Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL FIN DEL MUNDO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


Un Sermón predicado en la Mañana del Día del Señor, 6 de Agosto de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Dínos, ¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24:3).


La otra tarde fui a nadar al gimnasio, lo cual hago los siete días de la semana. Fue el día después de que Hezbollah atacase a Israel. Las noticias de dicha guerra llenaban la primera pagina de los periódicos. Al entrar al gimnasio vi a un conocido y le dije, “¿Cómo te va?” La pregunta era en general, pero él me dijo: “parece ya fin del mundo.” Este hombre no es Cristiano evangélico – pero a él y a mucha otra gente le pareces que los eventos del mundo están fuera de control. En los noticieros oímos de eventos atemorizantes uno tras otro. Igual a este hombre que vi en el gimnasio, muchos dicen: “Parece el fin del mundo.”

Y en eso también se interesaban los Discípulos. Cuando estuvieron de pie en el Monte de los Olivos con Jesús y miraban sobre la ciudad de Jerusalén. Ellos se volvieron a Él y Le preguntaron:

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
     (Mateo 24:3).

Quiero que pensemos primero sobre esa pregunta unos minutos, y consideremos cómo respondió Jesús:

I. Primero, el mundo terminará.

Cuando los Discípulos le preguntaron a Jesús

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”

Él no evadió la pregunta. Él no habló en sentido evasivo ni en doble sentido. Él respondió de forma clara que fácilmente podían entender. Y en el fin del verso 14 Él dijo:

“Y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Cristo les dio el punto de vista básico de historia enseñado a través de la Biblia – que el mundo tiene un principio y un fin definitivos.

Eso hace a la Cristiandad diferente del Hinduismo y del Budismo. Esas religiones enseñan que la historia es de ciclos, que va en círculos, sin un principio y sin un fin. Pero la Biblia enseña que la historia es lineal, que va en línea recta, que tiene un principio preciso y un final exacto. La Biblia dice:

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Genesis 1:1).

Hubo un principio definitivo, cuando el Dios eterno creó el universo, incluyendo la tierra. La Biblia también enseña que habrá un final definitivo. Dice:

“El día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (II Pedro 3:10).

El mundo tuvo un principio preciso y tendrá un final definitivo. Ese es el punto de vista Bíblico de la historia. Y es lo que Cristo nos enseñó cuando dijo:

“Y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Matthew Henry dijo:

El mundo permanecerá hasta que alguno de los escogidos de Dios esté sin ser llamado, pero, cuando todos sean recogidos, será encendido en fuego... (Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpresión de 1996, tomo 5, p. 285).

“¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
     (Mateo 24:3).

Según nuestro Señor Jesucristo, el mundo, tal como lo conocemos tendrá un final definitivo, en el verso 14 Él dijo:

“Y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

II. Segundo, hay muchas señales sobre la cercanía al final.

Ellos le pidieron a Jesús una señal. En vez de darles una señal, les dio muchas, especialmente desde el verso 4 al 14. La Biblia Anotada de Scofield correctamente dice:

Los versículos 4-14 tienen una doble interpretación. En ellos se revela (1) el carácter de la época; guerras, conflictos internacionales, hambres, pestilencias, persecuciones y falsos Cristos... (2) La misma respuesta se aplica de una manera específica al fin de la edad...Todo lo que ha caracterizado a la edad se reúne y alcanza un espantoso clímax cuando el fin viene (La Biblia Anotada de Scofield, Publicaciones Españolas, 1985, nota sobre Mateo 24:3).

Aquí en los versos 4 al 14 Cristo dio esas señales. Al ver el mundo hoy, las vemos por todo nuestro alrededor.

Él habló sobre el engaño:

“Mirad que nadie os engañe” (Mateo 24:4).

Hay mucho engaño espiritual hoy. Yo creo que uno de los engaños más grandes es el “decisionismo,” la idea de que tú puedes tomar “una decisión por Cristo,” y este acto humano te salva. ¡No veo cómo puede haber un engaño más grande que ese! ¡La salvación no es algo que ganas por las buenas obras de una decisión humana! La salvación es un don. La Biblia dice:

“Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no solo que creáis en él, sino también que padezcáis por él”
     (Filipenses 1:29).

Cristo es el “autor…de la fe” (Hebreos 12:2),

“No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho [‘decisiones’ humanas de alguna clase], sino por su misericordia” (Tito 3:5).

Él nos salvó” (Tito 3:5). Nosotros no nos salvamos a nosotros mismos, ni contribuimos en nada en nuestra salvación”. “Él nos salvó” (Tito 3:5). Esa es la verdad. “Mirad que nadie os engañe” (Mateo 24:4).

Luego, Él habló de los Cristos falsos en el verso 5:

“Vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán” (Mateo 24:5).

Matthew Henry dijo:

Satanás tomará la ventaja de imponerse a ellos, ellos dirán: “He aquí un Cristo”, o “allí está uno”, pero no les importan (ibid.).

