Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡ATACANDO LAS PUERTAS DEL INFIERNO!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 8 de Julio del 2018


Por favor, voltea en la Biblia a Mateo 16:18, la segunda mitad del versículo. Está en la página 981 de la Biblia Anotada de Scofield. Jesús dijo:

“Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18b).

El comentador R. C. H. Lenski dijo: “La implicación es que las puertas del infierno derramarán sus huestes [de demonios] para asaltar la iglesia de Jesús, pero la iglesia no será derribada” (Lenski, nota sobre Mateo 16:18b). Por supuesto, esto se refiere a la verdadera iglesia, no a la iglesia apóstata de los últimos días. La iglesia apóstata ya ha sido invadida por espíritus demoníacos. La Biblia predijo esto:

“El Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos [los últimos días, en los que vivimos hoy] algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (I Timoteo 4:1).

La actividad de Satanás y sus demonios hará que muchos en la iglesia falsa “apostatarán de la fe” establecido en las palabras de la Biblia que Dios dio.

Esto produce la iglesia falsa de los “postreros tiempos” descrita en II Timoteo 3:1-8, donde la mayoría de los miembros de la iglesia son

“amadores de sí mismos, más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (II Timoteo 3:1, 4-5).

Así vemos en la Biblia que hay dos iglesias hoy – la iglesia falsa y la iglesia verdadera. Es solo a la iglesia verdadera que Jesús dio esta promesa:

“Edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18b).

Estamos rodeados de iglesias falsas en América hoy. Las iglesias falsas son como la iglesia en Laodicea, que la nota de Scofield declara es “el estado final de apostasía”. Aquí está la descripción de Jesús de la apostasía de Laodicea en tantas iglesias en la actualidad:

“Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo” (Apocalipsis 3:17).

“Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:16).

Como resultado de escuchar la enseñanza demoníaca (I Timoteo 4:1) y tener solo la forma externa del Cristianismo (II Timoteo 3:4, 5) la mayoría de las iglesias evangélicas en estos últimos días son apóstatas. Como el Dr. John MacArthur dijo correctamente, estos miembros de la iglesia carecen de celo, y son “tibios, hipócritas que profesan conocer a Jesús, pero no pertenecen a Él...estos hipócritas que se engañan a sí mismos [hastían] a Jesús”. Aunque el Dr. MacArthur está equivocado sobre la Sangre de Jesús, él tiene razón al describir a la mayoría de los Cristianos evangélicos como “hipócritas que se engañan a sí mismos”.

Y esa es la razón por la cual las iglesias evangélicas pierden prácticamente a todos sus jóvenes. Jonathan S. Dickerson ha escrito un libro titulado, La Gran Recesión Evangélica [The Great Evangelical Recession] (Baker Books). Él dio las estadísticas verdaderas. Hoy, solo el 7 por ciento de los jóvenes dicen ser Cristianos. La cantidad de jóvenes evangélicos pronto descenderá del 7 por ciento a solo alrededor del “4 por ciento o menos – a menos que se generen nuevos discípulos” (Dickerson, página 144).

¿Por qué una caída tan grande en el número de jóvenes en la iglesia de hoy? La razón principal es que ven a la mayoría de los miembros de iglesia como “hipócritas que se engañan a sí mismos”, como dijo John MacArthur. Ven a los viejos miembros de la iglesia como decaídos, débiles e impotentes para enfrentarse al mundo pecaminoso a su alrededor, ¡por eso! El teólogo Dr. David F. Wells lo ve también. Es por eso que escribió ese libro, No Hay Lugar Para La Verdad: ¿O Qué Le Sucedió A La Teología Evangélica? [No Place for Truth: Or Whatever Happened to Evangelical Theology?] (Eerdmans, 1993). El famoso teólogo Dr. Carl F. H. Henry también lo vio. Él dijo:

“Toda una generación está creciendo sin conciencia de la regeneración [el nuevo nacimiento]. Los salvajes se mueven en el polvo de una civilización decadente y ya se deslizan en las sombras de una iglesia discapacitada” (Twilight of a Great Civilization, Crossway Books, pp. 15-17).

