Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




CUANDO DIOS VE LA SANGRE

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 27 de Agosto del 2017

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros”
(Éxodo 12:13).


El pueblo Hebreo descendió a Egipto durante una hambruna. Al principio fueron tratados con respeto porque José, el hijo de Jacob, era un gobernante bajo Faraón. Los hijos de Israel crecieron y se multiplicaron, pero surgió un nuevo Faraón que no conocía a José. Temía que los Hebreos crecieran tan rápidamente en número que tomarían la tierra. Y así los hizo esclavos. Los Hebreos clamaron a Dios en oración, y envió a Moisés para que los librara. Pero Faraón era duro y cruel. No permitiría que la gente de Dios se fuera. Y así envió Dios nueve plagas sobre Egipto. Cada vez que venía una plaga, Moisés se presentó ante Faraón y dijo: “Jehová el Dios de los hebreos ha dicho así: Deja ir a mi pueblo”. Pero Faraón nunca escuchó. Su corazón se endureció. Ahora llegó el momento de que Dios enviara la décima plaga.

“Jehová dijo a Moisés: Una plaga traeré aún sobre Faraón y sobre Egipto, después de la cual él os dejará ir…” (Éxodo 11:1).

Y volvió Moisés a la corte de Faraón, y dijo:

“Jehová ha dicho así: A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito en tierra de Egipto… Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto” (Éxodo 11:4-5; 12:12).

Pero Dios no quería que Su pueblo fuera castigado. Él le dijo a Moisés que cada familia debía tomar un cordero y matarlo.

“Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas…” (Éxodo 12:7).

Ahora pónganse de pie y lean Éxodo 12:12-13 en voz alta.

“Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios…Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto” (Éxodo 12:12-13).

Durante casi 1,500 años los Judíos observaron la Pascua. Comieron una comida especial de cordero y panes sin levadura y leyeron este pasaje de la Escritura durante la Pascua, como recuerdo de su liberación de la esclavitud Egipcia. El nombre “Pascua” viene de nuestro texto:

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

Quiero que pienses en este texto de tres maneras. Primero, el significado de la Sangre. Segundo, la eficacia de la Sangre. Y, tercero, la aplicación de la Sangre.

I. Primero, el significado de la Sangre.

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros”.

¿Tiene ese versículo algo para nosotros hoy? Sí, está lleno de significado, porque la sangre que fue derramada en esa primera Pascua señaló la Sangre que Jesús derramaría – en la Pascua. Oh, sí, fue en la Pascua que Jesús fue crucificado.

“¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la pascua?” (Marcos 14:12).

Ellos fueron a un aposento alto para comer la comida y leer este versículo, Éxodo 12:13:

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

Primero Jesús les dio el pan sin levadura.

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio…Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada” (Marcos 14:23-24).

Jesús les estaba mostrando que la sangre en el umbral de la puerta en Éxodo 12:13 era una ilustración de la Sangre del nuevo pacto, la cual Él derramaría en la Cruz al día siguiente.

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

No hablaba de cualquier sangre. Hablaba de la Sangre de

“el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

La sangre en el poste de la puerta miraba hacia adelante y representaba la Sangre que rescata a los pecadores de la destrucción, y los planta en

“la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre” (Hechos 20:28).

Puedes preguntar por qué esta sangre tiene tal poder. Spurgeon dijo,

Si Jesús fuera solo un hombre... no habría eficacia en su sangre para salvar; Pero Jesús era “Dios verdadero de Dios verdadero”, la sangre que Jesús derramó era sangre de Dios. Era la sangre de hombre, porque era hombre como nosotros; Pero la divinidad estaba tan aliada con la virilidad, que la sangre derivaba su eficacia...la incesante maravilla de la eternidad, para que Dios se convirtiera en hombre para morir. ¡Oh! Cuando pensamos que Jesús fue el Creador del mundo y que en sus hombros sostuvo el universo, no podemos preguntarnos que su muerte es poderosa para redimir y que su sangre debe purificar del pecado...Porque es divino, Él es “capaz de salvar al extremo, los que por él vienen a Dios”. Su sangre es la sangre por la cual puedes escapar de la ira de Dios

(traducción de C. H. Spurgeon, “The Blood,” The New Park Street Pulpit, Pilgrim Publications, 1981 reprint, volume V, pp. 27-28).

