Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA REGENERACIÓN BAUTISMAL –
ACTUALIZADO PARA NUESTROS TIEMPOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la tarde del Sábado, 9 de Septiembre de 2006,
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16).


C. H. Spurgeon fue el pastor Bautista más grande que Inglaterra jamás haya producido. El 5 de Junio de 1864, él predicó un sermón llamado: "Baptismal Regeneration" [La Regeneración Bautismal], de este texto. “Spurgeon sabía,” dice Eric W. Hayden, “que había pisado un nido de serpientes, y esperaba que las ventas de sus sermones publicados bajaran de un solo golpe, pero las ventas aumentaron. El sermón de Spurgeon sobre la regeneración bautismal es uno de los más controversiales que él predicó” (traducción literal de Eric W. Hayden, “1864 en la Vida de C. H. Spurgeon,” cubierta de atrás de The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, 1991 reimpresión, tomo X, pp. 313-328).

Simplificaré el sermón de Spurgeon, y añadiré material nuevo sobre la novedad del “bautismo instantáneo” que ha salido a flote con gran ímpetu en nuestras iglesias Bautistas desde los tiempos de Spurgeon. “El bautismo instantáneo” fue introducido a nuestras iglesias Bautistas por primera vez en el siglo 19, por el evangelista “decisionista” Jacob Knapp, discípulo del falso maestro “decisionista” Charles G. Finney.

Para tener un entendimiento correcto del bautismo, empezamos con el texto, y luego te daré la mayoría del material del gran sermón de Spurgeon sobre este tema.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16).

Esta tarde, ante la presencia de Dios, hablaré honestamente lo que siento y dejaré que decidas si tengo razón.

I. Primero, el bautismo sin fe en Cristo no salva a nadie.

El texto dice; “El que creyere y fuere bautizado, será salvo.” Pero de alguien, sea bautizado o no, dice: “el que no creyere, será condenado.” Así que el bautismo no salva al incrédulo. No lo libra de la condena común de todos los incrédulos. Puede tener o no tener bautismo, pero si no cree, será condenado. No importa si ha sido sumergido siendo ya un adulto o rociado al ser bebé. Si no tiene fe que salva en Jesucristo, ésta terrible condena se pronuncia sobre él – “El que no creyere, será condenado.”

Yo no sé de ninguna otra iglesia que enseñe el nuevo nacimiento y la salvación por medio del bautismo aparte de la iglesia Católica, la Episcopal y la Ortodoxa Oriental. A los Bautistas y a la mayoría de Protestantes les parece extraño que estas tres iglesias enseñen la salvación y el nuevo nacimiento por medio del bautismo, pero así lo hacen. Escucha lo que el catecismo Episcopal enseña. Fue escrito con palabras muy simples, para ser leído por niños. Al niño se le pregunta su nombre, y luego se le pregunta: “¿Quién te puso ese nombre?” “Mis padrinos y madrinas en mi bautismo; en el cual fui hecho un miembro de Cristo, hijo de Dios, y heredero del reino de los cielos.” ¿No está esto suficientemente claro? No puede haber malentendido. El niño no es solamente hecho “miembro de Cristo,” sino que por el bautismo es hecho “hijo de Dios,” y “heredero del reino de los cielos.” No hay nada más claro. Se le dan gracias a Dios porque la persona bautizada es regenerada, nacida de nuevo. “Luego el sacerdote dirá: ‘Ahora, amados hermanos, que este niño es regenerado [nacido de nuevo] y puesto en el cuerpo de la Iglesia de Cristo, demos gracias a Dios Todopoderoso por estos beneficios; y oremos unánimes a él, para que este niño viva el resto de su vida conforme a su principio...Te damos gracias de corazón, Padre misericordioso, que te ha complacido regenerar a este infante con tu Espíritu Santo, al recibirlo como hijo propio por adopción, e incorporarlo a tu santa Iglesia.’”

Esta es la enseñanza de la Iglesia Anglicana [Episcopal], de la Católica y de la Ortodoxa Oriental. Yo no estoy lidiando del bautismo infantil. Diré muy poco sobre ello esta tarde. Solamente estoy hablando sobre la regeneración bautismal, si acaso la persona puede ser renacida y recibir salvación por el bautismo – siendo adultos o niños, ya sea por rociar, derramar o sumersión.

Hay algunos cleros en esas iglesias que dicen creer en un nuevo nacimiento evangélico – por fe viviente en Cristo. Pero yo digo que es deshonesto que continúen siendo miembros del clero en una iglesia cuyos artículos de la fe enseñan el nuevo nacimiento por medio del bautismo. Es deshonesto que consientan en algo que no creen.

Nosotros somos muy abiertos sobre lo que creemos. Proclamamos que la gente no es salva por ser bautizada. El bautismo no te da un nuevo corazón. No te da un espíritu nuevo. No lava tus pecados. No te da el nuevo nacimiento. El bautismo sin fe en Cristo no salva a nadie.

