Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




EL TEXTO DE LUTERO

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Noche, 29 de Octubre, 2016


Martín Lutero fue el hombre que rompió las cadenas de la salvación por obras – ¡y mostró a todo el mundo que la fe en Jesucristo solo podría salvarnos del pecado y del infierno! Aquí está el pasaje de las Escrituras que Dios usó para salvar a Martín Lutero. Estoy dando este pasaje con comentarios míos insertados aquí y allá.

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios [Dunamis theou estin. La palabra Griega dunamis significa “poder”. La palabra en Español “dinamita” viene de ella. Pablo había visto la dinamita de Dios trabajar, como nosotros la vimos en nuestra iglesia cuando 14 jóvenes fueron convertidos en pocos días en un avivamiento enviado por Dios este verano.] para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, [Desde su principio hasta su fin. Dios es “el autor y consumador de nuestra fe” (Hebreos 12:2) – desde la primera fe en la conversión a la fe más fuerte a medida que crecemos en Jesús] como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá [en contraste con la muerte espiritual. Pasamos de la muerte a la vida por la fe en Jesús]” (Romanos 1:16, 17).

El Apóstol Pablo hablaba aquí a los Cristianos en Roma. La ciudad de Roma era la capital del mundo en ese tiempo. En esa gran ciudad había templos de mármol y grandes estatuas de los dioses Romanos. No había edificios de iglesia. Los Cristianos allí en Roma eran una pequeña secta despreciada – no una religión reconocida para nada. Pero Pablo dijo muy audazmente, “Porque no me avergüenzo del evangelio”.

¿Cómo podía decir eso? ¿Cómo tuvo la confianza para decirlo? “Porque no me avergüenzo del evangelio”. El evangelio de Jesús habla de Su muerte en la cruz para pagar por nuestros pecados, y de Su resurrección de entre los muertos para darnos vida. Pablo dijo: “Porque no me avergüenzo de eso en lo absoluto”. ¿Por qué no? “Porque es poder de Dios para salvación”. La palabra Griega traducida “poder” es “dunamis”. Tenemos la palabra en Español “dinamita” de esa palabra Griega. ¡Hay poder en el Evangelio! El Dr. Marvin R. Vincent lo llamó “energía divina”. ¡El Evangelio de Jesús está lleno de poder! El Evangelio regenera las almas muertas. ¡Las almas muertas vienen a la vida mediante el Evangelio! ¡14 personas fueron salvas en nuestro reciente avivamiento!

Tú vienes aquí a la iglesia y las cosas que oyes acerca de Jesús no significan nada para ti. Pero yo te predico el Evangelio a ti. Tú dices: “¿Por qué siempre habla de eso? Él sigue y sigue hablando de Jesús en la Cruz y Jesús levantándose de entre los muertos. ¿Por qué no habla de otra cosa?” Bueno, mi amigo, ¡yo sé que nada más puede cambiarte de un pecador a un verdadero Cristiano! ¡No puedo enseñarte a ser Cristiano! Pero puedo predicarte el Evangelio. Si eres uno de los elegidos, Dios tomará el Evangelio de Jesús y lo usará como dinamita – para romper tus ideas falsas – para abrir tu corazón a Jesús – ¡para traer tu alma a la vida! Cuando el Evangelio te agarra, vienes a la vida en el Espíritu – ¡confías en Jesús y eres nacido de nuevo! ¡Nada más que el Evangelio de Jesús tiene el poder para hacer eso! Nadie lo dijo mejor que Charles Wesley:

Rompe cadenas del pecar,
   Al preso librará;
Su sangre limpia al ser más vil;
   ¡Gloria a Dios soy limpio ya!
      (Traducción libre de “O For a Thousand Tongues”
      por Charles Wesley, 1707-1788).

Entonces el Apóstol dijo, “es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”. El poder del Evangelio de Jesús trae vida y salvación a todo aquel que cree en Jesús. El Evangelio no salva a todos. Muchas personas se burlan de él. Muchas personas piensan que pueden ser salvas de alguna otra manera. Jesús sólo salva a aquellos que creen el Evangelio y confían en Jesucristo Mismo. Ellos son los únicos que experimentan “el poder de Dios para salvación”.

