Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LA SALVACIÓN ES MONERGISTICA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en la Tarde del Día del Señor, 6 de Marzo de 2005
en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles

"Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer" (Lucas 8:54-55).


Mateo, Marcos y Lucas registran este milagro. Cuando Jesús regresó de Gadara del otro lado del Mar de Galilea, multitudes de gente se aconglomeraron a Su alrededor. Había dos personas en esa multitud que estaban en gran necesidad. Una de ellas era la mujer que había padecido de un flujo de sangre por doce años. La otra era un hombre llamado Jairo, que tenía una hija de doce años que fallecía en su cama en la casa. Jesús empezaba a hablar con este hombre acerca de ir a su casa a sanar a su hija. Mientras tanto, la mujer con el flujo de sangre Lo alcanzó en medio de la gran multitud y Lo tocó. Ella fue sanada inmediatamente. Jesús dejó de hablar con Jairo sobre su hija, y se volteó a conversar con la mujer que había sido sanada. Mientras él hablaba con la mujer, llegó uno de la casa de Jairo a decirle que su hija ya se había muerto. Aquel hombre le dijo a Jairo:

"Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro" (Lucas 8:49).

Pero Jairo fue persistente. Mateo nos dice que él Le dijo a Jesús:

"Mi hija acaba de morir, mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá" (Mateo 9:18).

Jesús se fue con Jairo a su casa. Una multitud de personas estaban afuera llorando y lamentando por la muerte de la niña. Jesús dijo:

"No lloréis; no está muerta, sino que duerme" (Lucas 8:52).

Ellos dejaron de llorar y de hecho se rieron de Él. Ellos sabían que ella ya estaba muerta. Ella ya tenía cierto tiempo de haberse muerto antes que Jesús llegara.

Jesús los echó a todos fuera de la casa. Pero Marcos añade un detalle. Pedro y Jacobo y Juan, y los padres de la niña se quedaron en el cuarto.

"Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña" (Marcos 5:40).

Jesús había echado fuera de la casa a todas aquellas personas que lloraban y lamentaban, y entró con Pedro, Jacobo, Juan y los padres de la niña al cuarto donde se hallaba el cuerpo de ella.

"Mas él, tomádola de la mano, clamó diciendo: Muchacha [niña], levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y el mandó que se le diese de comer. Y sus padres estaban atónitos; pero Jesús les mandó que a nadie dijesen lo que había sucedido" (Lucas 8:54-56).

Yo creo que hay ciertas lecciones valiosas que podemos aprender de este milagro que no solamente te ayudarán a ser convertido, si estás perdido, sino que también le ayudarán a los que hacen evangelismo, trayendo gente perdida a oir el evangelio ser predicado, como muchos de ustedes lo hacen.

I. Primero, considera el propósito de este milagro.

Este obviamente fue un milagro, y uno muy grande. La niña ya estaba muerta a la hora que Jesús llegó allí. Su cuerpo probablemente ya había sido preparado al menos de un modo preliminario para ser sepultado. Los Judíos no se esperaban como nosotros hoy en día. Era la costumbre de ellos enterrar sus muertos el mismo día que habían muerto. Esto todavía se hace en muchas partes del mundo, como en Centro America, donde mi esposa nació. Esa todavía es la costumbre en Guatemala, El Salvador, y en otras partes de Centro America. La gente no espera porque a menudo no tienen la refrigeración adecuada para mantener el cadaver preservado varios días. Esto también es cierto en otras partes del Tercer Mundo, como en Africa. El que los dolientes ya habían llegado a la casa y lloraban y lamentaban afuera muestra que habían tenido el tiempo de llegar allí, y que la niña ya había estado muerta por cierto tiempo antes de que Jesús llegase al lugar.

