Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS
DEL AVIVAMIENTO VERDADERO

(SERMÓN NÚMERO 9 SOBRE AVIVAMIENTO)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Miércoles por la Noche, 23 de Agosto, 2017


Pedro se puso de pie en el Día de Pentecostés y citó del Libro de Joel,

“Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán... Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hechos 2:17, 18).

Dios derrama “de” Su Espíritu en tiempo de avivamiento. Él dice: “En aquellos días derramaré de mi Espíritu”. Extrañamente la mayoría de las traducciones modernas dejan fuera la palabra “de”. Definitivamente está en el texto Griego. En Griego es apó. La Antigua Biblia de Ginebra dice, “de mi Espíritu”. La Biblia Reina Valera dice, “de mi Espíritu”. Pero sólo la NASV y la NKJV lo tienen en las traducciones modernas. Es por eso que no las confío. Por eso te digo que consigas la Biblia Reina Valera. ¡La puedes confiar! Esos viejos traductores no dejaron fuera palabras o dieron los tales llamados “equivalentes dinámicos”. “En aquellos días derramaré de mi Espíritu”. El liberal dice: “Esa es la Septuaginta”. Yo digo, ¡tonterías! Eso es lo que el Espíritu de Dios puso en la página en el Nuevo Testamento Griego – ¡y Él no miente! Cuando el Espíritu de Dios cita la Septuaginta, las palabras Griegas son “sopladas” por inspiración en el Nuevo Testamento. “De mi Espíritu”. ¿Por qué es importante? Te voy a decir por qué. Dios no derrama todo Su Espíritu. ¡Él envía lo que necesitamos! George Smeaton dijo: “Hay una sombra del significado que no debe perderse en las palabras 'de mi Espíritu' (apó) distinguiendo entre la medida [dada] a los hombres y la [ilimitada] plenitud de los recursos de la fuente” (traducción de George Smeaton, The Doctrine of the Holy Spirit, 1882; reimpreso por the Banner of Truth, 1974; pág. 28). ¡Las iglesias apostólicas recibieron repetidos derramamientos del Espíritu porque siempre hay más para dar! En cuanto a “apó” (de), el Dr. A. T. Robertson dijo: “El Espíritu en su totalidad permanece con Dios” (traducción de Word Pictures in the New Testament, tomo 3, Broadman Press, 1930, p. 26; nota sobre Hechos 2:17).

He sido inusualmente bendecido como testigo ocular de tres avivamientos enviados por Dios. Estoy totalmente de acuerdo con Iain H. Murray, quien dijo: “Los testigos de avivamientos invariablemente hablan de algo que es dado que no estaba allí antes” (traducción de Iain H. Murray, Pentecost Today? The Biblical Basis for Understanding Revival, The Banner of Truth Trust, 1998, p. 22). Un testigo del avivamiento de 1859 en Ulster, Irlanda del Norte, dijo: “Los hombres sintieron como si el Señor había soplado sobre ellos. Ellos primero fueron afectados con asombro y miedo – entonces se bañaron en lágrimas – luego llenos con un amor indecible” (traducción de William Gibson, The Year of Grace, a History of the Ulster Revival of 1859, Elliott, 1860, p. 432). El 29 de Febrero de 1860, el Rev. D. C. Jones dijo: “Hemos sido visitados con una medida más grande de la influencia del Espíritu de lo habitual. Llegó 'como un viento recio que soplaba’, y… al parecer cuando las iglesias no lo esperaban” (Murray, ibid., P. 25). Así fue como el avivamiento llegó la primera y la tercera vez que lo vi. El Espíritu Santo bajó tan de repente y de forma tan inesperada que no voy a olvidarlo mientras viva.

