Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




YO ODIO EL DÍA DE LOS MUERTOS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 20 de Octubre, 2002

“Y observaba los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores: se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira” (II Crónicas 33:6).


El periódico Los Angeles Times dijo que El Día de Los Muertos ha crecido enormemente en las últimas décadas:

Una vez considerado fiesta de niños, en años recientes ha crecido a incluir a adultos también. Se ha convertido en nuestra bacanal, una celebración ampliamente secular en la que la identificación nacional se desenfrena (Los Angeles Times, 23 de Octubre del 2001, p. A-1).

El periódico Times estaba correcto al decir que El Día de los Muertos cambió de ser una fiesta de niños a una fiesta adulta. Cuando yo era niño, en la década de 1940, ningún adulto participaba en actividades de El Día de los Muertos. ¡Tampoco los adolescentes! Era solo para niños pequeños. La última vez que yo participé en una fiesta de El Día de los Muertos yo tenía 12 años, y mis primos mayores me hicieron burla. Como resultado, nunca lo volví a hacer. El Día de los Muertos era solo para niños chiquitos.

Pero a finales de 1970 los antiguos Hippies comenzaron a hacer un evento de El Día de los Muertos para adultos. Ahora que los Hippies controlan nuestra cultura, El Día de los Muertos se ha convertido en lo que el Times llamó nuestra “bacanal” nacional. Bacanal era una buena palabra que el Times usó para la descripción de El Día de Los Muertos. La versión moderna, Hippie de el Día de los Muertos es de hecho una bacanal. La palabra “bacanal” significa “una orgía”, “un libertinaje”, “un desorden de borrachera” (ref. Richard Soule, Diccionario de Sinónimos en Inglés The Penguin, Londres: Bloomsbury Books, 1991).

Yo no culpo a los jóvenes. Tu generación no hizo de El Día de los Muertos lo que es hoy. Fueron los viejos Hippies, la generación de tus padres, que volvieron El Día de los Muertos una orgía de borrachera. Es culpa de los Hippies – el grupo de Ozzie Osbourne, Mick Jagger, Bruce Springsteen, Bob Dylan, Joni Mitchell, Carly Simon. Están casi igual de malos aun después de volverse Cristianos. Las mujeres no se arreglan las cejas ni cepillan su cabello. Todavía les crece el pelo de la nariz y tienen comida entre los dientes. Todavía piensan que tienen razón en todo – siempre. Esta es la manada de viejos Neandertales Hippies que te dieron la “era de Acuario” y la fiesta moderna de El Día de los Muertos – cuando vuelven a los Estados Unidos de América completo en un Madi Gras de Nueva Orleans – ¡y nadan en un mar de su propio vómito para adorar a Drácula y Frankenstein!

Yo detesto todo lo que hacen los viejos Hippies – desde el viejo Hippie Bill Clinton hasta la Hippie Rosie O’Donell. ¡Yo odio su estilo de vida – y odio su Día de los Muertos! ¡Yo odio El Día de los Muertos! ¡Dile alguien que dije eso! ¡Yo odio El Día de los Muertos!

¡Y ustedes jóvenes necesitan escapar de El Día de los Muertos de los Hippies viejos! El Día de los Muertos de ellos es arena movediza. Si te caes en la arena movediza de El Día de los Muertos, te halará y te ahogarás. ¡Yo odio El Día de los Muertos! ¡Escapa por tu vida! ¡No mires atrás! ¡Escapa de la arena movediza de El Día de los Muertos, para que no seas consumido! ¡Escapa por tu vida! (ref. Génesis 19:17).

Fíjate lo que Dios piensa de las prácticas del Día de los Muertos. El Rey Manasés hizo muchas de las cosas asociadas con El Día de los Muertos, y la Biblia dice:

“Y observaba los tiempos [astrología], miraba en agüeros [magia], era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos [demonios] y encantadores: se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira” (II Crónicas 33:6).

Así como fue en los días de Manasés, Dios todavía odia las prácticas de El Día de los Muertos. Todavía hacen “encender su ira” (II Crónicas 33:6). La Palabra de Dios dice: “He aborrecido todo camino de mentira” (Salmo 119:104). Dios odia El Día de los Muertos y yo también. La Biblia dice: “Aborreced el mal, y amad el bien” (Amós 5:15). Aquí hay cuatro de las razones por las que odio El Día de los Muertos.

