Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¿CÓMO ESCAPARÉIS DE LA
CONDENACIÓN DEL INFIERNO?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 8 de Mayo, 2016

“¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).


No fui criado en un hogar Cristiano. Cuando era niño muchas veces fui a misa solo, a una iglesia Católica. Pero fui llevado por los vecinos a una iglesia Bautista cuando tenía trece años de edad. Eso fue hace mucho tiempo, en 1954. En aquel entonces era común escuchar a los predicadores, incluso predicadores famosos, hablar sobre el Infierno. Muchos grandes predicadores Sureños Bautistas como el Dr. W. A. Criswell, el Dr. R. G. Lee, y Billy Graham, en aquellos días de mi juventud, dieron sermones ardientes sobre la condenación eterna en el Infierno.

¡Pero eso fue hace más de sesenta años! Hoy en día no sé de ningún predicador que predique sermones fuertes, advirtiéndole a la gente acerca del Infierno. De hecho casi ninguno de ellos predican para nada. ¡Oh, lo llaman predicación! ¡Pero están equivocados! Todo lo que hacen ahora es dar pequeñas charlas que ellos llaman sermones “expositivos”. Son expositivos – pero no están predicando. No hay pathos o pasión en sus voces. Solo hablan y hablan, con una voz de conversación, explicando un versículo de la Escritura tras otro. ¡Yo tampoco escucho predicación fuerte sobre el Cielo! Y no escucho fuerte predicación sobre la expiación, la Cruz, la Sangre, u otra predicación doctrinal. Hay hambre de predicación hoy en día. Tu generación no ha escuchado predicación fuerte, apasionada por hombres que tienen verdadera preocupación por el destino eterno de su alma.

Robert Murray McCheyne sólo tenía veintinueve años cuando murió de fiebre tifoidea. ¡Pero qué predicador fue! Ellos todavía hablan de su predicación hoy en día, aunque murió en 1843. Empezó a predicar a los 23 años, y murió a los 29. ¿Por qué todavía lo recuerdan? Solo predicó durante seis años, pero muy pocos predicadores han hecho tal impacto en su generación como lo hizo Robert McCheyne. Cada predicador en el mundo de habla Inglesa sabe su nombre porque Dios envió poderosas olas de avivamiento verdadero a su iglesia. ¿Cuál fue su secreto? Este joven era un hombre de profunda oración, totalmente dependiente del Espíritu Santo. Él oraba: “Señor, hágame tan santo como un pecador salvo puede ser”. Un evangelista que lo oyó hablar, dijo, “Predicó con la eternidad estampada en su frente. Temblé, y nunca sentí a Dios tan cerca”.

Oh, ¡¡¡cómo oro para que Dios levante hombres jóvenes hoy en día a predicar “con la eternidad estampada en sus frentes” como Robert Murray McCheyne!!! Esta mañana les voy a dar extractos del gran sermón de McCheyne sobre el “castigo eterno”. ¡Que te mueva a confiar en Jesús y escapar de la ira venidera!

Estoy utilizando un texto diferente para este sermón del que utilizó McCheyne, pero contiene el mismo mensaje:

“¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

Este texto está tomado del gran sermón de Jesús contra de los Fariseos. Ellos eran los maestros de la Biblia en el tiempo de nuestro Señor. Él los llamó hipócritas (23:14). Los llamó “insensatos y ciegos" (23:17). Él dijo: “¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?”.

I. Primero, escucha a los hombres en la Biblia que hablaron sobre el
Infierno.

David era un hombre conforme al corazón de Dios. Estaba lleno de amor hacia los hombres y hacia Dios. Escucha lo que dijo sobre el Infierno a aquellos que se niegan a confiar en Jesús. David dijo:

“Los malos serán trasladados al Seol, Todas las gentes que se olvidan de Dios” (Salmo 9:17).

Y David dijo:

“Sobre los malos [Dios] hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador” (Salmo 11:6).

El Apóstol Pablo estaba lleno del amor de Jesús, y tenía un gran amor por los pecadores. Pablo nunca mencionó la palabra “Infierno”. Parece como si fuera una palabra demasiado horrible para él mencionarla. Sin embargo, escucha lo que dijo:

“Cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder” (II Tesalonicenses 1:7-9).

Juan, el Discípulo amado de Jesús era un hombre lleno de amor. Sin embargo, él habló sobre el Infierno. Siete veces llamó el Infierno “el pozo del abismo – el abismo donde los pecadores perdidos se hundirán por toda la eternidad. Juan llama el Infierno “el lago de fuego” (Apocalipsis 20:14). A menudo se ha llamado “Infierno” en la Biblia. Pero Juan lo llamó “el lago de fuego”.

