Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




ACCIÓN DE GRACIAS - 2016

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Noche del Día del Señor, Noviembre 20, 2016

“Lleguemos ante su presencia con [acción de gracias]” (Salmo 95:2).


El Presidente Reagan dijo una vez:

      El lema de nuestra nación – “En Dios confiamos” – no fue escogido a la ligera. Refleja un reconocimiento básico de que hay una autoridad divina en el universo a la que esta nación debe homenaje.
      A lo largo de nuestra historia, los Estadounidenses han puesto su fe en Dios, y nadie puede dudar de que hemos sido bendecidos por ello. Los primeros colonos de esta tierra vinieron en busca de libertad de religión. Llegando a una costa desolada, establecieron una fundación espiritual que nos ha servido desde entonces...
      Aunque nunca estaban dispuestos a inclinarse ante un tirano, nuestros antepasados siempre estaban dispuestos a ponerse de rodillas ante Dios. Cuando la catástrofe amenazó, se volvieron a Dios para liberación. Cuando la cosecha fue abundante, su primer pensamiento fue la acción de gracias a Dios (traducción de Ronald Reagan, Proclamation on National Day of Prayer, March 19, 1981).

El autor Stephen Sumrall nos cuenta sobre el primer Día de Acción de Gracias en América, allá por 1621:

      “Eran Alentadores muchos de los desarrollos entre los Peregrinos, pero aun así experimentaron mucha tristeza, y ellos sufrieron en el camino hasta el Día de Acción de Gracias. Llenos de gratitud como resultado de las cosechas abundantes en el verano de 1621 – los cultivos produjeron maíz más que suficiente para sobrevivir su segundo invierno [en América] – El Gobernador Bradford declaró un día público de acción de gracias, al que los indios fueron invitados...
      El jefe Massasoit fue un notable ejemplo del cuidado providencial de Dios para Sus peregrinos. El jefe y ochenta y nueve otros indios se unieron a los peregrinos para festejar con venado, pavo silvestre, vegetales de sus huertos y postres. Fue una feliz ocasión para todos, pues comieron y luego compitieron en juegos, y en oración. Aunque habían sufrido grandes dificultades, Dios había sido bueno y reconocieron esto” (traducción de Stephen Sumrall, Pulpit Helps, November 2002, p. 1).

La Enciclopedia de los Pueblos Americanos continúa la historia de Acción de Gracias:

      Otra fiesta de Acción de Gracias se celebró en 1623, y posteriormente se celebró a intervalos a lo largo de la historia colonial de Nueva Inglaterra...Durante la Revolución Americana, el Congreso nombró anualmente un día de acción de gracias nacional...En 1789 el Presidente [George] Washington emitió la primera proclamación presidencial para que Un Día de Acción de Gracias fuera observado el jueves 26 de Noviembre, pero no lo hizo de nuevo hasta 1795. En 1815, después de la Guerra de 1812, el presidente Madison nombró un día de fiesta en Noviembre. [Después de eso] durante casi [cincuenta años] la costumbre fue mantenida viva por las proclamaciones de los gobernadores de los diversos estados.
      El establecimiento del Día de Acción de Gracias como un festival nacional se produjo...a través de la campaña de toda la vida de [una viuda] Sra. Sarah J. Hale...En 1863, [instó al presidente Abraham Lincoln a hacer el Día de Acción de Gracias una fiesta nacional] y ganó su apoyo. El 3 de Octubre de 1863, [Lincoln] emitió una proclamación nacional de Acción de Gracias...(traducción de The American Peoples Encyclopedia, Chicago: The Spencer Press, 1954).

¡Y hemos estado celebrando el Día de Acción de Gracias desde entonces!

Acción de Gracias es una fiesta que no han podido arruinar. Han destruido la Navidad. El nacimiento de Jesús ha sido completamente olvidado en medio de las decoraciones, las luces y la locura de “los días de fiestas”. Nos molestaba que pongan unos artículos de Navidad en las tiendas un día o dos antes de Acción de Gracias. Pero me di cuenta este año que algunas tiendas ponen artículos de Navidad unos días después del Día del Trabajo – ¡en Septiembre! Sí, la codicia y el materialismo han destruido el verdadero significado de la Navidad. Es por eso que necesitas planear ahora mismo estar aquí con nosotros el Domingo de Navidad y la Nochebuena. Pon a Jesús de vuelta en la Navidad viniendo a la iglesia – la forma que solía ser – ¡y la forma en que se supone que es! ¡No dejes que los avaros seculares tomen el verdadero significado de Navidad de ti! Y una cosa más – no dejes que los que rechazan a Jesús te quiten la palabra “Navidad”. Ve a todas partes y di “Feliz Navidad” a todo el mundo – ¡con una sonrisa alegre! A todos los Musulmanes que encuentres, diles, “¡Feliz Navidad!” A cada político liberal que encuentres, dile, “¡Feliz Navidad!” ¡No dejes que nos quiten la palabra “Navidad”! ¡Y ven a la iglesia el Domingo de Navidad y la víspera de Navidad también!

Sí, han arruinado la Navidad. Han convertido el Día de los Muertos en una orgía nacional. La Semana Santa ha sido casi olvidada. ¡Pero no parecen poder estropear el Día de Acción de Gracias! La última vez que hablé con mi madre fue el Domingo de Acción de Gracias, justo antes de que entrara en coma y muriera. Mi madre dijo: “El Día de Acción de Gracias es mi fiesta favorita”. ¡Estoy de acuerdo con ella!

