Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ALCANZANDO A LOS CIEGOS EN
UNA EDAD DE DESESPERACIÓN

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Mañana del Día del Señor, 23 de Abril de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. Entonces tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. Él, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos. Y lo envió a su casa, diciendo: No entres en la aldea, ni lo digas a nadie en la aldea” (Marcos 8:22-26).


The Christian Century dio los resultados de una reciente encuesta de Gallup que dijo que: “Los adolescentes Americanos entre las edades de 13 y 17 [están] solos [y] hambrientos espiritualmente…los adolescentes hoy expresan sentirse presionados y solitarios...estas emociones pueden ser intensas. Los líderes estudiantiles [tienden a estar] tres veces más aptos a expresar sus sentimientos de soledad que los otros adolescentes” (traducción libre de The Christian Century Foundation, 2003, findarticles.com/ p / articles / mi_m1058/is_20_120/ai_109132353).

Esta encuesta demuestra que la mayoría de jóvenes de la escuela secundaria y universitarios “sienten una soledad intensa” - y la mayoría de iglesias hace muy poco para ayudar con el problema. Josh McDowell dice que el 94 por ciento de jóvenes dejan las iglesias. Los Sureños Bautistas reportan una pérdida de 88 por ciento. Estas figuras son tambaleantes. Yo creo que eso muestra que la mayoría de nuestras iglesias no pueden mantener a sus propios jóvenes, y que están haciendo un trabajo miserable en conseguir que los jóvenes de afuera de las iglesias sean salvos. ¡Y a mi me parece totalmente inaceptable! ¡Debemos hacer algo, y hacerlo ahora, para que nuestros jóvenes sean convertidos y para traer la juventud que no va a la iglesia y que también sean salvos! Nuestras tácticas actuales no están funcionando. Debemos hacer algo diferente - y ahora mismo - ¡antes de que sea demasiado tarde!

Además, no creo que alguna “pirueta,” que algún cambio ligero haga la diferencia. Yo creo que debemos revolucionar nuestra estrategia completa de alcanzar y mantener a los jóvenes. ¡Tiene que haber una revolución total en nuestra manera de alcanzar y mantener a los jóvenes en nuestras iglesias - una revolución total!

Yo sugiero que regresemos al plan simple dado en el Nuevo Testamento, y que está tan perfectamente retratado en nuestro texto. Si queremos ganar a los jóvenes perdidos dentro y fuera de nuestras iglesias a una verdadera conversión en Cristo, debemos seguir los principios generales en este pasaje de la Escritura. ¿Qué principios son esos? Son muy simples, aunque son descuidados el día de hoy.

I. Primero, ellos trajeron a ese joven a Cristo.

Por favor lea de pie Marcos 8:22.

“Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego…” (Marcos 8:22).

Pare ahí. Se pueden sentar.

Como no es llamado un anciano, podemos asumir que estaba joven. En esos días poca gente llegaba a la edad media. Pero estaba ciego. No se nos dice cómo llegó a ser ciego, solamente que dicha era su condición.

En el verso 22 se nos dice que “le trajeron” un ciego a Cristo. El comentarista clásico Matthew Henry dio estos pensamientos:

He aquí un ciego llevado a Cristo por sus amigos, deseando que le tocase, v. 22. Aquí aparece que la fe de los que le trajeron - no dudaban que un toque de la mano de Cristo le devolvería la vista, pero el hombre mismo no demostraba el afán por, ni la anticipación de una cura que otros ciegos habían mostrado [a los cuales Cristo les ministró]. Si aquellos que están espiritualmente ciegos, no oran por si mismos, sus amigos y conocidos oran por ellos, que a Cristo le plazca tocarles (traducción libre de Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, reimpresión de 1996, tomo 5, página 406).

“Le trajeron un ciego” (Marcos 8:22).

