Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA PREGUNTA MÁS GRANDE DE LA VIDA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón predicado en la noche del Día del Señor, 26 de Diciembre de 2004
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).


El almacén Macy's borró por completo la palabra "Christmas" (Navidad en el idioma Inglés) de toda su propaganda de ventas este año. Lo mismo hizo "K-Mart" y muchos otros almacenes. El único lugar donde ví la palabra "Christmas" fue al frente de dos lotes de árboles de Navidad cerca de mi casa. Un empleado del supermercado Ralphs, una de las más grandes cadenas de supermercados en el Sur de California, me dijo: "El gerente nos dijo que ya no podemos decir "Felíz Navidad". Y dos semanas antes de la Navidad la Junta de Supervisores del Condado de Los Angeles quitó una pequeña cruz del sello oficial del condado para evitar un pleito legal de parte de ACLU, un despiadado grupo anti-Cristiano.

Oficiales escolares de Plano, Texas prohibieron los colores verde y rojo porque "le recuerdan a la gente de la Navidad". A los estudiantes en Texas se les ha prohibido escribir "Felíz Navidad" a los soldados de USA en Iraq. En Temecula, California la corte le prohibió a las escuelas tener programas de Navidad, sin embargo permitió que celebraran "El Día de los Muertos", en el cual se deja comida en las tumbas de parientes muertos. Se prohibió la Navidad, pero "El Día de los Muertos" fue permitido. Ahora los programas Navideños son llamados " Winterfest" [Fiestas de Invierno]. Se prohibe "Santa Claus" por ser símbolo religioso Cristiano. A los estudiantes de la escuela secundaria de San José, California se les ha prohibido cantar "Noche de Paz", "El Primer Noel" y "Angeles Anúncianle". Una madre de familia dijo: "Ya ni siquiera les pueden llamar árboles de Navidad. Los tenemos que llamar árboles de fiestas…esto ya llegó demasiado lejos" (traducción citando de The Los Angeles Times, 22 de Diciembre de 2004, p. A-34).

¿Es todo esto parte de una vasta conspiración para silenciar cualquier referencia pública a Cristo? Sí, yo así lo creo. Yo creo que esa fue la razón por la cual tantos perros en la prensa liberal flagelaron a Mel Gibson y a su película: "The Passion of the Christ" ["La Pasión del Cristo"], a principios de año. Será muy interesante ver lo que la gente de la Academia de Películas hará con "la Pasión" durante le entrega de los premios Oscar. Esta es la película que produjo más dinero en el 2004, contando con más de 370 millones de dólares en los Estados Unidos solamente. Millones en todo el mundo ya la consideran una obra de arte. ¿Qué hará la Academia con ella cuando llegue la hora de los Oscar la próxima primavera? Puedes estar seguro de que muchos miembros de la Academia están batallando con esta cuestión esta noche. Cuando llegue la hora de votar por la mejor película y el mejor director, cada miembro de la Academia será confrontado con la vieja pregunta de Pilato:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Cada persona poderosa que vote por la mejor película y mejor director será confrontado personalmente con la pregunta de Pilato. Estoy seguro que la mayoría de ellos desearán poder haber evitado contestarla. Pues los pone en aprietos. Al igual que Pilato, no les gustará ser forzados por las circunstancias a contestar tal pregunta.

Pero, tú sabes, cada ser humano en la tierra ultimadamente tendrá que contestar esa pregunta:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Este año Jesucristo es la figura más importante y controversial con la cual Hollywood tendrá que lidiar durante la entrega de los Oscar. Pienso que mucho prejuicio al igual que la presión de sus compañeros causará a estas personas poderosas de Hollywood noches en desvelo, pensando en esta cuestión - tal como debe.

¿Rechazarán esta película sobre la pasión de Cristo descaradamente - revelandose a sí mismos como personas prejuiciosas? ¿Tratarán de "evadir" el asunto sin nominar la película para nada? ¿Cuál de sus míseras y sucias películas honrarán en lugar de la mejor historia jamás dicha, el amor a la humanidad por Jesucristo en la Cruz? La Biblia dice que Jesús causará "que sean revelados los pensamientos de muchos corazones" (Lucas 2:35).

Todos estos eventos, desde la declinación de las grandes cadenas de negocios en mencionar Su nombre en la Navidad, al fervoroso esfuerzo de ACLU en quitar toda referecia a Él de parte de la vida pública, hasta el lugar donde la gente de los premios Oscar se encuentra tratando de ver como responder a la gran película de Mel Gibson - todos estos eventos muestran que Jesucristo es en verdad el personaje más controversial en nuestra nación y en el mundo entero.

