Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




RESOLVIENDO EL MISTERIO DE GETSEMANI

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la mañana del Día del Señor, 9 de Abril de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa”
(Lucas 22:42).


Supongo que la mayoría de jóvenes como tú han visto el filme de Mel Gibson “La Pasión de el Cristo.” Tú sabes que yo escribí un librito acerca de ese filme. Está disponible en nuestra librería, o lo puedes ordenar (en Inglés) en el sitio de la red. Se titula: La Pasión de Cristo (The Passion of Christ). En ese libro no critiqué mucho el filme de Mel Gibson. Contenía ciertas escenas de la tradición Romana Católica con las que no estoy de acuerdo, pero en general fue una presentación ampliamente fiel a la Biblia. La hipocresía y crueldad de los sacerdotes y de los soldados era fiel a la Escritura. Las escenas de Cristo siendo flagelado eran horribles, sin embargo fieles a la Escritura. La crucifixión fue terrible, pero también fue como la Biblia la enseña.

“Fue desfigurado su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres” (Isaías 52:14).

Cristo azotado casi hecho pedazos.

“Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que mesaban la barba; no escondí mi rostro de injuries y de esputos”
     (Isaías 50:6).

El azote de Cristo fue muy gráfico en ese filme. Igual la crucifixión. Un hombre me dijo “El azote y la crucifixión han sido los mas realisticos que jamás he visto, pero Getsemaní y la resurrección no estuvieron tan bien hechos.” Yo estoy de acuerdo con él. Para mí la parte más decepcionante del filme fue la de Getsemaní. Y es de entenderse ya que en muchas maneras lo que le pasó a Cristo allí está más allá del entendimiento humano.

Joseph Hart (1712-1768) escribió un himno sobre el Getsemaní, titulado: “Tus Sufrimientos Desconocidos.” De cierto mucho del sufrimiento de Cristo en el Huerto es desconocido.

¿Quién habrá de comprender
Su principio o su fin?
Es solamente Dios quien
Por completo los conoce.
   (Traducción de “Thine Unknown Sufferings”
      por Joseph Hart, 1712-1768).

Nuestras mentes pueden entender como pueden ser de crueles los hombres depravados. Leemos que lo ellos azotaron a Él con un latigo. Eso lo podemos entender. Leemos que lo clavaron a la cruz. Eso también lo podemos entender, al menos superficialmente. Pero no Getsemaní.

Mel Gibson puso a Satanás en el Huero. Él retrató al Diablo como una serpiente deslizándose en el pasto cerca de Cristo cuando oraba. Pero la Biblia no dice nada acerca de Satanás en Getsemaní. Pudo haber estado, quizá lo estuvo, pero la Biblia guarda silencio. Así que no le podemos atribuir al Diablo los sufrimientos de Cristo. Simplemente no está en las Escrituras.

Ni podemos atribuirle el sufrimiento de Cristo en el Huerto a ningún ser humano. Cierto, lo principales sacerdotes y otros líderes le escupieron y pegaron. Pero eso fue el día siguiente. Cierto, los soldados Romanos lo flagelarían de tal modo que la sangre correría al piso. Pero eso no le sucedería hasta después de varias horas. Cierto, lo clavarían a una cruz. Pero no le iba a suceder sino que hasta la mañana siguiente. Entonces, ¿cómo explicamos Su sufrimiento en Getsemaní? Ningún humano lo atacó en el Huerto. No parece que alguna fuerza demoníaca causare Su sufrimiento. Sin embargo de rodillas en la oscuridad Él estaba

“…en agonía…su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44).

Al acercarnos entonces a esta escena misteriosa, oímos una oración todavía más extraña salir de los labios de Cristo:

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lucas 22:42).

¿Qué es “esta copa”? ¿Qué significa? Yo no creo que podremos entender muy bien lo que sucedió en Getsemaní a menos que sepamos algo sobre “esta copa,” y por qué Él oró para que pasara, y cómo Dios contestó su oración.

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lucas 22:42).

I. Primero, el significado de “esta copa.”

Muchos comentaristas han dicho que “esta copa” se refiere a Su muerte en la Cruz el día siguiente. Yo también pensé eso por años. Pero en estos dos últimos años estado meditando sobre la experiencia de Cristo en Getsemaní, y ahora creo que “esta copa” no habla específicamente acerca de la Cruz. Ahora estoy convencido de que “esta copa” se refiere a Getsemaní.