Spurgeon dijo:

La fe de ellos era práctica. Ellos no se contentaban con simplemente creer que Cristo podía sanar a este hombre, y quedarse quietos. La fe verdadera es fe activa, así que ellos le llevaron el ciego al Salvador en quien ellos creían. Si estas orando por la salvación de alguno, recuerda [ten cuidado de] usar los medios que ayudarán más a conseguir el resultado. Si hay algún instrumento que Dios bendice en particular para la conversión de almas, asegúrate de traer a tu amigo a [bajo] ese instrumento, en la esperanza de que Dios lo bendiga para él (traducción libre de C. H. Spurgeon, “The Free Agency of Christ,” The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, reimpresión de 1978, tomo 50, p. 337).

Luego Spurgeon contó acerca de dos Cristianos que trajeron a un hombre inconverso a oír al famoso predicador Rowland Hill (1744-1833). La predicación de Hill era evangelistica y fuerte. Spurgeon dijo que el sermón de Rowland Hill “era el medio para dirigir al joven a conseguir a Cristo como su Salvador…Aquellos dos caballeros llevaron a su amigo a Cristo, como estos hombres llevaron al ciego a Él, ‘rogando que le tocase’” (ibid., p. 340). La Biblia dice:

“El que gana almas es sabio” (Proverbios 11:30).

¡Nosotros creemos en ganar almas, tal como estos lo hicieron cuando llevaron el ciego a Jesús!

Y es por eso que te trajeron aquí a la iglesia esta mañana. Te invitamos a venir. Te trajimos a la iglesia a oír el evangelio. Y estamos orando que Cristo te “toque,” y abra tus ojos a las cosas de Dios. Estamos orando, rogándole a Dios que seas convertido a Cristo!

II. Segundo, Cristo lo llevó fuera de la aldea.

Mira el verso 23.

“Entonces tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea…” (Marcos 8:23).

Matthew Henry dijo palabras sobre esto que son de ayuda. Yo creo que la razón principal por la que Cristo sacó al hombre de Betsaida fue por la maldad de aquel lugar impío. Cristo había dicho:

“¡Ay de tí, Betsaida!” (Mateo 11:21).

Él había hecho muchos milagros en aquella aldea, pero la gente lo había rechazado. Scofield dijo: “Él no estaba dispuesto a hacer más milagros en esa aldea, ni a permitir que se diera allí más testimonio (v.26)” (La Biblia Anotada de Scofield, nota sobre Marcos 8:23). Yo creo que Cristo le estaba diciendo a este hombre que no regresara a Betsaida porque era un retrato “del mundo.” Fíjate en el verso 26, después de que el hombre recibió la vista, Cristo le dijo: “Ni entres en la aldea” (Marcos 8:26).

La Biblia dice:

“Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor…Y [Yo] seré para vosotros por Padre” 
     (II Corintios 6:17-18).

Jesús dijo:

“Yo os elegí del mundo” (Juan 15:19).

Dios te está llamando a salir “del mundo.” Sal de Betsaida. Sal de la pecaminosidad de esta aldea. Cristo “le sacó fuera de la aldea” (Marcos 8:23). Y yo creo que Dios le está dirigiendo a que salgas del mundo, hacia adentro de esta iglesia Bautista y, luego dentro de Cristo Mismo. Esa es la razón por qué decimos: “¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar - a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? ¡Ven al hogar - a Jesucristo, el Hijo de Dios!”

III. Tercero, Cristo restableció la vista.

Por favor lea los versos 23 al 25 de pie y en voz alta.

“Entonces tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. Él, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos” (Marcos 8:23-25).

Se pueden sentar.

El Dr. J. Vernon McGee dijo:

Seguramente la saliva no tiene capacidad médica, pero el Señor usa eso para aumentar la fe de ese hombre... ¿Por qué usó ese método? ¿No podía haberle abierto los ojos a ese hombre como lo hizo en otros casos? Claro que sí. Podía haberle hecho ver desde el principio. Pero hay una lección para ese hombre y una para nosotros (traducción libre de J. Vernon McGee, Thru the Bible, Thomas Nelson Publishers, 1983, tomo IV, p. 195).

Y esta es la lección. Spurgeon dijo que la mayoría de conversiones ocurren en etapas. Él dijo:

Es posible que haya fe a primera vista, pero usualmente alcanzamos la fe [que salva] por etapas: no interesamos, consideramos [pensamos sobre lo que hemos aprendido], oímos evidencia, y somos llevados a creer (traducción libre de C. H. Spurgeon, Around the Wicket Gate, Pilgrim Publications, n.d., p. 57).

