Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡NOSOTROS POCOS! ¡BANDA DE HERMANOS!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón Predicado en la Mañana del Día del Señor, 16 de Octubre de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos" (Mateo 22:14).


No fui muy buen estudiante en la preparatoria. Y fracasé en los estudios universitarios antes de lanzarme del todo al estudio y tener el éxito. Todavía recuerdo el temor. Creo que es bueno que recordemos lo que temíamos al ser jóvenes. Recordar nos mantiene humildes y agradecidos. Pero recuerdo haber tenido miedo de la escuela. No sé si algunos se hallan sentido así - temerosos de tomar un curso universitario. Quizá lo hayas sentido, y talvez no. Pero, ya sea que lo admitas o no, creo que la mayoría sabe de lo que hablo.

Esta mañana nuestra iglesia está llena de jóvenes que ya tienen la edad para ser estudiantes universitarios. ¿Alguna vez has enfrentado alguna clase con las manos sudorosas y con la boca un tanto seca - temeroso de que la clase sea un poco muy dura? Exactamente así me sentí en el Otoño de 1964, la primera noche que tomé un curso en Los Angeles City College. Era lo que hoy llaman "Inglés 101". O, como los buenos estudiantes la llamaban "Inglés tarado". No hay necesidad de mencionar que yo no era uno de los buenos estudiantes. Yo tenía miedo. Eso fue hace mucho tiempo, pero me alegra recordar el temor, porque me pone en contacto con la forma en que te podrías sentir cuando vienes a esta iglesia la primera vez. Yo temía de igual manera al principio cuando fui a la iglesia Bautista. Yo no sabía cómo cantar los himnos adecuadamente. Yo no sabía cómo encontrar el lugar preciso en la Biblia. Yo no sabía qué esperaban de mí. Sinceramente la experiencia completa de ir a esa iglesia me atemorizó un poco, algo incomodo.

Muchos de ustedes jóvenes están aquí la primera vez esta mañana. Otros solamente han venido por un tiempo corto. Pasaré estos próximos minutos tratando de tranquilizarlos y dejarles saber de un modo muy simple, lo que están experimentando aquí en la iglesia, y exactamente lo que esperamos que les suceda. Podrían llamar a lo que les diré: "Cristiandad 101", porque les daré tres preguntas en las que posiblemente ya estén pensando, y contestaré de este simple verso de la Escritura. Esto responderá tres preguntas básicas que quizá se estén haciendo. Este verso que las contestará es nuestro texto, Mateo 22:14.

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
      (Mateo 22:14).

I. Pregunta número uno - ¿Por qué estás aquí esta mañana?

Ésta la contestan las primeras palabras del texto, "muchos son llamados..." ¿No es eso exactamente lo que te pasó a ti? Nosotros te llamamos por teléfono hace un par de días y te invitamos a venir. ¿No es exactamente eso lo que te pasó? Nosotros te llamamos por teléfono. "Muchos son llamados".

Ves, nosotros fuimos a las universidades y a los centros comerciales y a las calles, y te invitamos a venir, y tú nos diste tu nombre y tu número de teléfono. Luego te llamamos por teléfono y te dijimos lo que tomaría lugar aquí esta mañana. Los que te llamaron te dijeron que el Sr. Griffith cantaría y yo hablaría. Te dijeron que iríamos al piso de arriba y tendríamos una fiesta de cumpleaños para uno de los miembros de la iglesia. Nosotros te invitamos a venir. Y tú nos dijiste que "sí", así que te arreglamos un transporte y te trajimos con nosotros. Y ¡aquí estás! ¡Es así de simple!

"Muchos son llamados" (Mateo 22:14).

Ahora, tú quizá te preguntas por qué hicimos eso. Tal vez te preguntes por qué hicimos todo eso para que estuvieras aquí. ¿Por qué no le hablo solamente a la gente que ya está acá en la iglesia? ¿Por qué no tuvimos la fiesta de cumpleaños solo para nosotros? ¿Por qué pasamos todo el esfuerzo y trabajo de invitarte a estar con nosotros? Esas son buenas preguntas que merecen una respuesta. La respuesta es muy simple. Te invitamos a venir porque Jesús nos dijo que te invitemos. Tú dices: "¿De verdad? ¿Cómo lo hizo?" Bueno, en la Biblia Él nos dijo que te invitemos. Mira al verso 9. Leamos el verso 9 de pie y en voz alta. Antes de leerlo, recuerda que esto es lo que Jesús nos dijo a nosotros. Ahora léelo en voz alta.

"Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis" (Mateo 22:9).

Se pueden sentar.

Así que esto es lo que Jesús nos dijo que hiciéramos. Y es por eso que te invitamos. Jesús nos dijo que fuéramos a las "calles". Eso es lo que hicimos. Jesús nos dijo que invitáramos a las bodas o banquete a todos los que encontráramos. Y eso es lo que hicimos. Nosotros te invitamos a venir y estar con nosotros esta mañana porque Jesús nos dijo que te invitáramos.

"Porque muchos son llamados..." (Mateo 22:14).

Y tú eres uno de los llamados. Obedeciendo a Cristo te llamamos por teléfono y te invitamos. ¡Es así de simple! Jesús dijo:

"Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar" (Lucas 14:23).

y nosotros hicimos lo que el dijo - así que estás aquí con nosotros esta mañana. ¡Qué bueno! ¡Nos alegra que viniste!

"Bueno" dices tú, "¡tiene que haber algo más que eso!" Y por supuesto que sí. Lo cual nos lleva a la próxima pregunta que quizá te estés haciendo.

II. Pregunta número dos - ¿Qué haremos contigo ahora que ya viniste?

Esa pregunta también la contestan las primeras palabras de nuestro texto:

"Porque muchos son llamados..." (Mateo 22:14.)

Nosotros te llamamos la semana pasada y viniste. Ahora que ya viniste, te llamaremos de nuevo la próxima semana. Pero antes de llamarte, recibirás una carta de mi parte, con un pequeño artículo que escribí: "La Soledad - el Más grande Problema que los Jóvenes Enfrentan Hoy". Tú leerás mi carta, y te llamaremos - y te invitaremos a regresar con nosotros. ¿Qué te diremos cuando te llamemos? Te diremos: "¿Por qué quedarte solo? ¡Ven a casa - a la iglesia el próximo Domingo!" ¡Simple! ¡Fácil! ¡Bueno!

Dios dijo:

"No es bueno que el hombre esté solo" (Génesis 2:18.)

La soledad es un producto del pecado. El pecado nos separa de Dios y de los demás. Pero Dios envió a Su Hijo Jesús a sacarnos de este mundo solitario, y a juntarnos en una familia en Cristo, ¡y en la iglesia local!

Así que te llamaremos - porque queremos que regreses y estés con nosotros otra vez.

Ahora, esta es una iglesia Bautista. Es importante que lo sepas. Y lo es por esto - los Bautistas creen seriamente en la importancia de la iglesia local. La iglesia local es este grupo de personas. No es el edificio. La iglesia es la gente dentro del edificio - ¡nosotros! Nosotros somos la iglesia. Los Bautistas enfatizan este punto - y con razón porque es eso lo que la Biblia enseña. Nosotros no vamos a la iglesia. ¡Nosotros somos la iglesia! Y queremos que vengas y seas nuestro amigo - en el compañerismo de esta iglesia.

No, no te pedimos que te unas a esta iglesia. No pedimos eso. Es algo que pasa pero no lo forzamos. Nadie jamás te forzará a unirte a esta iglesia. Podrías venir años sin unirte. Si algún día decides que quieres unirte, pasarán varios meses antes de que te bauticemos. Tenemos un período de entrenamiento, después de que la persona ha sido convertida, antes de bautizarla. Así que no te preocupes pensando que te pediremos que te "unas" a la iglesia. No lo haremos - eso lo decidirás tú más tarde. Ahora simplemente te pedimos que vengas a estar con nosotros. Lo hacemos porque Jesús nos dijo que lo hiciéramos. Y te llamaremos de nuevo la próxima semana.

"Porque muchos son llamados..." (Mateo 22:14.)

III. Pregunta número tres - ¿cómo responderás?

La segunda parte de nuestro texto responde tal pregunta. Leámoslo de pie y en voz alta, Mateo 22:14.

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
      (Mateo 22:14).

Se pueden sentar.

