Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡UN AÑO DE INFIERNO – UN AÑO DE AVIVAMIENTO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, Enero 1, 2017

“Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes” (Isaías 64:1).


Estamos regresando a este gran versículo de la Escritura esta noche. Estoy muy agradecido de que Dios contestó muchas de nuestras oraciones el año pasado. Sin embargo, John Cagan lo llamó “un año de Infierno”. No estoy en desacuerdo con él. En parte tiene razón. En cierto modo fue un año de Infierno. Pero también fue un año de bendición. John estaba muy cansado de un largo día cuando lo llamó un año de Infierno a las 11:30 el miércoles por la noche. Cuando estamos cansados recordamos las cosas malas. Pero cuando hemos descansado entonces recordamos las bendiciones. Todos somos así. Somos humanos. Nuestros estados de ánimo van y vienen. En su agotamiento, John olvidó por un momento a la hermosa Julie, la joven con la que tuvo citas Cristianas el año pasado. Se olvidó del día que tuvieron en Disneylandia. Se olvidó de la noche que corrieron descalzos en la playa de Santa Mónica. Se olvidó de los momentos de alegría que tuvieron juntos en oración. Se olvidó de los grandes momentos de oración que tuvimos con Aaron, Jack y Noah en mi casa a altas horas de la noche. Se olvidó de la batalla de voluntades entre nosotros, una batalla que se combinó en un respeto mutuo, y luego nos juntó en una amistad fraternal que creo durará para siempre. Olvidó que me dijo: “No conocí a ninguno de mis abuelos. Dr. Hymers, usted es el hombre más cercano a un abuelo que jamás tendré. Gracias por su inversión en mi vida. Le apoyo y creo en usted...¡Dios le bendiga! ¡Usted puede hacerlo, Dr. Hymers! – John Samuel Cagan”.

John es un joven de Dios poderoso. Yo lo tengo en alta estima como camarada en el ejército del Señor. Pero él es humano, como todos nosotros. Cuando estamos cansados sólo recordamos las cosas malas. Pero cuando estamos descansados y revividos, entonces recordamos lo bueno que el año fue para nosotros – y los maravillosos tiempos de oración y compañerismo, y el asombroso poder y amor que Dios nos dio en el 2016 – cuando Dios nos respondió mientras orábamos,

“Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes” (Isaías 64:1).

A veces yo mismo sentí que era “un año de Infierno”. Cuando mi estado de ánimo estaba abajo, sentí como si estuviera perdiendo mi control sobre la vida. Me rompí a llorar y pensé que estaba a punto de morir – y tenía tanto miedo por nuestra iglesia que el dolor rompió mi corazón. El tratamiento que me dieron para el cáncer me hizo pasar por aterradores “cambios de humor”. A veces me hundí en una depresión muy profunda. Fui literalmente atacado por poderes demoníacos una y otra vez el año pasado. Si Aaron Yancy no hubiera estado allí para mí, en esos momentos no creo que pudiera haberla hecho. ¡Tener un amigo cercano como Aarón era un regalo de Dios! ¡Tener guerreros de oración como Christine Nguyen y la Sra. Lee fueron un regalo de Dios!

Sí, también hubo cosas buenas en el 2016. Muchos de nuestros jóvenes solían odiarme. ¡Ahora me aman! Hace que mi corazón cante con alegría cuando sonríen y dicen, “Le amo, pastor”.

Entonces miré una tarjeta que mi hermosa esposa me envió. Ella dijo:

Querido Robert, debido a tu obediencia a Dios y a tu fe, llegué a conocer a Jesús. Sin ti ninguno de nosotros estaría aquí... Robert, te amo con todo mi corazón y alma. Amor por siempre, Ileana.

¡Cuando leo sus dulces palabras mi corazón canta con alegría! “¡Oh Dios, gracias por Ileana! ¡Gracias por darme una joven tan fiel y encantadora!” Nunca la hubiera hecho a través de los malos tiempos sin su amor, su apoyo y sus oraciones. Y le doy gracias a Dios por Leslie and Jin. Le doy gracias a Dios por Hannah, mi primera nieta. ¡Al principio me tenía un poco de miedo, un anciano de cabeza calva! Pero en la Víspera de Navidad gateó hacia mí y la abracé – y ella me besó en la nariz. ¡Nunca olvidaré ese beso mientras viva!

