Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA SALVACIÓN ES DEL SEÑOR

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la mañana del Día del Señor, 25 de Julio del 2004
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles


"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).


El Dr. McGee dijo:

...si llegas a ser salvo, es porque la salvación es desde el Señor...Así que la salvación es obra de Dios de principio a fin (J. Vernon McGee, ThD., Thru the Bible, Thomas Nelson, 1982, tomo III, p. 754).

¿Por qué dijo Jonás: "La salvación es de Jehová [del Señor]"? Porque pensaba que él no podía ser salvo por nadie ni por nada más. Solamente Jehová podía salvarlo. Esto se aclara por la palabra Hebrea traducida "salvación". El Dr. Gill dijo:

Hay una letra más de lo usual en la palabra salvación [en el Hebreo], la cual aumenta su sentido; y denota que todo tipo de salvación es del Señor: la temporal, la espiritual y la eterna; no solo la salvación de las olas del mar, y del vientre del pez eran del Señor, sino que su liberación de los terrores del Señor, y el sentido que él tenía de su ira, y la paz y el perdón del cual ya era partícipe también eran del Señor, al igual que la salvación eterna en el mundo venidero, y la esperanza de tal (John Gill, D. D., An Exposition of the Old Testament, The Baptist Standard Bearer, 1989 reimpresion, tomo II, p. 541).

En otras palabras, la salvación de toda clase es del Señor. "La salvación es obra de Dios de principio a fin" (McGee, ibid.). Pensemos sobre eso, mirando al segundo y tercer capítulo del Libro de Jonás.

I. Primero, la salvación de Jonás era desde el Señor.

Jonás había huído de Dios. Dios lo llamó a predicar al pueblo de Nínive. Jonás huyó del llamado de Dios. Él abordó una nave que iría lo más lejos posible de Nínive en esos días. Hubo una tempestad enviada por Dios. Los marineros finalmente se dieron cuenta que la tempestad había sido enviada por Dios como juicio por la desobediencia de Jonás. Jonás les dijo que lo echaran al mar y que Dios los rescataría. Ellos echaron a Jonás al mar. Dios preparó un monstruo marino especial que tragó a Jonás.

Cuando Jonás cayó en el mar y fue tragado por este monstruo marino, él clamó al Señor en oración. Dios oyó su oración desde el vientre del pez.

Siempre me ha parecido extraño que la gente hoy cree en tantas ideas fantásticas, pero no quieren creer este narrado cuando lo leen en la Biblia. Muchos creen que los extraterrestres vienen a la tierra en naves espaciales, pero rehusan creer este narrado cuando lo leen en la Biblia. Muchos creen en "Pie Grande", o en "El Monstruo de Loch Ness" pero rehusan creer lo que la Biblia dice acerca de Jonás. Muchos por el engaño de la "evolución" creen que la raza humana viene de animales, pero rehusan creer la historia Biblica de Jonás. Ellos se aferran a lo que la Biblia describe como "los argumentos de la falsamente llamada ciencia" (I Timoteo 6:20) - pero rehusan creer que Dios podía "preparar" un monstruo marino especial que tragase a Jonás.

Bueno, no discutiré contigo si crees las cosas raras que lees en la prensa sensacionalista en los supermercados. Uno de estos periodicos dijo que Hitler aún estaba vivo, escondiendose en algún lado. ¡Él tendría más de 110 años! Algunas personas creen tal tipo de basura. Si lo quieres creer, creelo. Pero yo creo en Dios. Y yo creo que Dios puede hacer milagros cuando Él escoge hacerlo. La Biblia dice:

"Y hacía Dios milagros extraordinarios" (Hechos 19:11).

A traves de la Biblia leemos que Dios es un Dios de milagros. ¡Dios resucitó el cuerpo de Jesucristo de entre los muertos! ¡Eso tomó un milagro! Y Jonás fue resucitado por Dios. ¡Eso también tomó un milagro! Yo de ningún modo me disculpo por ello. ¡Nuestro Dios puede obrar milagros cuando Él quiere!