El Mismo Señor Jesús. Él vino de Dios, y “Dios es amor”. Todo Su ministerio mostró Su amor por los pecadores – sin embargo, Él habló del Infierno. Escucha al Señor Jesucristo. Él dijo:

“¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

De nuevo, Jesús dijo:

“Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno” (Mateo 25:41).

De nuevo, Jesús dijo:

“Mas el que no creyere, será condenado” (Marcos 16:16).

¿Puede haber algo más claro que esas palabras de los labios de Jesús?

II. Segundo, por qué David, Pablo, Juan y Jesús hablaron tan claramente acerca del Infierno.

Porque es verdad. Jesús dijo: “Si así no fuera, yo os lo hubiera dicho”. Cuando Jesús vino a la tierra, Él vino con amor. Fue por amor que Jesús vino a advertirles a los pecadores perdidos sobre el Infierno. Fue por amor que Él dijo a los pecadores perdidos que Él vino a salvarlos de sus pecados para que pudieran escapar del fuego del Infierno. Y los predicadores deben hacer lo mismo que hizo Jesús. ¡Es verdad! ¡Es verdad! ¡Es verdad!

Alguien puede decir: “Yo no lo creo”. ¿Cómo cambia algo eso? Un anciano llamado Harry Truman no creía que la Montaña Santa Elena explotaría y se haría un volcán. Todo el mundo lo creyó y salió de esa zona. Pero Truman dijo: “Yo no lo creo”. Así que se quedó en su casa al lado de la gran montaña. ¿Su incredulidad lo salvó? ¡Oh no! Cuando el volcán hizo erupción él y toda su casa volaron hacia la eternidad. No pudieron encontrar rastro de él después. El dijo: “Yo no lo creo”. Pero su incredulidad no lo salvó – ¡ni tampoco tu incredulidad te salvará de las llamas del Infierno! ¡Es verdad! ¡Es verdad! ¡Es verdad!

Otra razón por la que David, Pablo, Juan, y Jesús hablaron del Infierno es porque tenían mucho amor por los pecadores perdidos. Nuestros mejores amigos, nuestros amigos más cercanos en la iglesia, siempre nos dirán la verdad. Jesús es el mejor amigo que puedas tener. Un viejo himno lo dice bien: “¡Qué amigo tenemos en Jesús, todos nuestros pecados y penas tomó!” Jesús es el mejor amigo que puedas tener. Y es tu mejor amigo, Jesús que dijo: “¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

Robert McCheyne dijo, “Cuando caminaba por los campos ayer, el pensamiento vino a mí con un poder abrumador, que a todo el que le predique pronto será enviado al Cielo o al Infierno. Por lo tanto, debo advertirte. Debo decirte acerca del Infierno”. Lo mismo que todo predicador verdadero y fiel. Un pastor que nunca habla sobre el Infierno no es un buen hombre. Nunca confíes en un pastor que no predica sobre el Infierno. ¡Si no lo hace, significa que él no se preocupa por tu alma! Jesús dijo claramente: “¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

III. Tercero, el Infierno de la Biblia es eterno.

Los Testigos de Jehová dicen que el infierno no es eterno. ¿Puedes creer en ellos? El cantante “Prince” murió hace unos días. Él era Testigo de Jehová. Cuando tuvo SIDA le dijeron que no debía tomar medicina. Así que él murió y se fue al Infierno porque creía las enseñanzas de ese culto maligno.

Rob Bell se graduó del Seminario Teológico Fuller, que es liberal y que rechaza la Biblia. Bell dijo que el Infierno no es eterno. ¿Puedes creerle? Dijo que hay errores en la Biblia. Un hombre que dice que Jesús estaba equivocado cuando habló sobre el Infierno eterno es un mentiroso o un falso maestro. Millones de personas toman consuelo de estos falsos maestros y líderes de sectas. Pero es consuelo falso. Jesús, el Hijo de Dios, dijo claramente: “El fuego nunca se apaga” (Marcos 9:44). ¡Jesucristo dijo eso tres veces en el noveno capítulo de Marcos! “El fuego nunca se apaga”. “El fuego nunca se apaga”. “El fuego nunca se apaga”. Eso es lo que Jesucristo dijo en Marcos, capítulo nueve. Y el Apóstol Juan dijo: “Y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 14:11). Jesús Mismo dijo: “E irán éstos al castigo eterno” (Mateo 25:46).

