Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




APRENDIENDO Y EXPERIMENTANDO AVIVAMIENTO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, 20 de Agosto del 2017

“Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia” (Habacuc 3:2).


“Aviva” – La palabra Hebrea significa “dar vida” – para repetir Sus poderosas obras de salvación a Su pueblo...“En medio de los tiempos” – “En medio de este castigo de Judá...el profeta imploró que Dios recordara la misericordia...El poder de Dios no se había visto en mucho tiempo” (MacArthur). Así, las palabras de Habacuc tienen gran significado en nuestro tiempo. No hemos tenido un avivamiento nacional desde 1859. Y los avivamientos de la iglesia local han desaparecido, de modo que no hay avivamientos clásicos en nuestras iglesias hoy en día.

El Dr. Ebenezer Porter, en 1832, señaló que las “Nuevas Medidas” de Finney estaban llenando las iglesias con gente no convertida. El Dr. Porter dijo: “El peligro de nuestras iglesias ahora es que los hombres no convertidos en gran número [son admitidos] a su compañerismo, esperando que sean Cristianos...Otro siglo revelará los tristes resultados” (traducción de E. Porter, Letters on Revival, 1832, págs. 147-148). Fue a raíz de recibir personas no convertidas por decenas de miles que los avivamientos reales se convirtieron en una cosa del pasado. Las personas no convertidas llegaron a ser tan frecuentes en nuestras iglesias que muchos predicadores mismos, saliendo de esta oscuridad, no fueron convertidos ellos mismos. El “decisionismo” de Finney destruyó así la idea de avivamientos enviados por Dios. Es en este contexto que las palabras del profeta Habacuc se vuelven importantes para nosotros de nuevo:

“Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia” (Habacuc 3:2)

A medida que nuestra iglesia comenzó a acabar con las “nuevas medidas” del decisionismo de Finney, tuvimos que reconstruir la vieja idea evangélica de avivamientos. Aprendimos a pasar mucho tiempo predicando el Evangelio y luego escuchando los testimonios de aquellos que respondieron, corrigiendo sus errores, repasando el Evangelio con ellos hasta que llegaron a tener convicción de pecado y verdaderamente confiaron en Jesús, convirtiéndose así en “nuevos Criaturas” en Cristo Jesús (II Corintios 5:17). Al principio, los intentos de preparar a la gente para el avivamiento se vieron obstaculizados por aquellos que tenían conversiones falsas. Al predicar sobre la ira de Dios, sobre el infierno y sobre la verdadera conversión en Jesús, muchas de estas personas abandonaron nuestra iglesia abruptamente. Otros se quedaron, pero cuando predicamos sobre temas de despertamiento, se enojaron, atacaron al pastor y trajeron confusión a la iglesia. Pero gradualmente “se fueron”, así que nuestra iglesia fue limpiada de estos individuos religiosos pero perdidos.

Sin embargo, el hecho de que un énfasis de avivamiento produjo tales estallidos y rebelión, causó que las personas salvas en nuestra iglesia tuvieran temor de avivamiento. Sin embargo, sabía que teníamos que continuar con este énfasis. Y continuamos. Dios empezó a mostrarnos cosas que habían sido olvidadas en nuestras iglesias. Por fin, durante las últimas tres semanas, finalmente tuvimos reuniones de avivamiento algo parecidas a las del pasado. Aquí están algunas de las cosas que aprendimos en esas tres semanas.


1.  La confesión genuina del pecado es extremadamente importante; particularmente confesión de pecado entre sí y orar unos por otros es necesario.

