Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡LA EXPLOSIÓN DE LA CRISTIANDAD!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Mañana del Día del Señor, 25 de Septiembre de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47.)


La explosión de la Cristiandad en el primer siglo es uno de los eventos más notables de la historia humana. He escogido la palabra "explosión" con mucho cuidado. La Cristiandad salió disparada como la bala de una pistola. Estalló en el mundo pagano con tal ímpetu que en unas pocas décadas ya había alcanzado los confines más lejanos del Imperio Romano, había penetrado a África, y había alcanzado la India y la China.

Sin embargo este alcance tomó lugar sin la mayoría de trampas y métodos asociados con el evangelismo de hoy. Esta fue la obra de Dios, no la obra del hombre, como lo ilustra nuestro texto:

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

En ese notable verso vemos que el fruto del evangelismo ultimadamente depende del "Señor", no del hombre, ni de las ideas, los pensamientos o los esquemas del hombre. En este mensaje señalaré (1) lo que los primeros Cristianos no tuvieron en su evangelismo, y (2) lo que sí tuvieron.

I. Primero, lo que ellos no tuvieron en su evangelismo.

1. Ellos no tuvieron Biblias. Recuerda que la imprenta no se inventó hasta muchos siglos después. Todas las Biblias eran escritas a mano en rollos que eran muy caros y se guardaban en las sinagogas. Los Cristianos no tuvieron Biblias en sus hogares ni en sus lugares de reunión. Recuerda también que la mayoría del Nuevo Testamento aun no se había escrito cuando la explosión de la Cristiandad comenzó. Sí, yo sé que alguien dirá que el Eunuco Etiope llevaba consigo una copia de Isaías (Hechos 8:28). Pero debemos recordar que dicho hombre era una excepción. Él era rico y era un "funcionario" (Hechos 8:27). Muy pocas personas podían haber tenido una copia de cualquier libro del Antiguo Testamento - y el Nuevo Testamento ¡aun no se había escrito!
    ¿Por qué enfatizo el punto de que la Cristiandad explotó sin Biblias impresas? Simplemente porque la presuposición moderna es errónea. Hoy en día nosotros pensamos que todo el mundo tiene una Biblia, y que se enseña verso por verso, que "crecerán en Cristo" y que el evangelismo ocurrirá. Pero dicha presuposición es falsa.
     Yo no digo que debemos deshacernos de las Biblias. Sino que en la China hoy en día hay un gran movimiento de millones de personas, que se están haciendo Cristianos, y que las Biblias allí son muy escasas. Al mismo tiempo, el número de Cristianos aumenta muy poco (si acaso) en el Occidente. En América, el número de iglesias decrece, ¡pese a que en casi cada cuarto de los hoteles hay una copia de la Biblia de Gedeón!
    Nos dicen que necesitamos las traducciones modernas. Dicen que eso nos ayudará. Pero los primeros Cristianos no tuvieron ¡ ninguna traducción! - ¡ninguna Biblia, punto!
    Así que, simplemente digo que esta explosión de la Cristiandad ocurrió sin las Biblias impresas. ¡Bien vale la pena pensar - al menos - varias horas sobre ese asombrante hecho!

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

Esto fue hecho sin Biblias impresas, y sin el Nuevo Testamento - porque aun no habían sido escritos. Fue hecho sin la enseñanza de verso-por-verso, ¡porque ni aun en los rollos de las sinagogas había versículos! Los versículos fueron divididos siglos después.

2. Estos primeros Cristianos no solamente carecían de Biblias, tampoco tenían "llamados al altar". ¿Cómo puedes tener evangelismo sin llamados al altar - sin una " invitación?" Esa es una buena pregunta - ¡una sobre la cual bien vale la pena - pensar - al menos - varias horas! Y mientras piensas en eso, recuerda que ninguna iglesia Bautista en la tierra tuvo llamados al altar antes de que dicho procedimiento fuese introducido por primera vez por un hombre llamado Jacob Knapp en la década de 1830. ¿Cómo crecieron los Bautistas? ¿Cómo fueron cientos de miles de ellos evangelizados sin un solo llamado al altar? Buena pregunta - digna de mucha consideración. Los Bautistas crecieron por decenas de miles, tal como las iglesias tempranas, sin jamás haber dado una invitación, ni algún llamado al altar.