¡Cuando miremos al 2016 no olvidemos lo que Dios ha hecho por nosotros! Parecía que la iglesia estaba muriendo, que yo estaba muriendo, que no había esperanza de vida en nuestro futuro. Pero entonces, cuando todo parecía perdido, Dios nos oyó orar,

“Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes” (Isaías 64:1).

¡Y Dios nos respondió! Yo presenté un plan para el “nuevo” Tabernáculo Bautista. Yo prediqué, “¡Varones Jóvenes, Álcense!” Y los hombres y mujeres jóvenes comenzaron a orar fervorosamente mientras cantamos, y lloramos y rogamos a Dios que descendiera entre nosotros. Y Él descendió. Comenzó cuando Dr. Cagan llevó a su madre de 90 años a Jesús. A Christine Nguyen se le dio el espíritu de oración. A la Sra. Shirley Lee se le dio el espíritu de oración. Y el fuego del avivamiento descendió entre nosotros. En unas pocas semanas 28 personas tuvieron convicción de pecado y fueron posiblemente convertidas, lavadas en el Sangre que Jesús derramó en la Cruz por nosotros.

Entonces pensamos que el avivamiento había terminado. Pero estábamos equivocados. ¡Dios todavía está con nosotros! Hemos tenido por lo menos un nuevo converso casi cada Domingo. De repente, Dr. Chan predicó con tal unción que cuatro personas tuvieron convicción y fueron posiblemente convertidas en un servicio, el 25 de Diciembre – el día de Navidad, ¡en el servicio de la tarde! Aquí está una lista de las 28 personas que fueron posiblemente convertidas en el 2016.

Judy Li
Marjorie Cagan
Thomas Luong
Christine Nguyen
Adela Menjivar
Setsuko Zabalaga
Jesse Zacamitzin
Christina Lewis
Jennifer Yan
Abraham Song
Baiyang Zhang
Tom Xia
Virgel Nickell
Jason Baltazar
Emmi Hua
Tyrik Chambers
Julie Sivilay
Minh Vu
Alicia Zacamitzin
Danny Carlos
Daniel Barahona
Ayako Zabalaga
Julieta Prieto
Robert Wang
Joseph Gong
Andrew Matsusaka
Jessica Yin
Norris Menjivar.

¡Amigos míos, Dios no nos ha dejado! Él descendió a nuestra iglesia una y otra vez, en Agosto, en Septiembre, en Octubre, en Noviembre – y solo en Diciembre nueve personas fueron posiblemente convertidas. ¡Veintiocho personas en un año! ¡Pónganse de pie y canten la Doxología!

A Dios el Padre celestial;
Al Hijo nuestro Redentor;
Y al eternal Consolador;
Unidos, todos, alabad. Amén.
   (“La Doxología” por Thomas Ken, 1637-1711).

¡Damas cántenla! ¡Ahora caballeros cántenla! ¡Ahora todos contémosla tan alto como podamos! Ahora canta nuestro tema de avivamiento “Mi Visión Llena”. Cántala de memoria o mírala. Es la número 4 en tu cancionero. ¡Ahora cántala!

Mi visión llena, oh, Salvador,
   Que solo vea a Jesús hoy;
Aunque el valle me guíes pasar,
   Tu gloria sin fin me rodeará.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, todo desear
   Sea por Tu gloria; inspírame
Con Tu perfección, Tu santo amor,
   Mi senda inunda con celestial luz.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, que nada vil
   Oscurezca la luz interior.
Que vea solo Tu bella faz,
   Susténtame con Tu gracia eternal.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.
(Traducción libre de “Fill All My Vision”
       por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Hermanos y hermanas, creo que el mayor y mejor avivamiento nos llegará de Dios en el 2017. Ora por ello diariamente. Algunas veces ayuna y ora por más de la presencia de Dios en este año.