Mi Padre omnipotente es, no lo puedes negar;
Un Dios de milagros y prodigios - en el cielo escrito está.
Tomó un milagro poner la estrellas en orden,
Tomó un milagro colgarlas en el espacio;
Pero cuando Él mi alma salvó, y me limpió,
¡Tomó un milagro de gracia y amor!
      ("Tomó un Milagró" por John W. Peterson, 1948)
            [Traducción libre al Español].

"Y mandó Jehová al pez, y vomitó a Jonás en tierra"
     (Jonás 2:10).

Tomó un milagro que Jonás fuera salvo. La salvación de Jonás vino de Jehová [del Señor].

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

II. Segundo, la salvación de Nínive era desde el Señor.

Dios llamó a Jonás a predicar a Nínive una segunda vez después de ser vomitado a tierra. Esta vez Jonás obedeció a Dios. Nínive era una ciudad muy grande. Tomaba tres días caminarla por completo. Jonás predicaba al caminar. El tema de su predicación era: "De aquí a cuarenta días Nínive será destruida" (Jonás 3:4).

El pueblo de Nínive adoraba a un dios pez. Pero ellos sabían que Jonás había sido salvado de un monstruoso pez especial por el Dios verdadero. El Dr. John MacArthur, a pesar de estar equivocado tocante a la Sangre de Cristo, da un buen comentario auxiliar sobre ello. Él dice:

Informes sobre la experiencia milagrosa del pez de Jonás quizá llegaron de antemano a Nínive, resultando en el recibimiento completo de su mensaje...generalmente se cree que el acido del estómago del pez había blanqueado el rostro de Jonás, validando así su experiencia (The MacArthur Study Bible, traducción de la nota sobre Jonas 3:6).

Yo creo que el Dr. MacArthur está en lo correcto. Jonás sin duda tuvo una apariencia terrible, su piel blanqueada y manchada por los acidos del estómago del monstruo marino. De este modo Jonás era como Cristo, quien:

"les mostró las manos y los pies" (Lucas 24:40).

Cuando Tomás vio las señales en las manos y pies de nuestro Señor, y Su costado, dijo:

"¡Señor mío, y Dios mío!" (Juan 20:28).

La experiencia entera de Jonás fue dada por Cristo como retrato de Su muerte y resurrección. Jesús dijo:

"Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches" (Mateo 12:40).

Así que la terrible apariencia de Jonás sin duda dio peso a su predicación, así como las heridas de Cristo a los discípulos (cf. Lucas 24:40; Juan 20:27-28).

Pero esa no es la historia completa. El Dr. MacArthur también reconoce que hay algo más en ella. Él se da cuenta que el gran avivamiento en Nínive, con miles de conversiones fue milagroso. El Dr. MacArthur correctamente dice:

Desde un punto divino, el arrepentimiento completo fue una obra milagrosa de Dios (ibid., nota sobre Jonas 3:5).

¿Cómo fue salva la gente de Nínive? Ellos fueron salvos después de oir sermones que denunciaban sus pecados y proclamaban la venida del juicio de Dios sobre ellos. Estos sermones de Jonás movieron a la gente. Mira a Jonás 3:5. Leamos este verso de pie y en voz alta.

"Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos" (Jonás 3:5).

Se pueden sentar.

Ahora quiero que notes esto - la gente fue salva antes de vestirse de cilicio y ayunar. Eso es importantisimo. Mucha gente piensa que tienes que arrepentirte completamente antes de poder ser salvo. Piensan que debes arreglar todo en tu vida primero, y que luego ya eres "digno" de la salvación. ¡Cuán equivocados están! Joseph Hart hizo esto muy claro en su himno, "Venid, Pecadores." Joseph Hart dijo:

No te quedes por conciencia,
    Y no busques dignidad;
Todo el requisito es esto,
    Sentir tu necesidad.
("Venid, Pecadores" por Joseph Hart, 1712-1768,
      de Spurgeon's "Our Own Hymnbook,"
      Pilgrim Publications, 1975, himno numero 492).

