Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡LA NECESIDAD DE ESTA HORA -
PREDICAR Á CRISTO CRUCIFICADO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la mañana del Día del Señor, 24 de Julio de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)


He estado leyendo un artículo titulado, "La necesidad de la predicación bíblica," por el Dr. R. Albert Mohler, Jr., el presidente del Seminario Teológico Sureño Bautista en Louisville, Kentucky. Dr. Mohler es un hombre conservador, y él tiene mucho que decir en este artículo que es bueno y verdad. No estoy de acuerdo con los liberales en la Convención Sureña Bautista que todavía mantienen el control apretado de las 153 universidades izquierdistas del Sureño Bautista, colegios, y de las poseídas escuelas teológicas. El Dr. Mohler, un presidente conservador, simplemente encabeza uno de los seminarios. Los Bautista Sureños tienen un camino muy largo de ir antes de que podamos proclamar que han ganado la batalla sobre el liberalismo. Sin embargo, el Dr. Mohler es un hombre conservador fino. He dado su artículo entero como apéndice en el final de este sermón. Espero que usted lo lea en el Internet.

Sin dar el artículo entero del Dr. Mohler, intentaré resumirlo en pocas frases. Él dice que la predicación ha caído en épocas duras. Ha habido un cambio de la predicación concentrado en la Biblia hacia concentración humana "para resolver las necesidades" de la gente moderna. Él cita el rango liberal, Harry Emerson Fosdick, rechazador de la Biblia que dijo, la "predicación es consejo personal basado sobre un grupo." Él dice que la vieja manera de la predicación fue ejemplificada por el puritano Richard Baxter, quien dijo, "predica como nunca seguro predicar otra vez, y como hombre que muere a los hombres que mueren." Pero la vieja manera de Baxter de la predicación, dice Dr. Mohler, ha cambiado en las últimas varias décadas al método liberal de Fosdick. "Para Fosdick, el predicador es amablemente un consejero que ofrece consejo y el estímulo provechoso." Mohler dice, "Escandalosamente, éste ahora es el enfoque evidente en muchos púlpitos evangélicos. Él [púlpito] ha llegado a ser un centro del consejo y el banco de la iglesia se ha convertido en el sofá de los terapeutas. Las preocupaciones psicológicas y prácticas [han substituido la predicación del evangelio] [El evangelio se ha sido substituido por discursos] de las necesidades temporales tales como cumplimiento personal, seguridad financiera, paz de la familia, y adelanto de la carrera. Demasiados sermones son satisfechos para contestar a éstos. . . las necesidades y las preocupaciones, y no puede proclamar [el evangelio de Cristo de la Biblia]" Usted puede leer el resto del artículo del Dr. Mohler en el final de este sermón.

Creo que él ha precisado la necesidad del griterío necesario en las iglesias de esta hora - predicar Cristo crucificado, basado en las palabras de la Biblia. Y éste era exacto el punto el apóstol Pablo hizo cuando él dio las palabras de nuestro texto,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Otros pueden dar los mensajes de motivación brillantes y alegres prestados del Reader's Digest,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Otros pueden predicar en "una vida conducida propósito,"

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Todavía otros pueden dar supuestas "exposiciones," pasando a través de un pasaje paso largo en las Escrituras, en orden, verso por verso, diciendo algunas cosas superficiales sobre cada verso cuando pasan adelante, intentando de alimentar las cabras, y tratar de algún modo de cambiarlos en ovejas con este método de "alimentar" las,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Un amigo predicador, quien piensa como yo acerca de la predicación, estuvo de acuerdo con entusiasmo cuando le dije que él y yo somos dinosaurios. Estamos haciendo rápidamente extintos, puesto que los viejos predicadores del evangelio han muerto, y una nueva generación de los hombres de mucho éxito (pueden aparecer superficial) ha demostrado que la vieja manera de la predicación no alcanza al hombre moderno. Pero, debo todavía debo decir con el apóstol Pablo,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Usted puede preguntar porque, en esta iglesia, enfocamos nuestra predicación a propósito de Cristo crucificado. Le diré porqué en tres puntos.

I. Primero, predicamos Cristo crucificado porque Cristo crucificado es el tema más importante que jamás podríamos hablar.