Ahora voltea en tu Biblia a I Corintios 9:24. Está en la página 1177 de la Biblia Anotada de Scofield. El resto de este sermón fue escrito por Dr. Cagan,

“¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (I Corintios 9:24).

Se pueden sentar. Ahora cierren su Biblia y escuchen cuidadosamente.

Pablo comparó la vida Cristiana con una carrera atlética. Él dijo: “Corred de tal manera que lo obtengáis [el premio]” (I Corintios 9:24). Entonces Pablo dijo: “Para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible” (I Corintios 9:25). El premio del Cristiano no es una medalla. Es algo más alto. ¡El premio es la recompensa de Jesucristo cuando Él viene a establecer Su Reino!

Pablo dijo que un atleta “de todo se abstiene” (v. 25). Un atleta no engorda. No se pone perezoso. No pierde su tiempo. El Apóstol Pablo era así. Dijo: “Yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire” (v. 26). No era como un boxeador sin entrenamiento que lanza sus puños en el aire. Y Pablo no estaba demasiado confiado. Sabía que podía fallar. Él dijo, “no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (v. 27).

Pablo sabía lo que quería. Puso todo su esfuerzo en ello. Vivió en su propia vida lo que nos dijo que hiciéramos.

“Corred de tal manera que lo obtengáis” (I Corintios 9:24).

“Corred de tal manera que lo obtengáis [el premio]”. Esta noche aplicaré este texto de cuatro maneras.

I. Primero, el texto aplicado a este invierno y primavera.

Tuvimos celebraciones maravillosas estos “días de fiestas”. Tuvimos un banquete de Navidad. Recordamos el nacimiento de nuestro Salvador en la Víspera de Navidad. Nos reunimos de nuevo el día de Navidad. Dr. Chan predicó como un león. ¡Cuatro personas fueron salvas! Observamos la Cena del Señor. Anoche, la Víspera de Año Nuevo, Sergio y Yazmin se casaron. Hoy es el día de Año Nuevo.

Pero los “días de fiestas” no duran para siempre. Ahora es Enero. No habrá fiestas el próximo fin de semana. Será invierno. Estará frio. Va a llover. No será tan emocionante. ¿Puedes soportarlo? ¿O te irás y dejarás la iglesia? Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. ¡Mantén tu mente en el premio! ¡Quédate en la iglesia no importa lo que pase! ¡Mantén tu mente en Jesús y la iglesia!

El invierno viene cada año, sabes. Después del Gran Diluvio Dios dijo a Noé: “Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche” (Génesis 8:22). El invierno viene cada año. ¿Puedes soportarlo? “Corred de tal manera que lo obtengáis”.

Después del invierno viene la primavera. La primavera tiene sus propias tentaciones. La llamo “La Máquina Americana de Placer”. Hay fines de semana de tres días. La gente va a Las Vegas, San Francisco y otros lugares. Las personas de mente débil dejan la iglesia. Llegan las “vacaciones de primavera”. La gente quiere irse. Hay eventos sociales. Hay eventos familiares. La Máquina Americana de Placer ha matado más almas que el pecado sexual y las drogas. ¿Lucharás como un atleta? ¿O te irás? ¿Lucharás como un atleta? ¿Estarás en la iglesia cada vez? ¿Combatirás las tentaciones de Satanás y estarás en la iglesia? ¿O serás débil y dejarás la iglesia? ¿Cuándo eres tentado por el Diablo dejarás la iglesia y volverás al pecado? “Corred de tal manera que lo obtengáis”.

Si te enfocas en Jesús y en la iglesia podemos tener un gran año en 2017. No pierdas tu tiempo con esto y lo otro. ¡No te distraigas por una cosa u otra hasta que el tiempo se haya ido! ¡Tengamos un gran año en el 2017! Lucha contra el Diablo en oración. Sigue viniendo a la iglesia todo el tiempo. ¡Gana el premio como un atleta de Jesús!