Todo el requisito es "saber tu necesidad".

"Y los hombres de Nínive creyeron a Dios..." (Jonás 3:5).

¡Ves, ellos fueron salvos antes de arrepentirse! Ellos creyeron a Dios y fueron salvos - ¡y luego se arrepintieron! Eso es exactamente lo que los de antaño enseñaron. Escucha a William G. T. Shedd, que era parte de los de "antaño". El Dr. Shedd nos dice:

La fe es el medio y el arrepentimiento es el fin. La fe guía al arrepentimiento, no el arrepentimiento a la fe...La doctrina [que enseña] que el arrepentimiento precede [llega antes] de la fe tiende a hacer el arrepentimiento legal, o sea, una razón por la cual Cristo debe aceptar al pecador (W. G. T. Shedd, Dogmatic Theology, P and R Publishing, 2003 reimpresión, pagina 791).

Pero el arrepentimiento no llega primero. La fe en Cristo viene primero, luego el arrepentimiento. El arrepentimiento no es la razón por la cual Cristo debe aceptarte. La fe en Él es la única razón por la que Él acepta a alguien.

"¿Por qué?" dices tú, "¡tomaría un milagro que los paganos Ninivitas fueran convertidos en grandes masas!" Por supuesto. ¡Pero recuerda, toma un milagro que cualquiera sea convertido! Dios tiene que intervenir y darles vida a aquellos que están espiritualmente muertos.

"Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

III. Tercero, tu salvación tiene que ser desde el Señor.

¿Qué significa esto para ti? Pues significa, antes que todo que tu salvación no depende del bautismo. El agua del bautismo es algo que un ser humano hace. Tus padres decidieron rociarte con agua cuando eras infante. ¿Qué tiene que ver eso con el Señor? La salvación no depende de algo que tus padres decidieron hacerte.

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

O en nuestra tradición Bautista, tú decides ser bautizado por ser sumergido. ¿Qué tiene que ver eso con el Señor? La salvación no depende de tu decisión de ser bautizado - ni aún del bautismo mismo.

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

Además, esto muestra que la salvación no depende de que sigas a Cristo. Mucha gente piensa que puede ser salva por seguir a Cristo, o por tratar de seguir a Cristo. Esto es erroneo. Sí, después de que una persona es salva debe seguir a Cristo lo mejor que pueda. Pero tú no puedes entrar en la salvación tratando de ganarla- por tratar de seguir a Cristo. ¡Eso es poner al coche antes del caballo!

Mira, ¿cómo podía Jonás seguir a Cristo? Él estaba muerto, dentro del monstruo. Y tú estás igual de muerto. La Biblia dice que estás "muerto en pecados" (Efesios 2:5). ¡Una persona que está espiritualmente muerta como tú no tiene la capacidad de seguir a Cristo! ¡Tu salvación no depende de lo que haces!

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

Ve aún más lejos. Esto también muestra que no puedes ser salvo por alguna emoción que sientas. Un jóven dijo que tenía que ser "raptado" por Cristo para ser salvo. Supongo que según él tenía que sentir algun sentimiento de rapto, llevado por sus emociones a Cristo. Pero no creo que el ladrón clavado en la cruz a lado de Jesús tuvo tales emociones cuando fue salvo. Todo lo que sentía era dolor - el dolor de los clavos en sus manos y pies. Este hombre no fue "raptado" cuando fue salvo. Jesús hizo todo el salvar. Jesús salvo a este hombre sin gran emoción, solamente el dolor físico de la crucifixión, ningún rapto de emoción religiosa. De hecho, por años de experiencia yo estoy convencido de que la mayoría de personas sienten poca o ninguna emoción cuando finalmente son salvos. ¿Por qué? Porque:

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9),

por eso - ¡no por ninguna emoción que experimentes!