Yo creo que aquellos que “vendrán en el nombre de [Cristo], diciendo: Yo soy el Cristo” son más que todo, demonios, enviados por Satanás, como implicó Matthew Henry. Esos demonios dicen que son Cristo, y muchos creen en ellos. Vienen en el nombre de Cristo, “diciendo: Yo soy el Cristo, y a muchos engañarán.”

Mucha gente hoy piensa que el “Espíritu Santo” que “sienten” es Cristo. Este es un engaño de Satanás. Mucha gente dice que Cristo es un espíritu dentro de sus corazones. Pero la Biblia claramente dice que Él no es un espíritu. Después de que Cristo resucitó de los muertos, dijo:

“Palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo” (Lucas 24:39).

Y que este “mismo Jesús” ascendió “al cielo” (Hechos 1:11).

“Fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios” (Marcos 16:19).

“Buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:1-2).

¡El único Cristo verdadero es el Cristo resucitado de carne y hueso, que está sentado a la diestra de Dios en el Cielo! Todos los demás son Cristos falsos.

Y luego Cristo habló del terrorismo mundial y de la guerra en los 6 al 8. Por favor lea de pie y en voz alta estos versos:

“Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores” (Mateo 24:6-8).

Se pueden sentar. Esto habla de una conmoción mundial, de hambres, de plagas, terremotos, terrorismo y guerra. Suena igual que la primera pagina del periódico, o las “historias importantes” en “los noticieros” en la televisión.

“Y todo esto será principio de dolores” (Mateo 24:8).

La palabra “dolores” en el Griego original significa “dolores de parto.” Las hambres, terremotos, pestes, y las guerras del terrorismo son como “dolores de parto,” que vienen antes de que regrese Cristo a establecer su Reino Milenial.

III. Tercero, solamente los converses verdaderos perseverará hasta el fin.

Los versos nueve al doce muestras el aborrecimiento del mundo contra los Cristianos. Esto ha sido cierto a través de la historia, pero llega a un clímax cuando esta edad se acerca a un cierre. Por favor, lea de pie y en voz alta los versos nueve al trece.

“Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24:9-13).

Se pueden sentar.

Estos cinco versos muestran que un aumento de odio hacia la Cristiandad se esparce a través del mundo al fin de los tiempos. Jesús dijo: “Seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre” (Mateo 24:9). Eso se está volviendo realidad en nuestro tiempo. Los Cristianos son una minoría odiada en Indonesia, Asia Sudeste, Asia, India, varias partes de África, China, Corea del Norte, los países Musulmanes – y en muchas otras partes del mundo. Aun aquí en el Occidente, en América, El Reino Unido, y la Europa continental, los Cristianos verdaderos son puestos de menos en los salones de clase de las universidades y a menudo nos damos cuenta que son perseguidos y prejuzgados en el trabajo también. En mi vida, jamás vi tanta persecución de la Cristiandad como la que estamos experimentando a través del mundo hoy. Parece ser campo abierto en la Navidad. El mundo habla de tener “una mente abierta” y de la necesidad de “diversidad,” pero cuando se trata de la Cristiandad creyente-Biblia, parecen olvidar sus palabras elegantes y atacan a los Cristianos – a menudo ferozmente – aun en América y en el Occidente. Parece que al único grupo que es “correcto políticamente” discriminar es a los Cristianos. Y esta parcialidad en contra de los Cristianos crece rápidamente en el mundo hoy día. Pare ver semanalmente la persecución de los Cristianos a través del mundo, deberías leer el sitio de “The Voice of the Martyrs” en www.persecution.com. Puedes hacer el click aquí y leer sobre la persecución de los Cristianos es muchas partes del mundo. Te abrirá los ojos a la opresión e injuria hecha a los Cristianos creyentes a través del mundo hoy. Jesús dio esto como señal importante de que nos acercamos rápidamente al fin del mundo como lo conocemos y a la segunda venida de Cristo.

Pero Jesús luego nos dio una promesa maravillosa:

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”
     (Mateo 24:13).

El Dr. John MacArthur, pese a estar erróneo acerca de la Sangre de Cristo, dijo correctamente sobre este verso:

Esto no sugiere que nuestra perseverancia asegure [o gane] nuestra salvación. La Escritura enseña por todas partes precisamente lo contrario. Los creyentes verdaderos (I Pedro 1:5). La garantía de nuestra perseverancia está edificada en la promesa del Nuevo Pacto...Aquellos que se apartan de Cristo dan evidencia conclusiva de que para empezar nunca fueron [convertidos] (The MacArthur Study Bible, Word Bibles, 1997, nota sobre Mateo 24:13, p. 1439).

Aquellos que entran en el espíritu del mundo y abandonan su fe en Cristos son descritos en Lucas 8:13. Estos

“son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan” (Lucas 8:13).

