Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, Junio 11 del 2017

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).


Este versículo explica las buenas nuevas de Jesús. No puedo pensar en un versículo más claro en toda la Biblia para darte como una simple declaración lo que los Cristianos verdaderos creen.

Ahora, debes escuchar muy atentamente este sermón, mientras tomo este versículo y te lo explico con el mayor cuidado posible. Que este texto abra tu corazón para que brille la luz de Jesús, donde ahora hay tinieblas y confusión.

Una persona puede ir a la iglesia y estar aún en gran oscuridad. Una persona puede aprender mucho de la Biblia y aun así estar confundida, y oscurecida en su comprensión de lo que leen. Es mi oración que Dios mismo abra “los ojos de vuestro entendimiento” (Efesios 1:18) mientras predico. Sólo cuando Dios lo haga, serás capaz de digerir algunas de las verdades en este versículo.

El texto nos da tres verdades básicas:

1.  Lo que Jesús hizo por ti.
2.  Por qué Jesús hizo esto por ti.
3.  Cómo recibes el beneficio de esto.

I. Primero, lo que Jesús hizo por ti.

“Puestos los ojos en Jesús [quien]… sufrió la cruz, menospreciando el oprobio” (Hebreos 12:2).

La palabra Griega para “sufrió” significa “padeció el sufrimiento pacientemente” (Strong). Jesús pacientemente pasó por gran sufrimiento y persecución para salvar tu alma del castigo por el pecado. Como dice Poole:

(Jesús) sufrió la cruz, con todos los (dolores que la acompañaban), los dolores en su alma, los dolores torturantes en su cuerpo, de (golpizas), las heridas, las perforaciones de espinas, desgarrando su carne con azotes, atravesando sus manos y pies con clavos, con todos los males que la malicia o la rabia de los demonios o los hombres podrían infligirle; No estaba cansado de su carga, ni se encogía ni se desmayaba bajo ella. ¡Con qué invencible mansedumbre y fortaleza pasiva sufrió todo lo que se le predijo (en Isaías 53)! (Traducción de Matthew Poole, comentario sobre Hebreos 12:2).

Entonces, también, Jesús pasó por la crucifixión “menospreciando el oprobio” (Hebreos 12:2). “Menospreciando” significa “tomarlo por poco” o “pensar poco de esto” (Vine). Jesús pensó poco sobre el gran sufrimiento que padeció porque estaba pensando en salvarte y glorificar a Dios. “Menospreciando el oprobio”. Oprobio aquí significa “deshonra” (Strong). Jesús tuvo que ser deshonrado para que tú seas salvo del castigo por tus pecados. Tuvo que ser deshonrado en tu lugar, para que tú no tengas que ser deshonrado en el Último Juicio.

Jesús fue deshonrado por haber sido golpeado. Él fue deshonrado por ser escupido y tener trozos de su barba arrancada. Fue deshonrado por una multitud enojada gritando: “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!” Él fue deshonrado al tener todas sus ropas despojadas, y ser colgado desnudo en la Cruz.

Fue deshonrado, avergonzado, en tu lugar.

“Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos” (I Pedro 3:18).

“Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

Jesús tomó el castigo que debías recibir por tus pecados. Jesús fue castigado en tu lugar.

Jesús fue deshonrado en tu lugar. En el Último Juicio cada pecado que has cometido será leído por Dios. Esto te avergonzará ante el mundo entero. Pero si confías en Jesús, Él fue deshonrado en tu lugar. En lugar de estar desnudo y ser deshonrado por tus pecados, Jesús estuvo desnudo en tu lugar, en la Cruz – ¡si confías en Él!

¡La Biblia enseña la “expiación vicaria” de Jesucristo en esa Cruz! El Dr. P. B. Fitzwater dice:

Su expiación fue vicaria, lo que significa actuar en nombre de, o representar a otro (traducción de Christian Theology, Eerdmans, 1948, p. 426).

La palabra en Español “vicaria” significa “el lugar de una persona asumido por otra” (Diccionario Webster Nuevo Colegiado, 1960).

¡Y eso es exactamente lo que Jesucristo hizo por ti! “El lugar de una persona (tú) fue asumido por otra (Jesús)”. Él tomó el castigo que tú merecías por el pecado.

La Biblia dice:

“Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos” (Hebreos 9:28).

“Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras”
       (I Corintios 15:3).

Jesús pagó la pena que tú te mereces por pecar. Él pagó el precio.

Mi padrastro era un viejo marino rudo. Una vez pateó a un policía. Lo pusieron en la cárcel. A medianoche, mi madre llamó a Ed Gallick para que lo sacara. Ed fue a la cárcel y pagó la fianza. Dejaron salir a mi padrastro. Cuando salió de la cárcel y vio a Ed, dijo: “¿Qué estás haciendo aquí?”

Eso me recordó lo que hizo Jesús. Pagó la fianza para sacarte de ser castigado por tus pecados en el Infierno. Miramos a la Cruz y decimos: “¿Qué estás haciendo aquí?” La respuesta es – Él está pagando tu fianza – ¡para sacarte de la cárcel de Dios del Infierno! ¡Pon tu fe en Jesús ahora!

