Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




“Y SI NO” – LOS HOMBRES DE DIOS EN BABILONIA

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 3 de Diciembre del 2017

“Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Daniel 3:16-18).


Estaban a 1,500 millas de casa. Y ellos eran solo adolescentes. La ciudad estaba llena de religión falsa, alcohol y pecado. ¡Podrían haber hecho casi cualquier cosa sin que sus padres lo supieran! Pero ellos sabían que Dios estaba mirando.

Habían sido tomados de sus hogares cuando Nabucodonosor invadió Jerusalén. Había cuatro de ellos. No eran como los otros muchachos. Eran más fuertes y más inteligentes. Eran la crema y nata – lo mejor de lo mejor. Eran atletas. Pero también eran muy buenos estudiantes. El rey los había seleccionado para ser entrenados como sabios. Cuando se graduaran serían asesores especiales del rey.

Ellos eran muy jóvenes. Los académicos creen que los cuatro eran adolescentes – como de unos 17 o 18 años de edad. Allí estaban en la universidad del rey, en una tierra pagana, a 1,500 millas de casa.

¡Hoy los jóvenes en esa posición lo vivirían! Se emborracharían. Asistirían a fiestas salvajes. Tomarían lo que aprendieron en esa universidad y lo usarían como una excusa para negar la existencia de Dios. Podrían haberse convertido en parranderos, como las personas en los días de Lot. Podrían haber dejado a Dios fuera de sus vidas, como lo hizo Lot cuando se mudó a la escena de la fiesta en Sodoma. Podrían haber desperdiciado sus vidas “viviendo perdidamente” – como lo hizo el hijo pródigo. Podrían haber hecho amigos perdidos y verse atrapados en un estilo de vida materialista y perderse en su camino, como lo hizo Abraham en Ur de los Caldeos. Podrían haberse alejado y perdido sus almas, como lo hizo el amigo de Pablo, Demas, “Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

¡Pero estos muchachos Judíos, lejos de casa, en una universidad Babilónica, nunca vacilaron ni fallaron! Estaban bajo el Pacto Mosaico, así que se mantuvieron kosher. Ellos no se contaminan con el vino del rey o la comida del rey. Permanecieron fieles a Dios y a las enseñanzas religiosas que habían aprendido en casa. Eran como los jóvenes de China recién llegados en barco, cuyos padres los envían lejos de su hogar en China. Gracias a Dios que algunos de ellos vienen a la iglesia y son salvos. Entonces serás como estos muchachos Judíos en cautiverio Babilónico.

Daniel era el líder de estos jóvenes. Probablemente era un poco más joven que los otros tres. Pero él era un líder natural. Él dirigió a los otros tres. Tenía capacidad de liderazgo como John Cagan. Es por eso que sentí que John podría ser un pastor. Los hombres que son mayores que John lo seguirán porque él es un líder. Daniel era un hombre de oración. Daniel era un hombre joven con un propósito y fe en Dios. Daniel fue un profeta. Él le predicó al Rey Nabucodonosor y les testificó a todos los que estaban en la corte del rey. El rey tenía una gran confianza en Daniel. Hizo a Daniel un gran hombre cuando solo tenía unos veinte años. Pero Daniel no se olvidó de sus tres amigos. Sus nombres fueron Sadrac, Mesac y Abed-nego. Daniel solicitó que a sus tres amigos Hebreos también se les dieran altos cargos en el gobierno de Babilonia.

Estos tres jóvenes habían pasado la prueba de la fidelidad a Dios. Y ahora son recompensados con altos cargos debido a su fidelidad. Cuando Dios sabe que lo pones primero, entonces Dios te da un trabajo más importante que hacer. Me recuerdan a Noah, Jack y Aaron. Todavía son jóvenes, pero han sido ordenados como diáconos porque sabemos que pueden manejar las cosas de Dios. Y Dios sabe que puede confiar en que pasarán pruebas más difíciles.

El Rey Nabucodonosor se hizo cada vez más poderoso y egoísta. En su orgullo, el rey hizo una gran estatua de sí mismo. Tenía unos noventa pies de alto, y estaba hecho de oro, o cubierto de oro. Nabucodonosor construyó esta estatua gigantesca de él mismo en “el campo de Dura” (Daniel 3:1). Ahora voltea a Daniel 3:4-6. Está en la página 864 de la Biblia Anotada de Scofield. Ahora escucha a Daniel 3:4-6:

“El pregonero anunciaba en alta voz: Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas, que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado; y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo” (Daniel 3:4-6).

