Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡LA BATALLA POR EL CRISTIANISMO VIVO!

INTRODUCCIÓN DE DR. R. L. HYMERS, JR.

Por el Sr. John Samuel Cagan


En tiempos de crisis, la historia es hecha por aquellos que creen en algo más grande que ellos mismos. La historia no es hecha por el hombre promedio. Hay algunos que desearían la seguridad y la estabilidad de la mediocridad. Hay quienes temen tanto el fracaso que nunca lo intentarán. Hay aquellos que nunca lograrán nada grande porque no pagarán el precio de aguantar. Hay aquellos que no cambiarán nada, que no impactarán al mundo, y que morirán como si nunca hubieran vivido. En un tiempo lleno de hombres como esos, Dios ha levantado a Dr. Hymers.

La mayoría de los hombres que deciden ir al ministerio son apoyados en casi todos los sentidos. Sin embargo, Dr. Hymers, pagó su universidad trabajando durante el día y yendo a la escuela por la noche. A pesar de ser desalentado a menudo del ministerio por familia y amigos, fijó como su meta el sueño de ser ministro de Dios, y no se apartó de ello sin importar la grandeza de la dificultad. Resistió la lucha para convertirse en un predicador de Dios a pesar de los ataques demoníacos y el dolor emocional. Dr. Hymers soportó toda prueba y tribulación con el propósito de decir la verdad de Dios. Debido a que soportó los fuegos de la vida, Dr. Hymers fue pasado por el fuego por la verdad.

Dr. Hymers cree tan firmemente en la verdad de la Palabra de Dios que está dispuesto a luchar por ella. No es un hombre que se contenta con aceptar una mentira porque es cómodo. Este ha sido el caso a lo largo de su vida. No se sentó y no hizo nada mientras la Biblia fue calumniada en su seminario que rechazaba la Biblia. Arriesgando su enrolamiento y graduación, Dr. Hymers luchó contra los ataques liberales a la Biblia. Cerró las aulas, escribió artículos en el periódico de la escuela, tuvo reuniones de oración en su dormitorio; utilizó todos los recursos a su disposición para luchar contra las mentiras que asediarían la verdad de la Biblia. Cuando fue llamado a la oficina del presidente de su seminario para ser instruido para parar sus protestas en defensa de la Biblia, Dr. Hymers no cedió. En su lugar, escribió un libro contra el liberalismo en los seminarios. Se mantuvo alto y fuerte en la Batalla por la Biblia.

Algunos han criticado, otros se han quejado, y otros se han rendido, pero Dr. Hymers es un hombre de acción. Tan fuertes son sus convicciones a la verdad y a Dios que él sacaría su espada y atacaría las fuerzas del mal incluso si la muerte fuera cierta. Dr. Hymers no ama la vida tanto como para comprarla al precio de las cadenas. Es un hombre de guerra cuando otros comprarían la paz a costa de la esclavitud.

Cuando Hollywood escupió en la cara de Jesús, Dr. Hymers se movió para limpiar el rostro de su Salvador. Por eso, fue atacado. ¡Incluso cuando se escribían artículos contra él en los periódicos, él defendía a Jesús! Por eso perdió a sus amigos. Sin embargo, el deber de hacer lo correcto limitó a Dr. Hymers a la acción, a la protesta, a la lucha.

Cuando toda la sociedad parecía permitirle a una mujer el “derecho a un aborto”, Dr. Hymers se negó a dejar que un niño fuera asesinado sin una batalla. El hombre promedio empatizó y donó a una organización benéfica en el mejor de los casos, pero Dr. Hymers no es un hombre promedio. Él hundió las raíces de sus creencias en el suelo alrededor de la clínica del aborto. Cuando otros se fueron por las amenazas de los jinetes con palos e insignias, Dr. Hymers permaneció atado a sus creencias. No sería desarraigado de lo que él sabía que era la última línea entre la vida de un niño y el derecho de una mujer. Dirigió a su iglesia en un esfuerzo total para cerrar dos clínicas de aborto. Se mantuvo firme y fuerte en la batalla contra el aborto.

Y luego hubo la batalla por nuestra iglesia. Un “ex-líder” de nuestra iglesia se fue. A su paso, 400 miembros abandonaron nuestra iglesia. Nuestra iglesia casi perdió este edificio. La iglesia casi se declaró en quiebra. Un famoso predicador le ofreció a Dr. Hymers un escape, hacerse pastor de una gran iglesia en el suburbio. ¡Le ofreció a Dr. Hymers la oportunidad de saltar de lo que parecía ser un barco hundido! Él dijo: “Esta es tu última oportunidad de salir”. Muchos pastores se habrían ido. ¡Pero con los miembros que se iban y la iglesia en peligro financiero – Dr. Hymers se quedó! Dr. Hymers estaba dispuesto a luchar por esta iglesia local. Debido a su coraje espiritual y la gente fiel que dio su tiempo y dinero, ¡todavía tenemos una iglesia en el centro cívico de Los Ángeles! Se quedó y se enfrentó a la imposibilidad del desafío con la determinación y el coraje como Winston Churchill se enfrentó a Hitler en la guerra por la Civilización Occidental.

