Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




GETSEMANÍ - EL LAGAR

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un Sermón predicado el Día del Señor en la noche, 8 de Febrero del 2004
en el Tabernáculo Bautista Fundamentalista de Los Angeles


"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).


El gran reformador Juan Calvino estuvo equivocado al decir que este verso no se refiere al Hijo de Dios. Calvino dijo que los autores Cristianos de antaño "imaginaron que Cristo aquí está rojo porque se había mojado con su propia sangre...Pero el profeta no quiso decir tal cosa" (Commentary on the Prophet Isaiah, Baker, 1998 reimpresión, volumen III, p. 337). Oprima aquí para leer una refutación en Inglés completa a los comentarios de Calvino sobre estos versos en el sermón de Dr. Hymers: "Calvin and McArthur Corrected by the Fathers and the Scriptures."

A traves de los siglos a partir de la Reformación, la mayoría de los comentadores han cedido a Calvino y han asignado estos versos solamente a la Segunda Venida. ¡Afortunadamente, Spurgeon no estuvo entre ellos! Casi a solas, Spurgeon mantuvo vivo el significado de nuestro bendito texto:

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

En el sermón "La Conquista Solitaria" ("The Single-Handed Conquest") Spurgeon dijo que pensáramos profundamente sobre el varón glorioso que pisó el lagar a solas, quien sufrió para pagar por nuestros pecados.

Aquellos pecados que te hubiesen vuelto añicos, él molió bajo su pie. ¡Cómo habrá herido su talón pisar tales pecados! ¡O, con qué grande fuerza él habrá pisado tales crimines tuyos, rompiendolos hasta ser menos que nada! ¡Cómo le hizo sudar, no como nosotros, sino que con gotas de sangre, hasta poder decir... "Lo he logrado; la gran obra ha sido completada, 'Consumado es'; He pisado yo solo el lagar."... ¡Mira la hora cuando comenzó a derramar su sangre...en el Huerto de Getsemaní!...Ven entonces, tú, el mayor de los pecadores, ¡allí yacen tus pecados, y los míos, todos revueltos en un solo montón! Pero [deténte]; el que pisa el lagar entra, y pone sus pies sobre ellos. ¡Oh! Contiempla cómo los pisa; ¿Lo ves en Getsemaní, pisando en pedazos tus pecados? (C. H. Spurgeon, "The Single-Handed Conquest," 24 de Abril de 1898, The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, 1976 reimpresión, volumen xliv, p. 183).

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

Era ya muy de noche. Más temprano esa noche Jesús se había reunido con sus discípulos para la cena de la Pascua. Luego, después de la media noche, Jesús llevó a sus discípulos fuera de la casa. Atraves de la oscuridad ellos cruzaron el torrente Cedron y subieron al costado del Monte de los Olivos, y hacia el Huerto de Getsemaní. Entraron a la oscuridad del Huerto, y Jesús le dijo a ocho discípulos:

"Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro" (Mateo 26:36).

El Dr. John R. Rice nos dice que:

Él llevó a los otros tres, Pedro, Santiago y a Juan con Él un poco más a un lado. Todos los discípulos estaban cansados y tenían sueño. Estaban tristes y deprimidos. El corazón de los discípulos no estaba en condición de orar. Aún Pedro, y... Santiago y Juan...se durmieron. Jesús "yendo un poco adelante" de los demás eventualmente estuvo en oración sólo. Nadie más podía ir donde Jesús estaba. Aunque su alma añoraba compañía, consuelo y ayuda en la oración, Jesús oró solo... Yo creo que Dios quiere que tengamos compañerismo con Cristo al meditar sobre Su experiencia en Getsemaní y Su muerte en la cruz y que tratemos de entrar en el entendimiento de Su dolor (Dr. John R. Rice, The Gospel According to Matthew, Sword of the Lord, 1980, pp. 439-440).

Los Discípulos ya estaban dormidos. Jesús oró solo en el Huerto, en agonía y Sangre.

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

El nombre "Getsemaní" significa "lagar de olivas". Esa noche el lagar de olivas se hizo lagar de vino. Cristo fue triturado como lo son las olivas para sacarles el aceite. Pero Cristo no sudó aceite en el Huerto. Él sudó Sangre. Así que el lugar donde se trituraban las olivas se convirtió en el lagar de vino del Hijo de Dios.

¡Getsemaní el lagar es!
(Se llama así, decid por qué;)
Alli venganza ocurrió,
Luchando duro con amor.
   ("¡Getsemaní, el Lagar Es!," traducción de
      "Gethsemane, the Olive Press!" por Joseph Hart, 1712-1768).

Al convertirse el lagar de olivas en el lagar de vino para Cristo, Él entró en sufrimiento inimaginable. Jerome dijo en el 4º siglo: "Jesús pisó el lagar de vino solo." Nuestras mentes humanas no pueden entender completamente el dolor que Cristo experimentó en el lagar.