La interpretación principal de esta experiencia es que Dios cuidaría de Su pueblo del pacto Israel durante su cautiverio en Babilonia. Esa es la interpretación y la aplicación principal. Pero hay otra aplicación también. II Timoteo 3:16-17 nos dice que “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil” para los Cristianos de hoy. Lo que este pasaje en Daniel nos dice como Cristianos es por aplicación. A los tres jóvenes Hebreos se les dijo que tenían que adorar al ídolo de oro junto con todos los demás en Babilonia. Fueron presionados a obedecer, a ir junto con la multitud, a que “os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado” (Daniel 3:5).

El Rey Nabucodonosor es un tipo o ilustración de Satanás aquí. El Nuevo Testamento llama a Satanás “el dios de este siglo” (II Corintios 4:4). Satanás nos llama a inclinarnos y adorarlo. Pero Jesús nos llama a ser diferentes. Jesús dijo:

“Ninguno puede servir a dos señores…No podéis servir a Dios y a las riquezas (materialismo)” (Mateo 6:24).

Tienes que elegir. Satanás te llama a inclinarte ante el materialismo. Dios te llama a inclinarte solo ante Él. Dios dice: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20: 3). Ese es uno de los Diez Mandamientos.

Estos tres jóvenes Hebreos, Sadrac, Mesac y Abednego, tuvieron que elegir. ¿Se inclinarían ante la imagen de oro? ¿O se negarían a inclinarse ante ese ídolo de oro? Estos jóvenes tenían varias alternativas. Podrían haber dicho: “Es nuestro deber como ciudadanos inclinarnos y obedecer al rey”. O podrían haber dicho: “Es solo cuestión de apariencia. Dios sabe que en nuestros corazones lo amamos, aunque nos inclinemos ante el ídolo”. Podrían haberse inclinado y no meterse en problemas. La Biblia dice: “Escogeos hoy a quién sirváis” (Josué 24:15).

A medida que nos acercamos a lo que el mundo llama “los días de fiestas”, cada uno de ustedes tendrá que tomar esa decisión. ¿Te inclinarás ante Satanás, o serás fiel a Dios? ¿Estarás en la iglesia en Navidad o irás a Las Vegas? ¿Estarás en la iglesia en la Víspera de Año Nuevo, o vas a irte a una fiesta? ¿Te inclinarás ante la imagen de oro del materialismo Estadounidense o estarás en la iglesia con el pueblo de Dios? He sido duramente criticado por los nuevos evangélicos débiles por decirlo así. Dijeron que era demasiado estricto. Dijeron que era legalista por hacerte elegir entre Dios y las riquezas. Pero olvidaron que yo no establecí esa división. Yo no hice esa separación. ¡Jesús lo hizo! Fue el Señor Jesucristo quien dijo: “Ninguno puede servir a dos señores”. Fue Jesús quien dijo: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). Fue Jesús quien nos dijo,

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33).

La Biblia de Estudio de la Reforma dice de Mateo 6:33, “Debemos hacer que el gobierno soberano de Dios y una relación correcta con Él sean la prioridad más alta en la vida... Dios satisfará todas las necesidades de aquellos que arriesgan todo por Él” (nota sobre Mateo 6:33).

Tu familia y tus amigos perdidos harán mucho para intentar alejarte de la iglesia en Navidad y Año Nuevo. ¡Te llamarán “raro” o “fanático” si estás en la iglesia en esos momentos, en lugar de ir a Las Vegas, San Francisco o a otro lugar! ¡Tendrás que decidir si inclinarse ante sus ídolos – o servir a Dios aquí en la iglesia! ¡Tendrás que decidir!

Mi padre se enojó y me gritó cuando elegí pasar la Víspera de Año Nuevo con los hermanos y hermanas en la iglesia China. Él gritaba: “¿Por qué quieres pasar la Víspera de Año Nuevo con esos Chinos en lugar de tu familia?” Yo no discutí con él. Solo seguí yendo a la iglesia en Navidad y Año Nuevo. Lo invité a ir conmigo a la iglesia. Cuando se negó a hacerlo, me dije a mí mismo: “¡ eres quien divide la familia! ¡ eres el que se niega a venir conmigo a la iglesia!”