La idea de que la salvación viene a través del bautismo no va con la religión espiritual que Cristo vino a enseñar. Las religiones del mundo dependen de cosas físicas y exteriores: las ruedas de oración Budistas, los mantras, indulgencias por subir las “Santas Escaleras” y demás. Pero la religión que Cristo vino a dar está basada en conocimiento espiritual interior. La idea de que un sacerdote lava los pecados de un bebé por rociarle agua en la cabeza refleja las ideas mágicas de la religión del hombre – no la religión espiritual, de corazón que Cristo vino a enseñar.

Además, los hechos no apoyan el dogma de la salvación bautismal. ¿Son todas las personas bautizadas verdaderamente hijos de Dios? Miles de aquellos que han sido bautizados en su infancia están en la cárcel hoy. ¿Piensas que estos hombres, quienes han vivido del crimen, robo, o fraude son renacidos? Si es así, ¡Dios nos libre de tal nuevo nacimiento! Karl Marx fue bautizado. ¿Era Cristiano? Darwin y Stalin fueron bautizados. ¿Eran Cristianos? Mao Tse Tung fue bautizado. ¿Era Cristiano? Fidel Castro fue bautizado. ¿Es Cristiano? Quizá no estés muy seguro sobre algunos de ellos [yo sí estoy seguro] – pero te daré un nombre más. Este hombre fue bautizado. ¿Crees tú que su bautismo lo hizo hijo de Dios y heredero del reino de los cielos? ¿Fue regenerado y añadido al cuerpo de la Iglesia de Cristo? ¿Lo hizo Cristiano el bautismo? ¿Su nombre? Adolfo Hitler. ¡Sí, el monstruo Hitler – fue bautizado!

Líderes de iglesias pueden decir que Hitler era un “hijo de Dios” porque fue bautizado cuando era bebé. Pero yo digo que Hitler era hijo de Satanás. Yo digo que el bautismo no lo salvó – y que él se está quemando en las llamas del Infierno esta mañana. Y si el bautismo no salvó a Hitler, ¿cómo te salvará a ti?

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

II. Segundo, la fe en Cristo es el requisito indispensable
para la salvación.

“Nada de lo que hagas en el exterior te limpiará; la lepra muy por dentro está.”

Recuerda que tienes que tener un nuevo corazón y un nuevo espíritu, y el bautismo no te da esto. Tienes que tener una nueva fe, la cual hace tu vida santa y tu conducta devota, si no, no tienes la fe salvadora que tienen los elegidos de Dios, y al reino de Dios nunca llegarás. Oro que no descanses sobre esa fundación podrida, ese invento engañoso del Anticristo. ¡Que Dios te salve de la falsa enseñanza Satánica de que el bautismo puede salvar tu alma! ¡Ojalá que seas librado de los demonios que susurran tal inmunda doctrina a tus oídos! ¡Yo ruego que no te reposes en el bautismo!

“Nada de lo que hagas en el exterior te limpiará; la lepra muy por dentro está.”

La única manera en que puedes ser salvo es mediante la fe en Cristo.

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

¡La fe en Cristo es el único requisito para la salvación! ¿Qué significa “creer” en Cristo? Primero, significa creer lo que la Biblia dice sobre Cristo. Tú tienes que creer que Él murió en la Cruz para pagar la pena por tu pecado. Tú tienes que creer que Él resucitó de los muertos y ascendió de nuevo al Cielo. Tú tienes que creer que Él está vivo hoy, sentado a la diestra de Dios en el Cielo. Pero segundo, tú tienes que creer en Cristo Mismo. Tú tienes que hacer algo más que creer cosas sobre Él. Tú tienes que verdaderamente creer en Él.

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

Si deseas ser salvo, tú tienes que creer en el Señor Jesucristo. Déjame urgirte de todo corazón a que no veas a ninguna otra parte fuera de Jesús para tu salvación. Si descansas sobre cualquier ceremonia exterior, incluyendo el bautismo, perecerás. Tú tienes que creer en Cristo sólo.

“Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Te ruego que agarres a Jesucristo. Él es la fundación. Él es la roca de Salvación. Ven a Él. Descansa en Él. Sé lavado, limpio de tus pecados por Su Sangre.

Sólo Jesús, ningún otro,
Puede al pecador salvar.
   (“Venid, Pecadores,” traducción de “Come, Ye Sinners”
      por Joseph Hart, 1712-1768).

Que Dios te dé esta fe vital y esencial en Jesucristo, sin la cual no hay salvación. Aunque seas bautizado, re-bautizado, circuncidado, confirmado, hayas tomado los sacramentos, y seas sepultado en tierra sagrada – ¡perecerás a menos que creas en Él! La Biblia es clara. El que no cree puede decir que ha sido bautizado, pero no le hará ningún bien, porque:

“El que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

“Ah,” pero tú dices, “en el texto hay bautismo. ¿Qué de ello?” Yo digo que el bautismo en el texto está conectado con la fe en Cristo.

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo...” (Marcos 16:16).