Ahora, en un verdadero avivamiento, puede haber ciertos eventos que son secundarios, no centrales. Estos son eventos que suceden en algunos avivamientos, pero no son las principales características de cada avivamiento. Voy a mencionar algunos de ellos. Estos puntos fueron sacados de varios lugares del libro del Dr. Martyn Lloyd-Jones, Revival [Avivamiento] (Crossway Books, 1987) y de mis propias experiencias y observaciones de los avivamientos que yo he visto:

1.  Lenguas. En el primer avivamiento, en Pentecostés, se nos dice que “comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Los Hechos 2, 4). Muchos de nuestros amigos pentecostales han enseñado que ésta es una característica central, que cada avivamiento debe incluir esto. Pero hay dos razones principales para rechazar esa declaración: (1) las “lenguas” de Los Hechos 2 no eran expresiones extáticas. Eran idiomas reales. Esto es muy claro en Los Hechos 2:6-11. “Cada uno les oía hablar en su propia lengua” (Los Hechos 2:6). ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? (Los Hechos 2:8). A continuación una larga lista de grupos lingüísticos se enumeran, terminando con las palabras: “Les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios” (Los Hechos 2:11). Por tanto es claro que no hablaban en expresiones extáticas, como los Pentecostales y Carismáticos modernos hacen. Sé que apelan a otras Escrituras para esta práctica. No estoy lidiando con eso aquí. Simplemente estoy diciendo que aquellos en Pentecostés hablaron en lenguas extranjeras, “según el Espíritu les daba que hablasen” (2:4). No tengo duda de que esto fue un milagro. Pero no fue una parte central del avivamiento, porque en otros avivamientos que se registran en Los Hechos esto no sucedió. (2) expresiones extáticas no aparecieron en ninguno de los avivamientos Protestantes antes de que los avivamientos falsos comenzaran en el siglo 20, ni siquiera bajo los excesos de Finney. Por favor, no dejes de escuchar. Puede que estés de acuerdo con esto si escuchas el resto de lo que voy a decir. Los avivamientos falsos incluyen todas las formas de “decisionismo”, no sólo el movimiento Pentecostal y Carismático, que son sólo una parte de los “avivamientos” falsos de nuestro tiempo. Los avivamientos falsos en la era moderna tienen sus raíces en el “decisionismo” en sus formas varias. Además, sé muy bien que algunos Pentecostales y Carismáticos son salvos. Pero las lenguas nunca fueron parte de los avivamientos Protestantes de la historia antes del siglo veinte, como admiten los expertos Pentecosteces.

2.  “Lenguas repartidas, como de fuego” (2:3). Ese fue un evento de una sola vez. No aparece en ningún otro avivamiento reportado en el Libro de los Hechos, o en la historia Cristiana.

3.  Demonios dando voces al salir de los poseídos (Hechos 8:7) y múltiples saneamientos (8:7). ¡Ninguna de estas características apareció en el avivamiento en Pentecostés! Así, de nuevo, esto no es una característica central del avivamiento. No es reportado en varios otros avivamientos en el Libro de los Hechos. Sé que el “avivamiento de risa” (el tal llamado) hace estas cosas centrales, pero están equivocados. Cientos de avivamientos han aparecido en la historia del Cristianismo donde estos eventos no ocurrieron – tampoco en los muchos avivamientos en el Libro de los Hechos.

4.  Los Apóstoles fueron puestos en prisión después de haber predicado en el gran avivamiento, registrado en Los Hechos 4:1-4. Pero el encarcelamiento no acompañó a todos los avivamientos registrados en el Libro de los Hechos. A veces esto ha sucedido en la historia Cristiana, pero no siempre. Así, llegamos a la conclusión de que el encarcelamiento de los predicadores no es una característica central del avivamiento.

5.  El temblor de la casa en Hechos 4:31. Sé que esto también sucedió en el comienzo de un avivamiento en la Isla de Lewis, donde Duncan Campbell predicó a finales de 1940. Pero no sucedió en ningún otro lugar en el Libro de los Hechos, y no ha sido reportado frecuentemente en la historia de los avivamientos. Por lo tanto concluimos que el temblor de una casa no es una característica central del avivamiento.

6.  La quema de libros en Éfeso en Los Hechos 19:19, 20. Sí, en Éfeso, durante un avivamiento allí, la gente trajo libros de magia y los quemaron, “Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor” (19:20). Vi que eso sucedió en un avivamiento en una iglesia Bautista fundamental en Virginia. Pero durante el avivamiento que vi en la Primera Iglesia Bautista China no quemaron libros. No sucedió durante otros avivamientos registrados en el Libro de los Hechos. Así, llego a la conclusión de que esto también fue una ocurrencia secundaria, no una característica central en avivamiento.

