CHINA – Y EL HIJO PRODIGO

(UN SERMÓN DADO EN EL FESTIVAL CHINO DEL MEDIO OTOÑO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 30 de Septiembre, 2012


De pie juntos. Esta noche quiero que por favor volteen al capítulo 15 del Evangelio de Lucas, comenzando con el versículo 11. Está en la página 1097 de la Biblia Anotada de Scofield.

“También dijo: Un hombre tenía dos hijos y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” (Lucas 15:11-20).

Se pueden sentar.

La Biblia dice que los publicanos y pecadores vinieron a Jesús. Ellos eran los peores de aquel día, los peores pecadores. Y los líderes religiosos se quejaron de eso. Dijeron: “Este a los pecadores recibe, y con ellos come’ (Lucas 15:2). Estaba en contra de la religión de ellos comer con pecadores. Jesús les respondió diciéndoles tres parábolas, o historias. Él les dijo la Parábola de la Oveja Perdida. Él les dijo la Parábola de la Moneda Perdida. Y por ultimo Él les dijo la parábola del Hijo Perdido, o como se conoce, la Parábola del Hijo Prodigo. El Dr. John R. Rice dijo:

      En una ciudad al norte de Tokyo, Japón, yo prediqué con un intérprete aquella conmovedora historia del muchacho que no respetó a su padre (un gran pecado entre los Japoneses), que no estaba satisfecho en casa, que se fue lejos de su hogar y se emborrachó…malgastó el dinero de su padre y tuvo escases. ¡Ellos escucharon encantados! ¡Tan universal es el apelar y la advertencia en esta historia del hijo prodigo! Me di cuenta de que en Japón esta era una vieja historia, como lo es en toda tierra desde que Caín le rompió el corazón a su madre y a su padre (John R. Rice., D.D., “The Far Country or the Father’s House,” The Bible Garden, Sword of the Lord Publishers, 1982, p. 268).

En esta parábola vemos varios eventos.

I. Primero, el hijo partió del hogar.

El joven pidió su herencia. Luego se llevó el dinero y se fue de su casa.

“No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente” (Lucas 15:13).

Adán fue el primero en irse lejos de Dios. La Biblia dice: “el pecado entró en el mundo por un hombre” (Romanos 5:12). Adán se rebeló contra Dios. Él tomó del fruto prohibido, y se escondió de Dios en el Huerto. Él dejó a Dios fuera de su vida y fue expulsado del Huerto, afuera al mundo. Él dejó el hogar amoroso que dios había provisto para él, y se fue “a una provincia apartada”.

En la Torre de Babel, la raza humana entera se rebeló contra Dios. Dijeron:

“Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (Génesis 11:4).

Ellos se rebelaron contra Dios, y quisieron controlar sus propias vidas sin Él. Como resultado, fueron esparcidos “sobre la faz de toda la tierra” (Génesis 11:9). Algunos de ellos viajaron lejos hacia el oriente y se asentaron en la China y otras tierra de Asia.

Al principio el pueblo antiguo de China sabía acerca de Dios. Ellos llamaban a Dios Shang-ti, el Rey del Cielo. Aun eran monoteístas en aquel tiempo antiguo. Todavía creían en solo un Dios.

Hoy estamos celebrando el Festival de Mediados del Otoño. Es un festival muy antiguo. Se traza hacia muy atrás en el tiempo, al mero principio de la cultura China. Pero al principio los Chinos no adoraban la luna. Al principio ellos no creían que la Luna era un dios. Ellos creían que Shang-ti, el Rey del Cielo, era el Dios que había creado la luna y las estrellas. Pero al correr de los siglos, se alejaron más y más de Dios. Muchas leyendas surgieron que al fin resultaron en la adoración de la luna. La Biblia dice:

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles” (Romanos 1:21-23).

