Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LAS ORDENANZAS DEL BAUTISMO
Y LA CENA DEL SEÑOR

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón predicado en la Mañana del Día del Señor, 12 de Septiembre de 2004
 en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles



La palabra "ordenanza" significa una práctica establecida por autoridad. La autoridad para las prácticas del bautismo y la Cena del Señor es Jesucristo. Jesús autorizó a la iglesia local para bautizar y para servir la Cena del Señor. Estas son las dos ordenanzas de la iglesia local, establecidas por Cristo mismo.

I. Primero, la ordenanza del bautismo.

Por favor voltea en tu Biblia a Mateo 28:19-20. Aquí Cristo ordenó la práctica del bautismo. Leamos estos dos versos de pie y en voz alta.

"Por lo tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:19-20).

Se pueden sentar.

Esta es la gran comisión, dirigida a la iglesia del Señor. Aclara que la iglesia tiene que cumplir tres deberes - (1) hacer discípulos, o sea, asegurarse que sean convertidos a Cristo, (2) bautizar a los que son convertidos, y (3) enseñarles a "guardar todas las cosas" que Cristo manda (Mateo 28:19-20).

La palabra "bautizar" es transliteración de la palabra Griega "baptizo". Esta palabra Griega significa "meter, sumergir o hundir". El Dr. Albert Garner dice:

Los Griegos tenían palabras originales que significaban "rociar", y "derramar", y nuestro Señor y sus apostoles usaron las palabras originales; pero nunca las usaron refiriendose al bautismo. Primero, las dos palabras Griegas "rhantizo" y "proschusis" significan rociar o derramar sobre [algo/alguien]. Sin embargo nuestro Señor y Sus apostoles jamás usaron estas palabras al hablar sobre el bautismo. Segundo, los Griegos tenían dos palabras que significaban solamente derramar fuera de o sobre [algo]. Esas palabras son "ekcheo" y "epicheo". De más de cincuenta veces que nuestro Señor y Sus apostoles usaron la palabra "bautizar" en referencia a una persona individual, ni una tan sola vez usaron alguna palabra Griega que significara rociar o derramar. Más de cincuenta veces usaron la palabra "baptizo" la cual para nuestro Señor y Sus apóstoles significaba solamente inmersión bajo el agua (Dr. Albert Garner, Defense of the Faith, Bogard Press, 1997, paginas 139-140).

Cada persona que fue bautizada en el Nuevo Testamento lo fue por inmersión bajo el agua. Cuando Jesús mismo fue bautizado, fue puesto bajo de agua, y "subió luego del agua" (Mateo 3:16). Cuando Felipe bautizó al eunuco:

"Y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua..." (Hechos 8:38-39).

El Dr. John R. Rice citó de la Enciclopedia Católica oficial, que dice:

La forma más antigua generalmente usada [en bautismo] fue sin duda la inmersión...En la Iglesia Latina, la inmersión parece haber prevalecido hasta el siglo doce. Después de esa época se puede hallar en algunos lugares hasta en el siglo dieciséis. La infusión y aspersión [rociar y derramar], sin embargo...prevalecieron gradualmente en la Iglesia Occidental (citado por el Dr. John R. Rice, en Bible Baptism, Sword of the Lord, 1943, p. 49).

Así, el Dr. Rice señaló que aún la Iglesia Católica Romana por miles de años bautizó solamente por inmersión, antes que el rociar o derramar se hicieran gradualmente su nuevo método.

Luego, el Dr. Rice mostró de la Enciclopedia Católica que el "bautismo infantil" gradualmente reemplazó el bautismo de adultos de los nuevos conversos (ibid., pp. 50-51). El Dr. Rice también señaló correctamente que Martín Lutero rompió con el Catolicismo Romano, pero mantuvo el rociar como la forma Luterana de bautismo (ibid., pp. 51-52). El Dr. Rice luego mostró que los Episcopales surgieron del Catolicismo, pero continuaron rociando infantes en vez de regresar a la práctica antigua Bíblica de bautizar a los conversos por inmersión (ibid., pp. 52-54). El Dr. Rice también citó a John Wesley, diciendo: "El modo de bautizar de antaño era por inmersión" (ibid., pp. 55-56). Y el Dr. Rice dijo: "Juan Calvino, fundador del Presbiterianismo, admitió que la inmersión era [el] modo original de bautismo" (ibid., páginas 57-58).

El Dr. Rice dijo: "Estudia la prueba cuidadosamente: fuera de la tradición, ¡de regreso a la Biblia!" (ibid., p. 59). Él dijo:

El rociar usado en el bautismo vino en todo caso por seguir el ejemplo y la tradición de los Católicos, quienes lo comenzaron y lo admiten abiertamente. Nadie empezó el rociar o el "bautismo infantil" por alguna Escritura sobre ello, ya que en la Biblia entera ¡no se halla ningún caso de ellos como bautismo ni como mandato! (ibid., página 59).

Como Bautistas, creemos que unicamente la Biblia es nuestro estándar para creencia y práctica. Como la Biblia no enseña nada aparte del bautismo de conversos por inmersión, eso es lo que creemos y practicamos. No bautizamos infantes porque aún no han sido convertidos. Practicamos el bautismo sólo para aquellos que son convertidos, y practicamos el bautismo solamente por inmersión, bajo de agua, porque eso es lo que la Biblia enseña.

