Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LECCIONES MISIONERAS DE EL DR. CAREY

por Dr. Robert Hymers

Un sermón predicado en la tarde del Día del Señor, 19 de Febrero de 2006
en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:19-20).


Pese a que el Pastor Richard Wurmbrand era Luterano, y no miraba ciertas cosas como las ve un Bautista, yo lo estimaba mucho. Mi esposa y yo tuvimos el honor de cenar con él y su esposa en el hogar de ellos. El Pastor Wurmbrand pasó catorce años en prisiones Rumanas Comunistas por predicar el evangelio de Cristo. Esto por sí solo lo convirtió para mí en héroe de la fe. Pero el Pastor Wurmbrand también era un varón que estuvo profundamente cometido a evangelizar el mundo, particularmente el Tercer Mundo. Es propio que Wurmbrand escribiese estas palabras sobre el Dr. William Carey, nuestro padre Bautista, quien ha sido nombrado “El Padre de Las Misiones Modernas.” Wurmbrand dijo:

    William Carey se encendió por la obra misionera al leer sobre los viajes del Captain Cook. Él se preguntaba: “¿Si otros pueden [hacer] tanto por un espíritu de aventura o en el deseo de servirle a la ciencia, por qué no podríamos hacer lo mismo por el servicio de Cristo?”
     En su panadería [en Inglaterra], él puso un mapa [mundial] en la pared y escribió lo que él sabía respecto a las religiones y a los diferentes pueblos. Él tenía en su mente constantemente los millones que estaban perdidos.
     Siendo predicador asistente en una pequeña [congregación] Bautista, él asistió a una conferencia de iglesia y preguntó si el mandato de predicarle a todas las naciones [en Mateo 28:19-20] aún estaba vigente. No se le permitió continuar hablando. Lo llamaron “un entusiasta miserable.”
     Después Carey se fue a India, donde demostró ser un genio en los idiomas. Fue él quien tradujo el Nuevo Testamento en Bengalí [el idioma de la India]. Luego él pudo darle a la gente de India el Nuevo Testamento en 34 idiomas [Él dirigió la traducción de la Biblia en 42 idiomas orientales y de ese modo hizo que la Palabra de Dios fuese disponible a un tercio del mundo. Uno de sus colegas hizo la traducción más temprana de los Evangelios en Chino].
     ...Carey se convirtió en catedrático de idiomas orientales en la Universidad de Calcuta. Él escribió gramáticas y diccionarios en muchos dialectos de la India...Fue creador de escuelas y maestro de evangelistas nativos.
     Por la influencia de él, cesaron los hábitos de lanzar niños a los cocodrilos en los festivales [Hindúes] religiosos de Gango Sangos, tal como el quemar viudas y que fueses quemadas en vida con sus esposos difuntos. Él también cuidó de los leprosos.
     Cuando estaba en su lecho de muerte, una de las personas en la recamara elogió a Carey. Sus últimas palabras fueron: “Has hablado del Dr. Carey. Cuando me vaya, no hables de Carey sino que del Salvador de Carey” (Traducción libre de una selección de The Oracles of God, por el Pastor Richard Wurmbrand, disponible por la cantidad de $7.00 de La Voz de los Mártires, P.O. Box 443, Bartlesville, Oklahoma 74005; phone (918)337-8015 para ordenarlo por teléfono, en Inglés).

De pie por favor lea uno de los pasajes favoritos del Dr. William Carey, Mateo 28:19-20.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:19-20).

De este texto aprendemos tres de los principios misioneros que enseñaba el Dr. William Carey.

I. Primero, debemos ir.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones…” 
    (Mateo 28:19).

El Dr. Carey fue primero a su villa en Inglaterra, y luego a la gente de la India, y finalmente, por medio de sus traducciones, a un tercio del mundo, la mayoría en el Oriente.

Todo hombre y toda mujer, todo joven y niño es mandado a ir. El Dr. Carey enfatizó que este mandato es para todo Cristiano, y no solo para los Apóstoles. El resto del Nuevo Testamento, tal como la historia, demuestran que su punto de vista era correcto, y que aquellos que no evangelizan están erróneos. A todos nosotros se nos ha mandado ir al mundo perdido y traer gente a Cristo lo mejor que podamos. Nuestro celo por evangelismo nunca debe enfriarse. Debemos orar para que el Espíritu de Dios encienda nuestros corazones para ganar a los perdidos como lo hizo Carey.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones …”
     (Mateo 28:19).

