Print Sermon

El propósito de este sitio de Internet es proporcionar manuscritos de sermones gratuitos y videos de sermones a pastores y misioneros de todo el mundo, especialmente del Tercer Mundo, donde hay muy pocos seminarios teológicos o escuelas Bíblicas, si es que hay.

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 221 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 40 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡PARA DE HACER EXCUSAS! ¡CONFÍA EN JESÚS!

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Sábado, Abril 14, 2018


Esta noche dirijo tu atención al profeta Ezequiel. Es Ezequiel 12:26, 27. Está en la página 817 de la Biblia Anotada de Scofield.

“Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, he aquí que los de la casa de Israel dicen: La visión que éste ve es para de aquí a muchos días, para lejanos tiempos profetiza éste” (Ezequiel 12:26, 27).

El pueblo de Israel pensó que el juicio nunca vendría porque la profecía se retrasó. Otros pensaban que el juicio estaba lejos debido a su retraso. Pero Dios dijo que la profecía se cumpliría, y que el tiempo del juicio no se pospondría más. El día de Dios había terminado.

La malvada idea de que el juicio de Dios está muy lejos en el futuro ha sido utilizada por Satanás desde el día de Ezequiel hasta el presente.

“Para lejanos tiempos profetiza éste”.

Satanás quiere que pienses que el juicio no es muy importante, porque no vendrá por un largo tiempo. Por lo tanto, muchos jóvenes retrasan su conversión porque piensan que tienen mucho tiempo. “La conversión nos prepara para la eternidad, pero ahora estamos lejos de eso”. Dicen: “Hay mucho tiempo para ser salvo más adelante”. Dr. Hymers, usted predica sobre cosas “de aquí a muchos días, para lejanos tiempos”. La mayoría de los jóvenes no dicen eso, pero ese es el pensamiento secreto que algunos de ustedes tienen. Con ese pensamiento, resistes la convicción del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios dice: “Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones” (Hebreos 3:15; 4:7). Intentas engañarte y no piensas seriamente en el Cielo y el Infierno. Pero tu retraso es incorrecto. No debes decir: “La visión que éste ve es para de aquí a muchos días, para lejanos tiempos profetiza éste”.

¿Qué pasa si el mensaje que te predico habla de tu futuro estado – de ir al Cielo o ir al Infierno? Sin embargo, aun así, el día del juicio de Dios no está muy lejos. Supongamos que vives ochenta o incluso noventa años. Joven, digamos que Dios te deja vivir hasta que tu cabello esté blanco, jovencita, supongamos que tu apariencia juvenil escapa a la muerte hasta que las arrugas aparezcan en tu rostro – ¡qué corta será tu vida! Tengo setenta y siete años. Mirando hacia atrás, parece que solo he vivido pocos años. El tiempo parece ir más y más rápido cuanto más viejo me hago. Cada año pasa más rápido que antes. Los meses y las semanas pasan volando más y más rápido a medida que uno envejece, la vida es más corta. No es extraño que Jacob dijera: “Pocos y malos han sido los días de los años de mi vida” (Génesis 47:9). Sin embargo, él era extremadamente viejo a los 130 años de edad. Tienes una corta vida en el mejor de los casos. Venimos al mundo y salimos de él, como un meteoro que destella a través del cielo que ha permanecido igual durante miles de años. ¡Párate al lado de un árbol de Secoya que ha estado vivo desde los tiempos de Jesús, y te sentirás como un insecto que solo vive dos o tres horas!

Revisé el índice al final de la historia de mi vida. Conté 159 personas que conocí, que ahora están muertas. En el primer capítulo de mi libro, dije: “No puedo verificar estos recuerdos ahora, porque la mayoría de los que podrían haberme ayudado han muerto”. Aaron Yancy ya experimentó la muerte de sus abuelos en Inglaterra. Pronto perderá a su padre, luego a su madre, luego a su hermano. En lo que parecen unas pocas semanas más, Aaron será un anciano de pelo blanco y toda la gente que conoce ahora solo será un recuerdo lejano de los días pasados. La señora Fern Maxwell vivía en la calle donde me estaba quedando. Le tomé la mano mientras respiraba profundamente y luego dejó salir el aire. Esperé a que respirara de nuevo. Pero ella no lo hizo. Ella estaba muerta. Tuve que sacar mi mano de la de ella. Tres personas que una vez conocí se suicidaron. Mi padrastro era plomero. Se inclinaba sobre sus manos y rodillas para escuchar a través de una tubería. Él no se movió. Su compañero de trabajo dijo: “Bill”. No hubo respuesta. El trabajador le tocó el hombro. Bill cayó, frío y muerto. Marilyn Maxwell era una chica bonita en una de mis escuelas secundarias. Ella me envió una foto de ella misma entonces y ahora. Tenía diecinueve años en la primera foto, y muy envejecida en la segunda. ¡No la habría reconocido si la hubiera visto caminando por la calle! Nunca digas: “Estas cosas son para un tiempo lejano”. ¡No! ¡No!