Pero esta noche no le estoy hablando a grandes personas de negocios ni a personas poderosas de las películas, ni a la ACLU. Te estoy hablando a ti. No te equivoques en esto, porque tú también debes contestar la pregunta:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Ese día temprano en la mañana Jesús compareció ante Poncio Pilato. Los principales sacerdotes Lo arrestaron la noche anterior mientras oraba. Lo golpearon con sus manos y escupieron Su rostro. Ahora ya lo habían arrastrado al gobernador Romano y lo acusaban de prohibirle al pueblo pagar los impuestos al Cesar. Eso era mentira, porque Cristo había dicho lo contrario. De hecho, Jesús mismo pagaba impuestos. También lo acusaban de causar sedisión, en contra de Roma. Esto también era mentira. Ves, no le podían decir a Pilato la verdadera razón por la cual querían crucificarlo. Pilato no hubiera entendido si le hubieran dicho que simplemente no Lo aceptaban como Salvador. Así que tuvieron que inventar mentiras para deshacerse de Él.

Cada año en la Pascua, el gobernador Romano soltaba a un prisionero Judío. Lo cual era un gesto que Roma tenía para complacer a los Judíos. Los Judíos podían escoger a cualquier prisionero que quisieran.

Pilato ya había interrogado a Jesús y se había dado cuenta de que Él no había cometido crimen alguno. Él quería soltar a Jesús. Él sabía que por envidia lo querían muerto. Pero Pilato pensó que el judío ordinario estaría contento cuando Jesús fuera suelto. Solamente una semana antes habían dado voces diciendo "¡Hosana!" cuando Jesús entró a Jerusalén. Pero ahora, unos pocos días después, los principales sacerdotes incitaban a la multitud para que Pilato les soltase más bien a Barrabás el homicida - y daban voces para que Jesús fuese crucificado.

Más temprano ese día la esposa de Pilato tuvo un sueño acerca de Jesús. Ella le mandó a decir a Pilato: "No tengas nada que ver con ese justo…" (Mateo 27:19). Pero Pilato cedió ante la agitación de los sacerdotes y les soltó a Barrabás el homicida cuando gritaban "¡Crucifícale!" (Marcos 15:14).

"Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado" (Marcos 15:15).

Pero las palabras de Pilato quedan como arquetipo, reflejando la pregunta que encara a cada persona en la tierra:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Esa en verdad es la pregunta más grande que jamás enfrentarás. ¿Qué harás de Jesús? Hay tres posibles respuestas.

I. Primero, te puedes burlar de Él.

Eso fue lo que hicieron los principales sacerdotes y ancianos.

"Entonces le escupieron en el rostro, y le dieron de puñetazos, y otros le abofeteaban, diciendo: Profetízanos, Cristo, quién es el que te golpeó" (Mateo 26:67-68).

"De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciéndole con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían: A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él" (Mateo 27:41-42).

¿Qué si Cristo hubiese hecho lo que ellos le decían? ¿Qué si Él hubiese descendido de la Cruz? Él ciertamente podría haberlo hecho. Él apaciguó las olas. Él caminó sobre el agua. Él expulsó demonios. Él sanó a los enfermos. Aún levantó muertos. Él ciertamente podía haber bajado de la Cruz. ¿Pero qué si lo hubiese hecho? Si lo hubiese hecho, ¡ninguno de nosotros podríamos ser salvos!

Jesús le dijo a Pilato: "Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo" (Juan 18:37). Jesús vino al mundo para morir en la Cruz.

"Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores"
      (I Timoteo 1:15).

"Cristo murió por nuestros pecados" (I Corintios 15:3).

"Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvos por su vida" (Romanos 5:8-10).

Cuando Cristo murió en la Cruz, Él hizo posible la salvación de los pecadores. Él hizo posible la justificación por Su Sangre. Él hizo posible la salvación de la ira de Dios. Él hizo posible la reconciliación con Dios. Ninguna de estas cosas estarían disponibles para ti ni para nadie más si Cristo le hubiese escuchado a los que se burlaban de Él, y hubiese bajado de la Cruz.