2.  Agradecer a los que nos han ayudado era igualmente importante. Muchos fueron bendecidos por ello y restaurados.

3.  Permitir y animar a los nuevos conversos a orar en voz alta, trajo vida a nuestras reuniones.

4.  El canto repetitivo de viejos himnos piadosos dio vida a las reuniones. Himnos tales como “Ese Amor, Cual El Mar Vasto” [el himno principal del avivamiento de Gales de 1904-1905 fue un medio de gracia para nosotros], así como “Mi Visión Llena”, Charles Wesley “A Mi Ser Ama Jesús”, “Amarte Más” y “Enséñame a Orar”. Cantamos, “Ese Amor, Cual El Mar Vasto” una y otra vez. ¡Una vez cantamos ese himno por casi treinta minutos!

5.  A las mujeres piadosas de nuestra iglesia se les dio más libertad para orar. A dos de nuestras damas se les dio un “espíritu de oración” – con lágrimas, y muchas oraciones por los reincididos y por los perdidos.

6.  Aprender que la preparación para el avivamiento por la confesión y la oración tiene valor incluso si no llega un gran avivamiento. Como dijo Brian H. Edwards: “Si todavía no hay avivamiento, al menos habremos cumplido con nuestro deber y Dios no nos pide que hagamos más que eso. El resultado es Suyo. La preparación es nuestra” (Revival: A People Saturated With God, página 123).

7.  El poder de Dios viene a la gente que paga el precio. Las personas que realmente se apartaron del pecado, y los que decidieron estar en la iglesia por pararse en contra de los parientes que trataron de detenerlos, etc. ¡Estos fueron los que fueron avivados y estos fueron los que fueron salvos!

8.  Un énfasis ligeramente diferente en las reuniones trajo vida [como el pastor orando individualmente con las personas que vinieron a él, y una reunión de oración de toda la noche, seguida por un desayuno en el último día del avivamiento].

9.  Un nuevo énfasis en cómo el diablo trabaja en el avivamiento, para apagar el Espíritu Santo, o resistir al Espíritu Santo.

10.  El Evangelio mismo debe ser predicado en las reuniones, aunque la mayoría de las personas ya son salvas. Esto coloca a Jesús en el centro de la obra en vez del Espíritu Santo. Debemos tener cuidado de mantener a Jesús en el centro de todo en las reuniones.


Estas fueron las principales cosas que aprendimos, o se nos recordó. No tuvimos un “torrente” de avivamiento. ¡Pero tuvimos el avivamiento más fuerte que hemos tenido en los últimos 42 años! ¡Alabado sea Dios por las muchas almas que fueron convertidas! ¡Alabado sea Dios por los muchos Cristianos que fueron revividos! ¡Alabado sea Dios por el gozo que experimentaron muchos Cristianos tristes! ¡Amén! Por favor, póngase de pie y canten el himno número 19 en su cancionero, “Ese Amor, Cual El Mar Vasto”.

Ese amor, cual el mar vasto, Inundación de bondad,
   Cuando el Príncipe de Vida, Por nosotros Él sangró.
¿Quién Su amor no recordará? ¿Quién cesará de alabar?
   Él jamás será olvidado, Por toda la eternidad.

En el monte del calvario, Grandes fuentes se abrieron;
   De sus portales de merced, Ola de gracia fluyó.
Gracia, amor, cuan grandes ríos, Incesantes corrieron,
   La justicia y paz celestial Al mundo vil besaron.

Que tu amor al aceptarlo, Te ame, todos mis días;
   Que solo Tu reino busque, Sea mi vida Gloria a Ti;
Solo Tú serás mi gloria, El en mundo nada hay.
   Limpio y santo Tú me hiciste, Libertad Tú me diste.

En Tu verdad por la Biblia, Y Tu Espíritu me guías;
   Suples lo que necesito, al confiar en Ti, Señor.
De Tu plenitud me viertes, Tu poder y amor a mí,
   Sin medida, ilimitado, Atrayéndome a Ti.
(Traducción libre de “Here is Love, Vast as the Ocean”
     por William Rees, 1802-1883).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Dr. Kreighton L. Chan: Isaías 64:1-4.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Here is Love, Vast as the Ocean” (por William Rees, 1802-1883).