Entonces el Apóstol dijo: “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela”. En el Evangelio de Jesús la justicia de Dios se revela. Dios envió a Su Hijo, Jesucristo, para expiar nuestros pecados en la Cruz. Dios no sería justo si Él solo pasara por alto nuestro pecado. Él envió a Jesús a morir en la Cruz como nuestro sustituto, para pagar la pena por nuestro pecado. Cuando tú confías en Jesús, eres vestido en lo que Lutero llamó “justicia ajena”. No eres vestido en tu propia justicia, ganada por ser “bueno”. Cuando confías en Jesús, eres vestido en Su justicia. Se trata de una “justicia ajena” – ajena porque no es tuya – es la justicia de Jesús que te salva. El te viste con Su justicia.

Y entonces el Apóstol dijo: “Como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17). “Como está escrito”. Él está citando el libro de Habacuc del Antiguo Testamento. Allí el profeta Habacuc dijo: “El justo por su fe vivirá" (Habacuc 2: 4). Pablo citó este versículo de Habacuc tres veces en el Nuevo Testamento – Romanos 1:17, Gálatas 3:11, y Hebreos 10:38. En cada caso dice: “El justo por la fe vivirá”. Este es el texto que Dios usó para abrir los ojos de Martin Lutero. Este es el texto que cambió el mundo y trajo el gran avivamiento llamado la “Reformación”. He aquí lo que dijo el Dr. McGee sobre esas palabras, “El justo por la fe vivirá”

Justificación por la fe significa que un pecador que confía en Jesús no sólo es perdonado porque Jesús murió, pero también se presenta ante Dios completo en Jesús. Significa no sólo la sustracción del pecado, sino la adición de justicia. Jesús “fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” – para que nosotros podamos pararnos ante Dios completos en Jesús (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, volume IV, p. 651; nota sobre Romanos 1:17).

Tú puedes decir: “¡Eso es mucho para recordar!” Sí, pero todo eso fue hecho claro en la vida de Martin Lutero. Él vivió de 1483 hasta 1546. Lutero se encuentra en una categoría que muy pocos hombres ocupan. Él es como Pablo, Colón, Magallanes, Winston Churchill, Edison o Einstein – un hombre que cambió el mundo y el curso de la historia humana. Pero su necesidad para la salvación no era diferente de la tuya.

Los autores liberales modernos llaman a Lutero un hombre “medieval”. Son críticos de su creencia en los ángeles, demonios y Satanás. Ellos piensan que su idea de que la raza humana está enfrascada en una batalla entre Dios y el Diablo es exagerada. Sobre todo reaccionan contra su miedo a la ira de Dios y su profunda angustia por su pecado. Para mí, esto revela más sobre los mismos autores modernos que Lutero. ¡Muestra que estos autores “nuevo-evangélicos” no creen en los ángeles, los demonios y Satanás! ¡Muestra que no creen lo que la Biblia enseña sobre el conflicto entre el bien y el mal! ¡Y, sobre todo, muestra que estos “nuevo-evangélicos” no tienen temor de Dios ni convicción de pecado! ¡Lutero se ve como un Cristiano normal! Los nuevo-evangélicos modernos que lo critican se ven como personas secularizadas perdidas – ¡no Cristianos para nada! Ellos tienen “apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (II Timoteo 3:5).

Me parece que los comentarios de Lutero sobre el libro de Romanos son claros y correctos. Yo me sorprendí al darme cuenta que él estaba correcto sobre los Judíos. Él dijo: “los Judíos en el fin del mundo serán convertidos a la fe en Jesús...Los Judíos que ahora están caídos, serán convertidos y salvos, después que los paganos entren según la plenitud de los elegidos. No van a quedar fuera para siempre, pero en su tiempo serán convertidos” (Traducción Luther’s Commentary on Romans, Kregel Publications, 1976 edition, pp. 161, 162; nota sobre Romanos 11: 25-36).

Eso está muy cerca a lo que la Biblia enseña. Yo sé que después él dijo algunas cosas duras, cuando estaba viejo y enfermo, pero debemos perdonarlo. Sus puntos de vista salieron de la “teología de reemplazo” Católica, la creencia que la Iglesia sustituye a Israel – una doctrina falsa que hasta el día de hoy la tienen muchos Calvinistas y otros. ¡Que Dios tenga misericordia de nosotros! Dios todavía tiene un pacto terrenal con Israel y el pueblo Judío, como se indica claramente en Romanos 11: 25-27.