Jóvenes, no pueden estar seguros de que vivirán hasta los cuarenta años. ¡Ni siquiera puedes estar seguro de que vivirás hasta el final de este año! Tan cercano como está el mañana, no te jactes de que vivirás hasta ese tiempo. ¡Tu cuerpo puede estar en un ataúd mañana por la noche! Cuando cierres los ojos y te vayas a dormir esta noche, es posible que no vivas para levantarte de la cama por la mañana. Está claro que la salvación no debe posponerse por un tiempo que está lejos. La debilidad de tu vida hace que sea necesario buscar la salvación ahora. No estás lejos de tu tumba. Estás más cerca de la muerte de lo que estabas cuando comencé a predicar este sermón. Algunos de ustedes están más cerca de la muerte de lo que crees. No pienses que predico sobre “lejanos tiempos”.

Viajar es muy peligroso. ¡Incluso es peligroso cruzar la calle! La gente muere en casa. Muchos mueren en el trabajo. Muchos mueren en la escuela. Una aguja puede matarte al igual que una espada. Una quemadura puede terminar tu vida tan fácilmente como una batalla. ¿Has subido una escalera? Puedes caer y nunca levantarte otra vez. Los accidentes automovilísticos matan personas al instante. La muerte ya ha golpeado a algunos de tus antiguos amigos. ¿Cómo puedes decir que estoy hablando de cosas que están lejos? No seas tan necio. Espero que estas advertencias te lleven a confiar en Jesús ahora. No debes pensar que estoy tratando de asustarte sin una causa. ¿No te dice tu mente que estás en peligro constante? El tiempo es corto. ¿No deberías buscar a Jesús en este momento?

Recuerda también que incluso si escapas de accidentes y la muerte súbita, hay un gran evento que puede terminar tu vida sin preparación para la eternidad. ¿Has olvidado que Jesús dijo que vendría por segunda vez como “un ladrón en la noche”? Los perdidos estarán “comiendo y bebiendo” tal como lo hacían cuando Noé entró en el arca. No lo supieron hasta que llegó el Diluvio y los ahogó a todos. El sonido de una trompeta proclamará que Jesús ha venido repentinamente por los Cristianos – ¡y tú te quedarás atrás! ¿Podrías decirme que estoy hablando de “tiempos lejanos”? Jesús dijo: “He aquí, yo vengo pronto”. Oro para que no digas que el Señor demora Su Segunda Venida. ¡Eso es lo que dijo el malvado siervo que luego fue cortado en pedazos! Los burladores pecadores dicen: “¿Dónde está la promesa de su advenimiento?” No seas un burlón. Escucha las palabras infalibles de la profecía: “He aquí, yo vengo pronto”. “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis”. Tenemos nuestras teorías de cuándo vendrá el rapto. Pero ¿y si estamos equivocados? ¿Y si el rapto viene esta noche? Los Cristianos serían levantados para encontrarse con el Señor en el aire. Y tú te quedarías atrás para atravesar el horrible tiempo de problemas. “Porque el Señor mismo con voz de mando…descenderá del cielo – Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire”. ¿Cuándo sucederá eso? Hay varias teorías. ¿Pero que si la que crees está equivocada? Entonces serás dejado atrás para pasar por los horrores de la Gran Tribulación.

Los casados durmiendo,
   Hay ruido y ella ve – él no está.
Oh, que estuvieras listo.
   Suben cerro dos hombres,
Tomado uno, el otro se quedó,
   Oh, que estuvieras listo.
Tiempo no hay para cambiar,
   ¿Por qué quisiste tan ciego estar?
Haz rechazado al Salvador,
   Él ya volvió y te has quedado atrás,
Te has quedado atrás, Te has quedado atrás.
   (Traducción libre de “I Wish We’d All Been Ready”
      por Larry Norman, 1947-2008; coro alterado por el Pastor).

“El día del Señor vendrá así como ladrón en la noche. Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina…y no escaparán”. ¡Oh, el horror que experimentarás si no estás listo! ¡Oh, el terror que sentirás si los otros jóvenes aquí esta noche son arrebatados para encontrarse con Jesús en el aire – y eres dejado atrás para ser torturado por el Anticristo!

Él ya volvió y te has quedado atrás,
   Te has quedado atrás,
      Te has quedado atrás.

