Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




MIENTRAS MÁS OSCURA ES LA NOCHE,
MÁS RESPLANDECIENTE ES LA LUZ -
EL ESTADO DE LA CRISTIANDAD EN NUESTRA HORA

por Dr. Robert Hymers

Un sermón predicado la Noche de Navidad, 25 de Diciembre de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os es nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:8-11).


Esta es la reconocida historia Navideña de cuando los ángeles encararon a aquellos pastores la noche en que Cristo nació. Pero es mucho más que una historia Navideña. Habla mucho acerca del estado de la Cristiandad en nuestra hora.

Ponle atención esta Navidad a dos frases. La primera está en el verso 8, al final. Los pastores estaban

“guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño”
     (Lucas 2:8).

La segunda está en el verso 9,

“Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeo de resplandor” (Lucas 2:9).

Eso resume la esencia de la Cristiandad. Primero, era de noche. Luego, hubo luz. La luz de Cristo rompió las tinieblas, y “la gloria del Señor los rodeó de resplandor” Y me atrevo a decir que ¡mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz! ¡Siempre ha sido así!

Así fue en el mundo Romano cuando Cristo nació. La mayoría de gente era esclava. Los gobernantes eran decadentes. La gente común no tenía ninguna esperanza. Entonces Cristo nació:

“La luz en las tinieblas [resplandeció]” (Juan 1:5).

La gente corrió a la luz. La Cristiandad se esparció como fuego a través del mundo Romano, y más allá. ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz - de Cristo!

Así era en Israel también. Por cuatrocientos años no hubo profeta en Israel. El Judaísmo se había condensado en un mero rito religioso. No había contacto personal con Dios. La gente pasaba por las varias ceremonias religiosas. Las tinieblas habían descendido. Luego “¡la luz en las tinieblas [resplandeció]!” El velo del Templo fue partido en dos cuando Cristo murió en la Cruz. Cristo resucitó de entre los muertos, ¡y las tinieblas se volvieron luz! ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz!

Así fue en las Edades Medias. Solíamos llamar ese período las “Edades Negras”, y con mucha razón. La Cristiandad se había podrido. La luz del evangelio se había apagado. Pero de nuevo, “la luz en las tinieblas [resplandeció].” Lutero se alzó, y a su lado el avivamiento de la Reformación. ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz! ¡Cientos de miles de personas salieron de las tinieblas hacia la luz de Cristo! ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz - de Cristo!

De nuevo, en el siglo dieciocho, las tinieblas cubrieron el mundo entero. Las iglesias predicaban un moralismo seco. Las grandes mentes y la mayoría de predicadores habían caído en la ceguera del deísmo. Dios parecía ser irreal, distante. Pero, de nuevo, “la luz en las tinieblas [resplandeció].” Cojeando, medio ciegos a la verdad, un pequeño grupo de estudiantes de Oxford buscaba una experiencia de Dios en Cristo. La luz les apareció de entre las tinieblas. Fueron convertidos. Y de ese pequeño grupo de estudiantes salió George Whitefield, John y Charles Wesley con el poder de Dios, a predicar en los campos. Cientos de miles de personas iban a escucharlos y eran notablemente convertidos. La luz había resplandecido de nuevo en las tinieblas. El Primer Gran Despertamiento había llegado. Nuestro movimiento Bautista, los Presbiterianos y los Metodistas daban grandes voces de gozo cuando miles entraban en sus iglesias ¡y el avivamiento barría sobre el mundo de habla Inglesa! Y de igual manera volvió en el Segundo Gran Despertamiento, y el Tercer Gran Despertamiento. “La luz en las tinieblas [resplandeció]”. ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz - de Cristo!

