. G. Lee predicar en persona. ¡Él predicaba hasta que se me erizó la piel! ¡Él predicó hasta hacerme sudar! ¡Él predicó el terror del Señor. Igual lo hizo Bob Jones, Sr. Igual lo hizo John R. Rice. Igual lo hizo Mordecai Ham. Igual J. Frank Norris.

“Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar!”

¡Eso es despertamiento! ¡Eso es arrancar a un lado el espejismo! ¡Eso es despertar del sueño!

“Perezoso, ¿hasta cuando has de dormir? ¿Cuándo le levantarás de tu sueño?” (Proverbios 6:9).

Había un hombre que pasó toda su vida con la vista en el piso. Él vivía en un espejismo. Él pasó su vida como sonámbula, caminando dormido, soñando, muerto a los terrores del Señor, jamás pensando en su necesidad de la salvación por medio de Cristo Jesús. Él nunca despertó en este mundo.

Luego un día, andando por el laberinto de la vida, cayó muerto.

“Y en el Hades abrió sus ojos, estando en tormentos”
      (Lucas 16:23).

Él jamás despertó, jamás alzó sus ojos hasta que despertó en las llamas. ¡Ojalá que no sea ese tu caso! ¡Ojalá que seas convicto de dormir ahora, antes de despertarte en las llamas eternas! Amen.

Veamos el himno número 6, “¿Has Calculado el Costo?” Cantémoslo de pie y seriamente. Deja que le hable a tu corazón.

Hay una linea que se traza por rechazar al nuestro Señor,
Donde se pierde el llamado de Su Espíritu,
Y te apresuras deslumbrado con el placer,
¿Has calculado, has contado el costo?
¿Has contado el costo, si tu alma pierdes,
Aunque te ganes el mundo entero para ti solo?
Hasta podría ser ahora que la linea cruzaste,
¿Has contado, has contado el costo?
   (Traducción libre de “Have You Counted the Cost?”
      por A. J. Hodge, 1923).

Si quisieras hablar con el Dr. Cagan y conmigo sobre este sermón en un lugar tranquilo, por favor ve a la parte trasera del salón ahora.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Genesis 28:10-17.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Nearer, My God, to Thee” (por Sarah F. Adams, 1805-1848).


EL BOSQUEJO DE

¡TRES PUÑALADAS EN EL CORAZÓN!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía” (Genesis 28:16).

(Mateo 4:9; Lucas 8:14; Genesis 28:10; Hebreos 4:12)

I.   La primera puñalada es el hecho de que estás dormido,
Genesis 28:16a; Jonás 1:5, 6; Mateo 25:5, 12; Proverbios 6:9.

II.  La segunda puñalada es el hecho de que talvez nunca despertarás,
Romanos 13:12, 11; Proverbios 6:9; Romanos 9:13.

III. La tercera puñalada es el hecho de que has sentido el terror
del Señor, Genesis 28:17; Lucas 16:23.