El apóstol Pablo es el mejor modelo para cualquier predicador y no Joel Osteen, Rick Warren, o John MacArthur. Y Pablo dijo, ""Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" ¡Ése es bastante para mí! Usted puede llamarme un dinosaurio, una reliquia de un día pasado, demasiado pasado de moda, con un par de gafas de cuernos-bordeados (los grandes), con una camisa blanca y corbata, y con una vieja Biblia de Scofield en mi mano, declamando las grandes verdades del evangelio. ¡Así sea! Si soy un dinosaurio anticuado, estoy parado en línea con algunos dinosaurios bastante impresionantes del pasado - Martin Luther, George Whitefield, John Wesley, John Bunyan, y C. H. Spurgeon. Si soy un dinosaurio, ellos eran también, pero ellos fueron bastante feroces en el púlpito. ¡Preferiría ser un Tyrannosaurus Rex con los dientes que destellan, que ser una de las maravillas desdentadas del púlpito moderno! ¡Inclúyeme en el lado de los viejos dinosaurios feroces, como Baxter y Bunyan, no con los débiles aduladores sonrientes del púlpito moderno! Inclúyeme con los hombres como el apóstol Pablo, no con cobardes de "pensadores de la posibilidad" en tal llamados " súper iglesias." ¿(Cuál es tan "súper" sobre ellas de todos modos?) No están como "súper" como los mormones, que tienen aún muchedumbres más grandes. No están "súper" como el papa, que atrae literalmente millones para oír sus pesadas "homilías." No están "súper" como Billy Graham, que tiene que recurrir a los trucos del mono como ofrecer los "testimonios" de Bill y Hillary Clinton para atraer una muchedumbre "súper". No, yo no adoptaré sus métodos para atraer una muchedumbre "súper" de gente mundana para oír cuarenta cinco minutos de música rock, antes de que se den 12 minutos de la motivación "que eleva" del estilo Oprah Winfrey. Yo no hago tal y nunca lo haré. Al día de mi muerte estaré parado con el apóstol Pablo, que dijo,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

¿Por qué digo eso? Porque predicación de Cristo crucificado es el mensaje más importante que el mundo haya oído - u oirá en el futuro - hasta que Dios tire la cortina abajo sobre el escenario de vida y diga, "caballeros, es el tiempo de cerrar." Al final de mi vida - no, al final del mundo, mi oración será que esta iglesia del centro urbano, rodeada por paganismo fuerte, incredulidad, religión falsa, y el pecado insondable continuará encendido, nunca rindiendo al espíritu del mundo, diciendo con el apóstol Pablo,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

De cierto decimos audazmente con el apóstol,

"Porque no me propuse saber algo entre vosotros, sino á Jesucristo, y á éste crucificado." (I Corintios 2:2)

Otros pueden elegir otro lema si desean, pero cuando y siempre nuestro tema debe estar,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

¡Ése es nuestro himno y nuestro tema, y será hasta que Dios nos llame a su hogar del cielo!

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Cristo crucificado es el sermón más importante que cualquier hombre pueda predicar jamás. Prediquémoslo "como hombre que muere a los hombres que mueren." Y lo que otros coros y otras canciones del "rock" puedan ofrecer en sus servicios, dejemos que nuestra canción, y nuestro himno sigue siendo igual. "Hay una fuente llenada de sangre." ¡De pies y canten ruidoso y fuerte!

Hay una fuente llenada de la sangre, sacado de las venas de Emmanuel,
Y los pecadores hundidos debajo de esa inundación perderán sus manchas de culpa;
Perderán sus manchas de culpa, perderán sus manchas de culpa,
Y los pecadores hundidos debajo de esa inundación, pierden todas sus manchas culpables.
   ("Hay un precioso manantial" por William Cowper, 1731-1800)

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

II. En segundo lugar, predicamos a Cristo crucificado porque Cristo es la persona más importante que vivió hasta ahora, y su crucifixión es el acontecimiento más importante de toda la historia humana.

