Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡ENCONTRANDO A UN DEMONIO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón Predicado en la Noche del Día del Señor, 30 de Octubre de 2005
en la Iglesia Bautista de Fe en Canoga Park, California

"En imaginaciones de visiones nocturnas, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Me sobrevino un espanto y un temblor, Que estremeció todos mis huesos; Y al pasar un espíritu por delante de mí, Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo, Paróse delante de mis ojos un fantasma, Cuyo rostro yo no conocí, Y quedo oía que decía..." (Job 4:13-16).


En esta época del año es imposible no pensar en fantasmas. Cuando vas a la farmacia o al supermercado las máscaras y pinturas fantasmagóricas te vigilan en los corredores. No se puede encender la televisión sin que estas imágenes se aparezcan. Pinturas de espantos y fantasmas te vigilan de cada rincón cuando el mencionado día "festivo" que el mundo llama "el día de las brujas" se viene acercando.

¿Existen los fantasmas? Al único lugar donde podemos recurrir para hallar información fiable es la Biblia. La Biblia sola revela la verdad respecto a las cosas espirituales. Yo tengo varios libros y comentarios respecto a este tema en mi oficina. Pero siempre al final me regreso a las Escrituras. La Biblia sola es "la palabra profética más segura...una antorcha que alumbra en lugar oscuro" (II Pedro 1:19). Así que debo ir a la Biblia, la palabra cierta y fiable de Dios para saber la verdad respecto a los fantasmas.

La gente del mundo dice que los espantos son los espíritus de seres humanos que ya han muerto. Dicen que a la hora de la muerte el alma deja el cuerpo y vaga sobre la tierra, espantándonos, especialmente en el tiempo del "día de las brujas". Pero, ¿tiene razón la gente del mundo? ¿Están en lo correcto en lo que creen? No, no están en lo correcto. Según la Biblia, los fantasmas no son las almas de aquellos que ya murieron. La Biblia nos dice que las almas de los muertos van directamente al Cielo o al Infierno. No se quedan en la tierra para espantarnos.

Así que yo no creo que los fantasmas son espíritus humanos sin cuerpo - pero sí creo en Satanás, y sí creo en los demonios. La Biblia dice mucho de estos espíritus malignos. Yo creo que Elifaz se encontró con un demonio. El primer capítulo del libro de Job nos dice que Satanás andaba tras Job. Y yo creo que Satanás envió a un demonio con este mensaje a Elifaz, para desanimar a Job. Él sufría intensamente por varios ataques Satánicos, y el consejo de su amigo Elifaz era solamente otro truco demoníaco para desanimarlo. Veamos nuestro texto con cuidado, aprenderemos tres grandes verdades respecto a Satanás y los demonios.

I. Primero, los espíritus demoníacos de verdad existen.

Leamos del verso doce al quince en voz alta. Estas son las palabras de Elifaz, el amigo de Job. Lee del verso doce al quince en voz alta.

"El asunto también me era a mi oculto; Mas mi oído ha percibido algo de ello. En imaginaciones de visiones nocturnas, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Me sobrevino un espanto y un temblor, Que estremeció todos mis huesos; Y al pasar un espíritu por delante de mí, Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo"
      (Job 4:13-16).

Se pueden sentar.

Ya era muy de noche cuando este "espíritu" llegó a Elifaz. La Biblia no dice que Elifaz ya estaba dormido, solamente que ya era de noche "cuando el sueño cae sobre los hombres" (Job 4:13). Matthew Poole, comentarista clásico, nos dice que "en lo muerto de la noche, cuando los hombres están en sueño profundo; aun que según parece por la naturaleza de la visión, Elifaz todavía no estaba dormido" (traducción de p. 930 del Tomo I, reimpresión de 1979 de A Commentary on the Whole Bible, de Matthew Poole).

Allí en la oscuridad Elifaz dijo: "al pasar un espíritu por delante de mí, Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo" (Job 4:15). Se le erizó el pelo. ¡Con razón! Él dijo: "Me sobrevino un espanto y un temblor" (Job 4:14). ¡Él tuvo tanto miedo que se le estremecieron los huesos!

Yo conocí a un joven que neciamente vio "El Exorcista" cuando salió en el cine. La horrible personificación de demonios le molestó tanto que no pudo dormir varias noches después. Yo conocí a un joven cuya madre bebió veneno y así se suicidó. Ella tuvo una muerte horrible. En el funeral él podía sentir el hedor del veneno que salía de los rincones del ataúd sellado. Se despertaba asustado y temblando en la oscuridad cada vez que las cobijas le tocaban el rostro. Yo creo que ambas fueron experiencias demoníacas, semejantes a la que tuvo Elifaz.

