Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¿PRUEBA LA EXISTENCIA DEL MAL Y
DEL SUFRIMIENTO QUE NO HAY DIOS?

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la tarde del Día del Señor, 29 de Mayo de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Dice el necio en su corazón: No hay Dios" (Salmo 14:1).


Los estudiantes universitarios a menudo son encarados con el problema del mal. ¿Si hay un Dios, por qué existe el mal en el mundo? ¿Si Él existe, por qué no detiene el mal? Mucha gente piensa que la existencia del mal prueba que Dios no existe. El argumento dice así.


1. El mal y el sufrimiento existen en el mundo.

2. Si Dios fuese todopoderoso, podría prevenir estas cosas.

3. Si Dios fuese enteramente bueno, y fuese un Dios de amor, las podría prevenir.

4. Si hubiese un Dios todopoderoso y enteramente bueno, el mal y el sufrimiento no tuvieran lugar en el mundo.

5. Por ende, tal Dios todopoderoso y enteramente bueno no existe.


Esta es una acusación muy seria en contra de creer en Dios. Este argumento se usó tocante a los campos de concentración de la Alemania de Hitler. Recientemente se usó tocante al 9/11. "Si Dios existe" va la pregunta, "¿por qué deja que estás cosas sucedan?". Esta es una aplicación del argumento a eventos históricos en un sentido general. En una nota más personal, dice así: "Si Dios existe, ¿por qué ha permitido que yo tenga este dolor y sufrimiento?"

¿Cómo podría un Cristiano responder a este argumento? Yo creo que en la Biblia se hallan tres maneras principales de responderle.

1. Primero, Dios no creó el mal ni el sufrimiento.

Dios no creó el mal ni el sufrimiento. Los Cristianos no evaden el argumento. Ellos responden con decir que Dios no creó el mal ni el sufrimiento, ni puede ser acusado de ello. Yo personalmente nunca he sentido que la dicha pregunta merezca más allá de esta respuesta. Yo fui criado en un hogar y ambiente que no eran Cristianos. Cuando era niño oía a mis propios familiares dar el mismo argumento en contra de Dios, y después, lo oí de un modo más sofisticado, cuando fui a la Universidad (Cal State L.A.). La conclusion a la cual yo llegué cuando era niño definió la cuestión para mí hasta llegar a y atravesar la Universidad. Era así de simple: "No puedes culpar a Dios por el mal y el sufrimiento creados por Satanás y los seres humanos pecadores. Dios le permitió a Satanás y al hombre cierta cantidad de libertad de albedrío en su conducta, y ellos tomaron malas decisiones que llegaron al sufrimiento y el mal". Lo que pensé en mi mente infantil aun parece ser una razón perfectamente buena el día de hoy.

En Ezequiel 28 e Isaías 14, se nos da un retrato de la entrada del mal al universo. Voltea a Isaías 14:12-15 para ver la descripción. Leelo en voz alta por favor.

"¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las Alturas de las nubes subiré, y sere semejante al Altísimo [Dios]. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo" (Isaías 14:12-15).

Allí tienes la explicación del mal, como la da la Biblia. Dios permitió que Satanás tuviera cierta cantidad limitada de libre albedrío, el cual, Satanás, quien había sido un ángel del Cielo, mal usó cuando se rebeló contra Dios. Como resultado, fue expulsado del Cielo a la tierra, esperando la hora de ser echado al Infierno.

En el tercer capítulo de Genesis, vemos a nuestros primero padres en el Huerto de Edén. La serpiente también estaba allí, encarnando a Satanás. Satanás tentó a nuestros primeros padres a pecar, lo cual trajo la ruina de la raza humana entera, y trajo una maldición sobre la misma creación. Dios permitió que el hombre tuviera cierta cantidad limitada de libre albedrío, y el hombre la usó mal al pecar deliberadamente contra Dios escuchándole a Satanás y comiéndo del fruto que Dios le prohibió que comiera. Esto tuvo consecuencias terribles, para ambos, el hombre y la creación. Por favor voltea a Genesis 3:17-19 para ver una descripción de ello. Por favor leamos estos tres versos de pie y en voz alta.

"Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al volverás" (Genesis 3:17-19).

Se pueden sentar. Todo el sufrimiento humano, y aun el sufrimiento de la misma naturaleza, no fueron causados por Dios, sino que vinieron de la decisión equivocada, de la rebelion en contra de Dios de nuestros primeros padres.