¿Cuál era el propósito de Jesucristo en resucitarla de los muertos? Mucha gente murió mientras Jesús hacía Su ministerio. Dos veces se nos dice que Jesús sanó a todos los que vinieron a Él (Mateo 12:15; Mateo 14:14). Podemos estar bajo la impression de que Él sanó a toda persona enferma en Israel. Pero yo no creo que eso es cierto. Yo creo que estos sanamientos fueron casos de ejemplos - para mostrar que Él podía sanar porque Él era el Mesías, el Salvador.

Esto, creo yo, también es cierto de cuando Él resucitó a los muertos. Él no resucitó a todo aquel que murió durante Su ministerio terrenal de tres años, Él solamente resucitó a tres personas de la muerte física - al hijo de la viuda de Naín; a esta chica, hija de Jairo; y a su amigo Lazaro. Ellos son las unicas tres personas que Jesús resucitó de los muertos durante los tres años de Su ministerio en la tierra. Otros murieron durante este tiempo, sin duda muchos de ellos. Pero Jesús solamente resucitó de la muerte a estos tres.

Él resucitó a estas tres personas por una razón, una razón muy definitiva. Jesús no hacía las cosas simplemente porque sí. Él siempre tuvo una razón para hacerlas. ¿Entonces, cuál era Su razón para resucitar de la muerte a estos tres jovenes? Yo creo que la respuesta está en la declaración del Apóstol Pablo de I Timoteo 1:15.

"Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores"
    (I Timoteo 1:15).

I Timoteo 1:15 nos dice que la razón principal por la que Jesús vino al mundo fue "para salvar pecadores". Cada sanamiento registrado en los cuatro evangelios se da como ilustración de esa verdad. La razón principal por la que Jesús hizo estas tres resurrecciones milagrosas mostró o ilustró (o podemos decir que tipificó) cierto aspecto importante de Su ministerio de salvar pecadores (I Timoteo 1:15).

Yo digo esto por dos razones. Primero, porque estos tres milagros de resurrección que Jesús hizo eran retratos perfectos del nuevo nacimiento que Él le da a los pecadores que están muertos en delitos y pecados (Efesios 2:1, 5). También, porque estas tres resurrecciones de los muertos retratan perfectamente la naturaleza monergistica de la salvación. La palabra "monergismo" significa "por un poder" - el de Dios. En contraste al "sinergismo" que se refiere a la combinación de poderes - el de Dios y del hombre. Estas tres resurrecciones que Jesús hizo muestran que la regeneración se logra por un poder (de Dios), no por la combinación del poder de Dios y del hombre, cooperando con Dios.

II. Segundo, la resurrección de esta niña es un retrato perfecto de la
regeneración; su resurrección de la muerte tipificó todas las
experiencias verdaderas del nuevo nacimiento.

Estas tres resurrecciones físicas fueron completamente monergisticas, para usar el término teológico correcto, que yo pienso es bueno. El Monergismo significa que una persona nace de nuevo y es convertida completamente por la gracia y el poder de Cristo, sin la ayuda humana. El sinergismo es la creencia de que el hombre proveé alguna ayuda al cooperar con Cristo en la salvación de su alma. El sinergismo es lo que muchos evangelicos creen hoy en día, como resultado de la teología erronea y la influencia de muchos que hablan del avivamiento desde Finney. El Pelagianismo puro es el tercer punto de vista. Dice que el hombre es salvo solamente por un acto de su propia voluntad. El Pelagianismo puro es lo que enseñaba Charles G. Finney, ilustrado por el título de uno de sus sermones más famosos: [traducción libre] "Pecadores Llevados a Cambiar Sus Propios Corazones". De un confín de América al otro - él predicó eso, que la gente se podia regenerar a sí misma por un "cambio de opción".

Ahora es claro de la historia de la hija de Jairo que Finney no estaba en lo correcto. Como la resurrección de ella es un prototipo del nuevo nacimiento y de la conversión, es muy claro que Finney estaba equivocado. La niña no se resucitó así misma. Ella estaba muerta. Como una piedra. La historia de su resurrección también muestra, yo creo, que el sinergismo (aveces llamado "semi-Pelagianismo") también es equivocado. La niña muerta no podia contribuir en nada para su propia resurrección de la muerte. La obra entera era monergistica. Dios hizo toda la obra de resucitarla mediante Su Hijo, Jesucristo. La niña no contribuyó en nada.