Como Reginald Heber (1783-1826) lo puso en su gran himno misionero:

Desde la nevada Greenland, de la India y su coral,
Donde las fuentes de África deslizan su arena dorada,
Desde los ríos antiguos, desde los valles de palmeras,
Nos llaman a liberarlos de la cadena del error.
   (traducción de “From Greenland’s Icy Mountains”
      por Reginald Heber, 1783-1826).

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones …”
     (Mateo 28:19).

¿Será que Dios está llamando a algún joven varón o dama de nuestra iglesia a un campo de misión lejano? ¿Cómo debes prepararte para dicho llamado? ¡Exactamente del modo que el Dr. William Carey lo hizo! Estudia duro y por mucho tiempo para preparar tu mente. Pasa mucho tiempo en la lectura Bíblica y oración personal. Y sobre todo, ¡ve al evangelismo de esta iglesia cada Jueves y cada Sábado en la noche! Los Ángeles está lleno de millones de gente que no es salva, no va a la iglesia y no es amada. ¡Ve tras ellos cuando te mandemos al evangelismo! ¡Nunca pares! ¡Deja que el Dios del Dr. Carey’s te inspire a cumplir esta tarea! El hombre o mujer que no puede traer gente perdida a Cristo, y a su iglesia aquí en Los Ángeles, ¡no podrá hacerlo en un campo extranjero! ¡Ponte a trabajar y aprende cómo hacerlo ahora! Esa es la mejor preparación para el campo de misión extranjero! Comienza ahora mismo a traer gente a esta iglesia local a escuchar la predicación de Cristo crucificado y resucitado! Esa es la primera lección que aprendemos del Dr. Carey.

II. Segundo, debemos ir y traerlos a la iglesia local.

El Dr. Carey era Bautista, y estaba de acuerdo con eso de todo corazón. Cualquier técnica “evangelistica” que solamente tira tratados al rededor y le dice unas cuantas palabras a la gente en la puerta de sus hogares, o en la calle, no llega a la medida del evangelismo del Nuevo Testamento. Nuestra meta debe nunca debe ser el número de cuantos digan una rápida oración con nosotros, sino de cuantos podemos traer a esta iglesia local a oír la predicación del evangelio, ser entrenados y bautizados. Eso es lo que el Dr. Carey hizo, ¡y eso es lo que nosotros debemos hacer si esperamos en verdad obedecer la Gran Comisión de Cristo! Por favor lea de pie y en voz alta Mateo 28:19-20, otra vez.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Se pueden sentar. Nota las palabras “haced discípulos,” “bautizándolos” [una ordenanza de la iglesia local], “enseñándoles que guarden todas las cosas.” Nota que esas palabras y frases apuntan claramente hacia el evangelismo-centrado en la iglesia local - ¡el evangelismo cuyo objetivo es llevar a pecadores perdidos a la iglesia donde se les puede predicar, discipular, bautizar, y entrenar! Ese era el método de Carey. Ese era el método de los Apóstoles. Ese era el método de Cristo - el evangelismo centrado en la iglesia local! ¡No el pasar cantidades masivas de tratados! ¡Ni de tocar las puertas y decir una oración rápida! ¡Ni la insensatez ecuménica que deja a la gente donde está! ¡No! El evangelismo del Nuevo Testamento, primero y antes que todo trae a la gente a la iglesia local, la cual es:

“columna y baluarte de la verdad” (I Timoteo 3:15).

Llámame “Señal de Tierra” [Landmark]! ¡Llevaré el título! Cristo dio testimonio de esta verdad en nuestro texto! ¡La Gran Comisión exige que los traigamos! ¡No hay otro modo de “enseñar” y de “discipular” a los perdidos! ¡Debemos rechazar los métodos viejos que no funcionan! Debemos ir y traer los nombres y números de teléfono de la gente, llamarlos, y traerlos en nuestros carros. Debemos obedecer a Cristo y

“fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23).

Como lo pone la vieja canción:

Tráiganlas, tráiganlas, tráiganlas del campo del pecar,
Tráiganlas, tráiganlas, a Jesús trae las ovejas.
   (“Bring Them In,” por Alexcenah Thomas, siglo 19).

III. Tercero, no debemos rendirnos.

William Carey señaló que la última frase de nuestro texto demuestra que la Comisión es para todos nosotros, a través de la historia Cristiana:

“Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:20).