Y no causemos problemas ni crisis. Decide que no vas a ser un problema en nuestra iglesia. ¡Tengamos “unidad” como los Cristianos en el Libro de Los Hechos! Si nos enfocamos como un atleta – y no dejemos que nada nos aleje – ¡podremos tener un gran año! Concéntrate en Jesús y en la iglesia todo el invierno y la primavera. Sigue como un atleta. “Corred de tal manera que lo obtengáis” – ¡y ganes la victoria! “Adelante, Soldados Cristianos”. ¡Ponte de pie y canta el coro!

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.
        (Traducción libre de “Onward, Christian Soldiers”
           por Sabine Baring-Gould, 1834-1924).

II. Segundo, el texto aplicado al avivamiento.

Dios visitó nuestra iglesia con avivamiento el año pasado – por primera vez en más de cuarenta años. Dios descendió en esas reuniones. Su Espíritu Santo estuvo presente con nosotros. Muchas personas fueron convertidas en unas cuantas noches. Algunos de ellos parecían casos imposibles. Habían escuchado muchos sermones. Yo les había aconsejado muchas veces. Permanecían duros y fríos. ¡Pero cuando Dios descendió hubo una conversión milagrosa tras otra! El regalo más grande fue la propia presencia de Dios. Experimentamos el Cristianismo viviente. Dios estaba con nosotros. ¡Cómo anhelamos que Usted envíe un avivamiento aún mayor – oh, Señor!

Nuestra iglesia se reúne en oración cada Jueves y cada Sábado. Muchos de ustedes se reúnen en grupos pequeños para orar por avivamiento. Doy gracias a Dios por haberme guiado para predicar sobre avivamiento. Doy gracias a Dios por haberme guiado para convertirnos en una iglesia de oración. Estos son tesoros raros, que no se encuentran en ninguna parte de América que yo sepa. Si estás orando en los grupos pequeños centra la mayoría de tus oraciones en avivamiento y el ganar de almas. Mantente en esas dos cosas. Esas dos cosas son lo que necesitamos – la presencia de Dios y muchas personas nuevas del evangelismo.

¡Debemos anhelar un mayor avivamiento! Ahora que hemos experimentado la presencia de Dios y trabajamos en el avivamiento, queremos más. Pero debo advertirte. No pienses que ahora sabemos cómo lograr un avivamiento. No pienses: “Lo tenemos ahora. Sabemos qué hacer. Hagamos otro avivamiento”. Si piensas eso, nunca tendremos más avivamiento.

Dios no es una máquina. Él es una Persona. Él es un Dios soberano y Todopoderoso. No puede ser manipulado – ni siquiera con oración. El avivamiento no es magia. No es algo que podemos hacer que suceda con trabajo o incluso con oración. El falso profeta demonizado Charles Finney enseñó que una iglesia puede hacer que ocurra un avivamiento – pero estaba equivocado. Dios es el autor del avivamiento. Dios envía avivamiento cuando Él lo elige.

Recuerda cómo comenzó el avivamiento el verano pasado. Sí, la gente había orado. Pero cuando Dios descendió no hubo oración. No se predicaba ningún sermón. Dios descendió, de repente y sorprendentemente, mientras la gente estaba recitando Isaías 64:1-3. Vino repentinamente y soberanamente.

Y en algunas de las reuniones Dios no descendió. Vez tras vez, cuando la gente esperaba y asumía que el avivamiento seguiría por sí mismo, Dios no estaba presente. Las reuniones estaban muertas y vacías cuando el Espíritu de Dios estaba ausente. A veces tuve que cerrar la reunión temprano cuando Dios no estaba allí.

Es fácil perder la presencia de Dios. Satanás está siempre allí. Pero Dios puede estar ausente. Dios no vendrá donde Él no es desesperadamente buscado. Si estamos satisfechos con las “fiestas” y las cosas de esta vida, entonces Dios no estará presente con nosotros. Si no queremos que Dios esté con nosotros, Él no estará con nosotros. Pero Él todavía está con nosotros. Yo estaba trabajando en este sermón anoche a la media noche. El teléfono sonó. Era Woody, llorando bajo convicción de pecado. Desperté a Dr. Chan y él fue al cuarto de Woody. ¡Woody fue convertido a las dos esta mañana – el último día del año a las 2:00 AM tuvimos nuestra conversión número 29! ¡De pie para la Doxología!

