Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡TRES PALABRAS DAN EL SECRETO
DE LA PRIMERA IGLESIA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 19 de Noviembre del 2017

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46, 47).


Nuestras iglesias se están quebrantando y muriendo. Ellos están perdiendo más del 88% de sus jóvenes entre las edades de 16 y 30. George Barna, el famoso encuestador, nos ha estado diciendo eso durante años. “El Consejo de los Sureños Bautistas sobre la Vida Familiar”, dijo, “el 88% de los niños criados en hogares evangélicos dejan la iglesia a la edad de [cerca de] 18, para no volver jamás” (traducción de Baptist Press, 12 de Junio del 2002). Además, es bien sabido que nuestras iglesias casi no ganan a jóvenes del mundo. El Dr. James Dobson dijo, “el 80% del crecimiento de la iglesia es resultado de las transferencias de membrecías” (traducción de “Focus on the Family Newsletter”, Agosto de 1998). Jen Hatmaker, un autor evangélico, dijo: “No sólo no podemos traer gente nueva [a la iglesia], si no que no podemos mantener a los que tenemos. Aproximadamente la mitad de todas las iglesias Americanas no añadieron una persona nueva a través del crecimiento de conversión el año pasado…el 94% de las iglesias no estaban creciendo o estaban perdiendo [gente] en las comunidades que sirven... La tendencia está claramente descendiendo, y a este ritmo, [la ‘supervivencia’ del Cristianismo está en juego]” (traducción de Interrumpido: Cuando Jesús arruina Tu Cómodo Cristianismo, NavPress, 2014, pp. 79, 80.).

Ahora mira a los Sureños Bautistas. Un informe de Carol Pipes en el periódico “Sureño Bautista de California” dijo, “Las iglesias perdieron más de 200,000 miembros [el año pasado], la caída más grande en un año desde 1881 (El Perfil Anual de la Iglesia) ...Bautismos reportados han caído en ocho de los últimos 10 años, con el año pasado siendo el más bajo desde 1947. Thom Ranier [un funcionario de la Convención Sureña Bautista] dijo: ‘Me rompe el corazón que el tema de nuestra denominación es… uno en declive’. El Dr. Frank Page, [otro líder Sureño Bautista] dijo: ‘La verdad es que tenemos menos gente en nuestras iglesias que están dando menos dinero porque [no] estamos ganando gente para Jesús, y no estamos capacitándolos en las disciplinas espirituales de nuestro Señor’. Continuó diciendo: ‘Dios nos perdone...Que Dios nos ayude a ser tan serios sobre…el discipulado al igual que las iglesias del primer siglo”’. (ibid., p. 4).

Estas cifras dan una triste, deprimente imagen de las iglesias en Los Estados Unidos. Están perdiendo sus propios miembros, sin ganar casi a nadie del mundo perdido. Incluso las súper iglesias están agregando muy pocos conversos del mundo perdido.

Esa es la triste imagen de nuestras iglesias en América y el mundo Occidental. Ahora comparemos nuestras iglesias a la primera iglesia en el Libro de Los Hechos. Voy a leer de nuevo nuestro texto,

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46, 47).

¡Qué contraste! ¡Ellos estaban llenos de alegría! ¡Ellos se reunían todos los días! ¡Ellos alababan a Dios continuamente! “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47).

El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo: “El lugar para ir es el libro de Los Hechos de los Apóstoles. Aquí está el tónico [la medicina fortalecedora], aquí está el lugar de frescura, donde sentimos la vida de Dios palpitando en la primera iglesia” (traducción de Authentic Christianity, volume 1 (Acts 1-3), The Banner of Truth Trust, p. 225). ¡Nos alegra el corazón leer acerca del gozo, el celo y el poder de la iglesia del primer siglo! He sido inspirado al leer el libro del Dr. Michael Green, Evangelismo en la Primera Iglesia (Eerdmans, edición de 2003). Al leer este libro, así como el Libro de Los Hechos, he encontrado que hay varias palabras Griegas en el Nuevo Testamento que nos muestran una imagen de la vida de las iglesias en el primer siglo.

I. Primero, está la palabra Griega “kurios”.

Esta palabra significa “Señor” en español. Significa, “Señor”, “Maestro”, “dueño”, “soberano”. Es la palabra que el Apóstol Pedro uso cuando habló de Jesús en Los Hechos 10:36,

“Anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; (él es Señor de todos)” (Hechos 10:36).