Te podría dar muchos ejemplos de esta historia. Pero te daré uno más. En 1949 los misioneros extranjeros fueron expulsados de la China. Los Comunistas gobernaron. Las iglesias Bíblicas creyentes fueron cerradas. Las autoridades Comunistas decomisaron las pocas Biblias que tenían y las quemaron en grandes fogatas. Los Comunistas denominaban a la Cristiandad como: “La religión del hombre blanco”. Por cincuenta y seis años los Comunistas trataron lo mejor que pudieron de sacar la Cristiandad verdadera de la China. Pero luego algo extrañamente maravilloso empezó a suceder. La gente China comenzó a tener hambre y sed de Jesucristo. Muchos fieles pastores Chinos habían sido echados en prisión. Muchos fueron torturados. Los Comunistas asesinaron a cientos de ellos por esparcir el mensaje Cristiano. Mucha gente en el Occidente pensaba que la Cristiandad sería borrada completamente. Pero la gente común estaba hambrienta por la verdad en Cristo Jesús. Decenas de miles de ellos iban y se juntaban en grupos pequeños, en el movimiento de “las iglesias hogareñas”. Ellos iban a esas reuniones en secreto. Pero este movimiento de Cristianos verdaderos creció consistentemente a través de las décadas. Al final, en la década de 1980, la Cristiandad Bíblica literalmente explotó en la China. Me dicen que más de 1,000 se convierten a Cristo en la China cada hora, veinticuatro horas al día, siete días a la semana. El avivamiento a estallado en la China - y a través del Asia Sudeste. El avivamiento del pueblo Hmong del Sudeste de Asia es uno de los avivamientos religiosos asombrantes e inesperados de nuestra época. Pese a la intensa persecución, la gente de Asia experimenta ahora mismo una increíble reaparición de Cristiandad Bíblica - en medio de la agresión y la persecución Comunista y Musulmana. Solamente podemos inclinar el rostro y decir: ¡Es obra de Dios! Dios en Cristo está esparciendo el verdadero evangelio por estas regiones con poca ayuda del mundo Occidental. Esta es obra de Dios, y es maravillosa a nuestros ojos. De nuevo, mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz de Cristo en estos países del Tercer Mundo en la China y en Asia. Esto también está sucediendo en India, donde un número incontable de lo que llaman “los intocables” entra en las iglesias. Ya no quieren estar afuera “intocables”, y miles se han dado cuenta que Dios en Cristo solamente puede liberarlos del pecado y darles vida eterna. De veras también se puede decir de ellos que - mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz de Cristo entre ellos. ¡Toda gloria sea a Dios por los derramamientos de gracia, notables e inesperados en estas tierras que eran oscuras y paganas!

Todos estos ejemplos en la historia, y en el mundo hoy, demuestran que Cristo no está muerto. Cristo está vivo - y Él está derramando la gracia que salva a millones en el Tercer Mundo. ¡Cristo no está aquí! ¡Ha resucitado, como Él dijo! Y el Cristo resucitado le ha dado a esta gente algo que no podían hallar en las tinieblas de la opresión Comunista o Musulmana. Cristo les da ¡ esperanza! Los Comunistas y los Musulmanes no dan esperanza. Cristo perdona sus pecados y les da vida eterna. Los Comunistas no pueden perdonar sus pecados. Los Comunistas no pueden quebrar los barrotes de la prisión del pecado y librarlos. Pero Cristo ha resucitado de los muertos. Y Cristo sí puede y sí les da vida, en lugar de la esclavitud gris y sin esperanza del Partido Comunistas, y de las cadenas de Islam.

Yo me he dado cuenta que los gobiernos Comunistas en la China, Vietnam, y otros lugares filtran el mensaje que predico en este sitio en seis idiomas cada Domingo. Ellos dicen que predicación como la mía es peligrosa para la causa Comunista. Y tienen toda la razón. No hay nada que sea más peligroso para la seguridad de un estado ateo que la predicación simple del evangelio de Cristo.