Esos versos muestran lo que la Biblia Anotada de Scofield llama: “Las Siete Etapas de la Apostasía Mundial Gentil”. Junto con otros Gentiles, el pueblo chino se apartó de su creencia original en un Dios, y terminó adorando a muchos ídolos. Algunos de esos ídolos eran imágenes hechas como seres humanos. Otros ídolos eran como pájaros, animales, y “criaturas que se arrastran”. Finalmente, después de cientos de años, el Budismo llegó de la India a la China. Mucha gente China aceptó esta religión extranjera de la India y se volvieron Budistas. Ahora ellos adoraban una imagen de Buda, junto con cientos de ídolos que han hecho. Y ahora ellos adoraban una imagen de Buda, junto con la luna y las estrellas. Ellos descendieron de adorar a Shang-Ti, el Rey del Cielo, hasta la idolatría completa. Como el Hijo Prodigo, el pueblo Chino emprendió camino “a una provincia apartada”, lejos de la tierra de Babel, y descendieron a la oscuridad de la idolatría pagana.

Algo muy semejante a esto ha sucedido en los Estados Unidos en la época del Día de Acción de Gracias. Los Peregrinos eran Cristianos que vinieron a América buscando libertad de religión. El primer Día de Acción de Gracias ellos adoraron a Dios. Dieron gracias a Dios por protegerlos y por haber proveído para ellos. Eso fue en 1621. Pero hoy, casi 400 años después del primer Día de Acción de Gracias, la mayoría de Estadounidenses no piensan en Dios para nada ese día. Algunos piensan que es extraño que vayamos a la iglesia el Domingo antes del Día de Acción de Gracias. Olvidaron completamente que los primeros Estadounidenses siempre celebraron el Día de Acción de Gracias en la iglesia. La palabra “Acción de Gracias” implica que hay un Dios al cual le debemos dar gracias y adorar. Muchos Estadounidenses ni siquiera quieren usar las palabras “Acción de Gracias” porque les recuerda que sí hay un Dios, al cual le deben dar gracias. Entonces ahora le dicen “el Día del Pavo”. En vez de darle gracias a Dios, para ellos es un día para hartarse de pavo, beber cerveza, y ver la tele. Por consiguiente los Estadounidenses son como los Chinos antiguos:

“Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador…” (Romanos 1:25).

¡Mira como las naciones Gentiles del mundo son igual que el Hijo Prodigo! Hemos tomado todas la cosas buenas que Dios el Padre nos dio. Nos hemos ido a una “provincia apartada” y gastamos nuestras vidas “viviendo perdidamente”.

¿Eres tú parte de esto? ¿Has viajado tú lejos del Dios que he hizo? ¿Estás viviendo en una “provincia apartada” – lejos de Dios? Esta noche Dios te llama a venir a casa a Él. Él te llama a decir en tu corazón:

Muy lejos yo vagué de Dios,
   Hoy volviendo estoy;
He oído al fin, su dulce voz,
   Hoy volviendo estoy.
A mi hogar sin tardar,
   Hoy volviendo estoy.
Oh recíbeme, Señor!
   Hoy volviendo estoy.
(Traducción de “Lord, I’m Coming Home”
   por William J. Kirkpatrick, 1838-1921).

II. Segundo, el hijo se volvió miserable.

“Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba” (Lucas 15:14-16).

Este muchacho se fue lejos a una provincia apartada con los bolsillos llenos. Él tuvo muchas supuestos amigos – hasta que se le acabó el dinero. Luego sus supuestos “amigos” se alejaron de él. Él fue “y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra”. Yo creo que se refiere a Satanás. La Biblia llama a Satanás “el dios de este siglo” (II Corintios 4:4). Satanás tiene control de este mundo presente. Algún día Satanás será derrotado cuando venga Cristo otra vez. Pero ahora Satanás es el “dios de este siglo”, “un ciudadano de aquella tierra”. El Diablo sin duda le prometió todo. Pero Satanás es mentiroso. En vez de ayudarlo, lo envió a comer con los cerdos. Él moría de hambre y comía la comida que se les daba a aquellos cerdos!

¿No es eso lo que sucedió en China? El pueblo Chino rechazó el mensaje de Cristo que los misioneros les llevaron. Ellos mataron a cientos de misioneros durante la Rebelión Boxer – y más fueron asesinados por los Chinos después. La mayoría de China rechazó el Evangelio. Pero entonces Mao Tse Tung apareció. Él era un Comunista que fue usado por Satanás. El pueblo Chino, igual que el Hijo Prodigo, “fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra”. Después de la revolución Comunista, pensaron que las cosas mejorarían. Pero Mao los “envió a…que apacentase[n] cerdos” (Lucas 15:15). La vida de ellos se volvió aun más difícil que nunca. Los Comunistas les prometieron todo, pero solo les dieron dificultades y dolor durante la Revolución Cultural.