Los principales sacerdotes y ancianos eran arquetipos de los que se burlan de Jesús. Y es así hoy con los que ridiculizan y desprecian al Hijo de Dios, que lo rebajan al simple papél de maestro o profeta, o piensan que era un loco.

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Tú te puedes burlar de Él y calumniarlo - pero si lo haces, has rechazado su amor y la salvación que Él te ofrece.

"El que no creyere, será condenado" (Marcos 16:16).

¿Qué harás de Jesús llamado el Cristo?

II. Segundo, puedes pretender ser neutro.

Eso fue lo que Pilato hizo.

"Pilato…tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo"
      (Mateo 27:24).

El Dr. Ryrie señala que cuando Pilato se lavó las manos delante del pueblo estaba siguiendo "una costumbre Judía que cuando se usaba legítimamente (aunque no lo era en el caso de Pilato) era un simbolo de absolución de un hombre inocente de ser implicado en una muerte injusta" (The Ryrie Study Bible, nota sobre Mateo 27:24).

¿Por qué lavarse las manos no fue legítimo en el caso de Pilato? Esta costumbre estaba basada en Deuteronomio 21:1-7. Dice:

"Si en la tierra que Jehová tu Dios te da para que la poseas, fuere hallado alguien muerto, tendido en el campo, y no se supiese quién lo mató…todos los ancianos de la ciudad… lavarán sus manos…y protestarán y dirán: Nuestras manos no han derramado esta sangre, ni nuestros ojos lo han visto" (Deuteronomio 21:1, 6-7).

Pilato usó esta costumbre erroneamente tratando de ser neutro. No era secreto quién mató a Cristo, por lo tanto el pasaje en Deuteronomio no se aplicaba. Todos saben que Pilato fue el responsible de la muerte de Cristo. Lo sabían en ese entonces - y lo saben hoy. Y Pilato mismo lo sabía. Él le dijo a Jesús:

"¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte?" (Juan 19:10).

Pilato podía lavarse las manos e irse, culpando a los principales sacerdotes y a la multitud - pero en su corazón él sabía que era él, no ellos, quien tenía el respaldo del poder de Roma. Era él, no ellos, quien tenía el poder de crucificarlo. Es cierto que ellos fueron responsables, pero fue Pilato quien

"…sentenció que se hiciese lo que ellos pedían" (Lucas 23:24).

"Y Pilato…entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado" (Marcos 15:15).

"…le entregó para ser crucificado" (Mateo 27:26).

Es por eso que el credo antiguo dice: "crucificado ante Poncio Pilato". Fue bajo las ordenes de Pilato que Jesús fue clavado a la Cruz.

También Pilato es un arquetipo. Él es un retrato de la persona que pretende ser neutra. Muchos de los que son criados en hogares Cristianos pero se quedan inconversos son como Pilato. Tú usas trucos de palabras y juegos de lógica para engañarte a tí mismo pensando que Cristo no te pone en jaque. Pero sí estás puesto en jaque por Cristo. Si estás puesto en jaque. Tú tienes que decidir qué hacer con Cristo. No hay modo de lavarte las manos y huir de la cuestión:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Nota que la misma pregunta de Pilato revela que él no podía ser neutro, ¿Qué, pues, haré de Jesús…? Él revela en la pregunta misma que él tenía que tomar la decisión final. Y las mismas palabras de su pregunta muestran que Pilato ya sabía que la decisión final era de él - no de ellos. Pese a lo que ellos dijeran o hicieran, al final, la decisión era solo suya.

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Tú también tienes que contestarla. No puedes huir de ella. ¿Qué harás tú de Jesús?

¿Como Pilato lo evitarás?
O como sea lo escogerás?
De él en vano te escondes ya;
¿De Jesús, qué decides?
¿De Jesús qué decides? Neutro no puedes ser;
Un día vas a preguntarte, "¿Qué hará conmigo Él?
    (Traducción de "What Will You Do With Jesus?"
      por Albert B. Simpson, 1843-1919).

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

Esta es en verdad una pregunta interior. Nadie sino Dios y tú sabrán cómo la contestarás - aunque sí podrás dar un testimonio después si confías en Él. Pero en ese momento interior, solamente tú y Dios sabrán lo que hiciste con Jesús llamado el Cristo.