Yo creo que “esta copa” se refiere al sufrimiento en Getsemaní, pero “la copa” en Juan 18:11 se refiere a Su muerte en la Cruz. Fue después de experimentar la agonía en Getsemaní que Jesus le dijo a Pedro:

“Mete tu espada en la vaina; la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?” (Juan 18:11).

Cristo jamás se echó hacia atras de “la copa” de la Cruz. Pero pasó “una hora” orando para que “esta copa,” la copa del Getsemaní pasara de Él. Parece según Mateo 26:40 que Él oró una hora para que “esta copa” pasara, Él le dijo a Pedro:

“¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?”
     (Mateo 26:40).

Durante esa terrible hora Cristo pasó tres períodos a solas en oracion, porque Pedro, Jacobo y Juan se habían dormido.

¿Por qué oraba en esa hora solitaria? Nuestro texto nos dice el tema de su oración:

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lucas 22:42).

Mateo y Marcos nos dicen que Él oró tres veces – esa hora para que “esta copa” fuese quitada. Mateo nos dice en detalle las tres veces que Él oró por eso.

“Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39).

Y la segunda vez:

“Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad” (Mateo 26:42).

Luego Mateo nos dice que Él

“…se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras” (Mateo 26:44).

“Esta copa” en el Griego es touto to poterion (Mateo 26:42). “Esta copa” es to poterion (Juan 18:11). Yo creo que la primera copa se refiere a la agonía en Getsemaní y la segunda copa se refiere a Su muerte en la Cruz. Y yo creo que es de la primera copa en Getsemaní que se habla en Hebreos 5:7.

“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor” (Hebreos 5:7).

Dos hombres han notado esto. El primero es el Dr. J. Oliver Buswell, antiguo presidente de Wheaton College, luego el decano de la Facultad de Graduados del “Covenant College and Seminary.” Él tambien enseñaba teología sistemática en el Seminario Faith Theological Seminary por cierto periodo de tiempo. En su libro: A Systematic Theology of the Christian Religion (Zondervan, edicion de 1971) el Dr. Buswell dijo, que el “gran clamor y lagrimas” mencionados en Hebreos 5:7

…se refieren a la experiencia de Cristo en Getsemani…personalmente estoy convencido de que la “copa” que Cristo pidió que pasara en Getsemaní era la caída física y la muerte en el Huerto antes de llegar a la Cruz...Esta interpretación estaría en harmonía con Hebreos 5:7, y me parece ser la unica interpretación que harmoniza así (ibid., vol. 2, pagina 62).

El Dr. John R. Rice fue el otro comentarista de importancia que pensaba del mismo modo. El Dr. Rice era un evangelista, un educador, un evangelista y escolar Bíblico muy reconocido. En su comentario sobre Mateo el Dr. Rice dijo:

Jesus estuvo a punto de morir en el Huerto. La copa mencionada...era la copa de la muerte, la muerte esa noche en el Huerto de Getsemani. Esto es especialmente muy claro en Hebreos 5:7...A punto de morir en el Huerto de Getsemaní, Jesús oró que la copa de la muerte pasara de Él esa noche para poder vivir para morir en la cruz en día siguiente. La Escritura dice que ¡“fue oído”! Dios respondió Su oración (traducción libre de The Gospel According to Matthew, por John R. Rice, D.D., Sword of the Lord Publishers, edición de 1980, p. 441).

Eso, creo yo, es lo que “esta copa” significa.

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lucas 22:42).

Pero, luego, preguntamos: “¿Por qué estuvo a punto de morir en el Huerto?” Eso nos lleva al segundo punto.

II. Segundo, la razón de “esta copa.”

La razón por la cual Cristo estuvo a punto de morir en el Huerto de Getsemaní es difícil de entender. Como dijo, podemos entender que el hombre a menudo es cruel. Así que, cuando oímos que azotaron a Jesús y lo clavaron a una cruz, podemos fácilmente atribuirlo a la maldad humana, a la depravación total del hombre. Aunque en verdad el significado de la Cruz es muy profundo, podemos pasarlo de nuestra mente y decirnos que ya sabíamos que en el mundo hay gente mala. Pero no es tan fácil pasar de largo el Getsemaní porque no había gente brava allí para hacerle daño. Él estaba solo en oración. La Biblia no nos dice que Satanás era la causa de su sufrimiento. Por lo tanto debemos lidiar con el motivo de “esta copa” de la agonía de Cristo en un nivel totalmente espiritual, como algo que sucedió solo entre Él y Dios – respecto a nuestros pecados.