Nunca asumas – no lo des por sentado – que Dios tiene que estar con nosotros. Nunca piense que Dios tiene que enviar avivamiento. No seas semejante a Sansón que dijo: “saldré como las otras” y no supo “que Jehová ya se había apartado de él” (Jueces 16:20). No seáis como los Israelitas que conquistaron Jericó por un milagro de Dios, y luego salieron a tomar la pequeña ciudad de Hai. Ellos dijeron: “No suba todo el pueblo…porque son pocos…los cuales huyeron delante de los de Hai” (Josué 7: 3, 4). Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. El Salmo dice: “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán” (Salmo 126:5). No dice: “Los que sembraron con conocimiento, con regocijo segarán”. No dice: “Los que sembraron con confianza en sí mismos, con regocijo segarán”. No, los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Oremos más por avivamiento, sabiendo que el poder pertenece solo a Dios. Ora hasta que Dios descienda – ¡pero Dios, ayúdenos a luchar contra el Diablo, ayúdenos a luchar en oración hasta que Usted venga en un avivamiento más poderoso! ¡Oramos para que Usted descienda de nuevo! ¡Descienda, oramos! ¡Descienda en avivamiento! “¡Adelante, Soldados Cristianos!” – Pónganse de pie y canten el coro.

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.

III. Tercero, el texto aplicado al ganar de almas.

Es fácil mirar internamente – adentro – a las personas que ya están en la iglesia. A veces es correcto hacer eso. Pero ahora es el momento en que debemos ir tras personas perdidas que no están aquí. ¡Debemos concentrarnos en ganar almas! Tenemos que luchar como atletas para obtener más nombres y números de teléfono. Debemos luchar como atletas para atraer a más personas perdidas. Si no luchas para conseguirlo, Dios no continuará enviándonos avivamiento. Tengo más que decir, pero tengo que parar aquí. Dr. Chan luchó para conseguir Woody. Lo llevó a su casa. Oró noche y día por Woody. Entonces Woody me llamó por teléfono llorando. Llamé a Dr. Chan, lo desperté, y él guió a Woody a Jesús a las dos de la mañana, ¡el último día del año!

Jesús dijo: “El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10). De nuevo, Jesús dijo: “Fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23). Después de levantarse de entre los muertos, Jesús dijo: “Id, y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:19). El Dr. John R. Rice dijo: “El ganar almas es obviamente el asunto más importante que puede ocupar la mente y el esfuerzo de los Cristianos” (traducción de The Golden Path to Successful Personal Soul Winning, Sword of the Lord Publishers, 1961, p. 55). ¡Y tenía razón!

¡Nunca olvides que lo más importante de una iglesia es ganar almas! ¡Lucha para traer a los jóvenes perdidos de esta ciudad! ¡Lucha para traer a más personas que no están aquí ahora! ¡Lucha como Dr. Chan luchó para ganar a Woody a que fuera salvo! Ve a las universidades y centros comerciales y obtén sus nombres y números de teléfono. Tráelos a la iglesia para escuchar el Evangelio. Trae al menos un nombre cada vez que nos juntemos. Ámalos y cuídalos y llega a conocerlos cuando vengan. Haz todo lo posible para mantenerlos aquí hasta que sean convertidos – ¡y se quedarán con nosotros, porque son convertidos!

Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. Pablo dijo: “Yo… corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire” (1 Corintios 9:25). Pablo no trabajó a medias. No perdió el tiempo. Enfocó su mente en ganar almas, “no como quien golpea el aire”. ¡Esa es la manera de ganar almas! Así es como Dr. Chan ganó a Woody para Jesús. ¡Sigue el ejemplo de Dr. Chan!

¡Concentremos nuestro tiempo y esfuerzo en ganar almas! Traigamos gente este año. No pienses solo en tus amigos y en ti mismo. No te limites a pensar en citas. Has tu asunto principal traer a los perdidos. Centrémonos en ganar a los perdidos. Enfócate como un rayo láser. No lo hagas a medias, “no como quien golpea el aire”. No lo hagas como algo extra, con tu enfoque principal en otras cosas. No traeremos gente de esa manera. Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. ¡Luchemos contra el Diablo en oración para que podamos traer más jóvenes! “Adelante, Soldados Cristianos”. Pónganse de pie y canten el coro otra vez.