I. Primero, odio El Día de los Muertos porque glorifica la muerte.

Las dos películas de terror más grandes de todos los tiempos son Drácula, protagonizada por Bela Lugosi como el vampiro, y Frankenstein, protagonizada por Boris Karloff como el monstruo. Drácula era un hombre muerto, que supuestamente se levantaba de su ataúd a beber sangre humana. El monstruo de Frankenstein fue hecho de piezas de cadáveres. El monstruo de Karloff era un hombre muerto, devuelto a la vida por un científico loco. Estas dos películas son los más grandes clásicos del Día de los Muertos de todos los tiempos. Y ambas películas glorifican a los muertos. Son películas sobre gente muerta. ¡Esto no sólo es antinatural y raro – también está mal! ¿Por qué está mal? ¡Porque la muerte es el enemigo de la humanidad! La Biblia dice:

“Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte” (I Corintios 15:26).

¡La muerte no debe ser glorificada, honrada, o magnificada porque es el mayor enemigo de la humanidad!

Las personas sensatas odian la muerte y todo lo relacionado con ella. Sólo una generación anormal, demoníacamente motivada honra y exalta la muerte – como los viejos Hippies han hecho con El Día de los Muertos.

No es bueno que veas una película horrible, como el Dragón Rojo, que está en cines en todo el país. No necesitas ver a Anthony Hopkins comerse el cerebro de alguien de un agujero en su cráneo. No es bueno que veas a un caníbal comer carne humana. ¡Mira los ojos de Anthony Hopkins! ¡Míralo bien! ¡¡¡Endemoniado !!! ¡No lo pongas en tu cerebro! ¡Tú podrías endemoniarte también! ¡Si tienes algo de cerebro debes evitar poner esa basura en tu cabeza! No veas El Anillo tampoco, a menos que quieras posiblemente ser endemoniado. El periódico dice: “El Anillo te espantará”. ¡Ya lo creo! ¡Es por eso que no la voy a ver! ¡No quiero ser espantado por demonios! El periódico dijo: “El Anillo perturbará tus sueños semanas por venir”. ¡Probablemente lo hará! ¿Te imaginas una generación tan tonta que paga ocho dólares para tener sus sueños perturbados durante “semanas por venir”? ¡Es difícil creer que alguien sea tan tonto de pagar dinero para que sus sueños sean perturbados! ¡No seas tan estúpido! ¡No le pagues a algunos tipos de Hollywood degenerados para deformar tu cerebro más de lo que ya está! ¡No necesitas ver a Anthony Hopkins comerse un cerebro humano! Es malo para ti – psicológica y espiritualmente. No te hará sentir bien. No te hará feliz. Sólo te dará depresión y te hará daño.

II. Segundo, odio El Día de los Muertos porque honra a Satanás y los demonios.

La Biblia dice: “No quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios” (I Corintios 10:20). ¡Te perjudica tener comunión con los demonios! ¿Por qué? ¡Porque Satanás y sus demonios quieren destruirte! La Biblia dice que Dios envió demonios, llamados “ángeles destructores”, como juicio contra el pecado:

“Envió sobre ellos el ardor de su ira; Enojo, indignación y angustia, Un ejército de ángeles destructores” (Salmo 78:49).

El Diablo y sus demonios están afuera para engañarte y destruirte. Los demonios pueden causar trastornos mentales. Ellos te pueden llevar al pecado. Ellos te pueden llevar a una falsa doctrina. Pueden controlar tu mente y corazón. Los demonios y Satanás pueden arrancar la predicación de la Palabra de Dios de tu corazón e impedir que seas salvo. Jesús dijo:

“Y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven” (Lucas 8:12).

El Día de los Muertos no honra o alaba a Dios. Exalta al Diablo y los demonios. ¿Cuánto cerebro necesitas para darte cuenta de eso? ¡Basta con mirar alrededor en El Día de los Muertos y verás personas vestidas como demonios, vampiros, brujas, y el mismo Satanás! ¡En ninguna parte se cita la Biblia! ¡En ninguna parte se honra a Dios – por aquellos que celebran esta fiesta satánica!

El Dr. D. A. Waite correctamente dice:

El Día de los Muertos, tal como lo conocemos, se originó en Europa...La verdad es que fue traído de la cultura satánica Druida de los Celtas.

Los Druidas eran satánicos hasta la médula en su culto y prácticas paganas. El Día de los Muertos es una fiesta Druida que en América hemos recibido del paganismo satánico.

Estoy convencido de que los verdaderos Cristianos amantes de la Biblia no deben ser parte de las impías y malvadas cosas satánicas. Debemos darnos cuenta de que El Día de los Muertos es el cumpleaños del Diablo. En ese día, El Día de los Muertos, 31 de octubre, las brujas y los adoradores de Satanás hacen un sacrificio humano matando a un niño. Buscamos iluminar a la gente acerca de los orígenes y prácticas satánicas de El Día de los Muertos (traducción de D. A. Waite, Th.D., Ph.D., Halloween – the Devil’s Birthday, The Bible For Today, n.d.).

La Biblia dice:

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” (I Pedro 5:8).

