Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡EL AVIVAMIENTO QUE DEBEMOS TENER!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 24 de Septiembre del 2017


Por favor voltea a Gálatas 2:4. Está en la página 1199 de la Biblia Anotada de Scofield. Sólo estoy sacando una frase, “falsos hermanos introducidos a escondidas”. Se pueden sentar.

“Falsos hermanos introducidos a escondidas”. Estos falsos hermanos parecían ser Cristianos, pero sus corazones nunca habían sido cambiados. Nunca habían sido convertidos. Parecían ser salvos. Actuaron como si hubieran sido salvos al principio. Pero sólo actuaban. Sólo pretendían ser Cristianos. Ellos eran “falsos hermanos”. Y estos falsos Cristianos fueron traídos a la iglesia en Galicia “a escondidas”. Ellos se infiltraron. Aprendieron las palabras que un Cristiano debía decir y las repetían. Ellos engañaron a los líderes de la iglesia y fueron bautizados en la membresía de la iglesia. Pero después de un tiempo se hizo evidente que sus corazones no fueron cambiados en una conversión real. Pero ellos trajeron la esclavitud, la confusión y el pecado a la iglesia. ¿Por qué? Porque eran “falsos hermanos introducidos a escondidas”.

Cuando fueron probados, quedó claro que eran “hermanos falsos”. El Apóstol Judas dijo: “Algunos hombres han entrado encubiertamente…hombres impíos” (Judas 4). Pasaron la prueba de las palabras. Ellos engañaron a los pastores con sus palabras – pero no pudieron engañarlos por sus vidas impías. Ellos “introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató” (II Pedro 2:1). Ellos hablarán mentiras que conducen a divisiones y finalmente ¡quebrantamiento de la iglesia! En nombre del “amor” guiarán a los miembros de la iglesia hacia la mundanalidad y las prácticas pecaminosas.

Una iglesia experimentó avivamiento y muchas personas fueron salvas. Pero en poco tiempo, después del avivamiento, una joven que vino del mundo tuvo una despedida de soltera muy mundana en esa iglesia. La pareja mostró un video secular y mundano en esa despedida de soltera. El pastor de esa iglesia habló de la ausencia de la presencia de Dios en esa despedida de soltera. Advirtió que la iglesia se deslizaría rápidamente hacia un nuevo evangelicalismo muerto. Varios Cristianos estaban tan confundidos que estaban enojados con el pastor por decir que se habían olvidado de Dios tan rápidamente después del avivamiento. El pastor asistente dijo que se sentía como un anciano solitario, llamando a los viejos caminos de esa iglesia, mientras que un grupo grande de jóvenes tenían “picazón” para entrar en nuevas formas carnales.

Algún tiempo después uno de los jóvenes predicadores predicó un sermón que una de las personas perdidas en la iglesia pensó que era demasiado duro. Él le dijo al pastor: “Parecía uno de sus sermones”. El pastor le dijo que el sermón fue escrito en realidad por el pastor asistente, que siguió la vieja manera de predicar duramente contra el pecado. El hombre perdido había entrado en la iglesia, pero no le gustaba la vieja manera, ni siquiera en privado. Si no se convierte, en el futuro él y otros animarán a los predicadores más jóvenes a hablar más suavemente, y la iglesia se hundirá rápidamente en un nuevo evangelicalismo débil. ¡Eso es exactamente lo que sucedió a mi iglesia después de que el viejo pastor se fuera!

Aún más tarde, cuando empecé a predicar sermones de avivamiento, un hombre de la iglesia me atacó como un león rugiente delante de casi todos en la iglesia. El hombre estaba tan enojado por lo que dije que sacó a toda su familia y abandonó nuestra iglesia.

