Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




LOS DÍAS DE NOÉ – PARTE I

(SERMÓN #12 DEL LIBRO DE GÉNESIS)

por el Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, Mayo 20 del 2017

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).


Los Discípulos le habían preguntado a Jesús, “¿qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24:3). La pregunta de ellos era bien clara. “¿Cómo sabremos cuando volverás otra vez? Jesús les había dicho claramente que Él volvería. Les dijo, “Vendré otra vez” (Juan 14:3). Él les dijo que volvería en las nubes del cielo, “Verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo” (Mateo 24:30).

Pero, ¿cómo podrían saber cuando Él volvería? Ellos querían saberlo. Ellos querían una señal. Y Jesús les dio muchas. Pero la señal más grande de que se acerca Su venida fue dada cuando Él dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

El Dr. M. R. DeHaan escribió:

Jesús dice, si quieres conocer las señales de mi venida, estudia los días de Noé antes del diluvio. Cuando se repitan las condiciones que existían antes del diluvio, entonces sabe que está cerca (traducción de M. R. DeHaan, M.D., The Days of Noah, Zondervan, 1971, p. 20).

Todo lo que tenemos que hacer es leer Génesis, capítulos cuatro al seis. Estos tres capítulos en la Biblia nos dicen exactamente cómo era el día de Noé. Cuando estas condiciones aparezcan en el escenario del mundo otra vez, entonces la Segunda Venida de Jesús y del fin del siglo tal como los conocemos se acercan.

Entonces, ¿cómo eran los días de Noé? En este sermón, te daré tres puntos de similitud entre nuestro día y los días de Noé. Creo que cualquier persona honesta que vea estas similitudes verá que ahora vivimos en ese tiempo. Jesús dijo:

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

He aquí los tres puntos de similitud entre nuestros tiempos y los días de Noé, dados en Génesis 4:1-16, y Génesis 6:3, que nuestro candidato a diácono Noah Song leyó hace unos minutos. Eran:


1. Un tiempo de apostasía

2. Un tiempo de viajar

3. Un tiempo cuando mucha gente cometía el pecado imperdonable.


Hoy estas condiciones se están repitiendo a todo nuestro alrededor.

I. Primero, era un tiempo de apostasía.

Voltea en tu Biblia a Génesis, capítulo cuatro. Aquí leemos de dos hombres, Caín y su hermano Abel. Ellos representan las dos religiones que se hallan en el mundo hoy. La nota de la Biblia Anotada de Scofield sobre Génesis 4:1 dice:

Caín (“adquisición”) es un tipo del hombre que es meramente terrenal. Su religión se hallaba desprovista de un sentido adecuado del pecado, o de la necesidad de expiación.

Caín es un retrato de la gran mayoría de gente que se llama Cristiana hoy día. Nota Génesis capítulo cuatro, versículo tres:

“Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová” (Génesis 4:3).

La ofrenda de Caín no tenía sangre. Él sabía del hecho de que Dios había matado a un animal para vestir a sus padres (vea Génesis 3:21) que él debía ofrecer sangre. Pero en vez, le ofreció vegetales a Dios. Es por eso que la nota Scofied dice, “Su religión se hallaba desprovista de un sentido adecuado del pecado, o de la necesidad de expiación.”

También vemos que no tenía un sentido verdadero de pecado por la forma en que respondió cuando Dios rechazó la ofrenda suya. Mira el versículo cinco:

“Pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó [enojó] su semblante” (Génesis 4:5).

Caín rehusó hacer lo correcto y traer una ofrenda de sangre. Cuando su religión fue rechazada por Dios, él no se arrepintió, sino que se enojó.

Abel, el hermano de Caín trajo la ofrenda correcta, y Dios la aceptó. Lee el versículo cuatro:

“Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda” (Génesis 4:4).

Dios aceptó la religión de Abel, de sacrificio de sangre, y rechazó la ofrenda sin sangre de Caín. Caín se enojó. No se arrepintió ni cambió su punto de vista de religión. En vez, mató a su hermano piadoso. El versículo ocho nos dice:

“Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató” (Génesis 4:8).

