Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA REGENERACIÓN - LA DOCTRINA OLVIDADA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Tarde del Día del Señor, 30 de Mayo de 2004
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3).


Un estudio realizado por el Home Mission Board (la Junta para Misiones Adentro del Pais)de la Convención Bautista del Sur, la más grande denominación del país (USA), revela que más del sesenta por ciento de los adultos bautizados ya han sido bautizados anteriormente (reportado en The California Southern Baptist, 4 de Mayo de 1995, p. 8). Esto significa que solo 4 de cada 10 bautizos fueron de aquellas personas que profesaban por primera vez. Los seis restantes fueron bautizados por "rededicar sus vidas", o "por algun otro motivo". El artículo terminó diciendo: "La encuesta indica la necesidad de más aconsejamiento [pastoral] para los que buscan el bautismo" (ibid.). Thomas Wright, un líder de Southern Baptist Home Mission Board, dijo: "No estamos aconsejando cuidadosamente a aquellos que indican interés en hacerse Cristianos" (ibid.).

Desde un punto de observación personal, yo no veo mucha diferencia en otros grupos Bautistas, ni entre otros evangélicos. Se bautiza a la gente simplemente cuando "va al frente" o cuando recibe una clase de "nuevos miembros". Todo esto se hace mecánicamente, sin que los pastores aconsejen ni escuchen a la gente a la que están bautizando.

Me parece que la idea misma que el nuevo nacimiento es una experiencia espiritual que cambia la vida, ha sido casi completamente perdida en nuestras iglesias, aun en las que son muy conservadoras. Yo creo que hoy día hemos perdido la doctrina Bíblica del nuevo nacimiento. ¡Con razón nuestras iglesias están sobrecargadas de miembros inconversos! Con razón estos miembros inconversos causan divisiones de iglesias vez tras vez, y a menudo le hacen la vida imposible a los pastores y a otros líderes de la iglesia.

En nuestra iglesia decidimos regresar a los "viejos caminos", los métodos usados en las iglesias antes que Charles G. Finney y sus seguidores arruinaran el evangelismo. Tenemos mucho cuidado en asegurarnos que cada persona que busca la salvación de verdad experimente el nuevo nacimiento. Esto es crítico porque Jesús dijo:

"El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios"
    (Juan 3:3).

Ahora, ¿qué significa ser nacido de nuevo? La Biblia da dos características del nuevo nacimiento.

I. Primero, tú tienes que nacer de nuevo.

"El que no naciere de nuevo… palin anothen"

en el original Griego. "El cavilar de Nicodemo muestra…que él lo entendió como 'de nuevo'…" (Traducción del Dr. A. T. Robertson, Word Pictures in the New Testament, Broadman Press, 1932, tomo V, p. 44). En verdad, es " de nuevo" que necesitas nacer.

Cuando naces la primera vez es el principio de tu vida. Nunca olvidaré haber visto el nacimiento de mis hijos gemelos. Aun puedo ver el cuarto. Puedo ver los doctores. Puedo ver los rostros de mis hijitos saliendo al mundo. Eso fue cuando nacieron. Pero al igual que cuando nacieron, ellos tienen que nacer de nuevo. Ellos tienen que nacer una segunda vez, ¡y tú también!

El nacimiento es el principio de la vida en el mundo. Nacer de nuevo es el principio de la vida en el mundo de nuevo. Y tienes que nacer de nuevo o no podrás entrar en una nueva vida con Cristo.

Nacer de nuevo significa empezar una nueva vida. No será una vida perfecta, porque ningún Cristiano en este mundo es perfecto. Pero será una nueva vida. La Biblia dice:

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas"
    (II Corintios 5:17).