Soy enviado por Dios para rogarles a ustedes, jóvenes. Para recordarte que estás actuando con crueldad hacia Jesús, que sufrió y murió para salvarte. Dios te envió Su Evangelio, y tú no lo has recibido. Él ha enviado a Su Hijo a sufrir en la Cruz para salvarte. Y lo has despreciado y lo has rechazado. ¿Cómo puedes soportar vivir para siempre en el Infierno, en enemistad con el Dios que te ama? Me dices: “¿Me perdonaría?” ¿Por qué haces esa pregunta? ¿Es porque no sabes lo bueno que es? Deja de decir que estoy hablando de cosas de “lejanos tiempos”.

¡Estás en peligro ahora mismo! Sigues siendo un enemigo de Dios en este momento. Él es un Dios justo, y cada pecado que cometes está registrado en Sus libros. En el día del juicio, Dios leerá cada pecado que hayas cometido, cada pecado que hayas pensado, cada palabra pecaminosa que hayas dicho será leída en Sus libros – en el juicio final. El peligro en el que estás es que en cualquier momento puedes morir y comparecer ante Dios para recibir castigo por tus pecados. Te digo esta noche que hay un perdón inmediato para todos los pecados que confían en el Señor Jesucristo. ¡Si confías en Jesús Mismo, todos tus pecados serán perdonados y lavados de los libros de Dios por la Sangre de Jesucristo!

Jesús sufrió por tus pecados en la Cruz. Jesús puede ser tu sustituto. Cuando confías en Jesús Mismo, Él se convierte en tu sustituto, para pagar la pena por tus pecados en la Cruz. ¡O vas al Infierno para pagar por tus propios pecados, o puedes confiar en Jesús, y Él paga el precio por ti en la cruz! ¿Confiarás en Jesús Mismo en este momento? ¿Vas a permanecer en peligro de un castigo eterno? ¿Estás dispuesto a vivir en peligro por otro día? ¿Estás dispuesto a deslizarte en las garras del Infierno? Recuerda, la paciencia de Dios no durará para siempre. ¡Quiero que seas perdonado y salvado de la ira de Dios ahora!

En el momento en que confías en Jesús Mismo, eres salvo del juicio y del Infierno. ¿Por qué esperar más? ¿Por qué esperar un sentimiento – cuándo puedes tener a Jesús? ¿Por qué esperar por seguridad – cuándo puedes tener a Jesús? ¿Por qué analizar tus pensamientos – cuándo puedes tener a Jesús? ¿Por qué dudar más – cuando puedes tener a Jesús?

Joven, presenta la salvación – la salvación ahora – es el mensaje de Dios para ti esta noche. El Diablo quiere que pienses que “la visión que éste ve es para de aquí a muchos días, para lejanos tiempos profetiza éste”. Deja de escuchar al Diablo en tu mente. ¡Cállalo! Deja de escucharlo ahora. ¿Puedes responder mis argumentos? ¡Si no puedes, te suplico que inmediatamente confíes en Jesús ahora! Él te salvará – no en el futuro, ¡pero ahora mismo! Jesús murió en la Cruz y derramó Su Sangre Santa para salvarte. A Jesús ven. A Jesús ven. ¡Y confía en Él ahora! ¡Él te salva! ¡Él te salva! ¡Él te salvará!

Vino Jesús en Su bondad, Mi pobre alma a reclamar,
   De la vergüenza y el pecar, Su gracia me alzó.
    De oscuridad a plena luz, ¡Gloria a Jesús, Él me alzó!

Antes que oyera me llamó, Tocó mi impío corazón,
   Mas Su palabra al recibir, Jesús me perdonó.
De tierra falsa me alzó, Con tierna mano me alzó,
   De oscuridad a plena luz, ¡Gloria a Jesús, Él me alzó!

Su frente espinas coronó, Sus manos clavos le rompió
   Mas de tristeza y culpa en mí, me alzo en Su amor.
De tierra falsa me alzó, Con tierna mano me alzó,
   De oscuridad a plena luz, ¡Gloria a Jesús, Él me alzó!
(Traducción libre de “He Lifted Me” por Charles H. Gabriel, 1856-1932).

¿Confiarás en Jesús esta noche? Él es confiable. Jesús es sincero y honesto. Confía en Él. La Biblia dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). Depende en Él. Confía en Él. John Cagan dijo: “Mi fe descansa en Jesús”. Emi Zabalaga dijo: “Colapsé en los brazos de Jesús que me esperaban...Él me salvó”. Confía en Jesús y Él te salvará.

El amor es una cosa maravillosa. La mejor tarjeta que he recibido es de mi esposa Ileana. Ella escribió: “Robert, te amo con todo mi corazón y alma. Te amo siempre, Ileana”. Miro esa nota todos los días. El amor más grande de todos es que Jesús te ama. Es por eso que murió por ti en la Cruz. Él te ama. Confía en Él y lo amarás a Él también. Oro para que confíes en Jesús esta noche. Amén.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“He Lifted Me” (por Charles H. Gabriel, 1856-1932).