Ahora, esto pasó en los días antes del Diluvio, y la religión de Caín llegó a dominar el mundo en los días de Noé, según lo vemos en los versículos dieciséis al veinticuatro. La nota de Scofield sobre Génesis cuatro, versículo diecisiete dice:

La primera civilización, que pereció en el juicio del diluvio, se originó con Caín y tenía el carácter y destino de Caín...La civilización de Caín pudo haber sido tan espléndida como la de Grecia o Roma, pero el juicio divino se basa en el estado moral…no en su condición material.

Los descendientes de Caín tenían la misma religión que él tenía. Su hijo Lamec dijo a sus esposas las palabras grabadas en los versículos veintitrés y veinticuatro:

“Oíd mi voz; Mujeres de Lamec, escuchad mi dicho: Que un varón mataré por mi herida, Y un joven por mi golpe. Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será” (Génesis 4:23-24).

Así era la religión en los días de Noé. Estaba llena de ira y odio hacia la gente piadosa. Vemos que muchos invocaban el nombre del Señor, como sin duda lo hacía la descendencia de Caín. El versículo veintiséis dice, “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.”

No hay indicación de que alguno fuera idolatra. Profesaban creer en Dios. Invocaban Su nombre. Pero no eran convertidos. Las masas de gente en la tierra antes del Diluvio eran como Caín. Eran religiosos, pero perdidos. Es por eso que la Biblia nos dice, “pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas” a la hora del Diluvio en el día de Noé (I Pedro 3:20). La gran mayoría de los que estaban en el mundo tenían la religión apostata sin sangre de Caín, y así fueron perdidos y se fueron al Infierno cuando llegó el Diluvio en el día de Noé. Jesús dijo,

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

¿No es así la mayoría de gente hoy? Se pueden llamar religiosos. Hasta pueden decir que son Cristianos, pero su religión, igual que la de Caín, está “desprovista de un sentido adecuado del pecado, o de la necesidad de expiación.” (Nota de Scofield sobre Génesis 4:1).

Ahora, si quieres ser salvo, tienes que ser como Abel. Tienes que venir a Dios por medio del sacrificio sangriento de Jesús, quien murió para pagar por tus pecados en la Cruz. No puedes venir a Dios sin tener tus pecados lavados por la Sangre de Jesús.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (I Timoteo 2:5).

“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados” (I Pedro 2:24).

No hay ningún otro modo de ser salvo. Jesús dijo, “Nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14: 6). La unica manera en que puedes venir a Dios es venir por medio de Jesucristo, quien murió en la Cruz para pagar por tus pecados, y quien resucitó y está ahora vivo a la diestra de Dios en el Cielo.

La mayoría de gente hoy va camino al Infierno, como en los días de Noé. ¿Qué de ti? ¿Vendrás tú a Jesús y tendrás tus pecados lavados por Su Sangre, como lo hizo Abel? ¿O seguirás en pecado, como Caín, y te irás al Infierno?

Las mayoría de iglesias a nuestro alrededor están apostatadas. Se han volteado de la Sangre de Jesús como la única cura para el pecado del hombre. Le ponen muy poca atención al nuevo nacimiento y a la conversión. En el mejor de los casos, sustituyen con una mera “decisión” el conocimiento salvador en Jesús y limpieza por Su Sangre. ¿Irás a alguna otra iglesia y abrazarás la religión apóstata de Caín? ¿O regresarás aquí, Domingo tras Domingo, a esta antigua iglesia Bautista y serás salvo por la Sangre de Jesús?

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Y una cosa más. Los que tienen la religión de Caín persiguen a los que tienen la religión de Abel. “Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató” (Génesis 4:8). Voltea a I de Juan, capítulo tres, versículo once:

“Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros. No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece” (I Juan 3:11-13).

De un modo u otro, los Cristianos falsos persiguen a los Cristianos verdaderos. Nunca he visto una excepción de esto. Si eres realmente salvo, debes esperar que la gente que no es salva haga y diga cosas que no son buenas de ti. Y harán eso porque tú eres un Cristiano verdadero.

Ya he pasado mucho tiempo en el primer punto, pero es que es muy importante. La apostasía y la religión falsa están a nuestro alrededor, en la televisión, la radio, y las iglesias “evangélicas”.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

II. Segundo, era un tiempo cuando se viajaba mucho.

Recuerda que Jesús nos dijo que las condiciones de antes del Diluvio se repetirían al fin del tiempo. Ahora, en Génesis, capítulo cuatro vemos la primera mención de viajar en la Biblia. Por favor voltea a Génesis, capítulo cuatro versículo dieciséis:

“Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén” (Génesis 4:16).