Habrá un nuevo deleite en Dios. Antes tenías que ser forzado y exhortado a cantar en voz alta durante los himnos. Pero cuando seas renacido, los cantarás con gusto, ¡y te deleitará hacerlo! En nuestra iglesia hay tres jóvenes que se paran a cantar en trio cada Domingo. Son estudiantes universitarios. Están ocupados. No tienen mucho tiempo para ensayar. A veces no siguen la nota exacta. Pero le cantan con gusto al Señor, sin pensar en las críticas. Como resultado, ellos son una bendición. La bendición no viene tanto del sonido de sus voces, ¡sino de la sinceridad de sus rostros! Los burlones "chicos de iglesia" inconversos se echarían atrás, con miedo del qué dirán de sus amigos. Pero los jóvenes convertidos le cantan a Dios abierta y fuertemente, y se deleitan haciéndolo - ¡porque son renacidos!

¡Oh, piensa en los músicos de iglesia y en la multitud de pianistas y la bella música que tendremos cuando aquellos que han estudiado piano, pero que todavía no son convertidos finalmente sean renacidos! La iglesia estará tan llena de música que cantaremos "Santo, Santo, Santo - porque la casa entera de Dios está llena de la música fuerte y gozosa de aquellos que son renacidos!"

Debo quedarme con la música por un momento. Porque es en la música que el nuevo nacimiento - o su ausencia - se ven.

Un jóven dijo: "Me gusta tocar el piano, pero no quiero tocarlo en la iglesia. Lo quiero tocar solamente para mi propio placer". Ah, ¿cuál marca sería más clara de que él no ha nacido de nuevo?

Tenemos aquí tres jóvenes renacidos que cantan en voz alta cada Domingo - pero el jóven que no ha nacido de nuevo lo esconde para sí mismo - a solas. ¡Como Acán, él esconde su plata y su oro en la tierra en medio de su tienda! Él esconde sus talentos en su tienda. ¡Y lo mismo harás tú hasta que seas renacido! Pero cuando seas renacido: "todas [las cosas] son hechas nuevas". ¡Abrirás de par en par las puertas de tu tienda y los talentos que has escondido fluirán para la bendición y la gloria de Dios!

Yo digo que el nuevo nacimiento (o la falta de él) se ve más claramente en la música y el canto de una iglesia que en ningun otro lado. La fealdad de mucha de la música en nuestras iglesias sale del hecho de que es una falsificación. Las canciones a menudo son de gente que no ha sido convertida.

Para decirte la verdad, no soporto la música Cristiana contemporánea. Y no es la música en sí la que no me gusta - sino la falsedad de la gente que la canta. George Beverly Shea de 96 años es el único que soporto. Hay una sinceridad simple en su voz que silencia a la gente y glorifica a Dios. El Sr. Shea obviamente es renacido. ¿Los demás? ¡Olvidalo! Yo sé que me llamarán "sentencioso" por decirlo. Pero es la única respuesta que satisface a mi propia mente tocante a la odiosa algarabía que pasa por música "Cristiana" el día de hoy.

Es la misma cosa en nuestra iglesia. No podrás cantar para Dios con un corazón sincero y gozoso hasta que seas renacido. La Biblia habla de ello cuando dice:

"…sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones" (Efesios 5:18-19).

La persona que no ha nacido de nuevo está privada del Espíritu Santo, y no puede cantar de una manera que complazca a Dios. Cuando seas renacido tendrás una nueva manera de cantar.

Tú también tendrás una nueva manera de testificar y una nueva manera de orar. "Todas [las cosas] son hechas nuevas" (II Corintios 5:17).

II. Segundo, tú tienes que nacer de arriba.

Matthew Henry dijo:

Tenemos que nacer de arriba, así que el evangelista usa la palabra…y yo pienso que es especialmente a propósito acá, sin excluir la otra [nacer de nuevo]; porque nacer de arriba implica nacer de nuevo. Pero este nuevo nacimiento viene del cielo (capítulo 1:13)…es participar de [la] naturaleza divina y llevar la imagen de lo celestial (traducción de Matthew Henry's Commentary on the Whole Bible, Hendrickson Publishers, re-impresión de 1991, tomo 5, p. 712).

El Apóstol Pedro habló de ser "participantes de la naturaleza divina" (II Pedro 1:4). Dios te da Su propia naturaleza de arriba cuando naces de nuevo, cuando eres nacido de arriba. El Dr. A. T. Robertson dijo:

La regeneración, por seguro, es un segundo nacimiento, pero es un nacimiento de arriba por el Espíritu (Robertson, ibid., pagina 45).