¡Él es la persona más importante que jamás vivió - no simplemente debido a las lecciones él enseñó o el ejemplo él dio - pero debido a quién él es! Por la unión hipostática él es Dios-hombre. Nadie que haya vivido puede declarar qué Cristo dijo, cuando él pronunció estas palabras,

"Yo y el Padre una cosa somos" (Juan 10:30)

"Y el que me ve, ve al que me envió" (Juan 12:45)

"El que me ha visto, ha visto al Padre" (Juan 14:9)

¡C. S. Lewis dijo que nadie podría decir esas palabras a menos que él fuera un loco - o quién él dijo él era, la segunda persona de la Trinidad santa - Dios el hijo! Por el misterio de la unión hipostática del Dios y del hombre, Jesús solamente, de todos los hombres que han vivido siempre, es Dios y hombre. Hace tan fuertemente el presente de la Biblia que unión hipostática del Dios y del hombre en Cristo, ese

"Señor . . . la cual ganó [nosotros] por su sangre. " 
     (Hechos 20:28)

El cuerpo de Cristo es el cuerpo de Dios. La sangre de Cristo es la sangre de Dios. Deja los que rechazan estas verdades sobre el Dios-hombre Jesús hacer tal para el peligro de perder sus almas en fuego del infierno, para

"El que no creyere, será condenado." (San Marcos 16:16)

Nosotros predicamos Cristo crucificado porque Cristo es el Dios-hombre, el personaje más importante que jamás vivió en esta tierra. Y su crucifixión en la cruz es el acontecimiento más importante de toda la historia humana - porque allí en la cruz crucificaron al Dios-hombre perfecto e inmaculado, para pagar a la pena completa de su pecado. Y es allí que la sangre del Dios vertió fuera de esas venas del Dios-hombre para limpiarle de todo el pecado, así que usted pueda estar parado en su rectitud imputado perfecto delante de un Dios santo. Así es porqué decimos con el apóstol,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

III. Tercero, predicamos á Cristo crucificado porque él es el único que puede salvar pecadores de la culpabilidad y de la pena del pecado.

Jesús dijo,

"Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí." (Juan 14:6)

Cristo es el único Dios-hombre que jamás haya vivido. Él es el único hombre que vertió la sangre del Dios mismo para limpiar sus pecados. Ningún otro líder o profesor religioso ha hecho siempre tales demandas. Pero Jesús lo hizo audazmente.

"Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado á los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12)

¡Nadie pero Jesús Cristo, Dios el hijo, puede salvarle de la culpabilidad del pecado y de la condenación del infierno eterno!

Otros pueden predicar "muchos caminos" hacia el cielo. Eso puede sonar bueno en una sociedad pluralista que rechace todos los absolutos referentes cuál correcto e incorrecto - y a cuál es falso y verdad. Déjelos rechazar los absolutos. Déjelos llamarnos los fanáticos limitados. Eso en el más leve no nos disuadirá nuestro llamar santo,

"Mas nosotros predicamos á Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

Terminamos este sermón con una cita de gran Spurgeon, el príncipe de los predicadores, a que, al hablar en nuestro texto, dijo,

Debemos estar muy claros en decirle al pecador que no hay esperanza para él en cualquier otro lugar pero en Cristo (C. H. Spurgeon, de "Preaching Christ Crucified," The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, 1979 reimprime, volumen LVI, p. 485).

Spurgeon dijo que el predicador fiel debe predicar a Cristo crucificado

A los pecadores de cada edad . . . de cada espeso... él también predica Cristo a pecadores de toda clase, aun al ateo, el hombre que dice que no hay Dios, y él ruega que crea y vivirá. Él predica Cristo al abiertamente profano . . . a las rameras en las calles . . . al borracho . . . [a los inconversos en la iglesia... a todos los hombres y mujeres] La predicación de Cristo crucificado . . . tiene poder suficiente para convertir . . . a pecadores en santos y así que [vamos] continuar la predicación de Cristo [crucificado] a todos los pecadores de todas las clases. ¡Intentaremos no dejar ninguno afuera, ni aun a ti, mi amigo, que piensa que hacia fuera te dejan, o que debe ser dejado afuera . . . allí aun hay misericordia para el miserable, aun hay perdón pare el culpable quién vendrá y confiará en Cristo Jesús y él crucificado . . . Ay, pecador, Yo [deseo] que tu confiaras en Jesús este mismo momento! ¿Tu realizas cómo es grande tu peligro? . . . Ten cuidado a fin de que sin preparación, porque si eso es tu infeliz [destino], allí no hallarás ningún rescate de que pueda librarte del [infierno] Mira la necesidad de Jesús, pecador, y agarra a él por la fe. Ninguno otro pero Cristo puede salvarte a ti (Ibíd., páginas 487-490). 