Una iglesia discapacitada”. ¡Eso es lo que el Dr. Carl F. H. Henry llamó a la iglesia evangélica! “Una iglesia discapacitada”. Y el gran predicador Dr. Martyn Lloyd-Jones habló de “la terrible apostasía que ha caracterizado cada vez más a la iglesia durante los últimos cien años” (Revival, Crossway Books, página 57).

Estamos perdiendo prácticamente a todos nuestros jóvenes en las iglesias. Estamos totalmente fallando en “generar nuevos discípulos”. El Dr. Wells dijo: “La [iglesia] evangélica ha perdido su radicalismo”. Las iglesias evangélicas son suaves, débiles, introvertidas y egoístas – temerosas de hablar o pedir un discipulado radical. ¡No es de extrañar que los jóvenes no estén interesados!

No estamos aquí para hacerte un evangélico débil y egoísta. ¡Estamos aquí para llamarte a convertirte en un discípulo radical de Jesucristo! Ese es nuestro objetivo como iglesia. Nuestro objetivo es inspirar a los jóvenes a alcanzar su máximo potencial en Jesús. ¡Estamos aquí para inspirarte a convertirte en un ganador de la medalla de oro por Jesucristo y Su Reino! Los jóvenes, que son elegidos, están listos para el desafío del Cristianismo Protestante radical. ¡Aquellos que no están listos para el desafío del poderoso Cristianismo Calvinista se retirarán solos! Recuerda que Jesús dijo: “Muchos son llamados, y pocos escogidos”.

Este no es el momento para frenar el evangelismo. Anoche cenamos y luego vimos “Pablo, Apóstol de Cristo” aquí en la iglesia. “Pablo, Apóstol de Cristo” mostró las pruebas y dificultades que los Cristianos del primer siglo atravesaron para ser verdaderos discípulos de Jesús. ¡Esta tarde saldremos a evangelizar a otros jóvenes para que se conviertan en discípulos radicales! Qué gran tiempo tendremos, en obediencia a Jesús. Jesús dijo: “Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar”. Jesucristo murió en una cruz sangrienta para salvarnos. ¡Jesucristo se levantó físicamente, carne y hueso, de entre los muertos para darnos vida!

Sé que Jesucristo resucitó de los muertos. Lo sé todos los días, no solo en la Pascua. Lo sé por la noche mientras duermo. Lo sé por la mañana, y durante todo el día. “¡No está aquí – sino que ha resucitado!” ¡Sé que Jesús resucitó de los muertos porque la Palabra de Dios así lo dice! Él viene a ti esta mañana a través de los labios de este anciano. Él viene a ti. Él te dice – “Estoy vivo para siempre”. Y porque Jesús está vivo, sé lo que Él puede hacer. Porque Él vive tú también puedes vivir. Porque Él vive para siempre, puedes vivir para siempre por Su gracia. No hay fin para el verdadero discípulo de Jesús. Ven con nosotros hacia el brillante mañana de la vida eterna con Jesús. ¡Él no te fallará! ¡Ven, ayúdanos a hacer de esta iglesia un escuadrón militar, un poderoso ejército para Jesús y Su Reino!

El reverendo John Cagan tiene 24 años. Él es un discípulo de Jesús. Él es un soldado de la cruz. Él es un ganador de la medalla de oro en el Reino de Jesús. ¡He leído el sermón que predicará a las 6:15 esta noche! Es uno de los sermones más inspirador que jamás haya leído. ¡Ven y deja que el pastor John te inspire a venir con él y hacer de esta iglesia un faro para Dios, y un ejército contra las fuerzas demoníacas de Satanás!

¡Levántate, pueblo de Dios! Deja las cosas menores;
Da corazón, alma, mente y fuerza para servir al Rey de reyes.

¡Levántate, pueblo de Dios! La iglesia te espera,
Su fuerza desigual a su tarea; ¡Levántate y hazla grande!
   (Traducción libre de “Rise Up, O Men of God” por William P. Merrill, 1867-
      1954; alterado por el Pastor).

