Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LUTERO SOBRE EL PECADO ORIGINAL Y SU CURA

(UN SERMÓN PREDICADO EN EL ANIVERSARIO No. 500 DE LA REFORMA PROTESTANTE)

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 29 de Octubre del 2017

“Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Marcos 7:21-23).


Los fariseos encontraron faltas en Jesús porque Sus Discípulos no se lavaron las manos antes de comer. Cuando vieron que los Discípulos comían sin lavarse ceremoniosamente las manos, dijeron que estaban contaminados. Pero Jesús dijo que lo que comemos no puede contaminarnos. Dijo que las personas están contaminadas por lo que está en sus corazones. “Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre” (Marcos 7:23). “Del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos” (Marcos 7:21).

De un extremo a otro, la Biblia enseña que nuestros corazones son malvados. La Biblia dice: “El corazón…perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17: 9). La Biblia dice: “Haremos cada uno el pensamiento de nuestro malvado corazón” (Jeremías 18:12). La Biblia dice: “Sus corazones no eran rectos” (Salmo 78:37). “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1). El Dr. Watts, en uno de sus himnos, dijo esto acerca de tu corazón.

“Formas externas no [te] limpiarán;
 Profunda la lepra es” –

profunda en tu corazón malvado. La Biblia habla de un “corazón malo de incredulidad” (Hebreos 3:12).

“Formas externas [ceremonias externas – como decir la
oración del pecador] no te limpiarán; Profunda la lepra es” –

¿No es cierto? ¿No es cierto? ¡Sabes que sí! ¡Ninguna decisión u oración te puede limpiar! ¡Nada de lo que puedas sentir o aprender puede hacerte limpio! ¡Y lo sabes! “¡Profunda la lepra (del pecado) es” en tu malvado corazón de incredulidad! Y lo sabes – ¿no?

Si eres honesto sabes que es verdad. Lo sabías antes de cometer un pecado externo. Lo hiciste deliberadamente. Sabías exactamente lo que estabas haciendo. ¿Por qué lo hiciste si sabías que estaba mal? En tu estado no convertido, amaste la oscuridad. Disfrutaste el pecado. Estabas feliz pecando. Te encantó su sabor. ¡Lo disfrutaste a pesar de que sabías que estaba mal! ¡Por eso me odias por decirte la verdad sobre tu corazón pecaminoso! Odias la verdad sobre tu malvado corazón. ¡Te condena y te hace sentir miserable escuchar la verdad! ¡La lepra se encuentra en lo más profundo! Tu corazón está torcido y pervertido. Disfrutas el pecado en lugar de lo que es bueno y correcto. ¡La lepra se encuentra en lo profundo de tu malvado corazón de incredulidad! Yo no lo inventé. ¡Estaba parafraseando al Dr. Martyn Lloyd-Jones, un médico que sabía todo sobre corazones pecaminosos como el tuyo!

Sí, ya lo oíste antes. Parafraseé al Dr. Lloyd-Jones en mi sermón sobre la limpieza de la lepra de Naamán. Un joven que ha dicho que quiere ser salvo se fue rápido después de escuchar ese sermón. Él no vino a hablar con Dr. Cagan acerca de ser salvo. En lugar de eso, ¡se fue y leyó algunos de los sermones del Dr. Lloyd-Jones para ver si el Doctor realmente dijo eso!

Sí, por supuesto el Dr. Lloyd-Jones dijo eso, en su sermón “El Problema Fundamental del Hombre”. El Doctor dijo: “Lo hicimos deliberadamente, sabiendo exactamente lo que estábamos haciendo. ¿Por qué lo hicimos si sabíamos que estaba mal?...Seamos honestos y enfrentémonos a nosotros mismos. Tal es nuestra naturaleza. Ama la oscuridad, odia la luz. Está retorcida y pervertida, prefiere el mal a lo bueno y disfruta del mal en vez del bien...Sabemos lo que es correcto y bueno, pero no lo logramos porque nuestra naturaleza es tal que no lo amamos...es tu naturaleza la que está mal, tu corazón, tu personalidad esencial y tu ser...¡nuestros pecados son positivos, deliberados y voluntariosos!” Estas fueron sus palabras exactas – ¡que yo parafrasee! (Ver Dr. Martyn Lloyd-Jones, Sermones Evangelísticos en Aberavon, [Evangelistic Sermons at Aberavon] Banner of Truth, 2010, págs. 65-77).