¡Ya ves, es esa actitud la que hace la diferencia entre un Cristiano nominal y un verdadero Cristiano! Si has tenido contacto con los nuevos evangélicos, se necesita un acto de Dios en tu vida para que veas que su religión es un compromiso – ¡un compromiso con el Diablo! Realmente hace que sea imposible para que te cases con uno de nuestros jóvenes que son Cristianos serios. Ellos tendrían que ceder y renunciar a su seriedad – o tú tendrías que renunciar a tu compromiso y convertirte en un verdadero Cristiano – ¡en lugar de un evangélico nominal (solo de nombre)! ¡Nosotros no vamos a ceder! Entonces, es mejor que te acostumbres a eso – eso, ¡o ve a otra iglesia! C. S. Lewis lo dijo muy bien: “He sido un pagano convertido, viviendo entre Puritanos apóstatas”. Como Kipling dijo, “El este es el este y el oeste es el oeste, y los dos nunca se encontrarán”. Evangelicalismo es evangelicalismo y fundamentalismo es Fundamentalismo, y nunca los dos se juntarán. ¡Ven con nosotros y conviértete en un verdadero Cristiano! ¡Deja tu religión muerta y sin valor de nuevo evangelicalismo! ¡Déjalo! Ven con nosotros y conviértete en un verdadero Cristiano.

Sabes, no se necesita mucho contacto con el nuevo evangélicalismo para arruinar a una persona. Ve con ellos por unos meses – a su escuela o su iglesia – y será un milagro de Dios que vengas con nosotros. ¡Tomará el milagro de la conversión para que pienses como nosotros! George Bernard Shaw dijo que las personas que son inoculadas con una pequeña dosis de Cristianismo cuando son niños rara vez obtienen lo verdadero. El Dr. Curtis Hutson escribió un pequeño libro llamado “El Nuevo Evangelicalismo, El Enemigo del Fundamentalismo”. Tenía razón. Ellos son el enemigo de nosotros. Podemos ser lo más amables que podamos con ellos – ¡pero siempre nos atacarán! ¿Por qué? Porque no les gusta el Cristianismo serio, ¡por eso! ¡He sido un pagano convertido, viviendo entre los nuevos evangélicos apóstatas! ¡He aprendido, a lo largo de los años, a esperar que no les guste mi fe y que hablen en mi contra! Tienes que aprender eso también – ¡si quieres experimentar una conversión real y convertirte en un verdadero Cristiano!

Ves, el nuevo evangélico realmente no cree en la Biblia. Realmente no creen que sus corazones son “engañosos y perversos” – lo que significa que no creen en Jeremías 17:9. Creen que no son tan malos como los demás, por lo que entrarán en el Cielo porque no son tan malos como los demás. Esto significa que no creen en la Biblia, “cualquiera que se enaltece, será humillado” (Lucas 18:14); “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad” (Salmo 139:23, 24). Los nuevos evangélicos no son convencidos de pecado, porque no toman en serio la Biblia. Se excusan; por lo tanto, no pueden ser convertidos. Solo pueden ser Puritanos apóstatas. El Dr. A. W. Tozer dijo: “El libro más realista del mundo es la Biblia. Dios es real, y también lo es el pecado y también lo son la muerte y el infierno, hacia donde el pecado inevitablemente conduce” (traducción de Born After Midnight).

Estos jóvenes no eran nuevos evangélicos. No habían sido envenenados por un falso e irreal sentido de Dios y de juicio por el pecado. Sadrac, Mesac y Abednego eran fundamentalistas fuertes, creyentes en la Biblia. Temblaban con temor de Dios. Temían tanto a Dios que estaban dispuestos a ser quemados vivos en lugar de desobedecer a Dios e inclinarse ante el ídolo del rey. La Biblia dice: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Proverbios 1:7). Pero los nuevos evangélicos no temen a Dios. La Biblia dice: “No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18). Hazte una prueba. ¿Temes a Dios como estos jóvenes? ¿O no hay “temor de Dios delante de tus ojos”? Si no hay temor de Dios, eres un nuevo evangélico. ¡Se supone que debes temer a Dios! ¡La Biblia te ha dicho que estás perdido! ¿Te molesta? ¿Te mantiene despierto por la noche, temiendo al Infierno? Si no es así, te han envenenado los nuevos evangélicos a los que estuviste expuesto. ¡Es veneno! ¡Es veneno! ¡Es veneno! ¡Se supone que tienes miedo de la ira de Dios!