III. Tercero, odio El Día de los Muertos porque está ayudando a destruir a América.

¡Has oído bien! ¡El Día de los Muertos es una de las cosas que está destruyendo nuestra nación! ¡Si tú amas América, debes alejarte completamente de El Día de los Muertos! ¡Déjalo! ¡Fuera con eso! ¡Necesitamos a DIOS! ¡Necesitamos la ayuda de Dios en este tiempo de guerra y terrorismo! ¡Fuera El Día de los Muertos! ¡DIOS BENDIGA AMÉRICA! Como lo puso Irving Berlin,

Que a América bendiga Dios;
Apoyando y guíando,
¡En tinieblas le alumbre el Señor!
De los montes, a los prados,
Al azul y blanco mar,
Bendiga América, mi dulce hogar,
Dios la bendiga, mi dulce hogar.
   (Traducción libre de “God Bless America”
      por Irving Berlin, 1939).

¡No necesitamos El Día de los Muertos! ¡Necesitamos a Dios – que bendiga a América esta mañana!

Del Rey Manasés, fue dicho:

“Y observaba los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo ante los ojos de Jehová, hasta encender su ira” (II Crónicas 33:6).

“Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, mas ellos no escucharon” (II Crónicas 33:10).

“Por lo cual Jehová trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia” (II Crónicas 33:11).

¡Estamos en guerra con esas mismas personas hoy! ¿Podemos esperar que Dios nos libre de Saddam Hussein y otros terroristas Musulmanes si adoramos El Día de los Muertos en lugar de Jesús? ¡No lo creo! ¡Deja El Día de los Muertos – y entra en la iglesia! ¡Ven plenamente a Jesucristo! ¡Se convertido! ¡Ven a la iglesia cada vez que la puerta esté abierta! ¡Conviértete en un verdadero Cristiano! ¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar – a la iglesia! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Ven aquí de nuevo con nosotros el jueves – la noche de El Día de los Muertos! Ven aquí el Domingo por la mañana y por la noche. ¡Necesitas compañerismo Cristiano! ¡Hazlo!

IV. Cuarto, odio El Día de los Muertos porque los jóvenes no lo necesitan. ¡Ellos necesitan a Dios!

Una mujer dijo: “Mis hijos necesitan El Día de los Muertos”. ¡Esa mujer estaba equivocada! ¿Cómo El Día de los Muertos va a ayudar a sus hijos – o cualquier otra persona? ¡Simplemente no es cierto! ¡No necesitas El Día de los Muertos! Necesitas a Jesús. Necesitas la Biblia. Necesitas estar en la iglesia – para curar tu soledad – para que puedas escuchar los sermones y ser salvo al venir a Jesucristo. ¡Pero no necesitas El Día de los Muertos! ¡Esa mujer estaba totalmente equivocada!

Los jóvenes se sienten solos hoy en día. Los jóvenes de edad universitaria están buscando amigos estables. Ellos están buscando sentido y dirección en sus vidas. No puedes encontrar esas cosas tomando una droga, como el Éxtasis, yendo a una fiesta salvaje, o un club de baile, o una orgía de El Día de los Muertos. ¡No vas a encontrar una cura permanente para la soledad allí! ¡No encontrarás verdaderos amigos allí! ¡No encontrarás nada que valga la pena creer allí! Encontrarás esas cosas en una iglesia que cree la Biblia, que predica el evangelio – ¡y en ninguna otra parte!

Manasés fue llevado en cautiverio a causa de sus pecados, que eran básicamente los pecados de El Día de los Muertos. Lo ataron con cadenas y lo pusieron en la cárcel en Babilonia. Pero entonces la Biblia dice:

“Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios” (II Crónicas 33:12-13).

Manasés se apartó de sus pecados y se volvió completamente a Dios. Y Dios lo bendijo y lo salvó, y lo restauró. ¡Qué maravilloso fin a la vida de Manasés! ¡Él fue convirtió al fin!

Eso es lo que quiero que hagas. Te pido que vengas a Jesucristo, el Hijo de Dios. Jesús murió en la cruz para pagar por tus pecados. Jesús resucitó físicamente de entre los muertos. Él ascendió al Cielo, donde Él está ahora sentado a la diestra de Dios. ¡Ven a Jesús! ¡Sé lavado de tus pecados en Su Sangre! ¡Ven a Jesús ahora – y Él te salvará!

Te escucho, oh Jesús, Llamándome a mí
Para que limpio pueda ser, Hoy en Tu sangre así.
Vengo ya Jesús, vengo hacia Ti,
Lávame en Tu sangre que fluyó, Jesús, por mí.
   (traducción libre de “I Am Coming, Lord”
      por Louis Hartsough, 1828-1919).

Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: II Crónicas 33:1-6,11-13.
El Solo Cantado por el Sr. Mr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“I Am Coming, Lord” (por Lewis Hartsough, 1828-1919)