¿Cómo se aplica esto a ti hoy? Muy simple. ¿Qué te ofrece Satanás a ti en este mundo? Muchos jóvenes Chinos vienen a los Estados Unidos a conseguir una educación, y una vida mejor. Dicen: “Yo quiero ser como los Americanos”. ¡Qué engaño tan Satánico es ese! ¿Qué tienen los Americanos? Tienen el divorcio, las drogas, confusión y dolor. Toda su riqueza y dinero no le ha dado a la mayoría de los Americanos una vida feliz. Hoy la mayoría de Americanos están confundidos, solos, y sin esperanza. ¿En verdad quieres eso?

¡La única manera de escapar de una vida sin esperanza es venir a Cristo! ¡Solo Cristo te puede salvar y dar una vida de esperanza! La canción dice:

Oh cuanto desprecié Su amor!
   Hoy volviendo estoy;
Arrepentido estoy, Señor,
   Hoy volviendo estoy.
A mi hogar sin tardar,
   Hoy volviendo estoy.
Oh recíbeme, Señor!
   Hoy volviendo estoy.

III. Tercero, el hijo se arrepintió.

“Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti” (Lucas 15:17-18).

“Cuando volvió en sí” – una traducción moderna dice: “Cuando volvió a sus sentidos”. Se necesita al Espíritu de Dios para hacer que un pecador vuelva “a sus sentidos”. El Espíritu de Dios empezó a hacerle sentir su terrible condición. Pensó: “¿Qué estoy haciendo aquí en estos trapos y suciedad, comiendo con los cerdos? Los jornaleros de mi padre están mejor que yo. Ellos tienen que comer, pero yo me muero de hambre”. Entonces él dijo: “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti” (Lucas 15:18 ). Él dijo: “He pecado contra el cielo”, ¡he pecado contra Dios!

Después de los horrores de la “Revolución Cultural de Mao Tse Tung, la gente en China comenzó a volverse “a sus sentidos”. Por fin empezaron a ver que necesitaba a Dios después de todo. Poco a poco, empezaron a arrepentirse de sus pecados. Algunos al principio, y después muchos comenzaron a anhelar a Dios. Se juntaban en “iglesias en el hogar”. Ellos lloraron por sus pecados. Los miembros de iglesia Americanos casi nunca lloran hoy en día. Pero los Cristianos Chinos comenzaron a llorar y a lamentarse por sus pecados. Ellos tenían hambre de Dios. Pronto miles de personas se arrepintieron y vinieron a Jesús. Luego hubo decenas de miles de personas. Cuando los misioneros extranjeros salieron de China en 1949, había menos de un millón de Cristianos Chinos nativos. Hoy en día se estima que más de 120 millones de personas en China se han convertido en Cristianos. ¡Es asombroso! Cerca de 700 personas en China se hacen Cristianos cada hora, día y noche, los siete días de la semana. ¡China está experimentando la mayor explosión del Cristianismo en todo el mundo hoy! ¡Es uno de los avivamientos más grandes del Cristianismo en los últimos 2,000 años! ¡Alabado sea Dios por ello!

IV. Cuarto, el padre recibió al hijo.

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” (Lucas 15:20).

“Y levantándose, vino a su padre”. Y su padre lo recibió con los brazos abiertos “y lo besó”. Mientras él volvía a casa, el padre lo estaba esperando. Esta es una imagen de Dios. Cuando vienes a Dios a través de Cristo, ¡te darás cuenta que Él estaba esperando por ti todo este tiempo! La Biblia dice: “Habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente” (Lucas 15:7). Si tú supieras que el Cielo hay gozo cuando una persona regresa a Dios, creo que eso te inspiraría a recibir a Cristo, como la gente en China lo está haciendo esta tarde.

