Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL DOLOR DE GETSEMANĺ

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, 18 de Marzo del 2017

“En los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente” (Hebreos 5:7).


La noche antes de que Jesús muriera en la Cruz llevó a Sus Discípulos a la oscuridad del Huerto de Getsemaní. Era muy noche, a la medianoche. Jesús dejó a ocho de Sus Discípulos al borde del Huerto. Él tomó a Pedro, Jacobo y Juan más adentro de Getsemaní. Él “comenzó a entristecerse y a angustiarse” (Marcos 14:33). Él dijo a aquellos tres Discípulos: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte [a punto de morir]” (Marcos 14:34). Yéndose un poco adelante, se postró en tierra. Él oró en agonía que si fuese posible “aparta de mí esta copa” (Marcos 14:35). El tiempo entero de oración en el Huerto de Getsemaní fue como de una hora – ya que Jesús les dijo, al hallarlos durmiendo: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” (Mateo 26:40).

Algo horrible le sucedió a Jesús – a la medianoche en el Huerto de Getsemaní. Jesús dijo: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Mateo 26:38). La palabra Griega “perilupos” significa “rodeado de dolores”. Él podía decir junto con el Salmista: “Me encontraron las angustias del Seol” (Salmo 116:3). Las olas y mareas de dolor pasaron sobre Él. ¡Por encima de Él, debajo de Él, alrededor de Él, afuera de Él, y dentro de Él – todo era dolor – hasta la muerte – tal dolor que Él casi fue matado! ¡No había escape del dolor! ¡Ningún dolor podría haber sido peor que este! Él estaba tan apretado por el horror de ello que fue Su “sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44).

En los Olivos noche es,
   Los bellos astros menguan ya;
Es noche en el Huerto ya,
   Sufriendo ora el Salvador.

Es medianoche y solo allí,
   Lucha angustiado el Señor;
Ni el joven a quien Él amó
   Oyó su llanto y dolor.
(Traducción libre de “‘Tis Midnight; and on Olive’s Brow”
     por William B. Tappan, 1794-1849).

La Biblia nos dice que Jesús fue “varón de dolores, experimentado en quebranto” (Isaías 53:3). Pero no andaba todo el tiempo con una cara large, triste. Él conocía la tristeza. Él conocía el dolor. Pero la mayoría del tiempo Jesús era un hombre tranquilo, feliz. Él fue a tantas fiestas que los Fariseos se quejaban. Ellos decían: “come y bebe con los publicanos y…pecadores” (Mateo 11:19, etc., etc.). Esto demuestra que los Cristianos verdaderos deben ser gente feliz la mayor parte del tiempo. A veces pasamos por períodos de depresión. ¡Pero podemos sentir paz otra vez cuando recordamos que Jesús se levantó triunfante sobre la muerte!

Pero en el Huerto de Getsemaní todo cambió. Su paz se ha ido. Su gozo se ha vuelto una tristeza agitante. “Perilupos” – rodeado de dolor, ¡asfixiado por eso casi hasta la muerte! Esta es una ilustración de algo del dolor experimentado en la convicción del pecado.

Jesús casi no había dicho nada de su dolor o depresión en toda Su vida. Pero ahora, en el Huerto, todo cambia. Él clama a Dios: “si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39). Él nunca antes se había quejado. Pero ahora “oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44). ¿Por qué? ¿Por qué? Jesús, ¿qué causa tu sufrimiento?