Aún más alarmante fue la reacción de nuestra gente después de que yo predicara un sermón de avivamiento anoche. Sólo unas 10 personas dijeron que iban a confesar. Todos ellos ya habían confesado. Ninguna persona nueva respondió. Y nuestra gente se quedó en sus asientos sin intención de venir. Un hombre dio un llamado testimonio delante de nuestra iglesia acerca de una pequeña cosa sin importancia. Luego dijo que no le gustaba el énfasis del avivamiento. No le gustaba mi predicación de avivamiento. ¿Qué había en mis sermones de avivamiento que no le gustaban? Era mi insistencia en que Dios no estaría presente en los servicios si la gente no hablaba en serio. Él también fue poderosamente agitado cuando conté que Baiyang Zhang y Minh Vu no fueron al Festival de Medio-Otoño de sus padres para estar en la iglesia. Ambos habían venido a la iglesia en contra de la ira de sus padres. Sin embargo, Jesús dijo: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí” (Mateo 10:37). El antiguo estándar de nuestra iglesia fue una vez, “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33). El nuevo estándar que fue traído adentro era que los hijos adultos tenían que faltar a la iglesia si sus padres quisieran que trabajaran o que estuvieran con ellos para una fiesta. Debe recordarse que el Sr. Olivas, que quebrantó nuestra iglesia, odió las palabras de Jesús: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia”. ¡La gente que siguió al señor Olivas rápidamente se convirtió en nuevos evangélicos débiles que se negaron a poner a Jesús primero en sus vidas!

El Dr. John R. Rice dijo: “Jesús exige la entrega absoluta y la obediencia incondicional...Jesucristo exige la entrega absoluta de todo lo que entra en [tu] vida si [tu] serías Su discípulo...Eso significa que el querido Señor Jesús exige el primer lugar, absolutamente el primer lugar en la vida de cada Cristiano...Para seguir a Jesús [debes ser] un ganador del almas. Él le dice a cada Cristiano en el mundo: ‘Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres’”. Dr. Chan dijo de la Sra. Hymers, “Cuando era joven, ella lanzó su vida al ministerio de la iglesia y nada la detuvo...Jóvenes ustedes son el futuro de nuestra iglesia. Deja que la señora Hymers sea un modelo para ti. Si sigues su ejemplo, nuestra iglesia tiene un futuro brillante y glorioso” (Un Tributo a la Sra. Ileana Hymers).

¿Qué hay de los hombres de nuestra iglesia? El Dr. A. W. Tozer dijo: “Si el Cristianismo evangélico debe permanecer vivo, debe tener hombres de nuevo, el tipo correcto de hombres. Debe repudiar a los débiles que no se atreven a hablar, y debe buscar...hombres de la materia que los profetas y mártires están hechos...Serán hombres de Dios y hombres de coraje...Estos hombres serán bautizados con el Espíritu, y por medio de sus obras, Él bautizará a otros y enviará el avivamiento tardío” (traducción de We Need Men of God Again). Pónganse de pie y canten la última canción en su cancionero, “Jesús, Mi Cruz Hoy Llevo”.

Jesús, mi cruz hoy llevo, Todo dejo y sigo a ti;
   Despreciado, abandonado, Eres todo para mí.
Toda la ambición perezca, Lo que quise y conocí;
   ¡Más cuan rica es mi vida, Dios, el cielo diste a mí!

Que el mundo me desprecie, Ya a Jesús también dejó;
   Como el hombre que me miente, No es así mi Salvador;
Mientras tenga tu sonrisa, Tierno, poderoso Dios,
   Aunque todos me eviten, Tu faz muestras y luz salió.

Al atormentarme el hombre, A tu seno me mandó;
   Grandes pruebas da la vida, Más descanso me es Dios.
La tristeza no me daña, Si tu amor conmigo está;
   Y el gozo no me encanta, Si Jesús allí no está.

Apresúrate a la Gloria, Armando en fe y oración,
   Hacia el cielo, a vida eterna, Tierno guía es mi Señor.
Tu peregrinar se acaba, Y el fin a tu misión,
   Fruto se hará la esperanza, A alabanza la oración.
(Traducción libre de “Jesus, I My Cross Have Taken”
     por Henry F. Lyte, 1793-1847).