Dios envió a su Hijo unigénito para que muriera en la Cruz para pagar el castigo por tus pecados. Y Cristo derramó Su Sangre en esa Cruz para lavar todos tus pecados. La Biblia dice: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (I Timoteo 1:15). Y Cristo resucitó físicamente de entre los muertos y ascendió al Cielo, a otra dimensión. Él está allí orando por ti, y esperando que vengas a Él y seas salvo del pecado, la muerte y el Infierno. Él perdonará tus pecados, y Él te dará la vida eterna. ¡Cómo oramos que vengas a casa a Dios al confiar en Su Hijo, el Señor Jesucristo! Cómo oramos que sientas lo que dice la vieja canción:

Estoy cansado de vagar,
   Hoy volviendo estoy;
Ya quiero en el Señor confiar,
   Hoy volviendo estoy.
A mi hogar sin tardar,
   Hoy volviendo estoy.
Oh recíbeme, Señor!
   Hoy volviendo estoy.

Stuart Hamblen era el hijo de un predicador Metodista. Él creció en la iglesia. Pero se alejó de Dios cuando él creció y se fue de la casa. Condujo un programa de radio todos los días en KFWB en el Sur de California, donde tuvo una “influencia enorme” (Revival in Our Time, Van Kampen Press, 1950, p. 14). Él había vivido una vida de pecado, sin Dios, sin Cristo. Pero una noche en 1949 su esposa Cristiana lo invitó a escuchar un evangelista joven entonces desconocido llamado Billy Graham. El servicio se llevó a cabo en una carpa enorme, aquí en el centro de Los Ángeles, en la esquina de Washington y la calle Hill. Esa noche Stuart Hamblen vino a Jesús y fue salvo. Unos meses después escribió las palabras de la canción que el Sr. Griffith cantó hace un momento.

El tiempo las noticias da, Un día más pasó,
   Alguien se cayó, ¿Fue ese alguien tú?
Tal vez anhelas más vigor, Y renovar valor,
   No te desanimes, noticias yo te doy.
No es secreto lo que hace Dios,
   Lo que a otros hizo, Por ti hará.

Con su abrazo, perdón dará
   No es secreto lo que hace Dios.
(Traducción libre de “It Is No Secret” por Stuart Hamblen, 1908-1989).

No es secreto lo que Dios puede hacer por ti esta tarde. ¡Cómo oramos que vengas a Su Hijo Jesús y seas salvo! Decenas de miles de personas en la República Popular de China están regresando a casa a Jesús en esta hora de la historia. Te pedimos que te unas a ellos. ¡Jesús perdonará tus pecados y te dará paz con Dios! Amén.

OPRIME AQUÍ PARA LEER “¡LOS PASTELES DE LA LUNA –
Y EL DIOS QUE HIZO LA LUNA!”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “¡POR QUÉ DIOS ESTA BENDICIENDO A CHINA –
PERO JUZGANDO A AMÉRICA!”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “EL SECRETO DEL ÉXITO EN CHINA”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “CHINA – ¡LA PUERTA ESTÁ ABIERTA!”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “CHINA – ¡SELLADOS POR EL ESPÍRITU DE DIOS!”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “CHINA – ¡VENDRÁN DEL ORIENTE!”

OPRIME AQUÍ PARA LEER “ACCIÓN DE GRACIAS EN CHINA”

(FIN DEL SERMÓN)
Puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.realconversion.com. Oprime “Sermones en Español”.

You may email Dr. Hymers at rlhymersjr@sbcglobal.net, (Click Here) – or you may
write to him at P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Or phone him at (818)352-0452.

La Oración Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“It Is No Secret” (por Stuart Hamblen, 1908-1989).


EL BOSQUEJO DE

CHINA – Y EL HIJO PRODIGO

(UN SERMÓN DADO EN EL FESTIVAL CHINO DEL MEDIO OTOÑO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó” (Lucas 15:11-20).

(Lucas 15:2)

I.   Primero, el hijo partió del hogar, Lucas 15:13; Romanos 5:12;
Génesis 11:4, 9; Romanos 1:21-23, 25.

II.  Segundo, el hijo se volvió miserable, Lucas 15:14-16; II Corintios 4:4.

III. Tercero, el hijo se arrepintió, Lucas 15:17-18.

IV. Cuarto, el padre recibió al hijo, Lucas 15:20, 7; I Timoteo 1:15.