“Formas externas no [te] limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

La gente salva aquí en la iglesia estuvo de acuerdo con mi paráfrasis del Dr. Lloyd-Jones. Pero el joven que finge que quiere ser salvo salió corriendo de este auditorio. Y la semana siguiente trató de averiguar si el Dr. Lloyd-Jones realmente dijo esas cosas sobre su propio corazón malvado. ¿Por qué hizo eso? ¡Porque él mismo tiene un corazón malvado de incredulidad! ¡Es por eso! Hombre joven,

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

Hijo mío, no puedes huir de eso. ¡El Dr. Lloyd-Jones creía exactamente lo que dije acerca de tu corazón pecaminoso y rebelde! Y te digo esta noche, nunca serás salvo hasta que admitas ante ti mismo y ante Dios que tu corazón está sinceramente “torcido y pervertido”, tal como lo dijo el Dr. Lloyd-Jones. Porque fue el Mismo Jesús quien dijo: “Del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos...Todas estas maldades de dentro salen” ¡de tu malvado corazón incrédulo! (Marcos 7:21, 23). Tu “corazón…perverso” de acuerdo a Jeremías 17:9.

No puedes culpar a tus padres. No importa cuán malos fueron, no eran tan malos como mis padres. No, no puedes culpar a tus padres, ¡sin importar cuán malos sean! Solo puedes culparte a ti mismo. Me escuchaste explicar tu malvado corazón según el Doctor. Escuchaste al Doctor decir que fue tu culpa, y solo tuya, que tienes un corazón de incredulidad muy malvado, torcido y pervertido. Tú elegiste rechazar a Jesucristo. Tú y solo tú elegiste las cosas pecaminosas que has hecho. Nadie te obligó a hacerlas. Los hiciste porque amabas la oscuridad. Disfrutaste el pecado. Estabas feliz pecando. ¡Te encantó el sabor! Te encantó aunque sabías muy bien que estaba mal. ¡La lepra del pecado que condena al alma yace en lo profundo de tu corazón malvado de incredulidad! Es por eso que me odias por decirte la verdad sobre tu corazón pecaminoso – ¿verdad?

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es” –

¡profunda en tu corazón pecaminoso!

No puedes culpar tu medio ambiente tampoco. Después del Gran Diluvio, el ambiente malvado del mundo antes del Diluvio se había ido. Dios le dijo a Noé: “Yo los destruiré con la tierra” (Génesis 6:13). Todas las personas malvadas del mundo anterior del Diluvio habían desaparecido. Y sin embargo, justo después del Diluvio, Dios dijo: “el [designio] del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Génesis 8:21). Lutero dijo: “No se preservaron otras personas del Diluvio solo las que estaban en el arca. Sin embargo, Dios dice de ellos que el [designio] del corazón del hombre es malo” (Comentario de Lutero sobre Génesis 8:21). Tú no tienes un corazón malvado porque aprendiste de otras personas a tener uno. Tu corazón ha sido malo desde el mismo momento en que fuiste concebido en el útero. Lutero dijo que un corazón de pecado “existe y está vivo en aquellos que son jóvenes en años, en bebés, más aún, en el feto que todavía vive en el útero, como lo muestra el Salmo 51:5...[El pecado del corazón] no es adquirido [no aprendido]; está dormido en el mismo embrión”. ¡Está listo a salir con venganza cuando sea el momento adecuado!

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

Se te ha transmitido un corazón malo del primer pecador, Adán. Somos todos sus descendientes. Lutero dijo: “el designio del corazón del hombre es malo desde su juventud, es decir, la razón del hombre... [tu] razón”. [Los pensamientos de tu corazón] siempre están opuestos a la ley [de Dios], siempre están bajo pecado, siempre están bajo la ira [de Dios], y son incapaces de liberarse de esta gran miseria por sus propios poderes”. La Biblia dice:

– Todos ustedes son “por naturaleza hijos de ira”
      (Efesios 2:3).

– Todos ustedes están “bajo pecado” (Romanos 3:9).

– Todos ustedes están “muertos en pecados” (Efesios 2:5).