Ahora, si ese no es el entendimiento correcto de este milagro, yo no sé qué es. La Biblia lo dice muy claramente:

"Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados" (Efesios 2:1).

El completo dar de vida, el hacer vivir a un alma perdida es monergisitico. Dios lo hace por completo, de principio a fin, sin la ayuda ni cooperación del hombre. El Apóstol Juan lo hace muy claro cuando dice que aquellos que creen de modo que salva:

"Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1:13).

El acto completo de la salvación, no parte de ello, es hecho por Dios en Cristo. Ese es monergismo. Y esa es la enseñanza de este milagro, tal como el resto de la Biblia. Eso fue lo que enseñó John Bunyan, nuestro gran padre Bautista, tal como fue lo que enseñaron los grandes evangelistas George Whitefield, John Wesley, y Asahel Nettleton, lo cuales estuvieron en gran desacuerdo con Finney.

El monergismo era el punto de vista de casi todos los grandes predicadores evangelistas, como Gilbert Tennent, Jonathan Edwards, C. H. Spurgeon, y Martyn Lloyd-Jones. Era la enseñanza de los reformadores tempranos, así como de Martín Lutero y Juan Calvino. Fue la gran enseñanza de los grandes misioneros como William Carey, quien fundase las misiones modernas, y David Livingstone, quien abriese el Africa para Cristo, tal como aquellos hombres que fueron misioneros a la China en el siglo diecinueve, y John Nevius, cuya influencia abriese a Corea para el evangelio.

Ninguna de estas figuras históricas del evangelismo y de las misiones creía que el hombre pudiese hacerse un nuevo corazón, como lo dijo Finney, ni que el hombre pudiese cooperar y ayudar a Dios en algun modo a convertirlo, como los otros evangelistas después de ellos. No, todos estos hombres eran monergistas. Todos ellos creían que la salvación era una obra de Dios en Cristo - sin la ayuda del hombre de ninguna manera - monergismo puro y anticuado.

¿No es eso lo que ves en la historia de la hija de Jairo? Cristo entró al cuarto:

"Mas él, tomádola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y el mandó que se le diese de comer" (Lucas 8:54-55).

III. Tercero, la resurrección de esta niña no dependió de alguna "decision"
de su parte, ni dependió de las oraciones de sus amigos,
ni en la ayuda de ellos.

Fue solamente, monergisticamente, ¡depediente del poder y de la gracia de Cristo! Hoy en día vivimos en un tiempo de decisionismo. Ha sido tan sembrado en nosotros que pensamos que tenemos que ayudar a la gente, o al menos que se tienen que ayudar a sí mismas a ser convertidas. Casi cada libro que leo sobre avivamiento dice que el avivamiento depende del pueblo de Dios preparandose a sí mismo, por el ayuno y la oración, y otros esfuerzos. Pero eso es sinergismo, el hombre haciendo su parte, y Dios haciendo Su parte como el resultado. Yo no veo eso en el Nuevo Testamento. Lo que yo veo es el avivamiento monergistico, el avivamiento es totalmente dependiente de la obra de Dios sin que el hombre juegue algún papél en ello. De hecho, desde que se ha cambiado a poner al hombre a prepararse a sí mismo para traer avivamiento - no ha habido avivamiento de consecuencia alguna. ¿Por qué? El gran avivamiento del libro de Jonás nos da la respuesta:

"La salvación es de Jehová" (Jonás 2:9).