Es el número 1 en tu cancionero. ¡Ponte de pie y cántalo!

¡Levántate, pueblo de Dios! Deja las cosas menores;
Da corazón, alma, mente y fuerza para servir al Rey de reyes.

¡Levántate, pueblo de Dios! La iglesia te espera,
Su fuerza desigual a su tarea; ¡Levántate y hazla grande!

Pueden sentarse.

Sí, vivimos en un tiempo cuando las iglesias evangélicas son tan débiles y apóstatas como Laodicea. Sí, están perdiendo prácticamente a todos sus jóvenes. Sí, no pueden inspirar a otros jóvenes perdidos a unir fuerzas con ellos. Sí, son suaves, decaídas y poco interesantes. Sí, recuerdo cómo me “desanimaron” cuando era joven como tú. Me rebelé contra ellas, con una santa rebelión, una rebelión como la de Martín Lutero. Otros han olvidado la Reforma. Déjalos dormir. ¡Tú ven y ayúdanos a tener una nueva Reforma aquí en nuestra iglesia! ¡Reforma ahora! ¡Reforma mañana! ¡Reforma para siempre!

¿Podemos tener una iglesia como la de Filadelfia en medio de la apostasía de Laodicea? A la iglesia de Filadelfia Jesús dijo:

“He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre” (Apocalipsis 3:8).

¿Podemos tener una iglesia llena de jóvenes discípulos radicales de Jesús? Puedes decir que es una causa perdida. Es imposible. Me gusta lo que dijo el escritor de discursos presidencial Patrick J. Buchanan: “Las causas perdidas son las únicas por las que vale la pena luchar”. Regresa y cena con nosotros a las 6:15 esta noche. Regresa esta noche y deja que el pastor John Cagan te inspire a unirte a la batalla – porque realmente no es una causa perdida. Puede parecer que sí, pero la victoria es segura. Jesús dijo: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. “Las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Las puertas del Infierno son las puertas de la muerte. ¡Las puertas del Infierno no nos detendrán porque Jesús nuestro Señor ha resucitado de entre los muertos! ¡Porque Él vive “las puertas del Hades no prevalecerán contra” nosotros! Amén. Vuelve esta noche a las 6:15. ¡Las puertas del Hades no nos vencerán!

Termino con estas desafiantes palabras del Dr. Francis A. Schaeffer. El Dr. Schaeffer fue un gran teólogo y un verdadero profeta de nuestro tiempo. Él dijo: “La iglesia evangélica es mundana y no es fiel al Jesús viviente...Te desafío. Exhorto a los Cristianos radicales, y especialmente a los jóvenes Cristianos radicales, a enfrentarse amorosamente con todo lo que está mal y es destructivo en la iglesia, nuestra cultura y el estado” (The Great Evangelical Disaster, págs. 38, 151).

Ponte de pie y canta el himno número 2. ¡Es el himno de Martin Lutero sobre la Reforma! ¡Canta tan fuerte como puedas!

Castillo fuerte es nuestro Dios, defensa y buen escudo;
   Con Su poder nos librará en este trance agudo.
Con furia y con afán acósanos Satán;
   Por armas deja ver, astucia y gran poder,
Cual él no hay en la tierra.

Aunque estén demonios mil, Pronto a devorarnos,
   No temeremos porque Dios Sabrá aun prosperarnos.
Que muestre su vigor– Satán y su furor;
   Dañarnos no podrá, Pues condenado es ya,
Por la palabra santa.

Esa palabra del Señor – Que el mundo no apetece;
   Por el Espíritu de Dios Muy firme permanece.
No pueden despojar, De bienes, nombre, hogar;
   El cuerpo destruir: Más siempre ha de existir,
De Dios el reino eterno.
   (Traducción libre de “A Mighty Fortress Is Our God”
      por Martin Lutero, 1483-1546)

Pastor John, por favor guíanos en oración y da gracias por la comida.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“A Mighty Fortress Is Our God” (por Martin Lutero, 1483-1546).