Así vemos de estos pasajes de la Escritura que no podemos culpar a Dios por el mal y el sufrimiento en el mundo. El mal y el sufrimiento no fueron creados por Él. El mal y el sufrimiento son las consecuencias del pecado y de la rebelión de Satanás y de los seres humanos.

Ahora, el ateo dirá: "¿Por qué le permitió Dios a Satanás y al hombre tomar dicha decisión?" La respuesta, para mi mente infantil, era que Dios decidió darle a Satanás y al hombre cierta cantidad de decidir, y ellos tomaron las decisiones equivocadas. Todavía me parece que esa es la respuesta correcta. Y una verdaderamente simple.

Auschwitz y los otros campos de concentración de la Alemania de Hitler resultaron de la desobediencia de un hombre hacia Dios. Igual que los tribunales de las brujas en Europa y en las Edades Medias. Igual que las Cruzadas. Estos Católicos medievales no obedecían las enseñanzas claras de la caridad en el Nuevo Testamento. Al cometer estas atrocidades, ellos deliberadamente desechaban la enseñanza de Cristo de "Amar al prójimo como a uno mismo" - tal como nuestra sociedad se ha rebelado contra Dios rechazando las enseñanzas de Cristo sobre el amor y la caridad, voluntariamente matando a 46 millones de bebés en el Holocausto del Aborto de América [EE.UU.]. No podemos culpar a Dios por nada de eso. Dios no hizo ninguna de esas cosas malvadas. El hombre las hizo, sin duda inspirado por Satanás, el archi-enemigo de Dios.

¿Pero por qué permitió Dios esas cosas? Porque Él les dio suficiente libre albedrío para hacerlas, y ellos escogieron desobedecerle. Si Dios no les hubiese dado dicha cantidad de libre albedrío, ellos hubiesen sido nada más automatas, no seres humanos capaces de dichas selecciones.

II. Segundo, el mal y el sufrimiento no son permanentes.

La segunda respuesta al problema del mal es que el mal y el sufrimiento no son permanentes. El autor popular y defensor de la Cristiandad, Josh McDowell, dijo:

El mundo es anormal por causa de la caída. Las cosas no están en el estado que debiesen estar…cualquier solución que se le pueda dar a los problemas de la humanidad debe tomar en consideración que el mundo en el que vivimos no es normal (traducción de Josh McDowell, A Ready Defense, Thomas Nelson Publishers, 1993, p. 412).

Sí, el mundo está en desorden, o como lo dijo McDowell, "no es normal", como Dios quería que fuese.

Pero esa no es la historia completa. Hay un nuevo mundo venidero, en el cual Dios lo arreglará todo. El sufrimiento, el dolor, y el mal acabarán.

"Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas…"
      (Apocalipsis 21:4-5).

Yo sé que eso no satisfacerá al ateo. Él dirá algo así: "Entonces, ¿por qué Dios no lo hace ahorita mismo?" Voltea a Romanos 11:33-34. Leámos estos versos de pie y en voz alta. Comienza a leer a mediados del verso 33.

"¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?"(Romanos 11:33-34).

Se pueden sentar. No podemos entender completamente por qué Dios espera para arreglar las cosas, porque la Biblia no revela todo acerca de los juicios, los caminos y los propósitos de Dios.

Yo sé que esto no satisfacerá al ateo que insiste en saber los motivos profundos de Dios. Pero, en mi pensamiento infantil, yo me dí cuenta de que no podía ni siquiera entender por qué los seres humanos hacen lo que hacen, ¡mucho menos Dios! Romanos 11:33-34 dice que no entendemos por completo la "mente del Señor". A mi mente infantil, le pareció razonable. Como no entendía completamente los motivos y pensamientos de mis familiares y amistades, ¿cómo podría esperar llegar a entender los motivos y pensamientos de Dios?

III. Tercero, el mal y el sufrimiento fueron experimentados por Dios Mismo en la carne.

A eso se refiere el término "encarnación". Quiere decir que Dios se hizo carne.

"Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros"
     (Juan 1:14).

"Porque en él [Cristo] había corporalmente toda la plenitud de la Deidad"(Colosences 2:9).

Cristo era Dios en carne humana en la tierra. Dorothy Sayers dijo:

Cualquiera que haya sido el motivo por el cual Dios escogió hacer al hombre como es…Él mismo ha atravesado la experiencia humana completa, desde las molestias insignificantes de la vida familiar y las experiencias del arduo trabajo y la falta de dinero, hasta el peor de los horrores del dolor y la humillación, la derrota, la desesperación y la muerte. Cuando Él fue hombre, desempeñó el papél de hombre. Nació en pobreza y murió en desgracia, y consideró que bien valía la pena [hacerlo] (traducción de Dorothy Sayers, Creed or Chaos? Harcourt, Brace and Co., 1949, pagina 4).