El Dr. John Gill dijo que era porque Satanás vino al Huerto. En nuestro día Mel Gibson, en su película “La Pasión de Cristo” mostró a Satanás entrando al Getsemaní como una serpiente, para atormentar a Jesús en la oscuridad. Pero el Dr. Gill y Mel Gibson están equivocados en este punto. Satanás no estaba en el Huerto de Getsemaní. Nada de eso está en la Biblia. Algunos citan Lucas 22:53, cuando Jesús le dijo a los soldados que llegaron al Huerto a arrestarlo, “mas esta es vuestra hora, y la potestad de la tinieblas” (Lucas 22:53). Están correctos al decir que eso se refiere a Satanás. Pero fíjate que Jesús les dijo eso a los soldados que vinieron a arrestarlo después de Su oración y sudor sangriento en Getsemaní. Al final de Su agonía en el Huerto, Él dijo a los soldados: “esta es vuestra hora [no la hora en Getsemaní], y la potestad de la tinieblas”. Así que Satanás llegó después de la agonía de Jesús en el Huerto. Judas fue poseído de demonios (en realidad, Satanás lo poseyó) unos cuantos días antes. Se nos dice en Lucas 22:3: “entró Satanás en Judas”. Satanás vino al Huerto después de la horrible batalla, en posesión de Judas y llevando a los soldados a arrestar a Jesús y a tratarlo vergonzosamente.

Así, que todavía nos deja preguntándolos por qué Jesús estuvo tan atormentado hasta sudar un sudor sangriento al orar para ser librado. Estoy convencido de que la respuesta se da en nuestro texto. En el Huerto, Jesús oraba “diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa” (Mateo 26:39). ¿Qué era la “copa”? Si era su sufrimiento en la Cruz al día siguiente, Su oración no fue contestada. Si la “copa” era ser librado de Satanás aquella noche, Su oración no fue contestada, ya que hombres endemoniados lo arrastraron a ser crucificado. Nuestro texto en Hebreos 5:7 da la respuesta. Por favor de pie y léelo en voz alta:

“En los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente” (Hebreos 5:7).

Se pueden sentar. Ahora, el verso nos dice que Jesús oró esa oración “en los días de su carne” – o sea, mientras Él vivía en esta tierra. Él oraba “con gran clamor y lágrimas” para ser salvado de la muerte – así esta oración se oró antes de que Él fuera crucificado. El versículo también nos dice que Su oración fue oída, ¡y Dios lo salvó de la muerte en el Huerto de Getsemaní! El Dr. J. Oliver Buswell, un famoso teólogo dijo esto:

Sudor profuso extremo como Lucas describe [en el Huerto de Getsemaní] es característico de un estado de shock en el que la víctima está en peligro inminente de colapso e incluso la muerte ... Nuestro Señor Jesucristo, hallándose en este estado físico de extremo shock, oró por liberación de la muerte en el Huerto, para que Él pudiera cumplir su propósito en la cruz (traducción de J. Oliver Buswell, Ph.D., Systematic Theology of the Christian Religion, Teología Sistemática de la Religión Cristiana, Zondervan Publishing House, 1971, parte III, p . 62).

El Dr. John R. Rice dijo virtualmente lo mismo:

Jesús estuvo entristecido y angustiado y Su alma “angustiada hasta la muerte”, o sea, literalmente estaba muriendo de pesar…Jesús oró que la copa de la muerte pasara de Él aquella noche para poder vivir hasta [llegar] a morir a la cruz el día siguiente (traducción de John R. Rice, D.D., The Gospel According to Matthew, Sword of the Lord, 1980, p. 441).

El Dr. Buswell dijo:

Esta interpretación armonizaría con Hebreos 5:7, y me parece que es la única interpretación que armoniza así (ibid.).

El Dr. Rice dijo:

Esto queda claro en Hebreos 5:7, donde se nos dice que Jesús “ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente”. A punto de morir en el Huerto de Getsemaní, Jesús oró para que la copa de la muerte pasara de él aquella noche para que pudiera vivir para morir en la cruz el día siguiente. ¡La Escritura dice que “fue oído”! Dios respondió a su oración (ibíd.).

“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente” (Hebreos 5:7).

A Jesús, mirad, sufrir,
   ¡Sudando sangre en dolor!
¡Tan profundo ese amor!
   ¡Oh, qué amor el del Señor!
(Traducción libre de “Thine Unknown Sufferings”
     por Joseph Hart, 1712-1768).