¿Cómo responderás a nuestras llamadas? Como muchos son llamados, pero pocos son escogidos, sabemos que muchos no responderán positivamente. Serás llamado por Dios a través de sus mensajeros aquí en la iglesia, pero muchos no regresarán. Vendrás una o dos veces, o un poco más, pero otras cosas pasarán. Admitirás que fuimos amistosos contigo. Pero cuando venga la época de las "fiestas" Americanas de placer, desearás más las cosas de este mundo que a Dios. Quizá dirás: "Ya no me llamen". Nos dará tristeza porque nos simpatizas y queremos que estés con nosotros. Pero talvez decidirás que ya no estás interesado en hacerte un Cristiano verdadero y no importa lo que te digamos, regresarás a la vida sin significado sin Dios, viviendo por lo material y el placer terrenal - sin desear a Dios ni el conocimiento de sus caminos, sin desear a Cristo, ni la oferta de salvación que Él da a los pecadores. Ese triste día rechazarás no solo nuestras llamadas, sino que el llamado de Dios. Entonces rehusarás escuchar el llamado de la quieta y diminuta voz de Dios en tu corazón. Sofocarás tu conciencia y te dirás: "No quiero tener nada qué ver con Cristo o la iglesia." Y ese triste día, Dios mismo dirá de ti:

"Por cuanto llamé, y no quisisteis oír" (Proverbios 1:24).

Y Dios te pondrá en la categoría de los muchos que son llamados en vez de la de los pocos que Dios ha escogido. Esperamos y oramos que esto no te suceda a ti. Peor sabemos que Cristo dijo:

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
     (Mateo 22:14).

Ahora, ¿cómo puedes saber en cual grupo estás? ¿Cómo puedes saber si eres de los llamados pero rehúsas a hacerte Cristiano, o si eres de los que Dios ha escogido? ¿Cómo sabrás en cual grupo estás?

La respuesta es simple (Cristiandad 101). Si escuchas las llamadas de los diáconos y los otros líderes, que Dios envió para llamarte, bien puedes ser uno de los que Dios ha escogido. Si escuchas en tu corazón, a la convicción y atracción del Espíritu de Dios, bien puedes ser uno de los que Dios ha escogido. Si empiezas a venir a los servicios del Domingo en la noche aquí a las 6:00 en punto, bien puedes ser uno de aquellos que Dios ha escogido. Podrías venir con nosotros los Domingos en la mañana y en la noche. La luz del evangelio de Cristo podría empezar a brillar en tu alma. Podrías empezar a desear conocer a Dios y a ser perdonado, justificado y salvo de la penalidad del pecado por Cristo Jesús. Podrías se humillado y convicto de tu pecado, y venir a Jesucristo en el momento instantáneo de la conversión. Nos gozaríamos de verte nacer de nuevo en esta familia de Dios a través de dicha experiencia instantánea del poder de Dios que convierte y de Su amor para ti.

Pero nos damos cuenta con dolor que esta feliz experiencia jamás sea tuya. Sabemos por experiencia y por lo que la Biblia dice, que:

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
      (Mateo 22:14).

¿Serás uno de los muchos o uno de los pocos? ¿Serás llamado por Dios y lo rechazarás? ¿Dirá Dios finalmente:

"Por cuanto llamé, y no quisisteis oír" (Proverbios 1:24)?

¿O serás uno de los pocos escogidos, que sigue viniendo a la iglesia, pero que busca a Cristo hasta hallarlo? Él te ama. Él quiere salvar tu alma de la penalidad del pecado. ¿Vendrás a Cristo y serás convertido o rechazarás al fin a Cristo - y regresarás a una vida sin significado y solitaria?

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
      (Mateo 22:14).

Ves, Cristo ya ha hecho todo lo necesario para que seas salvo. Él murió una muerte horrenda en la Cruz para pagar la penalidad de tu pecado. La Sangre que Él derramó está disponible para lavar cada uno de tus pecados, y borrar tus pecados del libro de récord de Dios. Y Cristo ha resucitado físicamente, corporalmente, de los muertos. Él subió al Cielo, donde está sentado a la diestra de Dios, orando ahora para que seas salvo, para que te hagas un Cristiano verdadero.

Pero la pregunta viene a ti, ¿serás uno que es llamado que rehúsa a Cristo? ¿O serás uno de los felices pocos que son escogidos por Dios en Cristo para la salvación?