El padre de Lutero era un minero, que quería que él se convirtiera en un abogado. Empezó a estudiar para ese propósito. Pero un día estaba caminando durante una tormenta eléctrica. Un rayo cayó muy cerca de él. Él cayó al suelo y gritó: “Santa Ana ayúdeme. ¡Me voy a hacer monje!” Eso significaba que se uniría a un monasterio y sería aislado del mundo. Pero su profunda participación en la práctica religiosa no le ayudó a encontrar la paz con Dios. Los autores “nuevo-evangélicos” modernos tienden a decir que el temor de Dios de Lutero estaba equivocado y era “medieval”. ¡Qué falso! ¡Totalmente falso! El temor de Dios de Lutero era perfectamente correcto. La Biblia habla de los hombres inconversos cuando dice: “No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:18). Lutero dijo: “Por naturaleza somos injustos y sin temor de Dios. [Por lo tanto], debemos humillarnos profundamente y confesar nuestra depravación e ignorancia ante Dios” (Lutero, ibid., p. 74; nota sobre Romanos 3:18). Es la gracia de Dios que despierta a un pecador a su condición perdida. Como John Newton (1725-1807) dijo: “La gracia me enseñó a temer” (“Sublime Gracia”). La ausencia de miedo es una señal del ateísmo práctico. Significa que no crees en el temeroso Dios de la Biblia.

Lutero estaba muy consciente de su pecado. Él lo llamó la plaga de su corazón. Nada de lo que hizo podía aliviar su sentimiento de culpa. Mientras estudiaba la Biblia él pensó en las palabras de Johann Staupitz, su maestro. Staupitz le dijo: “Mira las heridas del dulce Salvador”. Allí en su estudio vio la Cruz de Jesús. Vio cómo se unieron la ira y el amor de Dios en Jesús en la Cruz. Lutero escribió a su madre:

Noche y día meditaba hasta que vi la conexión entre la justicia de Dios y la afirmación de que “el justo por la fe vivirá”. Entonces comprendí que la justicia de Dios es la justicia por la cual a través de la gracia y la pura misericordia de Dios nos justifica por medio de la fe [en Jesús]. Entonces me sentí renacer y entrar por las puertas abiertas al paraíso. Toda la Escritura tomó un nuevo significado (traducción de Roland H. Bainton, Here I Stand, Mentor Books, 1977, pág. 49).

Desde entonces la teología de Lutero ha sido llamada “teología de la cruz”. Él dijo, “La cruz sola es nuestra teología”. ¡Si vas a ser salvo de tu pecado, tiene que ser a través de la fe en el Jesús crucificado! ¡Jesús en la Cruz! No hay otra manera de venir ante un Dios santo. Como dijo el viejo himno: “¿Qué me puede dar perdón? Solo de Jesús la sangre” (“Solo de Jesús la Sangre” de Robert Lowry, 1826-1899).

Allí en su estudio Lutero vio esto. Vio que la justicia de Dios en nuestro texto no solo se refiere a un atributo de Dios – es una justicia que Dios nos da, y nos la da a nosotros a través de la fe en Jesús. “El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17). El Dr. Lloyd-Jones dijo: “Nuestra fe no nos justifica. Es la justicia de Jesucristo la que justifica – ¡y nada más!...Dios nos libre de convertir la fe en obras, y de tratar de justificarnos a nosotros mismos por nuestra fe. Es la justicia [de Jesús] que me pone bien, y viene a mí a través de la fe. La fe es el...canal, a través del cual esta justicia de Jesús es dada a mí...” (traducción de Martyn Lloyd-Jones, M.D., Romans – Exposition of Chapter 1, The Gospel of God, Banner of Truth, 1985 edition, p. 307).