II. Segundo, por qué Jesús hizo esto por ti.

“El cual por el gozo puesto delante de él” (Hebreos 12:2).

Jesús fue a la Cruz deliberadamente. Era lo suficientemente poderoso para escapar en cualquier momento. En cambio, “como cordero fue llevado al matadero” (Isaías 53:7). ¿Por qué fue humildemente a la Cruz para pagar por tus pecados? Él lo hizo “por el gozo puesto delante de él” (Hebreos 12:2).

Primero, había el gozo de entrar en el Cielo. Jesús sabía que entraría en el Cielo inmediatamente cuando muriera en la Cruz. Le dijo al ladrón que estaba muriendo a su lado: “hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43).

Entonces, también esperaba el gozo de verte entrar en el Cielo. ¡Qué gozo sintió Jesús cuando vio al ladrón convertido! Y qué gozo sentirá cuando te vea.

Ayer vi a varios hombres a quienes llevé a Jesús. Uno de ellos es ahora el jefe de los diáconos. Otro es ayudante del pastor. Me dio gran gozo ver a estos hombres, a quienes llevé a Jesús hace más de cuarenta años. Esto también es parte del gozo que Jesús esperaba experimentar en el Cielo. Y es por eso que Él deliberadamente dejó que lo crucificaran – para traer “muchos hijos a la gloria” (Hebreos 2:10).

Es por eso que Jesús es el “autor y consumador de la fe”. Él crea la fe en nosotros y nos perfecciona y nos protege. ¡La salvación es toda en Jesús!

III. Tercero, cómo recibes el beneficio de esto.

“Puestos los ojos en Jesús…y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

Los Apóstoles en el Libro de Los Hechos raramente predicaron un sermón sin referencia directa a la ascensión de Jesús al Cielo, para estar sentado a la diestra de Dios. Estoy convencido de que nosotros, en nuestro día, necesitamos predicar la ascensión como lo hicieron los Apóstoles. He aquí las razones por las que pienso eso:

1.  Predicar la ascensión de Jesús a la diestra del Padre hace que sea muy claro que Jesús y el Padre son dos Personas distintas – diferentes. La doctrina Bíblica de la Trinidad se ha opacado hoy. Muchos sin saberlo son herejes modalísticos en este punto crucial.

2.  Las grandes doctrinas Bíblicas de reconciliación, propiciación y justificación se pierden prácticamente cuando Dios el Padre y Jesús el Hijo no son vistos como personas separadas en la Trinidad. La obra mediadora de Jesús es clarificada dramáticamente por la ascensión.

3.  El decisionismo se cura mediante la predicación de la ascensión. Voltear personas al Jesús ascendido cura todas las formas de decisionismo.


Hace algún tiempo oí a un predicador dar un brillante sermón sobre el Fariseo y el Publicano (Lucas 18:9-14). Expuso casi todas las formas de decisionismo, mostrando que la salvación no viene diciendo la “oración del pecador”, pasando al frente, ir a la iglesia, etc. Entonces él dijo, “tienes que creer en Jesús”. Yo pensé, “¡Perfecto!” Pero luego dijo: “Creer en Jesús significa que crees que murió para pagar por tus pecados”. Pensé: “¡Oh, no!” ¡Él confunde creer esta doctrina con creer en Jesús, Mismo!”

Cómo desearía que este predicador hubiera terminado su sermón, de otra manera excelente, pidiendo que los pecadores perdidos miraran hacia arriba – al Jesús ascendido – a la diestra de Dios – ¡en el Cielo mismo!

“Puestos los ojos en Jesús (quien)…se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

¡Allí es a donde mirar! ¡Eso es en quien creer! ¡Así es como ser salvo!

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”
       (Hechos 16:31).

¡Ve a Jesús y vivirás!
   ¡A Jesús ve y vivirás!
En su Palabra escrito está, ¡Aleluya!
   Ve a Jesús tan solo y vivirás.
     (Traducción libre de “Look and Live”
        por William A. Ogden, 1841-1897).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Noah Song: Juan 12:28-32.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Look and Live” (por William A. Ogden, 1841-1897).


EL BOSQUEJO DE

PUESTOS LOS OJOS EN JESÚS

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

I.    Primero, lo que Jesús hizo por ti – “sufrió la cruz, menospreciando el
oprobio”, I Pedro 3:18; Isaías 53:6; Hebreos 9:28;
I Corintios 15:3.

II.   Segundo, por qué Jesús hizo esto por ti – “por el gozo puesto delante
de él”, Isaías 53:7.
1.  El gozo de entrar al Cielo, Lucas 23:42.
2.  El gozo de verte entrar al Cielo, Hebreos 2:10.

III.  Tercero, cómo recibes el beneficio de esto – “Puestos los ojos en
Jesús…y se sentó a la diestra del trono de Dios”, Hechos 16:31.