I. Primero, fue un lagar de gran alarma.

Cuando Cristo entró en Getsemaní, Marcos nos dice que Él estaba "angustiado" (Marcos 14:33). Ekthambeisthai significa, "angustiado en gran manera", perplejo, desesperado y alarmado. ¿Qué era lo que alarmaba tanto al Salvador? Seguramente no era el pensamiento de su crucifixion. Yo creo que su gran alarma empezó cuando "Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:6). Aquí en el lagar de Getsemaní, nuestro Señor "comenzó a ser 'herido por nuestros pecados'... 'y comenzó a estar angustiado'; a estar en gran consternación y asombramiento, al ver venir todos los pecados de su gente sobre él...con razón se debe añadir: 'angustiado'; con ambos, pecado y dolor" (Dr. John Gill).

La gran alarma que Jesús sintió venía del horror de tu pecado siendo puesto sobre Él. Aquí Cristo cumplió el tipo, dado en el libro de Levitico, y por nosotros se hizo el verdadero macho cabrío.

"Y pondrá Aaron sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto" (Levitico 16:21-22).

Ese macho cabrío pequeñito era un retrato de Cristo, suelto a solas en el Huerto de Getsemaní aquella noche. El macho cabrío había sido domesticado, criado en una finca. Ahora tenía los pecados de la gente puestos sobre sí, y fue soltado, lejos del hogar, en el desierto. La ansiedad y miedo que ese pequeño macho cabrío sintió a solas, afuera en la noche, es solamente un pequeño retrato de la alarma que Jesús sintió al entrar en el lagar de Getsemaní por nuestros pecados.

Cargó allí mi Dios mi culpa;
Por la gracia esto creed;
Los horrores que él sintió
Muchos son para entender.
¡Nadie puede penetrarte,
O triste Getsemaní!
¡Nadie puede penetrarte,
O triste Getsemaní!
   ("Muchas Penas Aguantó," traducción de
      "Many Woes Had He Endured" por Joseph Hart, 1712-1768).

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

II. Segundo, era un lagar de sacrificio de sustitución.

Lucas nos dice que allí en el Huerto:

"Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra"
     (Lucas 22:44).

"En agonía" - en agöniai, un gran conflicto de sufrimiento interno.

Aaron usaba dos machos cabríos en el Día de la Expiación. El primero era suelto en el desierto. El segundo era matado como ofrenda por el pecado.

"Después degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás del velo adentro... y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio"
    (Levitico 16:15).

El segundo macho cabrío experimentaba la agonía de que se le degollara como ofrenda por el pecado. El miedo y el dolor que este animalito sentía es sólo un pequeño retrato, un tipo de Cristo. Jesús en Su sufrimiento es el antitipo, el cumplimiento.

"Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra"
    (Lucas 22:44).

El profeta Isaías dijo:

"Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado" (Isaías 53:10).

¡Es seguro que esto empezó en el lagar de Getsemaní!

Es media noche y solo allí,
Lucha angustiado el Señor;
Ni el joven a quien Él amó,
Oyó Su llanto y dolor.

Es media noche y por el vil
En sangre llora el Señor;
Mas El muy triste, postrado,
No es olvidado por Su Dios.
   ("En Los Olivos Noche Es," traducción de
     "'Tis Midnight; And on Olive's Brow" por William B. Tappan, 1794-1849).

Jesús caminó en el lagar como sustituto por ti y por mí. Nosotros hubiesemos estado allí, atravesando la agonía por nuestros pecados. Y tú atravesarás gran agonía, en el Infierno, a menos que te voltees a Cristo, y lo abraces como tu Salvador. Cuando tú confías en Cristo, tu agonía se vuelve Su agonía. Esta es la expiación vicaria. Otra persona, Cristo mismo, toma el dolor que tú debías haber sentido. La expiación vicaria de Cristo por tus pecados empezó en el lagar de Getsemaní.

Es media noche y por el vil
En sangre llora el Señor.

Cuando yo te pido que me digas qué ha hecho Jesús por ti, ¿puedes decirme "El varón de dolores llora en sangre"? ¿Puedes decir:

"Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado"? (Isaías 53:10).

Si no puedes decir aunque sea varias frases acerca del dolor que Cristo atravesó para salvarte, ¿por qué debes llamarte Cristiano? ¡Arroja tu incredulidad y ven al Salvador ensangrentado!

¿Qué me puede dar perdon?
Solo de Jesús la Sangre.
   ("Solo de Jesus la Sangre," traducción de
     "Nothing But the Blood" por Robert Lowry, 1826-1899).

"Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra"
    (Lucas 22:44).

Es media noche y por el vil
En sangre llora el Señor.

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

III. Tercero, era un lagar de abandono.

Mateo nos dice que Él:

"Comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera"
    (Mateo 26:37).