Escucha al Dr. Green cuando nos dice cómo los antiguos Cristianos evangelizaron y predicaron sobre Jesús:

Los encontramos esparciendo la buena noticia de que Jesús es el Mesías, o que a través de él se han cumplido las antiguas promesas. Los encontramos proclamando las buenas nuevas de paz a través de Jesús, del Señorío de Jesús, de la cruz de Jesús, de la resurrección de Jesús, o simplemente de Jesús mismo...¡los primeros predicadores de la buena noticia tenían un tema y uno solamente, Jesús!...Orígenes (185-254) dijo: “Una cosa buena es la vida: pero Jesús es la vida. Otra cosa buena es la luz del mundo; pero Jesús es la luz. Lo mismo puede decirse de la verdad, la puerta, la resurrección. Todas estas cosas el Salvador enseña que él es”. Orígenes “reitera el carácter Cristo-céntrico del [Evangelio] tanto a los Apóstoles originales como a los otros [que aprendieron de ellos]”... Orígenes dio todo el propósito de la predicación evangelística: “Para perpetuar el conocimiento de la vida de Jesús en la tierra y para prepararse para su segunda venida” (Green, ibid., pp. 80, 81).

Los primeros Cristianos no escucharon sermones de autoayuda. No escucharon “exposiciones” de la Biblia versículo a versículo. Lo que escucharon constantemente fue el Evangelio – ¡la muerte, sepultura y resurrección de “kurios”, el Señor Jesucristo! “Éste es Señor de todos” (Hechos 10:36).

Alguien de otra iglesia me criticó por terminar cada sermón con la muerte y resurrección de Jesús. Pensé en eso mucho tiempo. Entonces recordé lo que Spurgeon dijo: “Tomo un texto, lo explico, y luego hago una línea recta hacia la cruz”. Spurgeon, al igual que los primeros Cristianos, era completamente Cristo-céntrico – centrado en Jesucristo Mismo, ¡el Señor Jesucristo! La primera iglesia pudo haber cantado ese coro,

Eres Señor, eres Señor,
   De los muertos resucitaste Tú
Y eres Señor.
   Todos se arrodillarán, Todos confesarán,
Que Jesús es el Señor.
   (Traducción libre de “He Is Lord” por Marvin V. Frey, 1918-1992).

¡Cántala conmigo!

Eres Señor, eres Señor,
   De los muertos resucitaste Tú
Y eres Señor.
   Todos se arrodillarán, Todos confesarán,
Que Jesús es el Señor.

¡La primera palabra “kurios”, muestra la centralidad de Jesús como el punto principal de su mensaje y el Señor de sus vidas! No es de extrañar que el Apóstol Pablo dijo:

“Nosotros predicamos a Cristo crucificado” (I Corintios 1:23).

“Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado” (I Corintios 2:2).

Debemos predicar continuamente a Jesús crucificado y resucitado de entre los muertos. ¡Ese debe ser nuestro mensaje principal, siempre y para siempre! Sé que la mayoría de las iglesias no están haciendo eso mucho. ¡Y esa es la principal razón por la que están muriendo hoy!

Extremistas Musulmanes llaman a la gente a venir con ellos y morir. Miles de jóvenes en Los Estados Unidos y el Occidente están haciendo eso. ISIS hace que vengan y se aten bombas en ellos mismos, y maten gente. Esto no es lo que el Señor Jesucristo hace. Él te llama a venir a Él para el don de vida eterna. El Señor Jesucristo dijo: “Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás” (Juan 10:28). Y el Señor Jesucristo te llama a convertirte en Su discípulo. El Señor Jesucristo dijo: “Si alguno [uno] quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24). Jesús te llama que vengas a nuestra iglesia y te conviertas en un ganador de almas. ¡Él te llama para que nos ayudes a traer a otros para que sean salvos!

¡Les estoy pidiendo a ustedes jóvenes que se hagan Cristianos radicales! ¡Sí, quiero que seas radical! ¡Sé un discípulo! ¡Sé un radical de Jesucristo – y de la iglesia del Dios Todopoderoso! Ven el Domingo por la mañana. Sal a ganar almas con nosotros el Domingo por la tarde. Regresa el Domingo por la noche. ¡Conviértete en un discípulo radical de Jesús! ¡Hazlo! ¡Hazlo! ¿No es hora que un predicador le diga eso a nuestros jóvenes? ¡Toma tu cruz y sigue a Jesús! ¡Sé un discípulo! ¡Sé un soldado en el ejército de Jesús! Es la número 1 en tu cancionero. ¡Cántala!