Y esto no es solamente cierto del avivamiento, donde mucha gente es convertida. También es cierto de cada conversión individual. Yo no te digo que no debas orar por avivamientos ni por las conversiones individuales. Claro que debes. La Biblia nos dice repetidamente que oremos por estas cosas. Pero nuestras oraciones no hacen los avivamientos, ni causan que individuos sean salvos. Ellos no "¡hacen que suceda!" ¡Dios hace que sucedan en Cristo! La salvación de un individuo, o de muchas personas en avivamiento, está totalmente en las manos de Dios.

Todos podemos gritar y clamar y orar como aquellos que vinieron a la casa de Jairo y no servirá de nada. ¿No hemos ya hecho esto por años, ayunando, orando, preparando - y ha surgido de ello el avivamiento o las muchas conversiones individuales? No ha sucedido. ¡Necesitamos regresar a los viejos pasos de nuestros padres y depender de Dios en Cristo solamente para la salvación!

IV. Cuarto, lo que esto significa para tí si aun estas inconverso.

Significa que tienes que dejar de verte a ti mismo. Tú no hallarás nada en ti mismo para ayudarte a venir a Cristo. La Biblia dice:

"Engañoso es el corazó más que todas las cosas, y perverso"
    (Jeremías 17:9).

Tu corazón está tan lleno de trucos y engaños que te engañará cada vez. Tu corazón no es solamente engañoso, sino que innatamente y habitualmente está en contra de Dios. El Apóstol Pablo dijo:

"Por cuanto la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede" (Romanos 8:7).

Tu corazón no Le puede obedecer a Dios. Tiene las semillas del pecado de Adán controlándolo. Tiene tus pecados en sí contaminándolo aun más. Tú eres tal como los Efesios (quienes eran exactamente iguales a todos los seres humanos):

"Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón" (Efesios 4:18).

Con tu corazón en su condición depravada, no hay nada que puedas hacer para ayudarle a Dios a que te salve.

El Dr. Martyn Lloyd-Jones una vez dijo:

En las páginas del Nuevo Testamento está perfectamente claro que el hombre no podrá ser salvo hasta que, ya sea en una hora u otra, se sienta desesperado sobre sí mismo… (Traducción de Iain H. Murray, D. Martyn Lloyd-Jones: The First Forty Years , Banner of Truth Trust, re-impresión de 1983, p. 207).

¿Por qué sentirías la necesidad de que Jesús y Su Sangre te limpien si no has tenido esa experiencia? ¿Por qué necesitarías a Jesús si no fueses un pecador arruinado y muerto?

"Mas él, tomádola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y el mandó que se le diese de comer" (Lucas 8:54-56).

Un hombre llegóse de noche a Jesús, buscando la senda de vida y de luz,
Y Cristo le dijo de cierto sabed: "Tendrás que renacer".
"Tendrás que renacer, Tendrás que renacer,
De cierto, de cierto te digo a tí: Tendrás que renacer".
   ("Tendrás que Renacer" por William T. Sleeper, 1819-1904).

Que Dios te de la gracia para venir a Jesucristo. Amén.


(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura Leída por el Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Mateo 9:18-26.

El Solo Cantado por El Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:

("Tendrás que Renacer" por William T. Sleeper, 1819-1904).

EL BOSQUEJO DE

LA SALVACIÓN ES MONERGISTICA

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer" (Lucas 8:54-55).

I.   Primero, considera el propósito de este milagro, I Timoteo 1:15.

II.  Segundo, la resurrección de esta niña es un retrato perfecto de la
regeneración; su resurrección de los muertos tipificó todas las
experiencias verdaderas del nuevo nacimiento, Efesios 2:1; Juan 1:13.

III. Tercero, la resurrección de esta niña no dependió de alguna "decision"
de su parte, ni dependió de las oraciones de sus amigos, ni en
la ayuda de ellos, Jonas 2:9.

IV. Cuarto, lo que esto significa para tí si aun estás inconverso,
Jeremías 17:9; Romanos 8:7; Efesios 4:18.

Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet,
en www.rlhymersjr.com. Oprime "Sermones en Español."