¿Por qué padeció Jesús tal agonía al orar en el Huerto? Nadie lo ha explicado mejor que Joseph Hart. La historia de su conversión es muy interesante. Sus padres eran Cristianos, pero Hart no era convertido. Él pasó por un largo período de convicción de pecado, pero permaneció sin ser salvo. Luego le volvió la espalada a Cristo. A los veintinueve años de edad, a mediados del Primer Gran Despertamiento, él escribió y publicó un folleto titulado: “Notas sobre lo Irrazonable de la Religión, siendo notas [en contra de] el sermón del Rev. John Wesley sobre Romanos 8:32,” que dice:

“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros” (Romanos 8:32).

En ese folleto Hart alegaba en contra del sermón de Wesley.

Él vivió en un estado de oscuridad cerca de cuatro años. Luego volvió a estar bajo la convicción profunda y finalmente fue convertido en 1757, a los cuarenta y cinco años de edad. Él comenzó a escribir himnos, muchos hablan profundamente sobre los sufrimientos de Cristo por nuestros pecados. Luego en 1760 se hizo ministro Bautista repentinamente y fue pastor de la Iglesia Bautista Jewin Street de Londres hasta su muerte ocho años después, a los cincuenta y seis años de edad. Cuando un pastor en Londres oyó que él había comenzado a predicar, dijo: “¿Quién, ese diablo?” Pero Joseph Hart había sido realmente convertido. Él escribió un libro titulado: The Justified Believer (Sprinkle Publications, reimpresion de 1971). Él escribió muchos himnos profundamente espirituales que fueron muy populares en el Primer y Segundo Grandes Despertamientos. De hecho, él escribió un himnario completo de sus propias canciones, el cual incluye el himno que el Sr. Griffith cantó antes de este sermón, que se llama: “Gethsemane.” Una de sus canciones aun se halla en la mayoria de himnarios, que se titula: “Come, Ye Sinners” [Venid, Pecadores]. La cantamos esta mañana.

Venid, pecadores pobres y necesitados,
Débiles y heridos, enfermos y con dolor;
Jesús está listo para salvaros,
Lleno de merced, amor y poder.
   (traduccion libre de “Come, Ye Sinners”
      por Joseph Hart, 1712-1768).

Yo quisiera, en lo personal, que muchos de sus himnos fuesen re-introducidos en nuestras iglesias. En estos dias de coritos ligeros, los himnos de Hart nos introducirían de nuevo la doctrina completa y a la vitalidad de la verdadera Cristiandad que experimenta avivamiento. Su himnario, Hart’s Hymns, está impreso (en Inglés) y se puede ordenar de Old Paths Gospel Press, P.O. Box 318, Choteau, MT 59422. Teléfono o fax (406)466-2311.

Ahora escucha solo tres estrofas del himno de Hart: [Muchos Dolores Padeció] “Many Woes Had He Endured,” cantado al son de [Venid Pecadores] “Come, Ye Sinners.” Estas tres estrofas, más que cualquier otro himno, dan la razón y resuelven el misterio de por qué Jesús pasó por el horror y la agonía de Getsemaní.

Allí mi Dios cargo con mi culpa;
Por la gracia se puede creer;
Mas los horrores que Él sintió
No se pueden concebir.
Nadie te puede penetrar,
¡Tirste, oscuro Getsemaní!

Pecados en contra de un Dios santo;
Pecados en contra de sus justas leyes;
Pecados en contra de Su amor, de Su sangre;
Pecados en contra de Su causa y nombre;
Pecados inmensos como el mar –
¡Escóndeme, O Getsemaní!

Mi ruego es éste solo y nada más;
Ningún otro necesita más a un Salvador;
No tengo obras de justicia;
No, ni siquiera una que nombrar:
No hay ni un rayo de esperanza para mí,
Excepto en ti Getsemaní!
   (traducción libre de “Many Woes Had He Endured”
       por Joseph Hart, 1712-1768).

“Allí mi Dios cargó con mi culpa.” Toda tu culpa y pecado fueron puestos sobre Jesús en el Huerto de Getsemaní, y de ese lugar oscuro cargados a la Cruz el día siguiente.