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

La sangre en ese poste representaba la Sangre del Dios-hombre, Cristo Jesús.

“Porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” (I Corintios 5:7).

¡Y ese es el significado de la Sangre!

II. Segundo, la eficacia de la Sangre.

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

“Pasaré de vosotros”. Ningún juicio vendrá a ti. Ninguna maldición caerá sobre ti – si tienes esa Sangre:

“Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir” (Éxodo 12:23).

Ningún juicio de Dios puede caer sobre el hombre o mujer que tiene esa Sangre.

“Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo…” (Éxodo 12:22).

Sangre en el dintel – el poste superior. Sangre a ambos lados, en los postes laterales. Sangre en la parte inferior. En la parte superior. Abajo. A cada lado. ¡El movimiento señalaba la cruz de Jesús!

Ved, de Su cabeza, Sus manos, Sus pies,
   Dolor y amor fluyendo mezclados:
Se han visto tal amor y dolor juntos,
   ¿O espinas formar una corona tan gruesa?
(Traducción libre de “When I Survey the Wondrous Cross”
   por Isaac Watts, 1674-1748).

“Sabiendo que fuisteis rescatados…no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (I Pedro 1:18-19).

Martin Lutero dijo:

¿Y ahora qué es el tesoro con el que somos rescatados? No oro ni plata corruptible, sino la preciosa sangre de Jesús, el Hijo de Dios. Este tesoro es tan costoso y noble que ningún sentido humano o razón puede captarlo, de tal manera que sólo una gota de esta sangre inocente habría sido más que suficiente para el pecado de todo el mundo. Sin embargo, el Padre quiso prodigar su gracia sobre nosotros tan ricamente y ha permitido que nuestra redención le costara tanto que permitió a Jesús, Su Hijo, derramar toda Su sangre por nosotros y así nos ha otorgado todo el tesoro (traducción de Lutero, Exposición de I Pedro 1:18-19).

La Sangre de Jesús cayó al suelo en gotas sudorosas en Getsemaní. Su Sangre corría libremente bajo el látigo cuando fue azotado en el Salón de Pilatos. La corona de espinas pinchó Su frente y la Sangre vertió a Sus ojos. Los clavos le perforaron las manos y los pies, y la Sangre vertió libremente sobre la Cruz. Entonces, el soldado atravesó Su costado,

“Y al instante salió sangre y agua” (Juan 19:34).

“[Dios] permitió a Jesús, Su Hijo, derramar toda Su sangre por nosotros y así nos ha otorgado todo el tesoro” (Lutero, ibíd.).

Y

“la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:7).

¡Todo pecado es limpiado por la Sangre de Cristo Jesús! ¡Todo pecado! ¡No hay pecado tan grande que Su Sangre no pueda limpiar! No hay pecado que la Sangre no pueda lavar. Puede expulsar a los siete demonios de María Magdalena. Puede liberar la locura del demoníaco. Puede curar las llagas indecibles de la lepra. No hay enfermedad espiritual que no pueda sanar. Ningún caso es demasiado grande para ella, no importa cuán repugnante o vil, porque es la Sangre de Jesús es suficiente.

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

¡Y eso demuestra la efectividad de la Sangre!