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús:
Contra el enemigo nos guía Jesús;
   Hacia la batalla, con bandera y luz.
Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.
(Traducción libre de “Onward, Christian Soldiers”
     por Sabine Baring-Gould, 1834-1924).

Y eso nos lleva a una segunda palabra Griega en el Nuevo Testamento.

II. Segundo, está la palabra Griega “agapē”.

W. E. Vine dijo que agapē es “la palabra característica del Cristianismo”. Significa amor que se da. Jesús usó esta palabra cuando habló a los primeros Discípulos. Jesús dijo:

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:34, 35).

Dr. Timothy Lin fue mi pastor por muchos años en la iglesia China. Dr. Lin dijo:

Los Apóstoles recibieron directamente de nuestro Señor este mandamiento de amor, que después practicaron... continuamente. Como resultado, “¡He aquí qué amorosos los cristianos son el uno al otro!” Fue el comentario de admiración de [los no cristianos]. Hoy “amaos unos a otros” solo es un lema que las iglesias cantan mecánicamente...[así] es imposible que Dios esté con [ellos]. ¡Que Dios tenga misericordia de nosotros! (Traducción de Timothy Lin, S.T.M., Ph.D., The Secret of Church Growth, FCBC, 1992, p. 33).

El Dr. Michael Green, en su libro sobre los Cristianos de los siglos uno y dos, habló de esto. Dr. Green dijo que el Cristianismo atraía a los Romanos paganos a causa de “el poder que estos Cristianos tenían para amarse unos a otros” (traducción de Michael Green, Evangelismo en la Primera Iglesia, Eerdmans, 2003, p. 158).

III. Tercero, está la palabra Griega “koinonia”.

Esto significa comunión, compañerismo, buena compañía, amistad. El compañerismo es la extensión del amor ágape de uno al otro en la iglesia.

Algunos predicadores me han dicho que no debemos tener compañerismo con los que no son Cristianos. En cierto sentido tienen razón. La Biblia dice: “Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas (Efesios 5:11). Ese verso ha confundido a mucha gente en las otras iglesias. Ellos piensan que significa que deben mantener a los “niños de la iglesia” alejados de las personas nuevas. El Dr. J. Vernon McGee tiene una buena nota de esto. Es básicamente lo mismo que el Dr. Thomas Hale dijo: “Pablo dice que no tenemos nada que ver con las [“obras de las tinieblas”]; no dice no tener nada que ver con [los perdidos]...después de todo, Jesús Mismo comía con los pecadores” (traducción de Thomas Hale, M.D., The Applied New Testament Commentary, Kingsway Publications, 1997 edition, p. 780; nota sobre Efesios 5:11).

Me gusta lo que dice el Dr. Green acerca de las iglesias del primer siglo. Él dijo: “No le ocultaban la doctrina a los que preguntaban; no se les negó el compañerismo” (ibid., p. 218). “Los paganos no convertidos fueron traídos directo a la iglesia, y al compañerismo, aunque no fueron bautizados por cerca de tres años” (ibíd.).

Nuestras iglesias Bautistas hoy lo hacen al revés. Ellos bautizan a los jóvenes nuevos de inmediato, pero no quieren que sus hijos tengan compañerismo con ellos. Las primeras iglesias lo hicieron de la manera correcta.

Jack Hyles incluso tenía dos edificios. Uno de los edificios era para los niños nuevos que eran transportados en autobuses. ¡Incluso tenían un servicio de adoración por separado! Pero la “verdadera” iglesia se reunía en el edificio original. Los “niños de la iglesia” se mantenían alejados de los niños nuevos. ¡Tenían miedo de que los nuevos niños echaran a perder sus “preciosos” niños de la iglesia!

Cuando fui por primera vez a la iglesia siendo yo adolescente, ¡me di cuenta que los niños de la iglesia hicieron todo lo posible para arruinarme a ! Les oí hablar de hacer cosas mucho peores que lo que los niños perdidos en el mundo hacían. Así que este método de mantener separados a los niños que no son de la iglesia no está en la Biblia, ¡y no es lo que las primeras iglesias hicieron, cuando estaban ganando literalmente a millones para Jesús!

Yo digo que necesitamos deshacernos de algunas de nuestras ideas de la “Escuela Dominical”. Traigan a los jóvenes no salvos. Denles de comer. Denles una fiesta de cumpleaños. Muéstrenles un buen tiempo – “después de todo, Jesús Mismo comía con los pecadores” (Thomas Hale, ibíd.) ¡Canta el coro de “Tráiganlas”!