El Dr. McGee dio tres etapas que el ciego atravesó como un retrato de la conversión humana. Estoy dando sus puntos principales y añadiéndoles mis propios comentarios. El Dr. McGee dijo: “Hay tres etapas…

1.  Ceguera.
2.  Vista parcial.
3.  Vista perfecta”
     (McGee, ibid., p. 195).

Esa es la manera en que la gente generalmente es convertida. De hecho, es la más común. Y es ilustrada por la manera en que la vista del ciego fue restablecida.

Cuando recién llegas a la iglesia estás completamente ciego a las cosas de Dios. La Biblia dice que tu entendimiento está “cegado” (II Corintios 3:14; 4:4). Aún cuando oyes la Biblia predicada,

“Pero el entendimiento de ellos se embotó” (II Corintios 3:14).

La palabra Griega traducida “embotó” allí significa “callosa” - como si algo áspero hubiese sido raspado en tus ojos hasta que se volvieron callosos y sin poder ver. Luego en II Corintios 4:4 se nos dice que Satanás

“cegó el entendimiento”

de los inconversos. La palabra Griega para “cegó” aquí significa “estar cubierto con un velo.” ¿Has visto alguna vez algún ciego con un velo blanco sobre sus ojos? Ese es el retrato. Así que tu corazón tiene un velo sobre él, y una callosidad encima, y las cosas de Dios no tienen la más mínima importancia para tí. Estás muerto a las cosas de Dios. Puedes continuar así por el resto de tu vida. La mayoría de gente lo hace.

Pero entonces, por la gracia de Dios, algunos son despertados. Vienen a un estado de “vista parcial.” Comienzan a tener cierta habilidad de ver. Comienzan a darse cuenta de que están muertos hacia Dios y opuestos a Dios. Ven que el principio que rige sus vidas es el egocentrismo y el interés en sí mismos. Ven que están equivocados en el mero centro de su ser - que su corazón es engañoso, que su mente está puesta en pensamientos malos y pecaminosos; que no tienen amor interno por Dios; que están ciegos a Dios y muertos en pecado. Esto los lleva a ver que no pueden hacer nada para salvarse a sí mismos y que su única esperanza yace en que alguien afuera de ellos mismos los rescate.

Y eso lleva a la persona al tercer paso de la conversión - donde sus ojos espirituales son abiertos por completo, y viene a Cristo por la fe.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).

Este es nuestro programa y nuestra meta. Te traemos a oír el evangelio predicado. Te llamamos a salir del mundo y a entrar a la iglesia local. Te urgimos a que examines tu corazón y a que veas tu impiedad y pecado. Te exhortamos a volverte a Cristo solo para la salvación del pecado de tu corazón y tu vida. Ese es nuestro programa. Esa es nuestra meta - alcanzar a los ciegos espirituales en una edad de desesperación y soledad. Esa es la razón por la que decimos: “¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar - a la iglesia! ¿Por qué estar perdido? ¡Ven al hogar - a Jesucristo, el Hijo de Dios!”

(FIN DEL SERMN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Marcos 8:22-26.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Open My Eyes, That I May See” (por Clara H. Scott, 1841-1897).


EL BOSQUEJO DE

ALCANZANDO A LOS CIEGOS EN
UNA EDAD DE DESESPERACIÓN

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. Entonces tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. Él, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos. Y lo envió a su casa, diciendo: No entres en la aldea, ni lo digas a nadie en la aldea” (Marcos 8:22-26).

I.   Primero, ellos trajeron a ese joven a Cristo, Marcos 8:22;
Proverbs 11:30.

II.  Segundo, Cristo lo llevó fuera de la aldea, Marcos 8:23; Mateo 11:21;
Marcos 8:26; II Corintios 6:17-18; Juan 15:19.

III. Tercero, Cristo restableció su vista, Marcos 8:23-25; II Corintios 3:14;
II Corintios 4:4; Juan 17:3.