Pero he notado en los últimos meses que nuestro mensaje penetra la China. Nuestro sitio de la red muestra “China”- con muchas personas leyendo estos sermones, imprimiéndolos y repartiéndolos a otros en las iglesias hogareñas clandestinas. No hay modo de saber cuantos miles de personas leen copias piratas “ilegales” de estos sermones en la China y en Corea del Norte, y en Cuba. Yo creo que con tan poco material Cristiano firme disponible, estos sermones, aun éste, son copiados y repartidos en secreto, duplicados y predicados a lo ancho y largo de aquellas tierras espiritualmente oprimidas.

Solamente la eternidad dirá cuanto bien estos simples sermones hicieron en lugares como Indonesia, donde cada mes cerca de dos mil personas los leen y los reparten, particularmente a predicadores, animando a estos hombres a predicar valientemente el mensaje de Jesucristo en aquellas partes del mundo, que hasta hace poco, estaban oscurecidas. Solamente podemos decir, con los corazones agradecidos:

¡Alleluia! ¡Alleluia! ¡Alleluia!
Ya la batalla se terminó;
   La victoria de vida ya se ganó;
Del triunfo la canción empezó, ¡Alleluia!
Tres días rápido pasaron;
   Él glorioso de la muerte resucitó:
¡Toda la gloria sea a nuestro resucitado rey! ¡Alleluia!
¡Alleluia! ¡Alleluia! ¡Alleluia!
   (traducción libre al Español de “The Strife Is O’er,”
      traducida al Inglés por Francis Pott, 1832-1909).

Que nadie te desanime, ni te aparte del lado ganador. ¡Ven y júntate con los Cristianos! Nosotros estamos en el lado ganador - con los crecientes millones en el Tercer Mundo. ¡ Y ellos ganarán. ¡Al final los Cristianos siempre ganan! No importa cuan largo ni cuan duro parezca el camino - los Cristianos siempre han ganado a través de la historia. Y los Cristianos están en el proceso de ganar otra vez, ahora mismo, en muchas partes quebrantadas del mundo. “¡Toda gloria sea a nuestro rey resucitado! ¡Aleluya!” La victoria es segura para ciertas partes del África, Centro y Sur América, y muchas otras partes del mundo también. Cristo ha resucitado de los muertos, y la victoria está a punto de estallar y explotar en muchas partes de nuestro mundo esta noche. “¡Toda gloria sea a nuestro resucitado rey! ¡Aleluya!” Solamente podemos decir, con los corazones agradecidos, “Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz”. ¡Y alabamos a Dios Todopoderoso porque esto es cierto esta noche, en Navidad!

Pero, ¿Qué de América? No puedo dar un informe tan positivo sobre América, Europa, ni Inglaterra. América y el mundo Occidental echan a la basura su herencia Cristiana. Pregúntale a cualquier estudiante universitario que está aquí esta noche. Te dirá que los maestros en su universidad secular le han declarado “arca abierta” a la Cristiandad. Ellos ponen de menos y atacan la Biblia y a Cristo en casi cada salón de la universidad. Ellos laboran fervientemente voltear a tu generación lejos de Cristo, de la Biblia y del Dios que los hizo.

La ACLU y otros grupos ateos hacen todo lo que pueden para destruir cada trazo de Cristiandad en América. Otros grupos diabólicos hacen lo mismo en Inglaterra y en el continente de Europa. ¿Triunfarán sacando toda mención de Cristo de la vida publica de América y del Mundo Occidental? La situación no se ve muy bien. Ya triunfaron en América al convertir la palabra “Navidad” en algo “políticamente incorrecto”. Muchos almacenes de renombre han quitado a Cristo de la Navidad este año. Si eres mayor lo suficiente, ya habrás notado esta tendencia Satánica. ¿Ganarán estos malvados grupos socialistas y sacarán toda mención de Jesús de América y del Occidente? Creo que talvez sí. Creo que el tiempo vendrá cuando llegarán a nuestras iglesias y tratarán de decirnos lo que podemos predicar y lo que no. Yo creo que vienen muchos días oscuros a América, Inglaterra y el Mundo Occidental. Pero recuerda, “¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz!”