C. H. Spurgeon dijo:

Yo todavía soy un creyente en el tipo de conversion anticuada, y no creo que haya muchos nuevos nacimientos sin dolores, ni que muchas almas vengan a Cristo sin las conciencias alarmadas, y mucho dolor de corazón por el pecado…en raras ocasiones he visto que alguna conversión salga bien si no tiene sus fundaciones en cierta medida de odio al pecado, y en el aborrecimiento uno mismo, y una completa desesperación por ninguna otra salvación excepto por la de la gracia soberana de Dios… Si yo estuviese en un estado de ansiedad por mi alma, y oyese un sermón como este, me haría sentir: "¡Oh, cuánto dependo yo del Espíritu de Dios!" Me forzaría a…orar: "¡Oh, Señor, sálvame!" Yo creo que me llevaría, en la desesperación de hacer algo para salvarme, a lanzarme a los brazos del Salvador, para que él me diese aquel Espíritu por el cual yo deba nacer de nuevo. Y recuerda, en el momento en el cual un pecador hace eso, es renacido. Tan pronto como se lance sobre Cristo, pasa de muerte a vida, y el milagro de la regeneración [el nuevo nacimiento] se ha cumplido [consumado] en él (traducción de C. H. Spurgeon, "The Necessity of Regeneration", The Metropolitan Tabernacle Pulpit , Pilgrim Publications, re-impresión de 1978, tomo LIV, p. 586).

Spurgeon señaló que aquellos que no son verdaderamente renacidos son facilmente ofendidos cuando un pastor examina su converción.

…pero no es así con los que poseen la gracia…[ellos] pasarán todas las pruebas aplicadas [a ellos]. Yo sé que cuando yo fui a ver al ministro acerca de hacer una profesión de mi fe en Cristo, yo quería que él me examinara, y me probara, e indagara, porque yo quería que él me descubriera si era hipócrita o me había engañado a mi mismo, y creo que cada persona genuinamente convertida siente lo mismo que yo. No queremos tener ninguna obra superficial…queremos que sea completa para que dure por la eternidad. Yo no quiero ninguna paz, a menos que sea verdadera paz mediante la preciosa Sangre de Jesús (ibid., página 587).

"El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios"
    (Juan 3:3).

¿Qué significa cuando Jesús dice que os es necesario nacer de nuevo para "ver el reino de Dios"? Ver el reino de Dios significa dos cosas. Primero, significa ver la realidad de las cosas espirituales ahora. Cuando eres nacido de nuevo, de arriba, las cosas que lees en la Biblia se vuelven reales para tí. Y aún más importante, Jesucristo se vuelve una realidad para tí. Conoces a Cristo. Tú vienes a Cristo, a Él mismo. Su Sangre lava tus pecados. Tú ves todo esto por la fe cuando eres renacido.

Segundo, tú eres hecho digno de entrar al reino de Dios en el mundo venidero. A menos que seas renacido, estarás fuera de lugar en el reino venidero de Dios. Si Dios te permitiese entrar al Cielo del modo en que estás, no lo disfrutarías para nada. Tú tienes que nacer de nuevo si quieres entrar el Reino eterno de Dios, y unirte al coro Celestial, y cantar un nuevo cántico a Cristo con ellos:

"Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación" (Apocalipsis 5:9).

¡Que Dios te conceda el nuevo nacimiento para que te puedas unir a aquél gran coro en el Cielo, y cantes las alabanzas de Cristo por toda la eternidad! Amén.


(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan, Antes del Sermón: Juan 3:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:

"Tendrás Que Renacer" (por William T. Sleeper, 1819-1904).

EL BOSQUEJO DE

LA REGENERACIÓN - LA DOCTRINA OLVIDADA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3).

I.   Tú tienes que nacer de nuevo, II Corintios 5:17; Efesios 5:18-19.

II.  Tú tienes que nacer de arriba, II Pedro 1:4; Apocalipsis 5:9.

Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."