Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




REPRENDIDO PERO ENDURECIDO

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado el Viernes 12 de Agosto de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).


Escucha los comentarios del Dr. John Gill sobre este verso:

El hombre que reprendido por…sus padres, por ministros del Evangelio, por el Señor mismo…por su palabra y Espíritu…y aun desprecia y rechaza todo consejo y [advertencia] y se endurece contra ellos, y no demuestra…interés [por] ellos. La [ilustración] se ha tomado de un buey, que patea y patalea, y no [permite] que se le ponga el yugo [en] su cuello. Tal [persona] de repente será quebrantada; como [una pieza de alfarero] se rompe en pedazos con una vara de hierro, y nunca jamás se puede arreglar; así [del mismo modo] tales personas serán castigadas con destrucción eterna, la cual les caerá de repente, cuando [piensen estar en paz, aunque hayan sido reprendidos] por Dios y por el hombre. Y eso sin medicina; o sanamiento; sin cura para su enfermedad…sin perdón para sus pecados; sin recuperarse…de su condición y estado miserable; están [perdidos pasados de la esperanza]; sin ninguna ayuda [porque han] despreciado todo consejo e instrucción, "y ahullarás al final, cuando tu cuerpo y carne sean consumidos, y dirás, cómo he odiado la instrucción y mi corazón ha despreciado la corrección" (traducción de John Gill, D.D., An Exposition of the Old Testament,The Baptist Standard Bearer, reimpreso en 1989, tomo IV, p. 524).

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

"Endurece[r] la cerviz" significa que la persona es obstinada y no se le puede enseñar nada. No hay seña más fuerte de la persona inconversa que su falta de disponibilidad a recibir consejo y advertencia. Los Cristianos verdaderos están agradecidos por la corrección y el consejo, pero los pecadores orgullosos y arrogantes siempre están rectos en sus propios ojos. Rechazan advertencias, consejo y corrección. No sirve de nada corregir y reprender a la persona que endurece su cerviz.

"No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará" (Proverbios 9:8).

Tal es la diferencia entre la persona convertida y la inconversa cuando se les recuerda de sus faltas.

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

Esta noche quiero que veas cinco maneras en que Dios reprende a los pecadores inconversos.

I. Primero, por medio de tus padres.

Dios usa a los padres para reprender y corregir a los hijos. Es el deber de los padres restringir la maldad de sus hijos y corregirlos. El Apostol dijo:

"Tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos [respetabamos]" (Hebreos 12:9).

¡Qué gran carga de culpa cuelga sobre la cabeza de hijo impío que desprecia las advertencias y oraciones de un padre y una madre Cristiana! La persona jóven que no quiere ser corregida por sus padres Cristianos seguramente no será convertida.

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

II. Segundo, por medio de las Escrituras.

Dios reprende y corrige a los inconversos con las Escrituras.

"Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para corregir, para instruir…" (II Timoteo 3:16).

Todas las invitaciones, mandamientos, amenazas y advertencias de Dios en la Biblia son pruebas y advertencias a aquellos que aun están inconversos. ¿Cómo puedes leer acerca de Coré yendose al Infierno, Herodes siendo comido por gusanos, o Ananías y Safira muertos sin tener temor de Dios? Deveras, ¿cómo puedes leer en la Biblia sobre el juicio de Dios y el Infierno que te espera sin sentir miedo de Dios Todopoderoso?

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

III. Tercero, por medio de los sermones que oyes.

Dios reprende a los inconversos por los sermones que oyen. El Apóstol Pablo dijo:

"Que prediques la palabra…redarguye, reprende, exhorta… Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina"
     (II Timoteo 4:2-3).

El pastor fiel es llamado a predicar con regaños, reprensiones y exhortaciones. Él advierte del juicio y del Infierno. ¿Ha llegado la hora en que "no sufrirás la sana doctrina"? Si ya tienes tan duro el corazón y dura la cerviz para no recibir tal predicación, ya estás en una condición sin esperanza.

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

IV. Cuarto, por medio del Espíritu Santo Mismo.

Dios reprende y regaña a los inconversos mediante la operación de Su Espíritu.

"Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado…"
     (Juan 16:8).

¿Ha venido a tí el Espíritu de Dios? ¿Ha reprendido y regañado Él tu corazón? ¿Te ha convencido de tu pecado? ¿Has sentido al Espíritu de Dios decir dentro de tí: "Pecador, a dónde vas? ¿Cómo acabará tu vida pecaminosa? No estás preparado para encontrarte con Dios cuando mueras". ¿Has oído advertencias y reprensiones así del Espíritu de Dios?

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

V. Quinto, por medio de la conversión de otros.

A veces Dios reprende a un pecador por la convicción y conversión de otro. Esa persona era tu amiga y compañera. Tus sentimientos y pensamientos eran iguales. No hace mucho era tal como tú. Pero luego fue alarmada y convencida de pecado. Ahora ya no es como tú. Esto, amigo mío, es fuerte predicación para tí. Cuando un amigo cercano es convertido, es hora de que despiertes. Esta es una gran advertencia para tí.

"Huir de la ira venidera" (Mateo 3:7).

Oir de un pecador duro alarmado por su terrible condición, es un regaño fuerte para tí. Mira a donde se dirige tu vida. Aunque pienses que puedes aguantar y no rendirte a Dios, no lo puedes hacer por mucho tiempo. Pronto tu corazón temblará y tu dura cerviz se torcerá de miedo. Y todo tu supuesto valor terminará con un miedo cobarde y pánico. Ve el terrible fin al cual te diriges en gran velocidad. Tú también tienes que ser convertido - o perecerás.

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

Mira al fondo del Infierno que hierve. Allí está tu futuro. Es allí donde tu alma pasará su existencia sin fin.

"A todos los hombres de Coré…descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación" (Números 16:32-33).

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

[Herodes era orgulloso y confiado en sí mismo] "al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos" (Hechos 12:21, 23).

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

"Al oir Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron" (Hechos 5:5).

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

Huye de la ira de Dios. Huye a

"El cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


EL BOSQUEJO DE

REPRENDIDO PERO ENDURECIDO

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina" (Proverbios 29:1).

I.   Dios te reprende por medio de tus padres, Hebreos 12:9.

II.  Dios te reprende por medio de las Escrituras, II Timoteo 3:16.

III. Dios te reprende por medio de los sermones que oyes, II Timoteo 4:2-3.

IV. Dios te reprende por medio de Espíritu Santo Mismo, Juan 16:8.

V.  Dios te reprende por medio de la conversión de otros, Mateo 3:7;
Números 16:32-33; Hechos 12:21, 23; 5:5; Juan 1:29.