Ahora canta el himno número 24, “Tráiganlas”. Canta la primera y la última estrofa.

Oigo la voz de mi pastor,
   En el desierto al derredor,
Llamando la ovejita que
   de su rebaño ya se fue.
Tráiganlas, tráiganlas,
   Tráiganlas del campo del pecado;
Tráiganlas, tráiganlas,
A Jesús trae las ovejas.

Muy lejos las oigo llorar,
   en la montaña donde están;
Pero el Señor te dice a ti,
   “Trae mis ovejas hacia mí”.
Tráiganlas, tráiganlas,
   Tráiganlas del campo del pecado;
Tráiganlas, tráiganlas,
   A Jesús trae las ovejas.
(Traduciión libre de “Bring Them In” por Alexcenah Thomas, 19th century).

Ahora piensa en el avivamiento que Dios nos envió. ¡Alguien dijo que no les gusta el avivamiento! ¡Eso es algo terrible que decir! ¡Es una blasfemia! El avivamiento es Dios descendiendo a nosotros. Si no te gusta el avivamiento, significa que no te gusta Dios, ¡y no lo quieres en tu iglesia o en tu vida!

¡Nuestra iglesia morirá sin avivamiento! El “toque” del avivamiento no nos salvará. ¡Debemos tener más! Debemos tener un “torrente” de avivamiento. Isaías citó a Dios Mismo, quien dijo:

“Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación…” (Isaías 44:3)

Eso es lo que desesperadamente necesitamos si queremos que nuestra iglesia viva y tenga éxito. ¡Debemos tener un gran derramamiento del Espíritu de Dios en el avivamiento! ¿Cómo podemos tener tal avivamiento?

1.   Debemos confesar nuestros pecados.

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros” (I Juan 1:9, 10).

2.  Debemos confesar nuestras ofensas uno al otro y orar el uno por el otro.

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados” (Santiago 5:16).

Canta el himno 19, “Ese Amor”.

Ese amor, cual el mar vasto, Inundación de bondad,
   Cuando el Príncipe de Vida, Por nosotros Él sangró.
¿Quién Su amor no recordará? ¿Quién cesará de alabar?
   Él jamás será olvidado, Por toda la eternidad.

En el monte del calvario, Grandes fuentes se abrieron;
   De sus portales de merced, Ola de gracia fluyó.
Gracia, amor, cuan grandes ríos, Incesantes corrieron,
   La justicia y paz celestial Al mundo vil besaron.

Que tu amor al aceptarlo, Te ame, todos mis días;
   Que solo Tu reino busque, Sea mi vida Gloria a Ti;
Solo Tú serás mi gloria, El en mundo nada hay.
   Limpio y santo Tú me hiciste, Libertad Tú me diste.

En Tu verdad por la Biblia, Y Tu Espíritu me guías;
   Suples lo que necesito, al confiar en Ti, Señor.
De Tu plenitud me viertes, Tu poder y amor a mí,
   Sin medida, ilimitado, Atrayéndome a Ti.
(Traducción libre de “Here is Love, Vast as the Ocean”
     por William Rees, 1802-1883).

Mientras la señorita Zabalaga toca ese himno del avivamiento, quiero que vayas de dos en dos o tres. Ahora ora por la persona cuyas manos estás sosteniendo. Ora para que Dios en un momento te ayude a confesar tus faltas uno al otro y dar buenos testimonios del avivamiento. ¡Nuestra iglesia no es lo suficientemente limpia! Debemos confesar y orar unos por otros. Adelante, ora mientras la señorita Zabalaga toca ese himno (oran). Se pueden sentar.

Canta la primera y la última estrofa de nuevo. Ahora mientras ella toca ese himno sube aquí, uno por uno, y da una confesión o un testimonio del avivamiento.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith:
“Who is on the Lord’s Side?” (por Frances R. Havergal, 1836-1879).