“Mas los horrores que Él sintió no se pueden concebir.” Nuestras mentes humanas no pueden entender por completo lo que Jesús atravesó esa noche cargando nuestros pecados.

¿Qué pecados? Tus “pecados en contra de un Dios santo.” Tus “pecados en contra de Sus justas leyes.” Tus “pecados en contra de Su amor, Su sangre.” Tus “pecados en contra de Su nombre y causa.” Tus “pecados inmensos como el mar.” Tú solamente puedes clamar: “Escóndeme, O Getsemaní. ¡Escóndeme de la ira y del juicio de Dios!” Ojalá que te escondas en el Salvador, Jesús, que sudó Sangre en aquel Huerto, al comenzar el pago por tus pecados.

Cerremos este sermón volteando a Isaías 53:4. Por favor lealo de pie y en voz alta. Este da un claro retrato de “esta copa” que Jesús bebió en Getsemaní.

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido” (Isaías 53:4).

“Herido de Dios y abatido.” Ciertamente esto pasó en Getsemaní cuando “llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros Dolores” al ser nuestros pecados puestos sobre él. ¿Quien puso nuestros dolores y pecados sobre Jesus? El fue “herido de Dios y abatido.”

Dios Mismo puso tus pecados sobre Jesús en aquel Huerto. Y Dios Mismo derramó Su ira sobre Él siendo tu sustituto. Un amigo pastor se espantó de eso, pero le recordé de lo que Jesús le dijo a los Discípulos:

“Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas” (Mateo 26:31).

Esa noche los Discípulos fueron dispersados. Esa noche Dios dijo: “Heriré al pastor.” Con razón Jesús casi murio en Getsemaní! Él llevó el peso completo de tus pecados. Pero más que eso, Él comenzó a ser “herido de Dios” por tus pecados también (Isaías 53:4). Esa misma noche Dios dijo: “Heriré al pastor,” Jesús (Mateo 26:31). Esto nos lleva al nivel de lo que escribió Joseph Hart, en otro himno, en el cual llama a la agonía de Cristo: “Tus Sufrimientos Desconocidos.”

¡Al Hijo de Dios sufriendo mirad,
Resollando, clamando, sudando sangre!
Infinita profundidad de amor divino!
¡Jesús, qué gran amor el tuyo!
   (traducción libre de “Thine Unknown Sufferings”
      por Joseph Hart, 1712-1768).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Sí, Dios dio a Su Hijo el día siguiente en la Cruz para salvarte de la pena del pecado. Pero Dios comenzó a dar a Jesús como el portador de tu pecado y portador de la ira, la noche anterior, cuando el Salvador casi murió por el peso de tu pecado, y por la ira de Dios por el pecado, que cayeron sobre Él cuando

“era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44),

y oraba durante esa terrible hora,

“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa” (Lucas 22:42).

para no morir fisicamente allí en el Huerto de Getsemaní. Y Dios lo escuchó. Un angel fue enviado a fortalecerle para poder ir a la Cruz y hacer la expiación completa y salvarte de la ira de Dios, y del Infierno mismo.

No te queda más qué hacer sino caer a los pies de Jesús y confiar en Él, y amarlo con toda tu mente y corazón. Como lo puso Joseph Hart:

Venid, pecadores pobres y necesitados,
   Debiles y heridos, enfermos y con dolor;
Jesús está listo para salvaros,
   Lleno de merced, amor y poder.

Ven a Jesús. Ven a Él ahora. Él te llama con brazos abiertos. Tus pecados serán perdonados y vivirás para siempre en Su amor. Serás salvo el mismo momento en que vengas a el Salvador.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 26:36-44.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Gethsemane” (por Joseph Hart, 1712-1768).


EL BOSQUEJO DE

RESOLVIENDO EL MISTERIO DE GETSEMANI

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Padre, si quieres, pasa de mí esta copa”
(Lucas 22:42).

(Isaias 52:14; 50:6; Lucas 22:44)

I.   El significado de “esta copa,” Juan 18:11; Mateo 26:40, 39, 42, 44;
Hebreos 5:7.

II.  La razón de “esta copa,” Romanos 8:32; Isaías 53:4; Mateo 26:31;
Juan 3:16; Lucas 22:44.