Spurgeon da estos comentarios sobre las palabras "angustiarse en gran manera":

Goodwin dice que la palabra adëmonein traducida "agustiarse en gran manera", señala que había una distracción en la agonía del Salvador porque la raíz de la palabra significa "separado de la gente - hombres en disctracción, siendo separado de la humanidad". (C. H. Spurgeon, "Gethsemane," numero 493, The Metropolitan Tabernacle Pulpit, Pilgrim Publications, 1979, volumen xix, page 74).

"Él debe pisar el lagar solo y de los pueblos no debe haber nadie con Él" (Spurgeon, ibid,. p. 73). El Salvador ahora estaba separado de la humanidad, entrando a Su sufrimiento por nuestros pecados, solo.

Él fue abandonado por los Discípulos, quienes se durmieron pronto, cuando Él comenzaba a "angustiarse en gran manera" por los pecados de ellos - y los nuestros.

"[Él] Comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera"
    (Mateo 26:37).

El Dr. Gill dice:

Ahora él es herido, y angustiado por su padre: sus dolores ahora empiezan, porque no terminaron aquí, sino que en la cruz, sino que éste era solamente el inicio de sus dolores, o solamente eran lijeros en comparación a los que le venían en el futuro; porque eran muy pesados, y en verdad parecían ser los más pesados de todos, según lo que Él dijo de ellos; su clamor hacia su padre; su sudor en sangre y su agonía; y la asistencia que necesitó de un ángel; y el consuelo y la fortaleza que recibió en su naturaleza humana: Lo cual puesto todo junto, no se observa en ninguna otra parte de sus sufrimientos; y a angustiarse en gran manera; con el peso de los pecados de su pueblo, y el sentir de la ira divina con la cual fue tan oprimido y abrumado, que ya casi se le terminaban las fuerzas; estaba listo para desmayar, hundirse y morir; su corazón le fallaba... ante la ira de Dios... su alma estaba acosada con todos los pecados de su pueblo; estos tomaron poder de él y lo rodearon... los dolores de la muerte y del infierno lo rodeaban por todos lados, de tal modo que el más mínimo grado de consuelo no le alcanzaba; ni había para tal apertura, así que su alma estaba rendida con dolor; su corazón estaba listo para quebrantarse; él ya era casi llevado al polvo de la muerte; sus dolores no lo abandonaban, fue persuadido hasta que su alma y su cuerpo fueron separados uno del otro (Dr. John Gill, An Exposition of the New Testament, The Baptist Standard Bearer, 1989 reimpresión, vol. I, p. 334).

A solas El Salvador oró en el oscuro Getsemaní;
A solas la amarga copa bebió, y sufrió allí por mí;
A solas El, todo llevó solo;
Para salvar a los suyos Él se entregó,
Sufrió, sangró, y murió, a solas Él.
   ("A Solas El," traducción libre de "Alone" por Ben H. Price, 1914).

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo" (Isaías 63:3).

Aquí, esta noche, hemos visto lo que Jesús hizo para salvarnos. Su sufrimiento para pagar por nuestros pecados en Getsemaní, donde Él cargó nuestros pecados en su propio cuerpo.

"Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:6).

Cristo llevó nuestros pecados de Getsemaní a la cruz, donde Él "murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras" (I Corintios 15:3).

Si eres Cristiano, mira vez tras vez a Sus sufrimientos, y serás fortalecido en tiempo de tentación, y consolado en tiempo de pruebas. Si aún no eres salvo, arrojate sobre Cristo, y Él limpiará tus pecados por Su Sangre.

Mi reclamo aquí traigo,
Necesito al Salvador;
Obras justas no tengo yo;
Sin buena obra que alegar:
¡Sin ninguna esperanza,
Solo en Getsemaní!
¡Sin ninguna esperanza,
Solo en Getsemaní!
   ("Muchas Penas Aguantó," traducción de
     "Many Woes Had He Endured" por Joseph Hart, 1712-1768).

(FIN DEL SERMÓN)

La Escritura Leída por Dr. Kreighton L. Chan Antes del Sermón: Marcos 14:32-34.
El Solo Cantado por Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:

"¡Getsemaní, El Lagar Es!" (por Joseph Hart, 1712-1768).

EL BOSQUEJO DE

GETSEMANÍ - EL LAGAR

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

 

"He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo"
(Isaías 63:3).

(Mateo 26:36)

I.    Era un lagar de grande alarma, Marcos 14:33; Isaías 53:6;
Levitico 16:21-22.

II.   Era un lagar de sacrificio de sustitución, Lucas 22:44; Levitico 16:15; 
Isaías 53:10.

III.  Era un lagar de abandono, Mateo 26:37; Isaías 53:6; I Corintios 15:3; 
Juan 3:3; Lucas 16:23.

Tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet, en:
www.rlhymersjr.com.
Oprime "Sermones en Español."