III. Tercero, la aplicación de la Sangre.

Si el cordero hubiera sido estrangulado o envenenado, el destructor habría golpeado en juicio al primogénito de cada hogar. Si el cordero hubiese sido matado y su cuerpo atado al poste de la puerta, el destructor habría golpeado en juicio. Que los que dicen que no hay Sangre tomen nota de eso. No era sólo la muerte del cordero, sino la sangre del cordero hizo la diferencia. Es cierto que el cordero tuvo que morir, y sin embargo Dios dijo:

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

Pero la sangre que quedaba en un poste no podía impedir el juicio. Debe ser aplicada. Toma ese manojo de hisopo

“y mojadlo en la sangre… y untad el dintel y los dos postes” (Éxodo 12:22).

La sangre debe aplicarse o no es eficaz. ¡Oh, pecador, toma la Sangre de Jesús! ¡Se lavado del pecado en la Sangre de Jesús!

“Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (Romanos 3:24-25).

Es extraño que la NASV traduzca esto mal, ¡una traducción dizque literal! Y sin embargo la NIV lo traduce correctamente, “a través de la fe en su sangre”. Odio ir y venir. Es por eso que me quedo con la Reina Valera, que es literalmente traducida y digna de confianza.

“Por medio de la fe en su sangre”.

El objeto de la fe es la Sangre de Cristo Jesús. Así es como haces la conexión. Así es como se aplica la Sangre a ti – “por medio de la fe en su sangre”.

“Oh no”, algunos nuevos-evangélicos pueden decir, “¡no eres salvo por la fe en Su Sangre!” ¡Bueno, me gustaría saber cómo se puede salvo sin ella! “Bueno, si un hombre confía en la Sangre, puede perecer”. ¡Nunca! ¡No puede ser! ¡Dios sería falso a Sí Mismo si Él te dejara perecer mientras confías en la Sangre de Jesús!

“porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados”… para el perdón de los pecados (Mateo 26:28).

Hay mucha gente que no siente la Sangre aplicada. Pero eso no importa, porque nuestro texto no dice que eres el que necesita ver la Sangre. ¡Oh no! Dice:

“[Yo] veré la sangre y [yo] pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

Dios es el que necesita ver la Sangre. Dios es el único que necesita ver o sentir la Sangre que te limpia de todo pecado. No dice “cuando ves la sangre”. No dice que debes entender todo acerca de la purificación por la Sangre de Jesús. Dice, “[yo] veré”. Tu fe puede no ser muy grande. Pero si vienes a Jesús y confías en Su Sangre, Dios lo verá. Él es el único que cuenta. Y

“[Yo] veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

Los Hebreos no podían ver la sangre. Estaban dentro de sus casas. No podían ver lo que había arriba y en los postes laterales fuera de la puerta. Pero Dios podía ver la Sangre allí. Esa es la única condición de la cual depende la salvación de un pecador – Dios viendo la Sangre aplicada a ti, no viéndola. Entonces ven a Dios en oración y di: “Señor, sálvame por amor a la Sangre de Jesús. No puedo verla tan bien como debería, pero Señor usted la ve, y usted ha dicho:

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

“Señor, usted ve la Sangre. Usted ha visto que he confiado en su poder salvador. Perdóneme y límpieme solo por la Sangre de Jesús”. ¡Haz eso tu oración sincera y tu deseo y serás lavado en la Sangre de Jesús muy pronto!


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón: Marcos 14:12-25.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“When I See the Blood” (por John Foote, siglo 19).


EL BOSQUEJO DE

CUANDO DIOS VE LA SANGRE

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Y veré la sangre y pasaré de vosotros” (Éxodo 12:13).

(Éxodo 11:1, 4-5; 12:12, 7)

I.    Primero, el significado de la Sangre, Marcos 14:12, 23-24;
Juan 1:29; Hechos 20:28; I Corintios 5:7.

II.   Segundo, la eficacia de la Sangre, Éxodo 12:23, 22;
I Pedro 1:18-19; Juan 19:34; I Juan 1:7.

III.  Tercero, la aplicación de la Sangre, Romanos 3:24-25;
Mateo 26:28.