Venid a Cristo. Él pagará por la pena del pecado. Él despejará el expediente pecaminoso y te arropará en su justicia. ¡Ay, pecador, venga a Cristo!

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


Escrituras leyó antes del sermón del Dr. Kreighton L. Chan: I Corintios 1:18-25.
Cantado a solas antes del sermón por Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
"Para todo mi pecado" (por Norman Clayton, 1943)


¡(artículo del Dr. Mohler sigue este contorno)

EL BOSQUEJO DE

LA NECESIDAD DE ESTA HORA -
PREDICAR Á CRISTO CRUCIFICADO

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"Solamente predicamos a Cristo crucificado" (I Corintios 1:23)

I.   Primero, predicamos Cristo crucificado porque Cristo crucificado es el tema más importante que jamás podríamos hablar, I Corintios 2:2.

II.  En segundo lugar, predicamos a Cristo crucificado porque Cristo es la persona más importante que vivió hasta ahora, y su crucifixión es el acontecimiento más importante de toda la historia humana,
Juan 10:30; 12:44; Juan 14:9; Hechos 20:28; Marcos16:16.

III. Tercero, predicamos á Cristo crucificado porque él es el único que puede
salvar pecadores de la culpabilidad y de la pena del pecado,
Juan 14:6; Hechos 4:12.


APÉNDICE: "La necesidad de la predicación Bíblica," por el Dr. R. Albert Mohler, Jr. Citado en su totalidad para su estudio y edificación.

La necesidad de la predicación Bíblica
Por R. Albert Mohler, Jr.
Presidente del Seminario Teológico Sureño Bautista,
Louisville, Kentucky.

¿Ha caído la predicación en épocas duras? Ahora, una discusión abierta se está emprendiendo sobre el carácter y la centralidad de la predicación en la iglesia. En peligro esta nada menos que la integridad de la adoración y proclamación cristiana.

¿Cómo esto sucedió? Dado el lugar central de la predicación en la iglesia del nuevo testamento, se parecería que la prioridad de la predicación bíblica debe ser incontestada. Después de todo, como John A. Broadus famosamente comentó, la "predicación es característica de cristianismo. Ninguna otra religión ha hecho la reunión regular y frecuente de grupos de gente, para oír la instrucción y exhortación religiosa, una parte integral de adoración cristiana."

Pero aun las voces influyentes numerosas dentro del movimiento evangélico sugieren que la edad del sermón [basado en Biblia] ahora es anticuada. En su lugar, algunos predicadores contemporáneos ahora substituyen mensajes intencionalmente diseñados para alcanzar a congregaciones seculares o superficiales - mensajes que eluden predicar un texto bíblico, y evitan así una confrontación potencialmente embarazosa con verdad bíblica.

Una cambio sutil visible en el inicio del vigésimo siglo se ha convertido en una grande división mientras que el siglo XXI sigue en curso. El cambio de la predicación [basada en la Biblia] hacia más tópicos y humano-centrados ha crecido hasta un debate sobre el lugar de las escrituras en la predicación, y la naturaleza de predicación de ser.

Dos declaraciones famosas sobre la predicación ilustran esta división. Reflejando poéticamente en la urgencia y la centralidad de la predicación, el pastor puritano Richard Baxter comento una vez, "predico como nunca seguro predicar otra vez, y como hombre que muere a los hombres que mueren." Con la expresión viva y un sentido de la gravedad del evangelio, Baxter entendía que la predicación literalmente es un asunto de la vida o de la muerte. La eternidad cuelga en el equilibrio mientras que el predicador proclama la palabra.

Ponga en contraste esa declaración con las palabras de Harry Emerson Fosdick, quizás el predicador más famoso (o más infame) de las décadas tempranas del vigésimo siglo. Fosdick, pastor de la iglesia Riverside en la ciudad de Nueva York, proporciona un contraste instructivo al Baxter venerable: "predicación," él explicó, "es consejo personal sobre una base del grupo."

Estas dos declaraciones sobre la predicación revelan los contornos del debate contemporáneo. Para Baxter, la promesa del cielo y de los horrores del infierno enmarca la carga que consume del predicador. Para Fosdick, el predicador es amablemente un consejero que ofrece consejo y estímulos provechosos.