Sí, hay un Diablo, y sí, los demonios sí existen. La Biblia lo dice. Nuestro Señor Jesucristo se encontró con Satanás y los demonios muchas veces durante su ministerio terrenal. El Apóstol Pablo habla de "un mensajero de Satanás" que le fue dado para que lo abofeteara, para atormentarlo (II Corintios 12:7). El Dr. Henry Morris dijo que el "mensajero de Satanás" que atormentaba a Pablo era un demonio, y creo que tiene razón (traducción de p. 1289 de The Defender's Study Bible, de Henry Morris, Word Publishing, 1995).

El Dr. Morris dijo que "el espíritu" que espantaba a Elifaz era "un espíritu maligno - quizá hasta el mismo Satanás" (ibid.) Yo creo que esa es la mejor explicación de dicho pasaje. Los demonios solían ser ángeles, pero por su rebelión contra Dios fueron expulsados del Cielo con Satanás. La Biblia llama a estos demonios, "los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada" (Judas 6). Algunos de estos espíritus malignos fueron lanzados a la oscuridad del Infierno, pero a otros se les permitió rondar la tierra, esperando el juicio futuro. Se convirtieron en los demonios con los que Jesús a menudo se encontró en los cuatro evangelios.

Uno de estos espíritus demoníacos llegó a Elifaz ya bien noche, lo espantó de un modo terrible, y luego le susurró el mensaje que él sabía le sería repetido a Job. Sí, los espíritus demoníacos en verdad existen. El Apóstol Pablo hablaba de los demonios cuando dijo:

"Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo" (Efesios 6:12).

Todo Cristiano "lucha" contra las fuerzas demoníacas. Por eso es importante comenzar cada día en oración para que Dios te proteja y guíe a través de "las tinieblas de este siglo".

Sí, yo sí creo en los espíritus demoníacos, y sí creo que un demonio llegó a Elifaz esa noche.

Si no eres Cristiano todavía, te aseguro basado en la Biblia que Satanás y sus demonios harán todo lo que puedan para detenerte de venir a Cristo y experimentar la salvación. Jesús dijo:

"El diablo...quita de su corazón la palabra" (Lucas 8:12).

Cuando oigas el evangelio predicado, las fuerzas demoníacas harán todo en su poder para "quitar" la palabra de tu corazón, para detenerte de venir a Cristo y ser convertido. Por eso si quieres ser salvo debes resistir los pensamientos que llegan a tu mente. Pero en nuestro texto hay otra lección.

II. Segundo, los espíritus demoníacos dan enseñanzas falsas.

Lee de pie los versos 16-20. El verso 16 comienza diciéndonos un poquito acerca del demonio y luego nos da el mensaje Satánico que el demonio le dio a Elifaz. Lee los versos 16-20.

"Paróse delante de mis ojos un fantasma, Cuyo rostro yo no conocí, Y quedo, oí que decía: ¿Será el hombre más justo que Dios? ¿Será el varón más justo que el que lo hizo? He aquí en sus siervos no confía, y notó necedad en sus ángeles; ¡Cuánto más en los que habitan en casas de barro, Cuyos cimientos están en el polvo, Y que serán quebrantados por la polilla! De la mañana a la tarde son destruidos, Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello" (Job 4:16-20).

Se pueden sentar.

Elifaz no pudo ver claramente al demonio. Hubo un período de silencio en la oscuridad. Luego del demonio salió una voz extraña y susurró. Decía: "¿Será el hombre más justo que Dios?" (Job 4:17.) ¡Esto no fue un pensamiento intenso! El Dr. J. Vernon McGee señaló que:

"Eso no es nada nuevo...¿Será el hombre más justo que Dios? Claro que no. Cualquiera de nosotros sabe eso, y no necesitamos [un espíritu] aprenderlo. No creo que haya valido la pena perder el sueño para salir con algo tan básico, tan evidente. Esto no tiene ninguna profundidad (traducción libre de la página 596, del Tomo II, de Thru the Bible, de J. Vernon McGee, Th.D.).

Yo tenía un tío que era miembro de los Masones. Cuando comencé a tener un interés en ser Cristiano él trató de enseñarme lo que los Masones creen. Aunque todavía no estaba convertido yo sabía que las enseñanzas Masónicas no eran Bíblicas y eran erróneas. Ahora yo creo que las enseñanzas Masónicas salieron de la misma fuente de donde la "visión" de Elifaz salió - son lo que la Biblia llama: "doctrinas de demonios". La Biblia dice:

"El espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores, y a doctrinas de demonios" (I Timoteo 4:1).