¿Por qué? Porque
– “El pecado entró en el mundo por un hombre [Adán]”
      (Romanos 5:12).

– Es por eso que “No hay justo, ni aun uno… No hay quien haga lo
      bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3:10, 12).

– “El [designio] del corazón del hombre es malo desde su juventud”
      (Génesis 8:21).

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda [en ti] la lepra [de pecado] es”.

Estamos celebrando el aniversario de Martín Lutero, quien luchó contra las falsas enseñanzas de la Iglesia Católica, comenzando cuando clavó las Noventa y Cinco Tesis en la puerta de su iglesia en Wittenberg, Alemania, hace 500 años este martes. El “pecado original” de tu corazón está en el centro de la Reforma Protestante y Bautista. La Biblia enseña que tienes un corazón malvado – ¡y no puedes cambiarlo!

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

“Designio” viene de una palabra Hebrea que significa tu mente, tu corazón malvado de incredulidad.

“El [designio] [el pensamiento] del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Génesis 8:21).

Esta es la verdadera enseñanza del pecado original en el corazón de cada ser humano en esta iglesia – ¡que permanece no regenerado esta noche! ¡Cada uno de ustedes! Lutero dijo, “Sostenemos que la humanidad, sin el Espíritu Santo y la gracia de Dios, no puede hacer nada más que pecar, y pecar sin fin, agregando una transgresión a otra...[y] él es un enemigo de Dios, mientras obedece a los designios de su malvado corazón...incluso cuando pretendes ser justo”.

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

¿No hemos visto suficiente de esto en nuestra iglesia para saber que Lutero tenía razón? ¿No hemos visto a una persona tras otra venir y pretender confiar en Jesús – y luego alejarse de la iglesia y sumergirse en una vida de pecado? ¿No hemos visto a muchas personas fingir ser Cristianos por un tiempo, y luego convertirse en enemigos de Dios? ¿No es eso lo que Olivas y su gente hicieron? Cuando intentaron destruir nuestra iglesia, no vimos que Lutero tenía razón,

“El [designio] del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Génesis 8:21).

¿No fue por eso que nuestra iglesia se alejó de Finney y se volvió hacia Lutero, los Reformadores y los antiguos Bautistas? El sermón más famoso de Finney fue llamado: “Pecadores Destinados A Cambiar Sus Propios Corazones”. ¿Cómo puedes hacer eso? ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo puedes cambiar tu corazón? ¡No puedes! Finney era un completo hereje Pelagiano. Finney luchó contra todo lo que Lutero y los Reformadores enseñaron sobre el malvado corazón del hombre y el pecado original.

¡Tú no puedes cambiar tu propio corazón! Estoy convencido que Finney era un hereje poseído por el demonio. ¡No le creas! En cambio, mira tu propio corazón; ¡no verás nada allí sino pecado y rebelión contra Dios!

“Formas externas no te limpiarán;
 Profunda la lepra es”.

Solo el Señor Jesucristo puede limpiar tu corazón y cambiarlo. Jesús murió en la Cruz para pagar la pena por tu pecado. Jesús derramó Su Sangre en la Cruz para limpiarte de todo pecado. ¡Jesús resucitó de entre los muertos para darte un nuevo corazón! Cuando confíes en Jesús, Él te dará un “corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros” (Ezequiel 36:26).

Jesús, muy humilde es mi petición,
   Espero, Señor, en Tus clavados pies.
Por fe, a ser limpio, Tu Sangre fluye,
   Hoy lávame y blanco cual nieve seré.
Más blanco que la nieve seré;
   Hoy lávame y blanco cual nieve seré.

Jesús, mira que paciente estoy,
   Ven y en mi crea nuevo corazón;
A los que te buscan nunca dices “No,”
   Hoy lávame y blanco cual nieve seré.
Más blanco que la nieve seré;
   Hoy lávame y blanco cual nieve seré.
(Traducción libre de “Whiter Than Snow” por James Nicholson, 1828-1876).

He hablado sobre la teología profunda de Lutero del pecado original en el corazón del hombre. Aun si no lo entiendes todo, te ruego que confíes en Jesús ahora, esta noche. Él perdonará tu pecado. Él limpiará tu pecado. Él te dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo. “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“Whiter Than Snow” (por James Nicholson, 1828-1876).