Se nos dice que vayamos y hagamos discípulos “hasta el fin del mundo” (realmente el fin de la “edad”). Nunca debemos rendirnos. Nunca debemos dejar de evangelizar - ¡hasta el fin de esta presente edad!

Eso, en sí quiere decir que debemos atravesar muchas pruebas y vencer muchos obstáculos. Solamente tenemos que leer el Libro de Los Hechos para ver las muchas dificultades y obstáculos encontraron los Apóstoles. Esto también fue cierto en la vida del Dr. Carey.

William Carey encaró una fuerte oposición al principio cuando pensaba irse al campo de misiones. Carey preguntó: “Si el mandato de ‘haced discípulos a todas las naciones’ dado a los Apóstoles no era obligatorio para todos los ministerios subsiguientes hasta el fin del mundo, ya que lo acompañaba una promesa de la misma índole.” Esa fue la primera vez que Carey habló de ese tema en público. El Dr. Ryland, quien conducía la reunión, le dijo: “Joven, siéntese, cuando a Dios le plazca convertir a los paganos del mundo, Él lo hará sin su ayuda y sin la mía.” Pero Carey prevaleció y en pocos años el mismo Dr. Ryland lo apoyaba en la causa de misiones.

Cuando el Dr. Carey alcanzó la India él fracasó en tres atentados de predicar. Él dijo: “Estoy solo en una tierra extranjera.” Después de años de pruebas, desconcierto y tristeza, Carey dijo: “Me ha servido de consuelo que Abraham estuvo a solas cuando Dios lo llamó.” Cinco años después de arribar al campo de misiones su esposa enloqueció, y el Dr. Carey tuvo que cuidarla hasta que finalmente falleció.

En siete años Carey no vio a nadie ser convertido. Al fin, el 28 de Diciembre de 1800, Krishnu, que había sido Hindú y que había renunciado a sus ídolos y había sido convertido a Cristo, fue bautizado. Un observador llamado Ward dijo: “El hermano Carey esperó hasta que la esperanza de su propio éxito casi había muerto.” Krishnu llegó a ser un predicador de mucha ayuda y fue fiel hasta la muerte.

El Dr. Carey pasó cuarenta y un años como misionero en la India. Él jamás tomó una pausa, y jamás volvió a ver su tierra natal. Él vivió para ver mucho fruto de sus labores. Él tradujo la Biblia entera al idioma Bengalí con su propia mano. Su colega, Dr. Marshman, rindió una traducción en Chino. Juntos imprimieron porciones de la Escritura en más de cuarenta idiomas y dialectos. Ellos establecieron una universidad para entrenar a pastores nativos, un hospital regular, un hospital para leprosos, y más de treinta iglesias grandes misioneras.

Varios misioneros fueron a ver al Dr. Carey cuando yacía en su lecho de muerte. El Dr. Culross describió la escena. Él dijo que ellos

Pasaron cierto tiempo hablando sobre todo acerca de la vida misionera de Carey, hasta que el hombre moribundo susurró: “Oren.” - Duff se arrodilló y oró, y luego dijo adiós. Al salir del cuarto, él oyó una voz débil decir su nombre, y volviéndose se dio cuenta que lo llamaban. Entró de nuevo [a la recamara y el Dr. Carey dijo:] “Sr. Duff, usted ha hablado del Dr. Carey, Dr. Carey. Cuando me vaya, no diga nada del Dr. Carey - hable solamente del Salvador del Dr. Carey.”

Al pensar sobre William Carey esta noche, recordemos el tema de su sermón famoso, “Espera Grandes Cosas De Dios. Intenta Grandes Cosas Para Dios,” predicado en Nottingham, Inglaterra, el 30 de Mayo de 1792. Que cada persona aquí esta noche haga eso - “Espera Grandes Cosas De Dios. Intenta Grandes Cosas Para Dios.” El campo de misiones de Los Ángeles yace abierto ante nosotros. Obedezcamos a Cristo Jesús, quien dijo:

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:19-20).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprima “Sermones en Español”."


La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 28:16-20.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“From Greenland’s Icy Mountains” (por Reginald Heber, 1783-1826,
cantado al son de “Marines’ Hymn”).


EL BOSQUEJO DE

LECCIONES MISIONERAS DE EL DR. CAREY

por Dr. Robert Hymers


“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:19-20).

I.   Debemos ir, Mateo 28:19

II.  TDebemos ir y traerlos a la iglesia local,
I Timoteo 3:15; Lucas 14:23.

III. No debemos rendirnos, Mateo 28:20.