Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL BAUTISMO BÍBLICO Y LA MEMBRESÍA
DE LA IGLESIA LOCAL

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado la Tarde del Sábado, 3 de Septiembre de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua” (Mateo 3:16).


El Nuevo Testamento contesta todas las preguntas acerca del bautismo. Si estudias con cuidado el Nuevo Testamento tocante al tema del bautismo, todas las preguntas serán contestadas rápidamente por la Escritura.

I. Primero, ¿cómo debemos ser bautizados?

La palabra Griega transliterada “bautizo” es “baptizo.” Significa “sumergir,” “poner debajo del agua.” Los peda-bautistas estuvieron en acuerdo, pero continuaron rociando porque lo heredaron de la tradición y la influencia Católica. Pese a ser Protestantes, mantuvieron el método de rociar del Catolicismo.

Juan Calvino es el padre de las iglesias Reformadas y Presbiterianas, que practican el rociamiento de bebés. Pero Calvino dijo:

“La mera palabra baptizo significa sumergir” (traducción literal de Juan Calvino, Institutes of the Christian Religion, Presbyterian Board of Publication, 1902, pp. 822-824).

Martín Lutero fue el fundador de la Iglesia Luterana, que practica el rociamiento de bebés. Pero Lutero dijo:

“Bautizo es una palabra Griega [que se] traduce sumersión. Yo sumergiría completamente en el agua a aquellos que han de ser bautizados” (traducción literal de Luther’s Primary Works, Hodder and Stoughton, 1896, p. 347).

Sin embargo sus seguidores no lo hicieron, y todavía no lo hacen, no siguen la práctica de sumersión que él favorecía.

John Wesley fue el fundador de la Iglesia Metodista, la cual practica el rociamiento de bebés. Pero él dijo:

“El método antiguo [era] la sumersión” (traducción literal de John Wesley, Notes Upon the New Testament, nota sobre Romanos 6:4).

Pero pese a saberlo, Wesley continuó la costumbre de rociar bebés.

Jesús fue sumergido, lo cual se muestra claramente en las circunstancias de Su bautismo en la traducción al Inglés [y Español].

“Y Jesús, después de ser bautizado, subió luego del agua” (Mateo 3:16).

Cristo tuvo que ser puesto debajo del agua para salir fuera [en Inglés es salir] de ella, para “cumplir toda justicia” (Mateo 3:15).

El hecho de que tenía que haber “muchas aguas” muestra que sumergían.

“Porque había allí muchas aguas” (Juan 3:23).

Si no hubiesen sumergido, no hubiesen necesitado “muchas aguas.”

II. Segundo, ¿quién debe ser bautizado?

1.  En el Nuevo Testamento ningún infante fue “bautizado” por rociamiento ni por ser sumergido. Ninguno.

a.  Los Católicos enseñan que el nuevo nacimiento viene por el bautismo, Es por eso que ellos rocían a los bebés, pero eso no está en la Biblia.

b.  Los peda-bautizadores (que bautizan bebés) enseñan que los bebés son puestos bajo una relación de pacto con sus padres y con la iglesia por medio del bautismo, pero eso no está en la Biblia.

2.  En el Nuevo Testamento nadie fue bautizado sino hasta después de ser convertido. Este es un gran distintivo Bautista llamado “el bautismo de los creyentes.” Solo las personas convertidas deben ser bautizadas.

“Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados” (Hechos 2:41).

Ellos tuvieron que recibir su palabra en la predicación antes del bautismo. Esto excluye a los bebés.

“Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres” (Hechos 8:12).

Ellos tenían que creer antes de ser bautizados. Esto excluye a los bebés, que aun no pueden creer y ser convertidos. Los bebés están demasiado tiernos para comprender el significado del bautismo. En el Nuevo Testamento, el bautismo siempre viene después de la conversión, nunca antes de la conversión.

III. Tercero, ¿por qué debemos ser bautizados?

1.  Por un deseo de seguir el ejemplo de Cristo.

2.  Por obediencia a Cristo, quien dijo que seamos bautizados.

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19).

3.  Para ser identificados como miembros de la iglesia local.

“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos 2:41).

Ellos fueron añadidos a la iglesia local en el bautismo haciéndose miembros de la iglesia local en Jerusalén.

El bautismo es la forma en que la persona convertida se hace miembro de la iglesia local. El bautismo es la señal exterior de la obra interior del Espíritu Santo que une a la persona convertida con la iglesia local.

“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu” (I Corintios 12:12-13).

El agua del bautismo también es un retrato de la obra interior del Espíritu Santo en unir a una persona con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección (debajo de agua – muerte y sepultura; fuera del agua – la resurrección).

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos bautizados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”
     (Romanos 6:3-4).

Así el bautismo es la señal externa de la obra interna. Muestra, (1) la membresía de la persona convertida en la iglesia local, y (2) la unión de la persona convertida con Cristo. El bautismo Bíblico muestra que la persona convertida está unida a Cristo en Su muerte y resurrección. El bautismo también muestra que la persona convertida está unida a la iglesia local, como miembro de ella.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.realconversion.com. Oprime "Sermones en Espaol."


EL BOSQUEJO DE

EL BAUTISMO BÍBLICO Y LA MEMBRESÍA
DE LA IGLESIA LOCAL

por Dr. R. L. Hymers, Jr.


“Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua” (Mateo 3:16).

I.   ¿Cómo debemos ser bautizados? Mateo 3:16, 15; Juan 3:23

II.  ¿Quién debe ser bautizado? Hechos 2:41; 8:12.

III. ¿Por qué debemos ser bautizados? Mateo 28:19; Hechos 2:41;
I Corintios 12:12-13; Romanos 6:3-4.