IV. Cuarto, ¿cómo puedes escapar del Infierno?

Jesús dijo, en nuestro texto, “¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

No puedes escapar de él negándote a volver aquí a la iglesia. Alguien puede decir, “¡Nunca voy a volver allí a escuchar a Dr. Hymers predicar! ¡El me asusto! Nunca voy a volver a la iglesia”. Yo sé que habrá alguna persona joven que diga eso. ¡Pero prefiero correr el riesgo de perderte que mentirte! Te he dado muchos pasajes de la Biblia sobre el Infierno. Te he dado los pensamientos de ese joven predicador, Robert McCheyne. Lo llamaban “El joven predicador”. A pesar de que sólo predicó como por siete años, cuando solo tenía veintitantos años, este joven es considerado uno de los más grandes predicadores Presbiterianos que hayan existido. “Predicó con la eternidad estampada en su [frente]”. Incluso si no te agrado, oro que creas lo que dijo ese joven predicador grandioso y piadoso.

Por otra parte, no puedes escapar del Infierno si te sientas aquí Domingo tras Domingo y te niegas a arrepentirte y a confíar en Jesús. ¿Crees que puedes ser salvo por estar aquí? ¿Crees que puedes ser salvo por dar dinero a la iglesia? ¿Crees que puedes ser salvo por hacer tareas, limpiar las mesas, o cuidar los carros, o hacer otro trabajo en la iglesia? ¡Si lo haces, has sido engañado por el mismo Diablo! ¡La Biblia claramente dice que has sido engañado! La Biblia dice: “Porque por gracia sois salvos…pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8, 9). La Biblia dice, “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho…[sino]por Jesucristo nuestro Salvador” (Tito 3:5, 6).

De nuevo, ¿crees que puedes ser salvo por venir repetidamente al cuarto de consejo sin ninguna convicción de pecado? Sé que muchos vendrán esta mañana porque tienen miedo del Infierno. Pero hemos encontrado que la gente nunca es salva porque tiene miedo del Infierno. ¡Al menos, nunca he visto una! Nunca, en 58 años de ministerio. ¡Ni uno! Puedes venir al cuarto de consejo porque tienes miedo del Infierno. ¡Pero no serás salvo!

Debes pensar en tu pecado. ¡No sólo los pecados que has cometido, sino también el pecado de tu corazón! Debes estar disgustado con tu corazón pecaminoso, de tus pensamientos rebeldes, malvados y tus pecados internos. Jesús no vino a salvar a los que tienen miedo del Infierno. ¡No! “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” – ¡y a nadie más! (I Timoteo 1:15).

¡Jesús murió en la Cruz para pagar por tus pecados! ¡Jesús derramó Su Sangre en la Cruz para limpiarte de pecado! ¡Jesús resucitó de entre los muertos y ascendió de nuevo al Cielo para darte poder sobre el pecado! ¡Arrepiéntete y confía en Jesús y Él te salvará de tu pecado! Por favor, pónganse de pie y canten el Salmo 139:23, 24. Es el número 7 en tu cancionero.

“Examíname, Oh Dios, y conoce mi corazón:
Pruébame, y conoce mis pensamientos:
Y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;
Y ve si hay en mi camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno”.

Amén. Si deseas hablar con nosotros acerca de tu pecado, y ser limpiado por la Sangre de Jesús, con los ojos cerrados, por favor, sigue al Dr. Cagan, John Cagan, y Noah Song a la parte de atrás del auditorio ahora. Te llevarán a otro lugar donde podamos orar y hablar contigo acerca de tu pecado, y la limpieza de tu pecado por la Sangre de Jesús. Amén.


A Dr. Hymers le gustaría saber de ti si este sermón te bendijo. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: Apocalipsis 14:9-11.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“Where Will You Spend Eternity?” (por Elisha A. Hoffman, 1839-1929)/
“Search Me, O God” (Salmo 139:23-24).


EL BOSQUEJO DE

¿CÓMO ESCAPARÉIS DE LA
CONDENACIÓN DEL INFIERNO?

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?” (Mateo 23:33).

(Mateo 23:14, 17)

I.   Primero, escucha a los hombres en la Biblia que hablaron sobre el
Infierno, Salmo 9:17; Salmo 11:6; II Tesalonicenses 1:7-9;
Apocalipsis 20:14; Mateo 23:33, 41; Marcos 16:16.

II.  Segundo, por qué David, Pablo, Juan y Jesús hablaron tan claramente
acerca del Infierno, Mateo 23:33.

III. Tercero, el Infierno de la Biblia es eterno, Marcos 9:44; Apocalipsis
14:11; Mateo 25:46.

IV. Cuarto, ¿cómo puedes escapar del Infierno? Efesios 2:8, 9; Tito 3:5, 6;
I Timoteo 1:15.