III. Tercero, tú puedes confiar en Él.

Tú puedes burlarte de Él. Tú puedes pretender ser neutro. O puedes confiar en Él. Me parece que esas son las únicas tres posibilidades. Quizá podrás pensar en otra, pero yo no. O estás obstinado en contra de Él, como los principales sacerdotes y la multitud - o estás vacilando, tratando de ser neutro, como Pilato - o confías en Él como el ladrón que fue crucificado junto a Él. Yo creo que esas son las únicas tres posibilidades cuando eres confrontado con la pregunta más grande de la vida:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

No te equivoques en esto. Aquel ladrón no creía en Jesús al principio cuando fue crucificado al lado de nuestro Señor.

"Y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio" (Juan 19:18).

Más temprano ese día, el calor del sol azotó aquellas tres cruces, y los principales sacerdotes y el vulgo le gritaban y se burlaban de Él:

"Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él" (Mateo 27:44).

Los dos ladrones lo insultaban, diciendo:

"Si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz" (Mateo 27:40).

Entonces al medio día hubo tinieblas "sobre toda la tierra" (Mateo 27:45). Jesús dijo:

"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen"
      (Lucas 23:34).

Y uno de los ladrones comenzó a pensar sobre sus propios pecados.

Cuando un hombre empieza a pensar acerca de su pecado pronto puede ser convertido. Fíjate, no en la muerte. Mucha gente sabe que está muriendo. El otro ladrón sabía que se estaba muriendo. Un día yo visité a un hombre que sabía que se estaba muriendo. Él le dijo a la enfermera: "Sáquenlo del cuarto. Yo quiero oir nada de religión". Yo me fuí calladamente. Él se murió unas horas después. Era amigo mío. Pero nunca llegó a estar consciente de su pecado, y, aúnque sabía que se estaba muriendo, no tuvo interés en Cristo. Aún encarando la muerte nadie se interesará en Cristo, a menos que esté bajo convicción de pecado.

Sí, uno de esos dos ladrones comenzó a pensar sobre sus pecados.

"Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23:39-43).

¿Has escuchado esa historia con tanta frecuencia que no hace impresión alguna en tí? Si es así, me das lástima. A mí el hombre o mujer que no es conmovido al oir sobre la salvación del ladrón me parece lastimoso, miserable, patético.

Este es la conversión arquetípica de la Cruz - un retrato de todas las conversiones que le seguirían. Desde ese día hasta hoy todas las conversiones verdaderas tienen los mismos dos elementos - la convicción de pecado y la fe en Jesús; no puedes tener la una sin la otra. La convicción de sí misma no es nada más de lo que tuvo Judas. Creencia mental en Jesús no es nada más que conocimiento del intelécto como el de los escribas y Fariseos. Las conversiones verdaderas siguen el patrón del ladrón convertido - la convicción de pecado, seguida por confiar en Jesús.

Él no tuvo las palabras correctas. Él no recitó el "plan de salvación". Él no "pasó al frente", ni fue bautizado, ni le pidió a Jesús que "entrara en su corazón", ni hizo a Cristo el Señor de "cada área de su vida". Él no tuvo ningún sentimiento emocional aparte de la convicción de pecado. Él no hizo ninguna de estas cosas que hacen los "decisionistas" modernos - porque tú ves, él tuvo una conversión antigua. Como Pablo y Agustín, y Lutero, y Bunyan, y Whitefield, y Wesley, y Spurgeon - él fue convicto de pecado - y luego confió en Jesús, un acto simple pero profundo. Jesús dijo: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23:43).

Eso lo resume todo, ¿verdad? Tú te puedes burlar de Él. Tú puedes pretender ser neutro. O puedes confiar en Él. ¿Cuál harás tú? Cómo contestarás la pregunta más grande de la vida:

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 27:11-24.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:

("What Will You Do With Jesus?"
          por Albert B. Simpson, 1843-1919).

EL BOSQUEJO DE

LA PREGUNTA MÁS GRANDE DE LA VIDA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?" (Mateo 27:22).

(Lucas 2:35; Mateo 27:19; Marcos 15:14-15).

I.   Tú te puedes burlar de Él, Mateo 16:67-68; 27:41-42; Juan 18:37;
I Timoteo 1:15; I Corintios 15:3; Romanos 5:8-10; Marcos 16:16.

II.  Tú puedes pretender ser neutro, Mateo 27:24; Deuteronomio 21:1, 6-7;
Juan 19:10; Lucas 23:24; Marcos 15:15; Mateo 27:26.

III. Tú puedes confiar en Él, Juan 19:18; Mateo 27:44, 40, 45;
Lucas 23: 34; 39-43.

Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."