7.  Gritando y cayendo al suelo. Sí, eso sucedió un par de veces durante un avivamiento en Northampton, en la iglesia de Jonathan Edwards, y en algunas de las reuniones llevadas a cabo por John Wesley en el Primer Gran Despertamiento. Pero usualmente no ocurrió bajo el ministerio de George Whitefield, aunque ocurrió durante algunas reuniones donde él predicó en el gran avivamiento en Cambuslang, Escocia. No fue una característica en el Tercer Gran Despertamiento bajo C. H. Spurgeon en Londres. Eso no sucedió en Pentecostés por lo que yo puedo ver en la Biblia. Así, gritando y cayendo al suelo no es una característica central del avivamiento. Puede suceder, pero no tiene que suceder en un avivamiento. Y las personas estando “muertas en el Espíritu”, cuando fueron tocadas en la frente por un evangelista no ocurrió en los avivamientos que he visto, ni ocurrió en la mayoría de los avivamientos de la historia (véase el capítulo seis del libro en Inglés de Iain H. Murray, Pentecost Today? The Biblical Basis for Understanding Revival, Banner of Truth, 1998, pp. 134-169).


No estoy diciendo que estas cosas nunca ocurren, pero no son centrales, ni ciertas en cada avivamiento a través de los siglos. ¡Si buscamos estas cosas, por lo general vamos a descubrir que hemos sido engañados, ya sea por el fanatismo o por el mismo Diablo! El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo: “No debes exaltar los asuntos secundarios a posiciones primarias y centrales” (traducción de Revival, Crossway Books, 1987, p. 60). Una de las peores reuniones a las que he asistido fue un tal llamado “Avivamiento de la Risa” en la Florida, ¡donde pensaron que la risa fue la característica central del avivamiento! ¡El Dr. Arthur Houk y yo vimos otra horrible perversión de “avivamiento” una noche en Pasadena, California, donde la gente gruñía como leones y gritaban como monos! ¡Ni siquiera estoy seguro por qué pensaban que esto les iba a ayudar! ¡Parecía histeria colectiva del orden más bajo! ¿Dónde estaba Jesús en todo eso?

8.  Tú no puedes hacer que el avivmaiento venga. Esa es una forma del “decisionismo”. Hasta ayunar y orar no pueden garantizar el avivamiento. La enseñanza que el avivamiento depende de acciones de los Cristianos es de Charles G. Finney (1792-1875). Ha hecho gran daño porque ha hecho que la gente piense que el avivamiento depende de ellos en vez de Dios. Dios solo decide cuando Él enviará avivamiento. Nosotros podemos orar y debemos orar por avivamiento. Pero solo Dios decide cuando nos enviará un avivamiento. Nada que nosotros hagamos puede garantizar un avivamiento. Está enteramente en las manos de Dios. “De Dios es el poder” Salmo 62:11. (Vea Iain H. Murray, ¿Pentecostes Hoy? The Banner of Truth Trust, 1998, pp. 8-16).


Entonces, ¿qué sucede en un avivamiento verdadero? ¿Cuáles son las caracteristicas principales del avivamiento verdadero? El Dr. Lloyd-Jones enumeró varias cosas que acompañan un avivamiento verdadero. Él basó estas cosas en un estudio sobre el Día de Pentecostés, en sus principales características, en su gran libro, Revival [Avivamiento] (ibid., pp. 204-211).

1.  Dios desciende en sus iglesias. Todo el mundo está consciente de Su presencia, y Su gloria, y Su poder. Eso es lo que sucede, en alguna medida, y hasta cierto punto, en cada avivamiento que la iglesia jamás ha conocido. (No es necesario decirte que Dios está ahí. ¡Tú sabes que Él está allí! Esa fue mi propia experiencia en los avivamientos que he visto. Había una sensación de asombro y maravilla en las reuniones. Las personas fueron abrumadas de asombro, detectando la presencia de un Dios Santo).