Dr. Hymers está convencido de la importancia de la iglesia local. Dr. Hymers ha dicho a menudo que el éxito de esta iglesia es toda su vida. Él tiene un profundo amor, no sólo por esta iglesia, sino por las iglesias de todo el mundo. El poder de la iglesia es su pasión. Su propia identidad está relacionada con la vida de la iglesia. Él tiene una sola mentalidad para la causa de Jesús y la iglesia que está entre la de los atletas superestrella, de los políticos poderosos, y de los conquistadores. Él sabe que la iglesia es la novia de Jesús, y por lo tanto ora, lucha y predica por el bien de la iglesia.

Aunque desaprobados y dudados por algunos, muchos líderes Protestantes que han permanecido fieles a Dios han admirado y apoyado a Dr. Hymers. Entre ellos está el evangelista de renombre nacional y editor de largo tiempo de “The Biblical Evangelist”, el Dr. Robert L. Sumner. Habiendo sido rodeado por las figuras Cristianas más importantes del siglo XX, el Dr. Sumner sabía algo sobre verdaderos hombres de Dios. El Dr. Sumner escribió sobre Dr. Hymers:

“Dr. Hymers deliberadamente, intencionalmente se propuso establecer una iglesia evangelista, que predica el evangelio, que enseña la Biblia en el corazón del malvado centro de Los Ángeles. Por eso, lo elogio y también por no unirse a otros ministerios evangélicos que huyeron a los suburbios... Aprecio y admiro a un hombre que está dispuesto a tomar posición en favor de la Verdad de acuerdo a sus convicciones y luego permanecer allí, incluso cuando todas las probabilidades están en su contra. ¡Robert Leslie Hymers es ese tipo de servidor Cristiano de Jesús! Además del ministerio local en el corazón de una de las ciudades más malvadas de Estados Unidos, también ha mantenido un ministerio internacional – incluso a nivel local, sus servicios se traducen “en vivo” tanto en Español como en Chino”.

¡Habiendo sido un evangelista durante muchas décadas, el Dr. Sumner reconoció los grandes atributos de fuerza que caracterizan la vida y el ministerio del Dr. Hymers!

El Dr. Hymers es un hombre de visión. Él cree que incluso en tiempos difíciles cuando toda esperanza falla, Dios puede lograr grandes cosas. Él imaginó un sitio de internet que proporcionara manuscritos de sermones y otro material de sermones a los pastores y a los misionarios alrededor del mundo. Este tipo de esfuerzo no había sido previamente intentado y era inaudito. Sin embargo, en un esfuerzo por hacer una diferencia en los países de todo el mundo, él cambió su estilo de preparación de sermones para facilitar esta gran tarea.

En la mayoría de su ministerio, Dr. Hymers había predicado de un bosquejo. Sin embargo, él quería que sus sermones estuvieran disponibles para los Cristianos en otros países que de otra manera no tendrían acceso a Biblias y otros materiales de sermones. Por lo tanto, decidió comenzar a escribir sus sermones palabra por palabra y predicar de un manuscrito. La mayoría de los predicadores no cambiarían su preparación después de haber estado en el ministerio durante tanto tiempo, pero Dr. Hymers es un hombre de visión. Años más tarde, los manuscritos de sermones del Dr. Hymers se leen en casi todos los países del mundo y su sitio de internet tuvo más de un millón y medio de personas que lo visitaron en el 2016.

Siempre siendo el tipo de pastor que se ocupaba de personas de todos los fondos étnicos, Dr. Hymers comenzó el trabajo específico de hacer traducir sus sermones a otros idiomas. Al principio, los manuscritos de los sermones se tradujeron en sólo unos pocos idiomas. Sin embargo, Dr. Hymers continuó con su visión para alcanzar el mundo entero sin importar la barrera del idioma.

¡Hoy, los manuscritos de los sermones de Dr. Hymers se traducen a 35 idiomas! Estos sermones son una bendición y una ayuda para misioneros y pastores en el tercer mundo. Se han utilizado como medios de gracia para despertar y convencer a las almas de su necesidad de Jesús, y algunos incluso han sido convertidos al leer los sermones. Tener los sermones traducidos a 35 idiomas tomó visión y dedicación, pero ha sido utilizado por Dios para hacer un impacto poderoso en el mundo Cristiano.

No importa la intensidad de la lucha, Dr. Hymers se ha esforzado para ser el hombre en la arena para Dios. Él ha predicado el Evangelio de Jesús incluso cuando tantos otros lo han olvidado. Ha predicado en el antiguo estilo de predicación apasionada y ardiente cuando todos los demás la han abandonado. Él cree en la verdadera conversión por la gracia y el poder de Dios a través de la fe en Jesucristo y no permitirá que nadie que escuche esté en peligro del Infierno por aceptar menos.

En un tiempo en que la oración es una mera formalidad, Dr. Hymers cree en el poder de Dios en la oración contestada. En un tiempo en que otros persiguen la esperanza de una ofrenda más grande robando miembros de otras iglesias, Dr. Hymers cree en la evangelización de jóvenes del mundo. Cuando otros están cerrando servicios tras servicios, Dr. Hymers cree en la importancia y vitalidad de la iglesia. Cuando tantos otros se contentan con alimentarse de la carcasa de un cuerpo que desde hace mucho tiempo ha perdido su vida y su poder, Dr. Hymers cree y lucha por el Cristianismo vivo.

En un momento Dr. Hymers vendrá a predicar. Pero primero el Sr. Griffith vendrá a cantar uno de los himnos favoritos de Dr. Hymers, “Soldados Cristianos”.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.