Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




SALVACIÓN PARA EL INDEFENSO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, 3 de Junio del 2017


Pongámonos de pie, y por favor abre tu Biblia a nuestro texto en el Evangelio de Marcos. Es Marcos 9:26-27:

“Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó” (Marcos 9:26-27).

La historia de Jesús liberando a este muchacho del poder del Diablo fue dada por una razón. Nos fue dada para mostrar cómo Jesús puede liberar un alma perdida hoy. Los cuatro Evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, tienen muchos relatos como este. Muestran cómo la gente fue salva. Estas historias nos dicen los diferentes aspectos de la salvación. Podemos aprender muchas cosas leyéndolas.

Este joven estaba poseído por un demonio. Tenía un demonio que lo hacía sordomudo. No podía oír y no podía hablar. Esa es la forma en que todos están antes de ser salvos. Antes de ser salvo, no puedes escuchar lo que Dios está diciendo. Y no puedes hablar de eso.

Pero Jesús expulsó al demonio fuera de este muchacho. Jesús es más fuerte que el Diablo. ¡Por eso Jesús puede salvarte! ¡Él salvó a este muchacho y Él puede salvarte! Jesús puede salvar a cualquiera. ¡Y Jesús puede liberarte! Tú puedes aprender tres grandes verdades acerca de la salvación de este pasaje de la Escritura.

I. Primero, tú eres como uno que está muerto.

Verso veintiséis dice:

“Y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto” (Marcos 9:26).

Esa es una ilustración de cada ser humano antes de ser salvo. La Biblia enseña que toda la raza humana está muerta espiritualmente. ¡Tú estás muerto espiritualmente! La Biblia dice:

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres…” (Romanos 5:12).

Nuestros primeros padres pecaron contra Dios – y murieron espiritualmente. Adán fue cortado de Dios, en un estado de muerte espiritual. Y esa muerte espiritual ha pasado a todos los miembros de la raza humana. Por eso hay tantas religiones. En la oscuridad espiritual y la muerte, la raza humana ha creado muchas religiones. Pero la raza humana no ha encontrado al Dios verdadero y vivo.

Hablando a un grupo de personas en Atenas, el Apóstol Pablo dijo,

“Porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio” (Hechos 17:23).

Tenían muchos ídolos y muchos dioses. Pero el verdadero Dios les era desconocido. Le llamaban, el “Dios no conocido”.

Y Dios es desconocido para ti esta noche. Él es el “Dios desconocido” para ti. Dios no te parece real. Estás muerto a las cosas de Dios. Estás muerto espiritualmente. Eres como el joven de nuestra historia.

“Y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto” (Marcos 9:26).

La Biblia dice:

“Y a vosotros, estando muertos en pecados” (Colosenses 2:13).

La Biblia dice que están

“muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1).

El padre del Hijo Pródigo dijo:

“Porque este mi hijo muerto era” (Lucas 15:24).

Dijo al hermano del Pródigo:

“Tu hermano era muerto” (Lucas 15:32).

Cada persona salva aquí esta noche fue una vez así. Todos estábamos muertos en el pecado. Dios nos era desconocido. No estábamos conscientes de Dios. La Biblia parecía un cuento de hadas para nosotros, porque estábamos espiritualmente muertos.

“Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18).

¡Esta es una descripción de cada uno de nosotros antes de que fuéramos salvos! Y tú debes ser salvo por Jesús. Sólo Jesús puede salvarte de la muerte espiritual.

II. Segundo, tú eres “tomado de la mano” de Jesús.

Nuestro texto dice:

“Y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. Pero Jesús, tomándole de la mano…” (Marcos 9:26-27).

¡Ese es un versículo maravilloso! ¡“Pero Jesús, tomándolo de la mano”! Esa es una ilustración del despertar. Es una ilustración de gracia preveniente. Es la historia de nuestra salvación.

“En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:2-9).

¡Eso es salvación por gracia! ¡Eso es salvación por Jesús! ¡Ese es el camino al Cielo!

“Y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. Pero Jesús, tomándole de la mano…” (Marcos 9:26-27).

Antes de que Jesús venga, tú estás en un estado despreocupado y no despertado. No te importa lo que le pase a tu alma. Eres como el muchacho de Marcos nueve.

“Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo” (Marcos 9:17).

Así era yo. Mis vecinos me llevaron a una iglesia Bautista. Me trajeron a la iglesia, como este hombre que trajo a su hijo a Jesús. Pero yo no sabía nada de Dios, ni de Jesús, ni de la Biblia. Nunca había leído la Biblia. No pude encontrar el Evangelio de Mateo. Empecé abriendo la Biblia desde el Libro de Génesis, buscándolo. ¡Cuando encontré Mateo el sermón estaba casi terminado! Pero ellos me trajeron a la iglesia. Dios usa a los Cristianos para testificarte y traerte a Jesús, como este hombre, que trajo a su hijo a Jesús.

Entonces empiezas a experimentar el despertamiento. Puede ocurrir muy rápido, o a veces tarda más. Las personas son diferentes. Pero despertar es algo terrible. Pablo fue arrojado a la tierra. La gente en Pentecostés estaba contrita en su corazón. El ladrón en la cruz vio su culpa. Es una cosa terrible. John Cagan dijo: “Me sentí morir. No pude sonreír. No podía encontrar paz. No podía dejar de sentirme tan atormentado. Yo no podía soportarlo más”. El Espíritu Santo lo estaba convenciendo de pecado. Emi Zabalaga dijo: “El Espíritu Santo me convenció de mi pecado. Estaba tan hastiada y avergonzada. Yo sabía que Dios miraba todos mis pecados. Me sentí como un leproso entre los Cristianos limpios”. Jack Ngann dijo: “Recuerdo claramente el peor pecado que había cometido – yo era un terrible pecador”.

“Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos” (Marcos 9:20).

Eso es exactamente lo que le sucedió a muchas personas en el Primer Gran Despertamiento y en el avivamiento en la Isla de Lewis. Muchos de ellos gritaron y cayeron al suelo bajo convicción del pecado. Eso puede suceder de nuevo algún día en América. ¡No será un “avivamiento de la ‘risa’”! ¡El muchacho de Marcos nueve no se reía! El avivamiento verdadero produce convicción de pecado. En grandes avivamientos la gente a veces cae gritando bajo convicción. Sucede a menudo en China e India en este momento – en los avivamientos que están experimentando.

Todo el que es despertado se siente culpable de pecado. El Espíritu Santo te revela tu pecado.

“Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí” (Juan 16:8-9).

¿Tienes algún sentido del pecado? ¿Sientes pena por tu pecado? ¿Te molesta tu conciencia por tu pecado? ¿Sientes que tienes que ser perdonado por Jesús? ¡No esperes por más convicción! ¡La convicción no te salvará! ¡Ninguna cantidad de convicción le salvará! ¡Ven en seguida al Hijo de Dios! ¡Ven ahora mismo!

Ven cansado y cargado, Un caído infiel;
   No esperes mejorarte, O jamás vendrás a Él;
      (Traducción Libre de “Come, Ye Sinners, Poor and Wretched”
         por Joseph Hart, 1712-1768).

Ven y confía en Jesús ahora, incluso si piensas que no tienes convicción apropiada – ¡y Él te salvará! “No esperes mejorarte, O jamás vendrás a Él”. ¡Ven ahora! ¡Confía en Jesús, el Hijo de Dios! ¡Él te salvará ahora!

Jesús murió en la Cruz para pagar el castigo por tu pecado. Su Sangre puede lavar tu pecado. Jesús ha resucitado de entre los muertos. Jesús está sentado a la diestra de Dios – arriba en el Cielo. ¡Ven a Jesús! ¡Ven a Jesús! ¡Ven a Jesús! ¡Confía en Jesús! ¡Confía en Jesús! ¡Confía en Jesús y se salvo!

III. Tercero, eres levantado para encontrarte con Jesús.

“Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó” (Marcos 9:27).

No necesitas saber cómo venir a Jesús – no más que este muchacho necesitaba saber cómo ser levantado. “Jesús tomándole de la mano, le enderezó”. Si quieres venir a Jesús, serás traído a Jesús por el mismo poder que enderezó a este muchacho. ¡Jesús lo dijo! Él dijo:

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

Alguien puede decir: “No estoy seguro si Dios me ha dado a Jesús”. Eso es un pensamiento perdido. No puedes saber eso, porque sólo Dios lo sabe. No pierdas tu tiempo con tal especulación teológica. ¡Mientras que otros están discutiendo sobre la teología, ven a Jesús! ¡Serás salvo mientras ellos discuten!

“Y al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).

Jesús no te echará fuera. Jesús no te dejará morir e ir al Infierno. Jesús perdonará tu pecado y te salvará, así como salvó al joven en la historia. Te suplico. Te imploro. Te exhorto. Te ruego. Te ordeno. ¡Por el bien de tu alma eterna, ven a Jesús! ¡No hay otra manera para que tengas paz! ¡Sólo Jesús puede darte paz y perdonar tu pecado! Noah Song dijo:

“Yo era un pecador sin esperanza, sin Jesús, ciego y desnudo. Lo amo porque Él me amó primero...Jesús sangrando en la Cruz por mí, para pagar por mis pecados y por el amor que Él tiene por mí, siempre lo recordaré. Me salvó de la corrupción del pecado”.

Del cautiverio, noche y penar, Vengo Jesús, vengo Jesús;
Hacia tu libertad y tu luz, Vengo Jesús a Ti.
De mi dolor vengo a tu salud, De la pobreza a tu bendición.
De mi pecado vengo yo a ti, Vengo Jesús a Ti.
   (Traducción libre de “Jesus, I Come” por William T. Sleeper, 1819-1904).

Me gustaría hablar contigo acerca de ser salvo. En un minuto, ven y siéntate en una silla en las primeras dos filas. Amén.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Noah Song: Marcos 9:17-27.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Yes, I Know!” (por Anna W. Waterman, 1920).


EL BOSQUEJO DE

SALVACIÓN PARA EL INDEFENSO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó” (Marcos 9:26-27).

I.    Primero, tú eres como uno que está muerto, Marcos 9:26;
Romanos 5:12; Hechos 17:23; Colosenses 2:13; Efesios 2:1;
Lucas 15:24, 32; Efesios 4:18.

II.   Segundo, tú eres “tomado de la mano” de Jesús, Marcos 9:27a;
Efesios 2:2-9; Marcos 9:17, 20; Juan 16:8-9.

III.  Tercero, eres levantado para encontrarte con Jesús, Marcos 9:27b;
Juan 6:37.