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

"Ah, ya veo de dónde viene", dicen algunos, "es Calvinista de los cinco puntos". No, me temo que tu respuesta es demasiado simple - porque yo no soy Calvinista de los cinco puntos. Yo rechazo los puntos centrales del Calvinismo. Así que de regreso vuelves a encarar la pregunta - ¿Cómo consiguieron los primeros Cristianos y los Bautistas antes del tiempo de Knapp tantas conversiones sin aun un solo llamado al altar? Simplemente estoy diciendo que eres confrontado con esa pregunta - ¡y bien vale la pena pensar sobre ello - al menos - por varias horas!

3. Los primeros Cristianos nunca dijeron una "oración de pecador" con nadie. No hay ni una sola ocasión, ni alguna mención de alguna persona orando la "oración de pecador" con alguien en el Nuevo Testamento. ¡Simplemente no está allí! No está en los cuatro Evangelios. No está en el Libro de Los Hechos. No está en las Epístolas. La "oración de pecador" no está en la Biblia porque los primeros Cristianos jamás dijeron dicha oración con ninguna persona perdida. ¡Ese es el hecho, y es un hecho sobre el cual bien vale la pena pensar - al menos - varias horas!

4. Yo podría continuar, pero te daré solo un punto más. Los primeros Cristianos vieron la explosión de su fe sin ninguna de las trampas del "servicio de adoración" moderno. Ningún proyector de pared. Sin presentación de video computarizada. Sin la trampa de los tambores. Sin "líderes de adoración". Nada de eso. No estaban allí. Los primeros Cristianos no tenían Biblias, ni "llamado al altar", ni "oración de pecador", tampoco la "trampa" del "servicio de adoración" moderno. No obstante:

"el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

II. Segundo, lo que ellos tuvieron en su evangelismo.

1. Ellos sí tuvieron oración - muchísima. No un "servicio de adoración". Era "oración y ruego" (Hechos 1:14). Eran "oraciones" (Hechos 2:42). Fue "cuando hubieron orado" que el evangelismo fue efectivo (Hechos 4:31). "La iglesia hacía sin cesar oración" (Hechos 12:5). ¡Ellos no tuvieron un estudio Bíblico por una hora, con una o dos oraciones al final los Miércoles en la noche! No, lo siento, pero los estudios Bíblicos de Miércoles en la noche seguido por un par de oraciones secas y cortas, ¡no está en el Nuevo Testamento! Ellos tuvieron mucha oración, a veces "sin cesar". Yo creo que este es uno de los elementos clave del evangelismo efectivo. Lo vemos a través de todo el libro de Los Hechos. Lo vemos en la China el día de hoy - donde una explosión semejante de evangelismo está tomando lugar. Simplemente tenemos que tener más oración en la iglesia reunida, o seguiremos en una condición estancada y moribunda. Ellos dependían de Dios en oración:

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

¡Ellos tuvieron oración, oración congregacional, oración reunidos en la iglesia local - y mucha!