Esperamos que seas uno de los escogidos de Dios! Oramos que vengas a estar con nosotros en esta feliz casa de Dios, que pronto vengas a Jesús y seas salvo, que pronto puedas decir con nosotros las palabras de los hombres de Shakespeare que seguían al Rey Henry, y digo en corto:

Nosotros pocos, felices pocos,
Banda de hermanos
Porque aquel que hoy [venga a Cristo] conmigo
¡Será mi hermano!
   (Traducción de William Shakespeare, Henry V, Acto IV.)

Ya seas Hispano u Oriental, o blanco, o Negro, decimos con Jesús que este dicho es cierto:

Porque aquel que hoy [venga a Cristo] conmigo ¡Será mi hermano!

Y decimos que aunque seas de un fondo Católico o Budista o Musulmán, o de cualquier otro fondo religioso, esto no te excluye. No te detiene de la oferta gozosa de compañerismo y salvación que Cristo te hace:

Porque aquel que hoy [venga a Cristo] conmigo ¡Será mi hermano...y mi hermana!

"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos"
     (Mateo 22:14).

El llamado de nuestras voces y el llamado de Dios resuenan esta mañana - empieza esta búsqueda de Dios en Cristo al regresar a la iglesia esta noche a las 6:00 PM. Tendremos un servicio muy distinto a las 6:00 de la tarde. Después de dar gracias por la comida cinco minutos antes de las seis, nos sentaremos y cenaremos juntos; luego habrá la Cena del Señor para los miembros, comiendo el pan y bebiendo la copa para memoria del Cuerpo crucificado y la Sangre derramada de nuestro Salvador. Habrá clase especial que el Dr. Cagan le enseñará a los que no son miembros durante la Cena del Señor. Después de la Cena del Señor iremos a ver un video de Voice of the Martyrs, llamado "El Clamor de los Mártires" [traducción libre]. Este video mostrará el sufrimiento que padecen los Cristianos in Sudán, en África; en el Sudeste de Asia, y en Indonesia. Este video acerca de los Cristianos en esas naciones conmoverá tu corazón e inspirará a tener fe en Cristo. Y finalmente, tendremos la fiesta de cumpleaños para uno de nuestros miembros. Será muy alegre y muy diferente del servicio de la mañana. No te pierdas la cena de compañerismo a las 6:00 PM, la celebración de la Cena del Señor, la clase especial para los nuevos, el video de la persecución de los Cristianos en Afrecha, Asia Sudeste e Indonesia, el predicación de corazón, y el asombrante compañerismo y diversión de la fiesta de cumpleaños al final. ¡Ven a casa a la iglesia - y hazlo esta noche!

Un joven estudiante Chino vino por primera vez el Domingo pasado. Le gustó tanto que regresó en la noche, y le gustó aun más! Varios otros regresaron el Domingo en la noche y también les encantó! Igual será contigo!

Una cancioncita que escribí hace un par de semanas lo dice todo. Cantémosla de pie. Es la número uno en el cancionero. Canta solamente un párrafo, el número tres. ¡Cántala fuertemente!

No cuidan de ti los de la gran ciudad;
Y nada te ofrecen, carecen de amor.
Mas tú a Jesús ven y encontrarás,
¡Comida en la mesa y mucha amistad!
A la iglesia ven, en amistad comed;
Deleite será, en la mesa al comer!
   (traducción de "Come Home to Dinner"
     por Dr. Robert L. Hymers, a la melodía de
       "On the Wings of a Snow White Dove").

¡Ven a casa a cenar esta noche a las 6:00 en punto!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan, Antes del Sermón: Mateo 22:8-14.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
"Cuan Tiernamente Os Está Llamando" (por Will L. Thompson, 1847-1909)/
"Come and Dine" (por Charles B. Widmeyer, 1884-1974).


EL BOSQUEJO DE

¡NOSOTROS POCOS! ¡BANDA DE HERMANOS!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"Porque muchos son llamados, y pocos escogidos" (Mateo 22:14.)

I.   Pregunta número uno - ¿Por qué estás aquí esta mañana?
Mateo 22:14a; Mateo 22:9; Lucas 14:23.

II.  Pregunta número dos - ¿Qué haremos contigo ahora que ya viniste?
Mateo 22:14a; Génesis 2:18.

III. Pregunta número tres - ¿Cómo responderás?
Mateo 22:14b; Proverbios 1:24.