Cuando Lutero leyó las palabras: “El justo por la fe vivirá”, dijo, “Esta expresión de Pablo se hizo para mí… una Puerta al Paraíso”. El Dr. Lloyd-Jones dijo: “¡Qué revelación! ¡Qué transformación! ¡De ser un miserable, vil, infeliz monje, rezando el rosario, ayunando, sudando y orando, y sin embargo cada vez más consciente del fracaso, a ser el heraldo de la Reformación! ¡A ser el glorioso predicador del evangelio, regocijándose en la ‘libertad gloriosa de los hijos de Dios’!” (Lloyd-Jones, ibid., p. 309). En las palabras que el Sr. Griffith cantó hace un momento, el santo Conde Zinzerdorf dijo esto:

Jesús, Tu sangre y justicia
   Mi belleza son, glorioso vestir;
Entre mundos en llamas, visto así,
   Con gozo mi cabeza alzo yo.
(Traducción libre de “Jesus, Thy Blood and Righteousness”
      por el Conde Nicolaus von Zinzendorf, 1700-1760).

O, como Edward Mote lo puso:

Mi esperanza siempre está,
   En Jesucristo y nada más…
Vestido en Su justicia ya,
   Sin falta en frente al trono estar.
Jesús, cuan fuerte roca es,
   Toda otra tierra se hundirá,
Toda otra tierra se hundirá.
   (Traducción libre de “The Solid Rock” por Edward Mote, 1797-1874).

Te pido esta noche que confíes en Jesús, “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). En el momento que confías en Jesús, eres salvo, justificado, y seguro por los siglos de los siglos. Espero que confíes en Jesús esta noche. Al igual que Lutero, serás “renacido e [irás] a través de las puertas abiertas al Paraíso”. Como Johann Staupitz dijo a Lutero, “Mira las heridas del dulce Salvador”.

“El justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17).

Terminaré con citas de Sheila Ngann y John Cagan. Sus conversiones fueron exactamente iguales a las de Lutero. Sheila dijo:

      Finalmente aquel Domingo me sentí enferma, no físicamente, pero harta de mis pecados. Me sentí avergonzada y culpable. Yo estaba llorando y no podía parar. Me sentía tan disgustada conmigo misma, con la vida que estaba viviendo.
      Entonces Dr. Hymers me mostró el bello rostro de Jesús, cubierto en Su Sangre. Pensar en ello todavía me hace romper en llanto. Nunca olvidaré esa cara, esa cara que con amor murió por mí. Yo quería poner fin a la agonía. Entonces el Dr. Cagan me preguntó: “¿Vendrás a Jesús?” Le contesté sin vacilar, “¡Sí, vendré a Él, vendré a Él!” Me tiré a Jesús ese día. Me entregué por completo a Él. Salí de esa habitación como una persona diferente. Sé que nunca había experimentado eso antes. Nunca, ni siquiera con la iglesia Católica. Ese día Jesús me salvó. Él me aceptó sin importar lo mucho que lo había rechazado en el pasado. Jesucristo me abrazó en su totalidad. Ese día Jesús lavó mis pecados.

Ahora escucha las palabras de John Cagan:

      Jesús fue crucificado por mí cuando yo era Su enemigo y no me rendía a Él. Este pensamiento me quebró; tuve que dejar ir todo. Simplemente no podía aferrarme a mí mismo por más tiempo, ¡tenía que tener a Jesús! En ese momento me entregué a Él y vine a Jesús por fe. En ese momento parecía como si tuviera que dejarme morir, ¡y entonces Jesús me dio vida! No hubo ninguna acción o voluntad de mi mente, sino con el corazón, simplemente reposé en Jesús, ¡Él me salvó! ¡Lavó mi pecado en Su Sangre! En ese instante, dejé de resistir a Jesús. Era muy claro que todo lo que tenía que hacer era confiar en Él; puedo reconocer el instante exacto en que dejé de ser yo y era solo Jesús. ¡Tuve que rendirme! En ese momento no hubo ninguna sensación física o una luz cegadora, no necesitaba un sentimiento, ¡tenía a Jesús! Sin embargo al confiar en Jesús sentí como si mi pecado fue levantado de mi alma. ¡Me volví de mi pecado, y miré solo a Jesús! Jesús me salvó.


CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Aaron Yancy Antes del Sermón: Romanos 1:15-17.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
      “Jesus, Thy Blood and Righteousness” (por Count Zinzendorf, 1700-1760;
traducida por John Wesley, 1703-1791).