El rey les dijo: “Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo – ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?” (Daniel 3:15)

Estos tres jóvenes eran convertidos. Ellos temían a Jehová. Ellos confiaban en Jehová. Habían aprendido años antes a no ceder al pecado de los Babilonios. ¡Habían aprendido a estar solos ante Dios!

Atrévete a ser un Daniel,
   ¡Atrévete a estar solo!
¡Atrévete a tener un firme propósito!
   ¡Atrévete a darlo a conocer!
(Traducción libre de “Dare to be a Daniel” por Philip P. Bliss, 1838-1876).

¡Ponte de pie y cántala!

Atrévete a ser un Daniel,
   ¡Atrévete a estar solo!
¡Atrévete a tener un firme propósito!
   ¡Atrévete a darlo a conocer!

Yo solo era un hombre joven. ¡Estaba solo! ¡No tenía dinero! ¡No tenía a nadie que me respaldara! Dr. Green me miró y dijo: “¡Si no dejas de responder a los profesores que rechazan la Biblia, nunca obtendrás una iglesia Sureña Bautista para pastorear!” Había aprendido a defender solo a Dios. Yo trabajé para ir a la universidad. Trabajé 16 horas al día, siete días a la semana – para pagar la universidad y el seminario. Aprendí a temer a Dios, en lugar de los hombres. El Dr. Green dijo: “¡Si no dejas de responder a los profesores, nunca obtendrás una iglesia Sureña Bautista para pastorear!”

Lo miré directamente a los ojos y le dije: “¡Si eso es lo que me cuesta, no la quiero!” ¡No la quiero si eso es lo que cuesta! ¡No la quiero!

Atrévete a ser un Daniel,
   ¡Atrévete a estar solo!
¡Atrévete a tener un firme propósito!
   ¡Atrévete a darlo a conocer!

¡No tenía ninguna seguridad! Pensé que era el final de mi carrera. Pensé que había perdido cuatro años de universidad y tres años de seminario. Pero ya no me importaba. ¡Tenía que defender la Biblia! ¡Tenía que hacerlo incluso si eso significaba que nunca tendría una iglesia para pastorear! ¡Incluso si me arrojaran a un horno de fuego ardiente! ¡Incluso si nunca hubiera tenido una iglesia!

Si eso es lo que cuesta, ¡no la quiero! ¿Tenía miedo? ¡Claro que sí! Pero terminé de escribir la historia mí de vida la semana pasada. Aquí está el título de mi libro: ¡Contra Todo Temor!

Muchos predicadores grandes y famosos respaldaron mi libro. ¡Sus declaraciones están en la portada! El Dr. Bill Monroe, ex presidente del Compañerismo Bautista Bíblico, dijo: “Hymers es un Daniel moderno en una Babilonia moderna – el centro de Los Ángeles. ¡Lee su historia y sé bendecido, tal como lo he sido yo!”

El Dr. Neal Weaver, presidente de la Universidad Bautista de Luisiana, escribió: Hymers “no tiene miedo de luchar por [sus] convicciones contra viento y marea. Ese hombre es mi buen amigo, Dr. R. L. Hymers, Jr.”

El Dr. Herbert M. Rawlings, hijo del Dr. John Rawlings, y presidente de la Fundación Rawlings, dijo que Hymers es “¡un Estadounidense original! ¡Un visionario! Su vida muestra su pasión por motivar a otros para la causa de Jesús”.

El Dr. Dan Davidson, pastor en Santa Ana, California, dijo: Los obstáculos...esparcidos en el camino del Dr. Hymers habrían alejado a la mayoría de los hombres del ministerio – ¡pero el Dr. Hymers los superó a todos!”

El reverendo Roger Hoffman escribió: “Recomiendo mucho este libro. Si eres un predicador o no, te inspirará y aumentará tu fe”.

El Dr. Robert L. Sumner dijo: “Admiro a un hombre que está dispuesto a defender la verdad, incluso cuando todo está en su contra. Robert Leslie Hymers, Jr. es ese tipo de Cristiano”.

El Dr. Paige Patterson, el gran respetable presidente del Seminario Teológico Sureño Bautista escribió: “Contra Todo Temor es la historia improbable y milagrosa de Robert L. Hymers, Jr., fiel predicador del Evangelio. Lee este libro y serás bendecido”.

El Dr. Bob Jones III, Canciller de la Universidad Bob Jones, escribió: “Su autobiografía revela que él es...como un profeta del Antiguo Testamento...Yo y mi padre antes que yo, orgullosamente nos llamamos amigos del Dr. RL Hymers, Jr.”