El debate contemporáneo sobre la predicación se explica más comúnmente como argumento sobre el foco y la forma del sermón. ¿Debe el predicador intentar de predicar un texto bíblico a través del sermón [basado en la Biblia]? ¿O debe el predicador dirigir el sermón a "necesidades del sentimiento" y las preocupaciones percibidas de los oyentes?

Claramente, muchos evangélicos ahora favorecen el segundo método. Impulsado por los devotos de "predicación basados sobre necesidad," muchos evangélicos han abandonado el texto sin el reconocimiento de que han hecho tal. Estos predicadores eventualmente alcanzaran el texto en el curso del sermón, pero el texto no fija la agenda ni establece la forma del mensaje.

Enfocarse en supuesto "necesidades percibidas" y permitir estas necesidades de fijar la agenda de la predicación conduce inevitable a una pérdida de autoridad bíblica y de contenido bíblico en el sermón. Todavía, esta pauta es cada vez más la norma en muchos púlpitos evangélicos. Fosdick debe sonreír del sepulcro.

Evangélicos anteriores reconocieron el método de Fosdick como rechazamiento de la predicación bíblica. Un liberal revelado, Fosdick desfiló su rechazamiento de la inspiración, inerrancia, y la infalibilidad bíblica - y rechazo otras doctrinas centrales de la fe cristiana. Enamorado con tendencias en teoría psicológica, Fosdick se convirtió en terapeuta feliz del púlpito de protestantismo liberal. La meta de su predicación fue capturada correctamente por el título de uno de sus muchos libros, Al ser una persona verdadera.

Escandalosamente, éste ahora es el método evidente en muchos púlpitos evangélicos. El escritorio sagrado se ha convertido en un centro del consejo y el banco de la iglesia se ha convertido en el sofá de los terapeutas. Las preocupaciones psicológicas y prácticas han desplazado exégesis teológica y el predicador dirige su sermón a las necesidades percibidas de la congregación.

El problema es, por supuesto, que el pecador no sabe cuál es su necesidad más urgente. Él está ciego a su necesidad de la redención y de la reconciliación con Dios, y esta enfocado sobre necesidades potencialmente verdaderas pero temporales tales como cumplimiento personal, seguridad financiera, paz de la familia, y adelanto de la carrera. Demasiados sermones son satisfechos para responder a estas necesidades y preocupaciones expresadas, y no pueden proclamar la palabra de la verdad.

Sin una duda, pocos predicadores que siguen esta tendencia popular se preponen salir de la Biblia. Pero bajo una mascara que una intención de alcanzar hombres y a mujeres seculares modernos "donde están," el sermón se ha transformado en un seminario del éxito. Algunos versos de escritura se pueden agregar a la mezcla, pero para que un sermón sea genuino bíblico, el texto debe fijar la agenda como la fundación del mensaje - no como autoridad citada para la anotación al pie de la página espiritual.

Charles Spurgeon enfrentó la exacta misma tendencia en los vacilantes púlpitos en su propio día. Algunas de las iglesias más de moda y bien-atendidas de Londres ofrecieron los oradores que eran los precursores a los modernos predicadores de basados de necesidades. Spurgeon confesó que "el embajador verdadero para Cristo se siente que él sí mismo está parado ante Dios y tiene que ocuparse con almas en lugar de Dios como siervo de Dios, y esta parado en un lugar solemne - un lugar en el cual la infidelidad es inhumanidad al hombre tal como traición a Dios."

Spurgeon y Baxter entendían el mandato peligroso del predicador, y por lo tanto fueron conducidos a la Biblia como su solamente autoridad y mensaje. Dejaron sus púlpitos temblando con la preocupación urgente por las almas de sus oyentes y completamente enterados de su responsabilidad a Dios por predicar su palabra, y su palabra solamente. Sus sermones fueron medidos por el poder; Fosdick por popularidad.

El corriente debate sobre la predicación puede sacudir las congregaciones, denominaciones, y el movimiento evangélico. Pero sepa esto: La recuperación y la renovación de la iglesia en esta generación vendrán solamente cuando el púlpito al púlpito el heraldo predique como nunca seguro predicar otra vez, y como hombre que muere a los hombres que mueren. (Artículo del Dr. Mohler es re-imprimado de Pulpit Helps, Dr. Spiros Zodhiates, editor, Julio 2005, de pagina 1, 11)