Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




SAMUEL Y LOS HIJOS DE ELÍ –
UN SERMÓN DEL DÍA DE LA MADRE

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Angeles
La Noche del Día del Señor, 8 de Mayo, 2016


La historia de Ana y su hijo Samuel es maravillosa para mí. Me ha bendecido toda mi vida – y he predicado de él varias veces en el curso de mi ministerio. La historia es bastante simple – un hombre llamado Elcana tenía dos esposas. Eso no era lo que Dios quería, pero este era un tiempo muy malo en Israel. La primera esposa tenía hijos, pero Ana no tenía. La primera esposa provocó a Ana hasta que ella lloraba y no comía. Ella estaba en el tabernáculo de Jehová en Silo. Mi esposa y yo hemos estado allí. Nadie va allí. Nuestro guía no sabía muy bien dónde estaba. Pero cuando llegamos allí, mi esposa y yo fuimos electrificados por su belleza. Más que eso, sentimos literalmente la presencia de Dios flotando en el aire. El único otro lugar donde sentimos la presencia de Dios fue en el desierto, en las faldas del Monte Sinaí la noche antes de subir la montaña. El lugar donde se situó el tabernáculo es muy impresionante hasta el día de hoy. Ahora voltea a la I Samuel 1:10, 11. Está en la página 296 en la Biblia Anotada de Scofield. Ana estaba en el tabernáculo orando.

“Ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza” (I Samuel 1:10-11).

Nota el final del versículo 15. Ana dijo: “he derramado mi alma delante de Jehová” (I Samuel 1:15). Ella derramó su alma en oración por un hijo. Y Dios le contestó sus oraciones y le dio un hijo, y ella lo llamó Samuel, que significa: “lo pedí a Jehová”. Fue por eso que el Dr. y la Sra. Cagan llamaron a su primer hijo John Samuel, porque ellos oraron especificamente para que Dios se los enviara a ellos. Ana dijo en el versículo 27: “Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí” (I Samuel 1:27).

Soy tan bendecido al orar con algunos de nuestros jóvenes en mi casa. Vez tras vez han orado por nombre porque gente sea salva. Y el Señor les ha contestado vez tras vez, cuando las personas por las que han orado han sido salvas. Ana “derramó su alma delante de Jehová” – Él le dio lo que pidió – un hijito. Le pido a cada madre aquí que ore por la conversión de sus hijos. ¡Derrama tu alma en oración, como lo hizo Ana! Todos nosotros debemos derramar nuestra alma para la salvación de los jóvenes perdidos en nuestra iglesia. Por favor ora por ellos en tus oraciones en privado.

Ahora, cuando el niño Samuel tenía unos tres años ella lo llevó al tabernáculo de Dios en Silo. Ella lo dejó allí con el viejo sacerdote Elí, como lo había prometido a Dios hacer. Y el niño Samuel “ministraba en la presencia del Señor” – un niño con un efod de lino – una prenda usada por los sacerdotes. En días anteriores en nuestro país, cada madre Cristiana oraba, como Ana, para que su hijo fuera un predicador. ¡No es extraño que hubiera tantos predicadores en Estados Unidos en aquellos días! Toda madre debe orar constantemente para que sus hijos se vuelvan buenos Cristianos. Ahora mira el capítulo 3, versículo 1.

“El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí [el viejo sacerdote]; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia” (I Samuel 3:1).

La palabra del Señor era escasa en aquellos días, y había poca visión. Era un tiempo como el que vivimos actualmente. Era muy parecido a hoy – con las iglesias cerrando los Domingos por la noche, con reuniones de oración cancelados, con “niños de la iglesia” no convertidos, dejando la iglesia para vivir una vida de pecado.

“Niños de iglesia” no convertidos – ¿de verdad? ¡, de verdad! Ofni y Finees eran los dos hijos perdidos de Elí, el sacerdote. Mira el capitulo dos, versículo 12:

“Los hijos de Elí eran hombres impíos,
  y no tenían conocimiento de Jehová” (I Samuel 2:12).

El Dr. J. Vernon McGee dijo: “los hijos de Elí eran hijos de Belial”, que significa hijos del diablo. Ellos no eran salvos. ¡Allí estaban, hijos del sumo sacerdote, alrededor del tabernáculo y ministrando allí! Hay muchas gentes que envían un hijo a una escuela Cristiana y se sienten muy cómodos al respecto...Ese niño puede estar en el lugar más peligroso imaginable. Otros padres se sienten seguros en el hecho de que su hijo está en una iglesia buena. Mi amigo, allí va el diablo – a esos lugares maravillosos” (Thru the Bible a través de la Biblia, tomo II, la nota en I Samuel 2:12).

Sé por experiencia que muchos grupos de jóvenes en las iglesias están llenas de jóvenes que son tan malos como los hijos de Elí. En nuestra iglesia hago todo lo posible para tratar de que los jóvenes perdidos sean convertidos – pero hay algunos “niños de iglesia” que están amargados y enojados conmigo por ser estricto. ¡Tienen que arrepentirse y creer en el Evangelio! Pero los hijos rebeldes de Elí no se arrepentían ni buscaban al Señor. Ellos estaban robando las ofrendas y teniendo relaciones sexuales con las mujeres que iban al tabernáculo. El viejo sacerdote los reprendió, pero no se arrepintieron. “Pero ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová había resuelto [era la voluntad del Señor a] hacerlos morir” – lo que hizo pronto, y murieron y fueron al Infierno (I Samuel 2:25 RV, NVI). Oro para que los pocos “niños de iglesia” perdidos que tenemos se arrepientan antes de que sea demasiado tarde.

“Y el joven Samuel iba creciendo, y era acepto delante de Dios y delante de los hombres” (I Samuel 2:26).

A los hijos de Elí no les agradaba Samuel. Se han de haber burlado de él por ser un joven piadoso. Eso es lo que los “niños de iglesia” perdidos hacen aun hoy.

En la oscuridad de la noche Dios llamó a Samuel. La Biblia dice: “Y Samuel no había conocido aún a Jehová” (I Samuel 3:7). Pero Dios lo llamaba en la oscuridad en el Tabernáculo aquella noche. “Y Jehová volvió a aparecer en Silo; porque Jehová se manifestó a Samuel en Silo por la palabra de Jehová” (I Samuel 3:21).

Dios te llama esta noche, seas joven o viejo. Yo oro que oigas Su voz en tu corazón, y que te arrepientas de tu pecado y confíes en Jesús, el Hijo de Dios. Él murió en la Cruz para pagar la pena completa por tus pecados. Él derramó Su Sangre preciosa para lavar tu corazón de pecado. Él resucitó de los muertos para darte vida eterna. Oye la voz de Jesús llamándote en tu corazón. ¡Ven a Él y confía en Él, y vive por Él, y nunca te arrepentirás, mundo sin fin!

Jesús espera, Oh, ven a Él hoy –
   Espera hoy, espera hoy;
Con tus pecados ven; yace a Sus pies;
   Ven y no te tardes más.
Llamando hoy, llamado hoy,
   Jesús hoy llama, tiernamente hoy.
(Traducción libre de “Jesus is Calling” por Fanny J. Crosby, 1820-1915) .

Amen.


A Dr. Hymers le gustaría saber de ti si este sermón te bendijo. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: I Samuel 3:1-10.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Jesus is Calling” (por Fanny J. Crosby, 1820-1915).