Nunca sabrás cuánto significa Acción de Gracias a menos que estés viajando en otro lugar del mundo en el último Jueves de Noviembre. Me di cuenta de eso en 1982. Mi esposa y yo habíamos estado viajando en Italia y llegamos a la ciudad de Roma el Día de Acción de Gracias. Fue una experiencia extrañamente triste para nosotros, como Estadounidenses. ¡No hubo Acción de Gracias en Roma! Era solo otro día frío de otoño. Y así es hoy en día en la mayor parte del mundo.

Oh, sé que Estados Unidos está lejos de ser perfecto. Sin embargo, con todos nuestros defectos y todos nuestros pecados nacionales, Estados Unidos sigue siendo el hogar de la libertad y la esperanza en el mundo.

Dos hombres hablaban con un refugiado Cubano, un empresario que había escapado de Castro. Y en medio de su historia, un hombre de negocios se volvió hacia el otro y dijo: “No sabemos lo afortunados que somos”. Y el Cubano los miró y dijo: “¡Afortunados ustedes! ¡Yo tuve un lugar a donde escapar!” En esa frase nos contó toda la historia. Si Estados Unidos cae alguna vez, no hay lugar a donde escapar. ¿Dónde prefieres estar hoy? ¿Turquía? ¿Iraq? ¿Arabia Saudita? ¡En comparación con ellos, nuestro viejo país suena muy bien! Es por eso que Abraham Lincoln llamó a Estados Unidos, “la última, la mejor esperanza del hombre en la tierra”. ¡Y todavía lo creo!

Pero Acción de Gracias significa más que patriotismo. ¡Significa que amamos a Dios y le servimos!

“Lleguemos ante su presencia con [acción de gracias]” (Salmo 95:2).

Por eso es importante estar en la iglesia cada vez que la puerta está abierta. Es un mundo frío y solitario. Los jóvenes especialmente sienten la frialdad y la soledad de la vida sin Dios y sin la iglesia local. Pero decimos, en el Día de Acción de Gracias y durante todo el año, “¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar – a la iglesia!” En el siglo II, Clemente de Alejandría dijo:

La madre atrae a los niños a sí misma; Y buscamos a nuestra madre, la iglesia.

El Día de Acción de Gracias es bueno regresar a casa a nuestra madre espiritual, la iglesia local. Es bueno regresar a casa a nuestra madre todos los Domingos. ¿Por qué estar solo? ¡Ven al hogar – a la iglesia! Y demos gracias por nuestra iglesia, por nuestros hermanos y hermanas en ella, por la salvación de Jesús proclamada a través de ella, por el amor de Dios, manifestado a través de ella.

“Lleguemos ante su presencia con [acción de gracias]” (Salmo 95:2).

Pero hay algo más que debemos agradecer a Dios este año. Esta es la primera vez en cuarenta y dos años que Dios ha respondido nuestra oración:

“¡Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia! Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti” (Isaías 64:1-3).

Sí, este año Dios bajó del Cielo y nos envió un “toque” de avivamiento. En unos días, veinte de nuestra gente esperamos fueron convertidos. Bautizamos a varios de ellos anoche. El poder de Dios fue tan fuerte que no sólo convirtió a veinte personas, sino que también limpió la iglesia de algunas personas que abandonaron la iglesia y huyeron de la presencia de Dios. Esto limpió la iglesia de algunos que no estaban serios acerca de buscar a Jesús.

Dije que Dios nos dio un “toque” de avivamiento por primera vez en cuarenta y dos años. No fue un avivamiento en toda la iglesia, pero Dios trajo a 20 posibles conversos. Personalmente creo que este “toque” de avivamiento nos mostró que podríamos tener un avivamiento aún mayor en el futuro – ¡tal vez el próximo año! Damos gracias a Dios por enviar Su Santo Espíritu – y ahora sabemos que Él puede hacer aún más – mucho más – en el futuro. Pongámonos pie y cantemos el tema del avivamiento de este año. Es la número 1 en tu cancionero.

Mi visión llena, oh, Salvador,
   Que solo vea a Jesús hoy;
Aunque el valle me guíes pasar,
   Tu gloria sin fin me rodeará.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, que nada vil
   Oscurezca la luz interior.
Que vea solo Tu bella faz,
   Susténtame con Tu gracia eternal.
Mi visión llena, bello Jesús,
   Haz que Tu gloria brille en mí ser.
Mi visión llena, que vean todos
   Tu imagen santa reflejada en mí.
(Traducción libre de “Fill All My Vision”
     por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Ahora canta el himno número 3 en tu cancionerio.

Cuando combatido por la adversidad,
   Creas ya perdida tu felicidad,
Bendiciones tuyas enuméralas,
   De lo que Dios hizo te sorprenderás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

¿Andas agobiado por un gran pesar?
   ¿Duro te parece lo que has de llevar?
Bendiciones tuyas enuméralas,
   Y al pasar los días siempre cantarás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.

En cualquier conflicto que tú tengas hoy,
   No te desanimes, Dios está en control;
Bendiciones tuyas enuméralas,
   Paz y gran consuelo pronto hallarás.
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Bendiciones, cuantas tú verás;
Bendiciones tuyas, cuéntalas,
   Lo que Dios ha hecho luego tú verás.
(Traducción libre de “Count Your Blessings”
     por Johnson Oatman, Jr., 1856-1926).

¡Amén y Amén! Y estamos orando para que algunos de ustedes que todavía no son convertidos sean atraídos a Jesús en los próximos meses. Gracias a Dios que envió a Su Hijo unigénito a morir en la Cruz para pagar el castigo completo por tus pecados – y que derramó Su preciosa Sangre en esa Cruz para limpiarte de todo pecado – ¡y que Jesús resucitó físicamente de la tumba para darte Vida eterna y alegría! ¡Dios los bendiga a todos! Amén.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

Solo Cantado Antes del Sermón por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith:
“Now Thank We All Our God” (por Martin Rinkart, 1586-1649).