El Dr. Kreighton L. Chan escribió: “¡Lee este libro y tus temores al fracaso volarán por la ventana! Ganarás fuerza con la vida de Dr. Hymers. ¡Lee este libro! Te inspirará”.

El Dr. Edi Purwanto de Indonesia escribió: “Cuando Dios está con un hombre, éste no puede ser derrotado. Dr. Hymers es un héroe que ha sobrevivido muchas guerras mortales”.

Podría seguir y leer más, pero es suficiente. No me considero un héroe. Solo soy un hombre, solo un hombre, como Sadrac, Mesac y Abednego. Solo un hombre que temía a Dios lo suficiente como para no inclinarse ante los liberales que rechazaban la Biblia, no inclinarme ante Hollywood cuando atacó a Jesús, solo un hombre que no se inclina ante Richard Olivas, o Los Angeles Times, o cada programa de noticias en América. ¡Solo un hombre, como Sadrac, Mesac y Abednego!

No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, (¡Ja! ¡Ja! - ¡ahí está!). “Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”. El Sr. Manuel Mencia me dio una placa que está sobre mi escritorio, aquí en mi oficina en la iglesia. En esa placa el Sr. Mencia puso esas palabras de nuestros héroes de Babilonia, ¡Y SI NO! Dios puede liberarnos. Y SI NO – incluso si somos quemados, “no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”.

Mis queridos jóvenes amigos, me han escuchado predicar muchas veces. ¡Estoy tan orgulloso de ustedes! Me jacto de aquellos de ustedes que son salvos donde quiera que vaya. Pero algunos de ustedes aún no son salvos. ¡Debes deshacerte de los grilletes y cadenas del nuevo evangelicalismo! Debes venir a Jesús. Debes lanzarte al Salvador que murió por ti. Échate a Jesús. Él puede salvarte. Él puede perdonar tu pecado y darte vida eterna. Tú dices: “Puede que Él no me salve”. Respondo con las palabras de nuestros jóvenes héroes Hebreos: “Y si no, sepas, Satanás, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua de oro de materialismo que has levantado ¡para tentarnos!”

¿Cómo podrían tener tanta confianza? Si hubieran confiado en sí mismos, el Diablo les habría recordado lo débiles que eran. Pero ellos no confiaban en su propia fuerza o su propia habilidad. Ellos confiaban en Jesús (porque Él estaba en el horno con ellos). “Confiar en Jesús”, dices: “¿Eso es todo lo que necesito?” Sí, eso es todo lo que necesitas. ¡Lo sé, porque ha habido muchas ocasiones en las que yo no tenía nada más en que confiar! Me he sentido muy débil e indefenso. Pero Jesús siempre me ha salvado, incluso en mi debilidad. A través de cada debilidad y tentación, Jesús me ha mantenido a salvo. El gran Spurgeon dijo: “Si confías en Jesús y eres condenado, seré condenado contigo. Porque mi única esperanza de salvación está en Jesús. Confío en Jesús y Él es mi fortaleza y mi salvación”. Tú dices: “Puede que Él no me salve”. Ese es el Diablo. ¡No lo escuches! Jesús nunca ha perdido una sola alma que haya confiado en Él. ¡No se ha perdido ni uno solo que haya confiado en Jesús! Y nunca pasará.

¿Qué significa confiar en Él? Es como meterse en la cama por la noche. Confío que la cama me sostendrá. Me acuesto en ella y descanso. Esa es la manera de confiar en Jesús. Acuéstate en Jesús. Confía en Él “en cada tormenta y tempestad”. Confía en Él cuando “todo alrededor de tu alma ceda. En nada más yo confiaré, más en su nombre me apoyaré”. Apóyate en Jesús. Lánzate sobre Él como te lanzas sobre tu cama por la noche. La cama no te dejará caer. Jesús no te dejará caer. Confía en Él como confías en tu cama por la noche. Él te sostendrá, incluso en los peores momentos. Lo sé por experiencia. “Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”. ¡Confía en Jesús! ¡Confía en Jesús! Él sufrió y murió en tu lugar para salvarte. ¡Confía en Él y Él te sostendrá “en cada tormenta y tempestad” de la vida! En cada tentación y temor. En cada circunstancia, incluso en la muerte misma, ¡Jesús no te fallará!


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Dare to be a Daniel” (por Philip P. Bliss, 1838-1876).