Pero todavía tenemos que explicar por qué Jesús sufrió tanto esa noche. He aquí, lo que creo que le sucedió a Jesús en aquel Huerto. Yo creo que fue allí que

“Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores” (Isaías 53:4).

¿Pero cuando los cargó? Los cargó en Getsemaní, y los llevó a la Cruz la siguiente mañana.

“Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (I Pedro 2:24).

Pero nuestros pecados fueron puestos “en su cuerpo” la noche anterior, en el Huerto de Getsemaní. ¡Él llevó nuestros pecados desde Getsemaní a la Cruz! Él propició la ira de Dios. Lo absorbió.

El Salvador oró a solas en Getsemaní;
   La amarga copa Él bebió, sufrió allí por mí;
A solas Él, cargó solo todo;
   Él por los suyos se entregó;
Sufrió, sangró y murió, A solas Él.
    (Traducción libre de “Alone” por Ben H. Price, 1914).

El gran Dr. John Gill (1697-1771) correctamente dijo:

Ahora él es herido, y es puesto en aflicción por su padre: sus penas comienzan ahora, mas no terminan aquí, sino en la cruz, ... y a estar muy afligido, con el peso de los pecados de su pueblo, y el sentido de la ira divina, con la que él estaba tan presionado y agobiado, que sus espíritus estaban casi completamente desaparecidos, que estaba listo para desmayarse, hundirse y morir, su corazón le fallaba ... su alma estaba acosada por todas partes con los pecados de su pueblo, los cuales se apoderaban de él, y le abarcaban ... los dolores de la muerte y el infierno lo rodearon por todos lados, de tal manera que no tuvo ni el menor grado de consuelo... de manera que su alma estaba abrumada de tristeza, su gran corazón estaba listo para romperse; fue llevado incluso, por así decirlo, al polvo de la muerte, tampoco lo dejaron sus penas, hasta que su alma y su cuerpo se separaron el uno del otro (traducción de John Gill , DD, An Exposition of the New Testament, Una Exposición del Nuevo Testamento, el Bautista Portaestandarte, tomo I, p. 334).

Así aprendemos lo que Jesús hizo para salvarnos de la ira de Dios, del juicio por nuestros pecados, y del castigo eterno en el Infierno. Él sufrió en nuestro lugar, como nuestro sustituto. Su sufrimiento vicario, en tu lugar, comenzó en el Huerto de Getsemaní, donde recibió tus pecados y los llevó a la Cruz la mañana siguiente.

Mis amigos, se acerca el Domingo de Resurrección, el día en que Jesús resucitó de la tumba. Pero Su resurrección de entre los muertos no significará nada para ti a menos que te des cuenta de que Él sufrió terriblemente en Getsemaní y en la Cruz para salvarte a ti de ser castigado por tus pecados. ¿Qué debes hacer para que Jesús sea tu sustituto? ¡Debes caer a Sus pies y confiar en Él!

La cruz excelsa al contemplar
   Donde por mi Jesús murió,
De todo cuanto estimo aquí,
   Lo más precioso es Su amor.

Señor, no dejes que me jacte yo,
   Sino en la muerte de Jesús;
Las cosas que me encantan más,
   Las sacrifico por Su amor.

De Su cabeza, manos, pies,
   Preciosa Sangre corrió allí;
Corona de espinas fue la que
   Jesús llevó por mí.

El mundo entero no será,
   Dadiva digna de ofrecer;
Amor tan grande y sin igual,
   En cambio exige todo el ser.
(Traducción libre de “When I Survey the Wondrous Cross”
     por Isaac Watts, D.D., 1674-1748).

Confía en Jesús esta noche y tu pecado será pagado por Su sufrimiento y muerte en tu lugar – en la Cruz. ¡Su Sangre te limpiará del pecado en el momento en que confías en Él!


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída Antes del Sermón por el Sr. Noah Song: Marcos 14:32-38.
El Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
     “‘Tis Midnight, and on Olive’s Brow” (por William B. Tappan, 1794-1849).