La Enciclopedia Bíblica Internacional dice que, “Caín tomo posada en la tierra de Nod (‘vagando’), y allí edificó una ciudad” (Eerdmans, 1976, tomo 1, p. 539). La tierra de “Nod” significa literalmente “la tierra de vagar.” Esto nos dice que Caín vagaba de un lugar a otro. El Dr. DeHaan nos dijo que “Según la tradición, Caín salió a la India y a la China y a otras tierras lejanas” (traducción de The Days of Noah, Zondervan, 1971, p. 33). Eso puede ser solamente conjeruta, pero la Biblia nos dice que Caín vagaba sobre la tierra. Dios dijo, “Errante y extranjero serás en la tierra” (Génesis 4:12). El Dr. DeHaan dijo:

Sugiere una inquietud, incomodidad y un deseo de explorar e investigar. Ya que esta es la primera mención en la Biblia de ser errante de un lugar a otro, contiene mucho significado a la luz de las palabras de Jesús, “como en los días de Noé [antes del diluvio], así será la venida del Hijo del Hombre.” Recuerda que esto fue antes del diluvio y por eso fue ciertamente incluido en las palabras de Jesús dadas como señal de Su regreso (traducción de M. R. DeHaan, M.D., ibid., p. 33).

Hoy hay mucho movimiento y viajes jamás vistos antes. Esto se profetizó como señal del fin en el Libro de Daniel. Voltea conmigo a Daniel, capítulo doce, versículo cuatro:

“Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

Nota que este versículo habla de “el tiempo del fin,” o los últimos días. Luego se nos dicen dos cosas sobre “el tiempo del fin.”


(1) Muchos correrán de aquí para allá.

(2) La ciencia se aumentará.


El Dr. Charles Ryrie comentó, “Al acercarse el fin, la gente viajará mucho...” (traducción de Ryrie Study Bible, nota de Daniel 12:4). La Nueva Versión Internacional [New International Version], pese a no ser una traducción dependible en muchas maneras, traduce correctamente la primera mitad del versículo así, “Muchos irán de acá para allá.” Y el Dr. W. A. Criswell dice que Daniel 12:4 nos dice que “Un tiempo de movilidad asombrante y un rápido aumento de ciencia se pronostica para los ultimos días” (traducción de The Criswell Study Bible, nota de Daniel 12:4).

El aumento de la ciencia humana hizo posible esta asombrante mobilidad. Antes de que los motores de vapor se inventaran, nadie podía viajar a más de 15 a 18 millas por hora. Los motores de vapor lo aumentaron a alrededor de 60 millas por hora, por tren. Uno de los primeros automoviles llevó las velocidades alrededor de 70 millas por hora. Los primeros aviones alrededor de 250 millas por hora. Los aeroplanos llegaron alrededor de 600 millas por hora.

A principios del siglo 19, Julio Verne escribió un libro llamado Alrededor del Mundo en Ochenta Días. Parecía increible, casi increible a los que vivían en ese entonces (hace como 125 años) que una persona pudiera viajar alrededor del mundo en un globo en ¡solamente ochenta días! Pero hoy puedes viajar alrededor del mundo en dos días por avión. Un hombre puede viajar en una nave espacial alrededor del mundo en ¡1½ hora!

“Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará” (Daniel 12:4).

Recuerda que fue exactamente esto lo que sucedió en los días antes del Diluvio, cuando Caín se hizo “errante y extranjero...en la tierra” (Génesis 4:12), y cuando él viajó al este del Edén a un lugar llamado Nod – que significa “vagar.” Jesús dijo,

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

La gente se mueve constantemene, está constantemente inquieta, cambiando continuamente el día de hoy. Antes del Modelo T Ford, la gente se mudaba quizá una vez, y se asentaban por el resto de sus vidas. Pero el Modelo T Ford hizo posible que se mudaran vez, tras vez, tras vez.

Yo creo que esta mobilidad está tras las cortinas de muchos de los problemas de nuestro día. Mudarse repetidamente arruina la vida de la persona. Asientate. Echa tus raíces. Di, “No volveré a mudarme,” y cumplelo. ¡Ven a casa a la iglesia, y quédate aquí! Cambiarte de iglesia a iglesia a menudo es resultado del espíritu inquieto del fin del tiempo.

“Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo” (Isaías 57:20).

Deja de ser arrojado en el mar del cambio y movimiento constante en nuestra era materialista. Echa tus raíces en una iglesia que predique el Evangelio y quedate allí, ¡no importa lo que pase!

Y entonces ven a Jesús. Arrojate sobre el Hijo de Dios y sé salvo por Él. Confía en Él y Su Sangre lavará tu pecado. Él murió en la Cruz para pagar la pena de tus pecados. Él resucitó de los muertos y ahora está sentado a la diestra de Dios, en el Cielo.

III. Tercero, era un tiempo cuando muchos cometían el pecado imperdonable.

Por favor voltea en tu Biblia a Génesis, capítulo seis, versículo tres.

“Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años” (Génesis 6:3).

Dios dijo que el hombre tendría solamente ciento viente años, que era el equivalente de diez u once en la vida de un ser humano hoy. Después de eso Dios se rendiría de ellos porque habían cometido el pecado imperdonable.

Las estadisticas nos dicen que noventa por ciento de todas las conversiones ocurren antes de los treinta años de edad, y ochenta por ciento ocurren antes de los veinte. Después de los veinte, el número de conversiones rebaja asombrantemente. La gran cantidad de gente que se pasan de los veinte nunca son convertidos. ¿Por qué? Yo creo que es porque Dios los abandona a ellos. Sus corazones se vuelven muy duros para ser salvos. Ya no sienten convicción de sus pecados. ¿Qué de ti? ¿Estás ya demasiado endurecido en el corazón para sentirte convicto de pecado? ¿Ya fuiste entregado por Dios?

Recuerda, muy poca gente (¡solamente ocho!) fueron salvos en el día de Noé. La Biblia dice,

“Pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas” (I Pedro 3:20).

Si eres salvo, serás uno de los muy pocos que son salvos en estos días malos.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

Dios te dice este día,

“No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre” (Génesis 6:3).

Enfoca tus pensamientos en tus pecados y en el juicio venidero. Entonces, y solamente entonces verás la necesidad de Jesucristo y la salvación por medio de Su Sangre.

Rechazando a Jesús una línea cruzáis,
El Espíritu Santo se va,
Y alocado al placer de este mundo corréis,
¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
¿Lo que cuesta sabéis, si tu alma perdéis?
¿Aunque el mundo entero ganéis?
Y podría ser que ya cruzaste el lumbral
¿Lo que cuesta, lo que cuesta sabéis?
   (traducción libre de “Have You Counted the Cost?”
      por A. J. Hodge, 1923).

¡Cuenta el costo! ¡Tu alma se perderá para siempre, en el Infierno! ¡Calcula el costo! El Espíritu Santo partirá de ti. Serás entregado – igual que la gente en el día de Noé. Estuvieron parados fuera del arca siete días después de que la puerta se cerró. ¡Siete días pasaron! ¡Pero era demasiado tarde! Ellos habían cometido el pecado imperdonable. ¡Dios ya se había rendido de ellos! Te advierto – ¡no cometas el pecado imperdonable! ¡Cede al Espíritu Santo! ¡Piensa en tus pecados! Ven a Jesús – para que no se diga: “¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín” (Judas 11).


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Noah Song: Génesis 6:1-7.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Have You Counted the Cost?” (por A. J. Hodge, 1923).


EL BOSQUEJO DE

LOS DÍAS DE NOÉ – PARTE I

(SERMÓN #12 DEL LIBRO DE GÉNESIS)

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37).

(Mateo 24:3; Juan 14:3; Mateo 24:30)

I.   Era un tiempo de apostasía, Génesis 4:3 (vea. Génesis 3:21);
Génesis 4:5, 4, 8, 23-24, 26; I Pedro 3:20; I Timoteo 2:5;
I Pedro 2:24; Juan 14:6; I Juan 3:11-13.

II.  Era un tiempo cuando se viajaba mucho, Génesis 4:16; Daniel 12:4;
Génesis 4:12; Isaías 57:20.

III. Era un tiempo cuando muchos cometían el pecado imperdonable,
Génesis 6:3; I Pedro 3:20; Judas 11.