Los Ángeles está particularmente oscuro este día de Navidad. La mera palabra “Navidad” ha sido quitada de los anuncios por los humanistas seculares socialistas. En muchos lugares laborales y escuelas se les ha dicho a nuestros jóvenes que arriesgarán sus empleos si dicen las palabras “Feliz Navidad”. ¿Morirá la Cristiandad en América y el Occidente? No lo creo. Yo creo que Dios se volverá a mover otra vez, y que la Cristiandad regresará, ¡resucitada de los muertos! No por medio de los viejos humanistas de la generación de los Hippies - sino que por medio de los jóvenes como tú, que dirán: “¡Ya basta! Tenemos tanto derecho a pararnos y hablar por Cristo como cualquier otra persona - ¡y no nos asustarán ni nos silenciarán! No nos postraremos ante el becerro de oro del materialismo, ni las drogas, ni el aborto, ni el sexo salvaje, ni la lujuria del dinero”. Yo creo que tu generación se podría poner de pie en las tinieblas y decir: “No queremos tu estilo de vida falso, materialista y abandonado por Dios. ¡Queremos a Jesucristo!” Si dicho evento ocurriese, en América y el Occidente, podremos decir: “¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz de Jesucristo, el Hijo de Dios!”

Eso fue lo que sucedió aquella noche de Navidad hace mucho tiempo atrás.

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche [Nota que era de noche - una noche oscura y profunda] sobre su rebaño. [Pero] se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os es nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:8-11).

Las tinieblas descendieron. ¡Pero la luz de Dios resplandeció de nuevo! Y el ángel dijo:

“No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os es nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:8-11).

¡Esas son las buenas nuevas! ¡Ese es el evangelio de Cristo! ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz! Cristo murió para pagar por tus pecados en la Cruz. Pero no se quedó muerto. ¡He aquí, Él ha salido de la tumba! Cristo ha resucitado - ¡Aleluya! Y Jesús dijo:

“Porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14:19).

Tu vida puede parecer no tener esperanza, en marcha, andando, esperando el desastre y la muerte. En tu mente todo podrá parecer oscuro. La oscuridad dentro de ti puede ser de veras muy grande, porque a pesar de todo, tú eres un pecador depravado sin esperanza:

“ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12).

Pero recuerda, ¡mientras más oscura es la noche, más grande es la luz! ¡Sal fuera de las tinieblas! ¡Entra a la luz de Cristo! Su muerte en la Cruz instantáneamente pagará la pena de tu pecado. Él instantáneamente te dará vida eterna. ¡Serás nacido de nuevo instantáneamente, un Cristiano verdadero, un nuevo hombre o nueva mujer en Cristo Jesús! Y Cristo te dirá:

“Porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14:19).

¡Ven a Cristo! Sé lavado, limpiado por Su Sangre. ¡Deja que Cristo te salve! Hazlo pronto. Huye a Cristo y sé salvo. Entonces cantarás:

De mi esclavitud, noche y penar, vengo, Jesús, vengo, Jesús;
Hacia Tu libertad y tu luz, vengo, Jesús, a Tí.
   (traducción de “Jesus, I Come,” por William T. Sleeper, 1819-1904).

Ojalá que vengas a Cristo pronto. ¡Entonces aquella dichosa experiencia será tuya para siempre! ¡Mientras más oscura es la noche, más resplandeciente es la luz!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan, Antes del Sermón: Lucas 2:1-14.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Noche de Paz” (por Joseph Mohr, 1792-1848).


EL BOSQUEJO DE

MIENTRAS MÁS OSCURA ES LA NOCHE,
MÁS RESPLANDECIENTE ES LA LUZ -
EL ESTADO DE LA CRISTIANDAD EN NUESTRA HORA

por Dr. Robert Hymers


“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os es nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:8-11).

(Juan 1:5; 14:19; Efesios 2:12)