2.  Se le da a la iglesia, como resultado de esto, una gran seguridad sobre la verdad. La gente está absolutamente convencida y segura de las verdades Bíblicas. Esta es una experiencia universal en tiempos de avivamiento.

3.  La iglesia se llena de gran alegría y un sentido de alabanza. La gente de repente sabe que el Señor ha bajado entre ellos. “Sus mismos rostros lo demuestran. Ellos se transfiguran. Hay una mirada celestial que viene sobre sus rostros, que expresa esta alegría y alabanza...el Espíritu irradiando toda personalidad, y dando una alegría que es ‘indecible y llena de gloria’” (Lloyd-Jones, ibid., p. 206).

4.  Cuando el avivamiento viene no tienes que exhortar a la gente a venir a la iglesia para adorar y escuchar la predicación. Ellos insisten en venir. Vienen noche tras noche, y pueden permanecer durante horas, como lo hicieron en Pentecostés.

5.  Un nuevo poder y valor se da en la predicación. Potente predicación del Evangelio es una característica de todos los avivamientos verdaderos. Un nuevo poder se experimenta en la predicación. Las personas escuchan como si sus vidas dependieran de ello. Cuando el avivamiento llega la predicación sola atraerá a multitudes de personas.

6.  Cuando el avivamiento llega las personas caen bajo convicción de pecado. Los perdidos están tan convencidos de pecado que están en agonía. Creo que esta es quizás la mayor prueba de que Dios ha enviado un avivamiento a una iglesia. Las personas que estaban frías e indiferentes se sienten “alarmadas y aterrorizadas” por su pecado (Lloyd-Jones, ibid., p. 209). Esto prueba que el Espíritu Santo ha venido para convencerlos “de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8). En Pentecostés, estaban tan convencidos de pecado que gritaron: “Varones hermanos, ¿qué haremos?” (Hechos 2:37). Esto sucede en todo verdadero avivamiento. Cuando la convicción de pecado está ausente, tienes una falsificación de avivamiento. Debe haber fuerte convicción de pecado, la cual es cierto en todos los avivamientos verdaderos (Lloyd-Jones, ibid., p. 209).

7.  La gente va a confiar en Jesús y encontrar el perdón de los pecados. De repente saben que Jesús es su única esperanza de salvación. Ellos no se limitan a “hacer decisiones”. En vez huyen a Jesús y “reciben” una nueva vida, y dejan la vieja vida porque han sido salvados por Jesús. Hablan mucho sobre el amor de Jesús y la Sangre de Jesús. La expiación por la sangre de Jesús es central en todos los avivamientos verdaderos.

8.  Los conversos se unen a la iglesia. Ellos son “añadidos a la iglesia” (Hechos 2:47). No hay necesidad de “seguimiento” en el avivamiento. Los conversos automáticamente se unen a la iglesia – ¡y no puedes mantenerlos alejados de las reuniones de la iglesia! Vi que esto sucedió en el primer avivamiento del que fui testigo, y en los otros. No tienes que ir tras los conversos. Ellos son atraídos al compañerismo de la iglesia por el poder de Dios. El Dr. Lloyd-Jones dijo: “Cuando el Espíritu Santo viene en poder más ocurrirá en una hora que lo que va a pasar en cincuenta o cien años, como resultado de tu [trabajo] o el mío...Ora a Dios que tenga piedad, y que tenga misericordia, y que derrame de nuevo Su Espíritu Santo entre nosotros” (Lloyd-Jones, ibid., pp. 210, 211).


Queridos amigos, ¡estamos en medio de un avivamiento pequeño ahora! El Espíritu Santo está atrayendo a algunas personas a Jesús hoy todavía. Cómo ruego que confíes en Jesús pronto. Jesús murió en la Cruz para salvarte del pecado. Él derramó Su Sangre eterna para limpiarte de todo pecado. Él se levantó de entre los muertos para darte vida eterna. Te suplico que confíes en Jesús ahora. Dr. Chan, por favor guíenos en oración. Amén.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado por el Sr. Benjamín Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“O Breath of Life” (por Bessie P. Head, 1850-1936).