Ves, Satanás y sus demonios son los que esparcen las doctrinas falsas en las iglesias, tal como la doctrina de que la Sangre de Cristo ya no está disponible para limpiar nuestro pecado. Sin embargo la Biblia claramente revela que esta es una doctrina falsa, demoníaca. La Biblia dice:

"La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado"
     (I Juan 1:7).

Las religiones del mundo que no son Cristianas, el Budismo, el Hinduismo, y Musulmanes han recibido sus "revelaciones" de fuentes Satánicas y demoníacas. Millones son llevados a la esclavitud espiritual del Diablo, y finalmente al Infierno mismo porque escuchan lo que algún demonio le dijo algún líder religioso, en vez de hacer de la Biblia su única guía de fe y de práctica.

En el verso veinte se halla una de las cosas falsas que este espíritu demoníaco dijo. Leámoslo de pie y en voz alta.

"De la mañana a la tarde son [los seres humanos] destruidos, Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello" (Job 4:20).

Se pueden sentar.

¡Está es una mentira total! ¡Dios repara en nosotros! Dios está con nosotros en misericordia y amor cuando pasamos persecuciones y problemas. El Apóstol Pablo fue azotado y lanzado vivo al océano. Él fue apedreado y dado por muerto. Fue asaltado. Padeció dolores y hambres, fríos y desnudez (vea II Corintios 11:23-28). Sin embargo Pablo sabía que Dios estaba con él en sus sufrimientos. Pablo hubiera dicho que lo que el "espíritu" le dijo a Elifaz estaba equivocado cuando dijo:

"De la mañana a la tarde son destruidos, Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello" (Job 4:20).

Pablo sabía esos versos de Job, quizá hasta de memoria. Y Pablo sabía que las palabras que el "espíritu" le dio a Elifaz estaban totalmente equivocadas, que no eran Bíblicas.

Eso es lo malo que tienen los llamados "maestros de la fe" en la televisión el día de hoy. Te dicen que si tienes suficiente fe prosperarás y serás rico, y que en tu vida no padecerás dolor ni sufrimiento alguno. La fuente de dichas enseñanzas es demoníaca, los mimos demonios le dieron esa falsa doctrina de prosperidad a Elifaz.

En el verso siete se halla otra enseñanza falsa que el demonio le dio a Elifaz:

"Recapacita ahora; ¿Qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?" (Job 4:7).

Me sorprende que la gente crea en eso el día de hoy. Los "maestros de prosperidad" dicen que si eres buen Cristiano no padecerás dolores ni persecuciones. ¿De dónde sacaron tal idea? ¡No fue de la Biblia! La sacaron directamente de Satanás y los demonios que dicen:

"¿Qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?" (Job 4:7).

¡Abre la Biblia y hallarás muchas respuestas para eso! Abel el justo fue asesinado por su hermano Caín. José el justo fue vendido por sus hermanos para ser esclavo. El capítulo once de Hebreos da una larga lista de gente justa inocente que fue "maltratado[a] con el pueblo de Dios" (Hebreos 11:25). Y al final de Hebreos 11 se nos dice acerca de muchos inocentes y justos que:

"Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados"
     (Hebreos 11:37).

Sí, ellos eran gente piadosa, maravillosa, que padeció profundamente, no por ser pecaminosa, sino porque vivimos en un mundo caído, influido por el poder de Satanás y sus demonios.

Cristo mismo fue arrestado fraudulentamente, fraudulentamente enjuiciado, azotado casi hasta la muerte y clavado a una Cruz por nuestros pecados. Nadie jamás ha sido más justo y más inocente que Cristo. Y Él es nuestro ejemplo - ¡no cualquier demonio que susurrare ideas falsas a Elifaz en la oscuridad de la noche! Dios está con nosotros en nuestros sufrimientos, tal como estuvo con Job. Hay que darle esas grandes verdades Bíblicas a los falsos profetas que enseñan por televisión la prosperidad y una vida fácil. Hay que darle las Escrituras que he mencionado para demostrarles que ambos, ¡ellos y el demonio de Elifaz están equivocados! A veces los buenos Cristianos necesitan padecer grandes sufrimientos, pero Dios está contigo siempre.