Aquí no existe la idea de que alguien que no ha creído en Jesús sea bautizado. O si hay tal persona, es muy claro que su bautismo no le hará ningún bien, será condenado, bautizado o no. Me parece que el bautismo sigue al creer. El bautismo debe seguir al creer. Una persona que sabe que está salva por creer en Cristo no sube su bautismo al nivel de una ordenanza que salva. De hecho, sería la primera en protestar contra tal error porque ella sabe que no tiene derecho a ser bautizada hasta después de haber sido salva.

El eunuco le dijo a Felipe:

“Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes” (Hechos 8:36-37).

El hombre creyó primero, y después fue bautizado. Ese es el bautismo del creyente. Y el bautismo Bíblico es sólo para los creyentes.

El bautismo es un testimonio de la fe del hombre. El hombre ya ha sido salvo. Él dice: “Estoy a punto de ser sepultado en agua. Yo creo en Jesús, el Hijo de Dios, quien fue bautizado en sufrimiento, y estuvo realmente muerto y también resucitó. Así que yo seré sepultado con Él en el agua del bautismo.” Al alzarse del agua demuestra a todos que él cree en el Cristo resucitado. Con nuestro bautismo decimos que Cristo fue sepultado y resucitó de entre los muertos. Él es la base de nuestra salvación. El bautismo es mandado, y la persona que tiene fe en Cristo obedece el mandato.

Hay algunos que dicen que los pecados son lavados por el bautismo. Están equivocados. La Biblia dice:

“La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”
      (I Juan 1:7).

Ni un solo pecado, ni siquiera uno, es lavado por el bautismo. Es la Sangre de Cristo, y la Sangre de Cristo solamente, la que lava “todo pecado” (I Juan 1:7).

Te he dicho la verdad. Yo estoy limpio de la enseñanza de la salvación por el bautismo, en lugar de la salvación por la Sangre de nuestro bendito Maestro y Salvador, Jesucristo.

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

Hoy en día, mucha gente “pasa al frente” y es bautizada instantáneamente. Pero, ¿han sido salvos por creer en Jesús? Una simple pregunta, o dos, revelarían la respuesta. “¿Por qué pasaste al frente?” “Pase a re-dedicar mi vida.” ¡No bautices a tal persona! ¡No es salva por creer en Jesús! ¡Él cree en la re-dedicación! De nuevo, “¿Por qué pasaste al frente?” “Vine porque quiero unirme a la iglesia.” ¡No bautices a tal persona! ¡No ha sido salvo por creer en Jesús! Simplemente quiere unirse a la iglesia.

Yo he visto que muy pocos de los que “pasan al frente” por la razón correcta. Pocos tienen fe vital, verdadera en Jesucristo. La forma moderna de bautizar a cualquiera que pasa al frente “sin pregunta alguna” es tan mala como el bautismo de bebés, no, en verdad es lo mismo que el bautismo de bebés. ¿Qué quiero decir? Lo que quiero decir es que el bebé no tiene fe que salva en Cristo. El bautizarlo no le hace ningún bien; de hecho hasta podría ser un tropiezo más tarde en su vida. Él dirá: “Yo estoy bien. Después de todo, fui bautizado.” Y es exactamente lo mismo con la gente que pasa al frente emocionalmente a dedicar o re-dedicar su vida. Miles de ellos no tienen fe que salva en Cristo. Debemos regresar al modo Bautista antiguo, y explicar cuidadosamente la salvación por fe en Cristo, en una situación no emocional, en otro cuarto, o en otro tiempo (oprima aquí para leer “Instant Baptism Examined” [en Inglés] para ver ejemplos de el método Bautista antiguo de aconsejar a los que inquieren).

Y esta tarde yo te digo que tienes que venir a Jesús. Tu tienes que depender de Él. Tus pecados tienen que ser lavados por Su Sangre. Si quieres hablar conmigo acerca de esto, estoy disponible para aconsejarte por telefono a (818)352-0452. O puedes hablar conmigo o con uno de los diaconos a cualquier tiempo después de nuestros servicios en la iglesia.

Venid, pecadores, pobres y miserables,
   Débiles, heridos, enfermos con dolor,
Jesús listo está para salvaros,
   Lleno de piedad, amor y poder.
Él sí puede, Él sí puede, Él sí quiere,
   Ya no dudéis.
Él sí puede, Él sí puede, Él sí quiere,
   Ya no dudéis.

Que no te retrace la conciencia,
   Ni sueñes con digno ser:
Todo lo que Él requiere,
   Es que sientas tu necesidad de Él.
El te da esto, Él te da esto,
   Es el rayo de luz del Espíritu,
El te da esto, Él te da esto,
   Es el rayo de luz del Espíritu.
(Traducción de “Come, Ye Sinners” por Joseph Hart, 1712-1768).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Marcos 16:14-16.
El Solo Cantado por Mr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Come, Ye Sinners” (por Joseph Hart, 1712-1768).


EL BOSQUEJO DE

LA REGENERACION BAUTISMAL –
ACTUALIZADO PARA NUESTROS TIEMPOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:15-16).

I.   El bautismo sin fe en Cristo no salva a nadie, Marcos 16:16.

II.  La fe en Cristo es el requisito indispensable para la salvacion,
Juan 3:16; Hechos 4:12; Hechos 8:36-37; I Juan 1:7.