Ahora voltea en tu Biblia conmigo a Colosenses 2:12. Leamos este verso de pie y en voz alta.

"Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos" (Colosenses 2:12).

Se pueden sentar.

Colosenses 2:12 dice, "Sepultados con él [Cristo] en el bautismo..." Este verso muestra que el Bautismo Biblico se debe hacer siempre por inmersión, "Sepultados con él [en el agua] en el bautismo", alzados del agua a vivir por Cristo como miembro de la iglesia local.

¿Quién debe ser bautizado? Hechos 2:41 nos lo dice. Voltea allí. Léelo de pie y en voz alta.

"Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron [a la iglesia local de Jerusalén] aquel día como tres mil personas" (Hechos 2:41).

Se pueden sentar.

Ellos oyeron gozosamente la predicación de Pedro. Ellos fueron convertidos. Luego fueron bautizados y añadidos como miembros a la iglesia local en Jerusalén. Ese es el método de la Escritura - primero oyes el evangelio, segundo eres convertido, tercero eres bautizado, y cuarto, te haces miembro de la iglesia local.

El Eunuco Etiópe le dijo a Felipe:

"Y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes"
    (Hechos 8:36-37).

De nuevo, como en Hechos 2:41, estos versos muestran que una persona debe ser convertida antes de ser bautizada por inmersión, debajo de agua.

¿Qué hace el bautismo por los pecados de una persona? Absolutamente nada. Sus pecados deben haber sido ya limpiados por la Sangre de Cristo, en la conversión, antes de ser bautizada. I Juan 1:7 dice:

"Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado " (I Juan 1:7).

I Juan 1:7 muestra claramente que "todo" pecado es limpiado por la Sangre de Cristo. Ni siquiera un solo pecado es lavado por el bautismo. Cada pecado es lavado en la Sangre de Jesús cuando una persona es convertida por creer completamente en Jesús.

¿Entonces, qué consigue el bautismo? ¿Qué hace? El bautismo identifica al nuevo converso con Jesucristo y la iglesia local. Voltea a Romanos 6:3-4. Por favor lee estos versos de pie y en voz alta.

"¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva"
      (Romanos 6:3-4).

Se pueden sentar. El bautismo muestra que tú estás identificado con Jesucristo en Su muerte y resurrección. Tú eres puesto bajo el agua, como Cristo fue puesto en una tumba. Tú te alzas del agua, como Cristo se alzó de entre los muertos, para vivir la vida Cristiana.

II. Segundo, la ordenanza de la Cena del Señor.

Voltea conmigo a I Corintios 11:23-26. Aquí se halla una clara descripción de la Cena del Señor.

"Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga"
      (I Corintios 11:23-26).

La Cena del Señor es la segunda ordenanza que Cristo le dio a la iglesia. [Dos veces] Cristo dijo: "Haced esto" (I Corintios 11:24, 25). Él nos dijo que tomaramos el pan y la copa.

El significado de la Cena del Señor está en el verso 26:

"Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga"
       (I Corintios 11:26).

La Cena del Señor no es dada como seguridad de la gracia. No te ayuda a recibir la gracia que salva. La Cena del Señor es, en vez, un recordatorio de la muerte de Jesús por nuestros pecados. El pan nos recueda de Su cuerpo, quebrantado por nosotros en la Cruz. La copa nos recuerda de Su Sangre, derramada para el perdón de nuestros pecados. El pan y la copa no se convierten en el cuerpo y Sangre de Cristo, como enseñan los Catolicos. Siguen siendo pan y jugo. Fueron dados para recordarnos de lo que Él hizo para salvarnos. No somos salvos por comer y beberlos. Somos salvos por fe en Jesucristo.

El Dr. Albert Garner dice:

Solamente los miembros de la iglesia en Jerusalén tomaron la Cena del Señor después del avivamiento Pentecostés. El bautismo y la membresía son requisitos para la Cena del Señor. Nadie aparte de los que han sido bautizados por la autoridad de las iglesias del Señor tiene derecho a la mesa del Señor (Dr. Albert Garner, ibid., p. 151).

El bautismo y la Cena del Señor son las dos ordenanzas de la iglesia local. Ambas nos recuerdan de la muerte y resurrección del Señor Jesucristo. La salvación viene, no por estas ordenanzas, sino por fe en el Cristo resucitado. "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo" (Hechos 16:31).

(FIN DEL SERMÓN)

La Oración Antes del Sermón: Dr. Kreighton L. Chan.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith:

"Hay un Precioso Manantial" (por William Cowper, 1731-1800).


EL BOSQUEJO DE

LAS ORDENANZAS DEL BAUTISMO
Y LA CENA DEL SEÑOR

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

I.   La ordenanza del bautismo, Mateo 28:19-20; 3:16;
Hechos 8:38-39; Colosenses 2:12; Hechos 2:41.

II.  La ordenanza de la Cena del Señor,
I Corintios 11:23-26; Hechos 16:31.

Tú puedes leer los sermones del Dr. Hymers cada semana en el Internet,
En: www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."