2. Ellos tuvieron compañerismo - y muchísimo! Nota cómo siempre estaban comiendo juntos. No los podías juntar sin que se sentasen a comer. Esa es una de las cosas notables que verás si piensas sobre el Nuevo Testamento cuando lo lees. ¡Esta gente siempre estaba comiendo junta! Ellos "comían juntos con alegría" (Hechos 2:46), literalmente "comían sus comidas, juntos con alegría". Sabes, esos primeros Cristianos tenían una comida juntos cada vez que se juntaban. Ellos comían juntos, y luego celebraban la Cena del Señor. El Apóstol Pablo no les dijo que erraban al hacer eso. ¡Para nada! Él simplemente corrigió el abuso de ello. Ellos tenían una cena en conexión con el servicio de predicación. El Dr. John MacArthur, pese a estar erróneo tocante a la Sangre, está en lo correcto cuando dice que los primeros Cristianos tenían una comida juntos todos los días (traducción de la nota sobre Hechos 2:46 de The MacArthur Study Bible.)
    Verás esto en el campo de misiones, en el Tercer Mundo, en Asia y en África. Ellos se juntan y comen después. Aquí en América la gente quiere irse a su casa o a McDonald's. ¡Con razón nuestro evangelismo es tan débil! La gente necesita ser reunida para comer - lo más a menudo, mejor. Si todo lo que ofrecemos es un servicio de una hora, seguido por la rápida partida de los Cristianos, ¿cómo esperamos sacar del mundo a la gente? ¿Qué es lo que les ofrecemos? ¿Cómo podemos esperar que dejen el mundo y se junten a nosotros si tenemos solamente una hora para ellos? ¿Qué harán con el resto de su tiempo? Ves, los primeros Cristianos se reunían todos los días.
    Me parece extraño que en las iglesias Americanas gastamos tanto tiempo en los niños pequeños, y luego, cuando se gradúan de la escuela secundaria, los dejamos ir. Después de graduarse de la escuela secundaria, se van algún lugar - exactamente cuando deberíamos enfocarnos más en ellos - y traer a otros de su edad. Yo creo que nuestro enfoque principal de evangelismo debe ser la gente joven, que tiene la edad de asistir a la universidad en los campos universitarios seculares. Sin embargo la mayoría de nuestras iglesias descuidan completamente este campo. Con razón fallamos en alcanzarlos - y fracasamos en mantener el 88% de los jóvenes criados en la iglesia que tienen la edad para ir a la universidad. No podrás mantener a estos jóvenes en la iglesia a menos que haya un flujo constante de nuevos jóvenes viniendo todo el tiempo.
    Nosotros simplemente tenemos que tener más compañerismo. ¡Simplemente tenemos que pasar juntos más tiempo, conversando, comiendo, y teniendo compañerismo! ¡La iglesia local no puede ser una "contra cultura" sin ello!

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

3. Y finalmente, ¡ellos tuvieron predicación! Ellos tuvieron predicación - y mucha! La palabra Griega es "kerusso". ¡Predicación! "Anunciar (como pregonero público)" (Strong #2784). No más enseñar. Para eso hay otra palabra Griega - pero predicar! Tú tienes que alzar la voz para hacerlo! Eso es lo que Pedro hizo. Él alzó la voz y les predicó (Hechos 2:14). Y ¿cuál era el tema de su predicación? Lee el libro de Los Hechos. Todos los sermones registrados ahí, excepto uno, estuvieron centrados en la crucifixión y la resurrección de Cristo de entre los muertos. Y ¿cuán a menudo oímos ese tema hoy en día? ¡Con razón el evangelismo Americano no es fructífero!
    Mi tarea cada Domingo es proclamar el evangelio - la muerte de Cristo para pagar por tus pecados - la resurrección física de Cristo - para darte vida eterna. La necesidad urgente de esta hora es la predicación del evangelio - predicar sobre la muerte y la resurrección de Cristo Jesús - ¡tal como lo hacían los predicadores del primer siglo!

"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47).

Cuando hayamos orado, cuando hayamos comido juntos y hayamos tenido compañerismo juntos, y cuando te hayamos predicado el evangelio de Cristo - aún no habrá fruto si Dios no mueve tu corazón - y te atrae a Cristo, y te atrae a esta iglesia local. Que Él conceda que así sea. Amén.

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Hechos 2:42-47.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
"Come and Dine" (por Charles B. Widmeyer, 1884-1974).


EL BOSQUEJO DE

¡LA EXPLOSIÓN DE LA CRISTIANDAD!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos" (Hechos 2:47.)

I.   Lo que los primeros Cristianos no tuvieron en su evangelismo,
Hechos 8:28, 27; 2:47.

II.  Lo que los primeros Cristianos tuvieron en su evangelismo,
Hechos 1:14; 2:42; 4:31; 12:5; 2:46, 14.