El próximo día del Señor será El Domingo de la Reformación. Vamos a conmemorar el día en que Martín Lutero clavó su tesis de veinticinco puntos en la iglesia de Wittenberg, desafiando las enseñanzas falsas de la iglesia Católica respecto a la salvación. La vida de Lutero estuvo en peligro el resto de sus días. Pero él escribió un himno que se convirtió en el tema de la Reformación Protestante. En ese himno Lutero dijo:

Aunque el mundo lleno de demonios, quisiera destruirnos;
No tememos porque de Dios la verdad triunfará por nosotros.
Ataca Satanás - temblamos no por él;
Su ira hemos de soportar, porque su fracaso es seguro,
La pequeña palabra lo derrotará.
(traducción libre de "A Mighty Fortress Is Our God" por
   Martín Lutero, 1483-1546).

Y esa "pequeña palabra" es el nombre de Jesucristo. ¡Somos más que conquistadores por Cristo Jesús!

III. Tercero, los espíritus demoníacos no deben ser nuestra autoridad ni
nuestra guía.

En sus notas en The Defender's Study Bible,el Dr. Henry M. Morris escribió respecto al encuentro de Elifaz con este demonio. El Dr. Morris dijo:

Este era un espíritu maligno - talvez el mismo Satanás - diabólicamente acusando a Job en la mente de Elifaz, quien sería usado más tarde...para poner de menos la fe de Job. El espíritu enfatizó la ira justa de Dios y lo despreciable del hombre, sin mencionar el amor y la gracia salvadora de Dios. Esto [causó] que Elifaz a creer que Job, a pesar de las apariencias, era un pecador que estaba pasando por el juicio de Dios (ibid.).

Me alegro tanto de que Job no creyó el consejo demoníaco de Elifaz. En vez, se mantuvo de pie en medio de todo sufrimiento y persecución. En toda su calamidad, Job dio una de las más grandes respuestas en la Biblia. Él dijo:

"Aunque él me matare, en él esperaré" (Job 13:15).

Esas palabras de Job le han servido de consuelo a muchos en tiempos de aflicción.

"Aunque él me matare, en él esperaré" (Job 13:15).

Esa debe ser nuestra actitud también. No importa cuales pruebas e incomodidad tengamos, debemos decir lo que Job dijo respecto a Dios:

"Aunque él me matare, en él esperaré" (Job 13:15).

El Señor Jesucristo vino a la tierra a sufrir y a morir para expiar nuestros pecados. Él fue azotado casi hasta la muerte y clavado en la Cruz. Él murió en agonía y sangre para salvar tu alma. Cristo resucitó físicamente de los muertos el tercer día, y subió de nuevo al Cielo en donde ahora se sienta a la diestra de Dios orando por tu salvación.

Si vienes a Cristo y descansas en Él, Él te salvará. Como dijo Spurgeon: "Acuéstate en Cristo". Acuéstate en Él por fe, y Él propiciará tus pecados. Él limpiará tus pecados con Su preciosa Sangre eterna.

Ven a Cristo. No te apoyes en los pensamientos del hombre o de demonios. Apóyate solamente en Cristo. Serás salvo "sola fide" - solamente por fe en

"[El] que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre" (Apocalipsis 1:5).

Ven a Cristo y sé salvo. Y asegúrate de venir a casa a esta iglesia esta noche a las 6:00 PM. ¡La predicación y el compañerismo te encantarán! ¿Por qué quedarte solo? ¡Ven a casa - a la iglesia! ¿Por qué quedarte perdido? ¡Ven a Jesucristo - el Hijo de Dios!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan, Antes del Sermón: Efesios 6:10-13.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
"A Mighty Fortress is Our God" (por Martin Lutero, 1843-1546))/
"Oh, How He Loves You and Me" (por Kurt Kaiser, 1975).


EL BOSQUEJO DE

¡ENCONTRANDO A UN DEMONIO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"En imaginaciones de visiones nocturnas, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Me sobrevino un espanto y un temblor, Que estremeció todos mis huesos; Y al pasar un espíritu por delante de mí, Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo, Paróse delante de mis ojos un fantasma, Cuyo rostro yo no conocí, Y quedo oía que decía..." (Job 4:13-16).

I.   Los espíritus demoníacos de verdad existen, Job 4:12-15;
II Corintios 12:7; Judas 6; Efesios 6:12; Lucas 8:12.

II.  Los espíritus demoníacos dan enseñanzas falsas, Job 4:16-20;
I Timoteo 4:1; I Juan 1:7; vea II Corintios 11:23-28;
Job 4:7; Hebreos 11:25; Hebreos 11:37.

III. Los espíritus demoníacos no deben ser nuestra autoridad ni
nuestra guía, Job 13:15; Apocalipsis 1:5.