Tráiganlas, tráiganlas,
   Tráelas del campo del pecar;
tráiganlas, tráiganlas,
   A Jesús trae las ovejas.
(Traducción libre de “Bring Them In” por Alexcenah Thomas, 19th century).

Los líderes religiosos viejos, malhumorados condenaban a Jesús. Mateo era un recaudador de impuestos. Jesús lo llamó, y Mateo siguió a Jesús. Entonces Mateo dio un gran banquete en su casa. Jesús y sus doce Discípulos estaban allí. Muchos publicanos y pecadores vinieron a comer con Jesús. Los líderes religiosos pensaban que Jesús estaba equivocado. Ellos dijeron: “¿Por qué come con estos pecadores?” Jesús les contestó: “Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:13).

¡Esos predicadores que tienen miedo de tener demasiados pecadores deberían pensar en eso! Yo digo: “¡Traigan a los pecadores! ¡Traigan todos los que puedas encontrar! ¡Cuantos más, mejor!” ¡Tráiganlos directo al compañerismo, como lo hizo Jesús, al igual que la primera iglesia lo hizo! “Tráiganlas”. ¡Canta el coro!

Tráiganlas, tráiganlas,
   Tráelas del campo del pecar;
tráiganlas, tráiganlas,
   A Jesús trae las ovejas.

Escucha a la animada, poderosa iglesia del primer siglo,

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros [¡koinonia!] Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:42, 47).

Jack Hyles, y su hijo adúltero, y su-yerno-que-fornicaba-con-una-adolescente – ¡ellos son los que deberían haber estado en el “otro” edificio! ¡Manténganlos alejados, de los niños nuevos no salvos! ¡Mantengan a esos “perros” ministeriales lejos de los pobres, jóvenes perdidos! Y traigan a los jóvenes perdidos directo a la iglesia principal. Así es, traigan a los perdidos – ¡y saca a los Fariseos Bautistas fornicarios, y los niños mimados de sus Escuelas Dominicales! Traigan a los niños perdidos y tendremos una cena y una fiesta de cumpleaños – ¡y veremos viejas caricaturas de Popeye! ¡Amén! Y escucharan a este viejo predicador, y cantaran unos pocos himnos, aplaudirán y gritaran “Amén” – ¡y pasaran un buen rato!

¡Esas tres palabras Griegas nos muestran una iglesia animada, poderosa! “Kurios” – Señor – ¡Jesús es nuestro Kurios! Él es nuestro Señor. ¡Regresa y aprende de Jesús, y sigue a Jesús y ama a Jesús con todo tu corazón! “Agapē” – “¡amor Cristiano! Regresa y vamos a amarte. Y queremos que nos ames. Los viejos hippies hablaban de “entrar en amor”. Llamaron a Woodstock “entrar en amor”. ¡El verdadero “entrar en amor” está aquí en la iglesia! ¡Regresa a nuestro entrar en amor! ¡Hará que Woodstock parezca como un picnic de la Escuela Dominical! Y luego está la palabra “koinonia”. ¡Significa comunión, amistad, compañerismo, buena compañía! Koinonia es compañerismo. ¡El compañerismo es la extensión del amor “ágape” en la iglesia local!

¡Aquí estamos! ¡Te estamos esperando! ¡Ven el próximo Domingo por la mañana! ¡Ven el próximo Domingo por la noche! ¡Ven y ayúdanos a traer a otros! Ven y ayúdanos a hacer de esta iglesia un lugar donde los jóvenes pueden venir y hacer buenos amigos; donde los jóvenes pueden venir a divertirse; donde los jóvenes pueden venir y convertirse en ser discípulos de Jesús – ¡y soldados de la cruz! ¡Amén! Canta el himno número ocho – “¡Soldados Cristianos!” ¡Cántalo!

Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús:
Contra el enemigo nos guía Jesús;
   Hacia la batalla, con bandera y luz.
Soldados Cristianos, a pelear marchar,
   Yendo por delante la cruz de Jesús.

Dr. Chan, por favor guíenos en oración.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“The Church’s One Foundation” (por Samuel J. Stone, 1839-1900).


EL BOSQUEJO DE

¡TRES PALABRAS DAN EL SECRETO
DE LA PRIMERA IGLESIA!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:46, 47).

I.    Primero, está la palabra Griega “kurios”, Hechos 10:36;
I Corintios 1:23; 2:2; Juan 10:28; Mateo 16:24.

II.   Segundo, está la palabra Griega “agapē,” Juan 13:34, 35.

III.  Tercero, está la palabra Griega “koinonia,” Efesios 5:11;
Mateo 9:13; Hechos 2:42, 47.