Jonás sabía que estaba perdido. Jonás sabía que no había esperanza para él. Como Joseph Hart lo dijo:

Todo el requisito es esto,
    Sentir tu necesidad.

¡Jonás seguramente sintió su necesidad por Jehová dentro del monstruo marino!

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

Ves, Jesús ya hizo todo lo necesario para tu salvación. Él ya murió en la Cruz para pagar la pena de tus pecados. Él ya resucitó de los muertos. Él ya ascendió de nuevo al Cielo, para sentarse a la diestra de Dios. Tú no puedes añadirle nada a lo que Cristo ya ha hecho para salvarte. La Biblia lo hace muy claro:

"Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros"
    (Romanos 5:8).

¡Ya no te queda absolutamente nada que hacer sino creer en Jesús! Dios es el

"que justifica al que es de la fe de Jesús" (Romanos 3:26).

¡Dios salva a la persona que verdaderamente cree en Jesús!

Sí, yo sé que tú ya creías cosas acerca de Jesús antes. Tú creías que Él era un gran maestro. Talvez hasta creías que Él era el Salvador. Pero esas son solamente doctrinas. Yo no te estoy pidiendo que creas doctrinas acerca de Cristo. ¡Te estoy pidiendo que creas en ¡Cristo mismo! Solamente Jesús puede limpiar tu pecado con Su Sangre y hacerte una persona limpia a la vista de Dios.

Todo el requisito es esto,
    Sentir tu necesidad.

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

Si tú sientes la necesidad de que Jesús te salve, por favor pasa atrás del cuarto mientras cantamos la segunda estrofa del himno. Es la última canción en la hoja de música. No pases en la primera estrofa. Pasa en la segunda estrofa. El Dr. Cagan te llevará a mi oficina, allí hablaremos de tu necesidad por Jesucristo. Solamente Cristo te puede salvar.

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

Es la última canción en la hoja. Si quieres que te hablemos sobre la salvación en Cristo, ve atrás del cuarto cuando cantemos la segundo estrofa. Nos sentaremos en mi oficina y escucharemos cuidadosamente lo que digas, y luego te aconsejaremos que vengas a Cristo y lo confíes a Él solo. Esa es la única manera de ser salvo - por confiar completamente en Jesucristo. Canta en voz alta y clara. Y pasa atrás del cuarto para aconsejamiento cuando cantemos la segunda estrofa.

Venid, pecadores viles,
    Que en quebranto os encontráis,
Jesús quiere ya salvaros,
    Compasivo y fuerte es,
Jesús puede, Jesús puede,
    Y Él quiere, no dudéis.
Jesús puede, Jesús puede,
    Y Él quiere, no dudéis.

No te quedes por conciencia,
    Y no busques dignidad;
Todo el requisito es esto:
    Sentir tu necesidad;
Él lo hace, Él lo hace,
    Despertandote está,
Él lo hace, Él lo hace,
    Despertandote está.
("Venid, Pecadores" por Joseph Hart, 1712-1768).

(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Jonás 2:5-10.

El Solo Cantado por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith Antes del Sermón:

"Venid, Pecadores" (por Joseph Hart, 1712-1768).


EL BOSQUEJO DE

LA SALVACIÓN ES DEL SEÑOR

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"La salvación es de Jehová [del Señor]" (Jonás 2:9).

I.   Primero, la salvación de Jonás era desde el Señor,
I Timoteo 6:20; Hechos 19:11; Jonás 2:10.

II.  Segundo, la salvación de Nínive era desde el Señor,
Jonás 3:4; Lucas 24:40; Juan 20:28; Mateo 12:40;
Jonás 3:5; Efesios 2:8-9.

III. Tercero, tu salvación tiene que ser desde el Señor,
Efesios 2:5; Romanos 5:8; 3:26.

Tú puedes leer los sermones del Dr. Hymers cada semana en el Internet,
En: www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."