No están verdaderamente arraigados y plantados en Cristo – no son realmente convertidos. Por eso se apartan de Cristo y de la iglesia cuando la tentación y “al venir la aflicción o la persecución” (Mateo 13:21), no perseveran, sino que se apartan. Dicha persecución prueba quien es realmente Cristiano y quien no. Lo hemos visto a menudo en la China, bajo persecución, y en muchos otros lugares. Esto hace que las palabras de Jesús nos den esperanza, porque cuando Él dijo

“El que persevere hasta el fin, éste será salvo”

Él en verdad nos estaba diciendo algo que da esperanza. El converso verdadero perseverará hasta el fin, porque es “guardados por el poder de Dios” (I Pedro 1:5). ¡De hecho, en los días malos profetizados por Cristo, solamente el converso verdadero será capacitado por Dios para perseverar hasta el fin! “Guardados por el poder de Dios” (I Pedro 1:5).

Hoy, la más mínima inconveniencia o cambio de planes hace que mucha gente deje de venir a la iglesia y viva su fe. En los días oscuros que vienen ellos volverán sus espaldas a la iglesia y a Jesús. Pero el verdadero converso perseverará hasta el fin porque es “[guardado] por el poder de Dios.” No importa cuan mal se vean las cosas en su hogar, su iglesia, o el mundo a su alrededor, él permanecerá

“firmes y constantes, creciendo siempre en la obra del Señor”
     (I Corintios 15:58),

¡precisamente porque es “[guardado] por el poder de Dios”! ¡Amen! Y ¡Aleluya!

IV. Cuarto, el verdadero converso pondrá su corazón a esparcir el evangelio.

Mira el verso 14. Es un verso grandioso, triunfante. Leámoslo de pie y en voz alta.

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Se pueden sentar.

Esa es otra señal de que nos acercamos al fin del mundo como lo conocemos. ¡Aun en medio de la corrupción en las iglesias, y la persecución por el mundo perdido, muchos jóvenes que tienen celo están esparciendo las buenas nuevas de salvación en Cristo “a todas las naciones” ahora mismo, hoy! Tenemos muchos jóvenes y otros que van de nuestra iglesia a invitar gente a venir y escuchar el evangelio predicados. Muchos de ustedes están aquí por la primera vez esta mañana porque alguien los trajo. Y eso es cierto de los jóvenes realmente llenos de celo en el mundo entero, aun durante este tiempo de juicio venidero.

La semana pasada uno de nuestros jóvenes almorzó con un abogado de categoría. Dicho abogado tiene la capacidad de ayudar al joven en su carrera, ya que se ha graduado de la universidad. Pero al final del almuerzo el joven le regaló al abogado un libro que defiende a la Cristiandad. Tomó valentía para hacer tal cosa. Pero lo hizo exactamente en el espíritu del verso 14:

“Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

Esa es la clase de valor que todos necesitamos para obedecer el mandato de Jesús para nosotros:

“Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23).

Y es por eso que te invitamos a venir y oír el evangelio esta mañana. Nosotros fuimos a los centros comerciales, universidades y calles de esta ciudad y te invitamos a venir a oírme predicar las inescrutables riquezas de Cristo Jesús. Él fue a la Cruz para pagar la pena completa por tu pecado. Él resucitó físicamente de los muertos y ascendió al Cielo, donde está sentado a la diestra de Dios, orando por tu salvación. Ven a Jesús por fe simple. Toma valentía hacerlo. Deja atrás tus temores, como lo hizo el hombre que le dio el libro sobre la Cristiandad al abogado. Eso tomó verdadero valor. Yo te pido que tengas el mismo valor de venir a Jesucristo Mismo. Confía en Cristo por fe y serás salvo – ambos ahora y para siempre. Esa es la razón porque decimos, “¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar – a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? ¡Ven al hogar – a Jesucristo, el Hijo de Dios!” Él te salvará ahora, y serás para siempre “[guardado] por el poder de Dios” (I Pedro 1:5). ¡Qué promesa tan maravillosa en estos días malos! ¡Amen!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: II Timoteo 3:1-5.
El Solo Cantado por el Sr.Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“In Times Like These” (por Ruth Caye Jones, 1944).


EL BOSQUEJO DE

EL FIN DEL MUNDO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Dínos, ¿Cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24:3).

I.   El mundo terminará, Mateo 24:14; Genesis 1:1; II Pedro 3:10.

II.  Hay muchas señales sobre la cercanía al final,
Mateo 24:4; Filipenses 1:29; Hebreos 12:2; Tito 3:5;
Mateo 24:5; Lucas 24:39; Hechos 1:11; Marcos 16:19;
Colosenses 3:1-2; Mateo 24:6-8.

III. Solamente los conversos verdaderos perseverará hasta el fin,
Mateo 24:9-13; I Pedro 1:5; Lucas 8:13; Mateo 13:21;
I Corintios 15:58.

IV.  El verdadero converso pondrá su corazón a esparcir el evangelio,
Mateo 24:14; Lucas 14:23; I Pedro 1:5.