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.

IV. Cuarto, el texto aplicado a ti que estás perdido.

Debo decir algunas palabras a aquellos de ustedes que todavía no son convertidos. Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. Tiene una aplicación para ustedes.

Nuestro texto dice: “Corred de tal manera que lo obtengáis”. ¡No solo estén allí sentados mientras predico! Jesús dijo: “Esforzaos a entrar” por la puerta angosta de la salvación, que es Jesús Mismo (Lucas 13:24). ¿Te estás esforzando? ¿Te estás esforzando del todo? “Esforzaos a entrar” hace el mismo punto que “Corred de tal manera que lo obtengáis”. Si estás serio acerca de tu alma, Dios te atraerá a Jesús. Pero si no te esfuerzas por la salvación, no esperes ser salvo.

¡Si no te esfuerzas a entrar en Jesús nunca serás salvo! Y no “obtendrás” la salvación. No lo conseguirás. Si vienes mecánicamente al frente durante la invitación, sin convicción de tu pecado, no serás convertido. Si pasas horas todos los días jugando juegos de video, nunca serás convertido. Si continúas viendo pornografía en tu computadora, nunca serás convertido. Dios te ve y sabe que no estás serio. Si solo sientes lástima por ti mismo, nunca serás convertido. Judas y Caín sintieron lastimas por sí mismos. Ambos fueron al Infierno. Si continúas pensando en tus propios problemas, sentimientos y ansiedades, y no sobre tu pecado, nunca serás convertido. Jesús no es psiquiatra. Él no murió para arreglar tus problemas, sentimientos y ansiedades. Él no murió para darte una sensación de seguridad. Murió para pagar por tu pecado para que Dios no te castigue. Es por eso que “Cristo murió por nuestros pecados” (I Corintios 15:3). Si no estás harto de tu pecado de una manera real – incluso si dices algunas palabras al respecto – entonces la muerte de Jesús no te salvará.

Jesús murió en la Cruz para pagar por tu pecado. Él derramó Su Sangre para lavar tu pecado. Se levantó de entre los muertos para darte vida. Él perdonará tu pecado si confías en Él. Lucha por tu vida. Fuérzate a pensar en tu pecado. ¡Lucha por tu vida para venir a Jesús y se salvo de tu pecado! Ponte de pie y canta el himno número cuatro en tu cancionero. Canta la primera y la última estrofa de “Mi Visión Llena”. Es la número cuatro en tu cancionero.

Mi visión llena, oh, Salvador,
   Que solo vea a Jesús hoy;
Aunque el valle me guíes pasar,
   Tu gloria sin fin me rodeará.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, que nada vil
   Oscurezca la luz interior.
Que vea solo Tu bella faz,
   Susténtame con Tu gracia eternal.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.
(Traducción libre de “Fill All My Vision”
       por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Ven aquí al frente si quieres hablar conmigo, o John Cagan, o Dr. Cagan, acerca de ser salvo de tu pecado por la Sangre de Jesús, derramada en la Cruz para salvarte del pecado.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Onward, Christian Soldiers” (por Sabine Baring-Gould, 1834-1924;
estrofas y coro, versos 1, 2 y 4).


EL BOSQUEJO DE

¡UN AÑO DE INFIERNO – UN AÑO DE AVIVAMIENTO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes” (Isaías 64:1).

“¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (I Corintios 9:24).

(I Corintios 9:25, 26, 27)

I.   Primero, el texto aplicado a este invierno y primavera,
Génesis 8:22.

II.  Segundo, el texto aplicado al avivamiento, Jueces 16:20;
Josué 7:3, 4; Salmo126:5.

III. Tercero, el texto aplicado al ganar de almas, Lucas19:10; 14:23;
Mateo 28:19; I Corintios 9:25.

IV. Cuarto, el texto aplicado a ti que estás perdido, Lucas 13:24;
I Corintios 15:3.