Dios, en Cristo, fue a la Cruz para salvar al hombre pecaminoso. Esto pone al problema del mal en la perspectiva correcta. El mal y el sufrimiento fueron vencidos por Cristo cuando resucitó de los muertos.

La existencia del mal y del sufrimiento no prueban que Dios no existe. En vez, prueban la pecaminosidad del hombre, y la necesidad que el hombre tiene de la redención. Y Dios el Hijo vino al mundo para redimir al hombre pecaminoso. El Apóstol Pablo dijo:

"Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores"
     (I Timoteo 1:15).

El Pastor Richard Wurmbrand fue convertido fuera del ateismo cuando era jóven. Después pasó catorce años de tortura y sufrimiento en una prisión comunista por predicar el evangelio. En 1964 el Pastor Wurmbrand fue rescatado del gobierno Rumano Comunista cuando los Cristianos del Oeste pagaron, $10,000 por su rescate. En Mayo de 1966 Wurmbrand compareció ante el Senado de los Estados Unidos. Se quitó la camisa delante de ellos para mostrarles 18 cicatrices de la tortura, que cubrían su cuerpo. Su historia apareció en periodicos de todo el mundo. Yo personalmente conocí al Pastor Wurmbrand. Mi esposa y ello cenamos con él y su esposa en su hogar. Él fue orador invitado en nuestra iglesia muchas veces. Él siempre tenía que sentarse para dar su discurso porque cicatrices de palizas que le dificultaban estar de pie cubrían las plantas de sus pies. En su libro Torturado por Cristo, el Pastor Wurmbrand contó de una jóven que estaba enjuiciada por esparcir el evangelio. El juez ateo Comunista le dijo: "Tu religión no es cientifica". La chica le contestó:

"¿Sabe usted más de la ciencia que Einstein, o Newton? Ellos [creían en Dios]. Nuestro universo lleva el nombre de Einstein. Yo aprendí en la escuela secundaria que se llama el universo de Einstein. Einstein escribe, 'si limpiamos el judaismo de los profetas y la Cristiandad como la enseñaba Cristo, de lo que vino después, especialmente del sacerdotismo, tenemos una religión que puede salvar al mundo de todos los males sociales. Es el santo deber de todos los hombres hacer lo mejor que puedan para que esta religión truinfe.' Y recuerde a Pavlov, nuestro gran sociólogo! ¿No dicen nuestros libros que él es Cristiano? Aun Marx, en su prefacio a Das Kapital dijo que: 'La Cristiandad, especialmente en su forma Protestante, es la religión ideal para reconstruir los caracteres arruinados por el pecado'. Yo tenía un carácter destruido por el pecado. Marx me ha enseñado a hacerme Cristiana para reconstruirlo. ¿Cómo pueden ustedes, los Marxistas, juzgarme por ello?" No es dificil entender por qué el juez se quedó mudo (traducción de Richard Wurmbrand, Torturado por Cristo, Diane Books, reimpresión de 1976, p. 120).

A un maestro universitario que vive en la comodidad de un país en el Oeste se la hace muy fácil decir que la existencia del mal prueba que no hay Dios. Pero la gente Cristiana que ha vivido bajo el Comunismo y ha sufrido en gran manera por su fe, como Pastor Wurmbrand y esta muchacha, saben que la existencia del mal solamente prueba que los seres humanos son pecaminosos y necesitan el amor y la salvación halladas en Jesucristo.

"Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores"
     (I Timoteo 1:15).

(FIN DEL SERMÓN)
Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."


La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Salmo 14:1-7.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
"How Great Thou Art" (por Carl G. Boberg, 1859-1940;
traducido al Inglés por Stuart K. Hine, 1899-1989).



EL BOSQUEJO DE

¿PRUEBA LA EXISTENCIA DEL MAL Y
DEL SUFRIMIENTO QUE NO HAY DIOS?

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.


"Dice el necio en su corazón: No hay Dios" (Salmo 14:1).

I.   Primero, Dios no creó el mal ni el sufrimiento,
Isaías 14:12-15; Genesis 3:17-19.

II.  Segundo, el mal y el sufrimiento no son permanentes,
Apocalipsis 21:4-5; Romanos 11:33-34.

III. Tercero, el mal y el sufrimiento fueron experimentados
por Dios Mismo en la carne, Juan 1:14; Colosences 2:9;
I Timoteo 1:15.