Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




¡DEMAS ME HA DESAMPARADO!

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 17 de Abril, 2016

“Demas me ha desamparado, amando este mundo”
(II Timoteo 4:10).


Pablo habla tres veces de este hombre Demas en el Nuevo Testamento. Se le llama un colaborador de Pablo en Filemón 24. Pero en Colosenses 4:14 sólo es mencionado. El Dr. McGee dijo:

Cuando Pablo menciona por primera vez a Demas, le llamó un compañero de trabajo. Aquí [en Colosenses 4:14] él simplemente dice, “y Demas”; creo que esto puede indicar que Pablo [no estaba] muy seguro acerca de él en este momento. Más tarde Demas abandonaría a Pablo. Qué trágico es esto (traducción de J. Vernon McGee, Th.D., Thru the Bible, volume V, p. 365; nota sobre Colosenses 4:14).

Así que, cuando llegamos a nuestro texto, el Apóstol dijo:

“Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

La palabra Griega traducida como “desamparado” significa “abandonar completamente, con la idea de dejar a alguien en una situación extrema” (traducción de MacArthur Study Bible).

Vas a ver gente que hace esto muchas veces si continuas como un verdadero Cristiano. Yo estaba viendo unas viejas fotos de mi esposa en su cumpleaños hace años. De hecho las fotos fueron tomadas hace aproximadamente veinticinco años. Mi esposa se ve casi igual hoy. Pero yo me miro mucho mayor porque he ganado mucho peso por los tratamientos del cáncer. En una foto mi esposa está sentada con un grupo de doce personas. De esas doce personas, sólo tres de ellos están todavía en nuestra iglesia – Ileana, Leslie y el Sr. Prudhomme. Las otras nueve personas nos abandonaron. Conociendo cada persona sólo puedo decir lo que dijo Pablo:

“[Ellos] me han desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

Eso fue verdad de cada uno de los nueve miembros de la iglesia en esa foto. Nos dejaron y se fueron de vuelta al mundo. ¿Pasará eso de nuevo? Sí, por supuesto que sí. Prácticamente todas las personas que aman este mundo actual dejará nuestra iglesia, tarde o temprano. Los que se quedan sin duda verán una fotografía tomada ahora – y en ella verás gente y sabrás que ellos también nos dejaron “amando este mundo”. Incluso si Dios nos envía un tremendo avivamiento, y muchos vienen, seguirá siendo cierto que otros nos abandonarán, “amando este mundo”.

No digo esto para hacerte sentir mal. Sólo lo digo para que no te sorprendas cuando sucede. Estas palabras se dan en la Biblia para nosotros. No solo le sucederá al Apóstol Pablo. Te va a pasar a ti y a mí también.

“Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

¿Qué pasó con Demas? El comentario de Matthew Henry dice Demas fue “sacado de su ministerio por asuntos seculares, en los cuales se enredó...Jesús y su Evangelio fueron abandonados y olvidados, y él se enamoró del mundo. Nota: el amor a este mundo actual es a menudo la causa de la apostasía de las verdades y los caminos de Jesucristo” (nota sobre II Timoteo 4:10). Dr. MacArthur está equivocado sobre la Sangre de Jesús. Pero dice otras cosas que son verdad. Dr. MacArthur dijo: “Demas fue discípulo durante el buen tiempo que nunca contó el costo de un auténtico compromiso con Jesús” (MacArthur Study Bible, ibid.). Este tipo de persona es descrita en la Parábola del Sembrador:

“Son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan” (Lucas 8:13).

Ellos nunca tuvieron una conversión real. No estaban arraigados en Jesús. Así, cuando llega la tentación, se van de su iglesia, y vuelven a los caminos del mundo. Esto sucede a menudo en un tiempo de cambio. Un tiempo de cambio llegó a Demas cuando Pablo fue puesto en prisión. Todo cambió para él. Y en ese tiempo de cambio, se reveló que no tenía ninguna raíz real en Jesús – y regresó al mundo y abandonó a Pablo.

Hemos visto que esto sucede cuando se gradúan de la universidad. Es un tiempo de cambio. ¡Ellos piensan que nadie pasó por esto antes! “¡Ay, ay! ¡Tengo una carrera delante de mí! ¡No puedes esperar que yo sufra por Jesús y sea fiel! ¡Eso fue sólo cuando era un niño! Ahora que soy adulto tengo que dar mi fuerza a mi carrera. ¿No entiendes? ¡Es mi carrera!” ¡Oh, sí, entiendo perfectamente! Ves, yo pasé por lo mismo. La diferencia entre nosotros es que yo seguí el ejemplo de Pablo, y tú te enredaste con el mundo presente. La diferencia es que yo fui convertido – y tú solo hiciste una falsa y superficial “decisión”. ¡Cuando fuiste probado, no tenías raíz! ¡Yo tenía raíz en Jesús, y tú nunca has tenido una! ¡Es tan simple como eso!

O la tentación viene a menudo en otro tiempo de cambio. Los jóvenes se enamoran, están saliendo, y en ese tiempo hacen a un lado la iglesia y se sumergen en el mundo.

O puede venir cuando tienes hijos. Piensas, “¡Después de todo, tengo un hijo ahora! ¡No puedes esperar que yo sea fiel al Señor ahora!” No importa que el resto de nosotros fuimos fieles trayendo nuestros hijos a todos los servicios. ¡Piensas que nadie pasó por esto antes! Pero la verdadera razón es que tú no tienes ninguna raíz en Jesús – ¡sólo tuviste una conversión falsa, no una de verdad! Si tomas el camino equivocado cuando te gradúas de la universidad, nunca volverás al camino correcto. ¡Tú puedes hacer algunas cosas en la iglesia, pero nunca serás el poderoso soldado de Jesús que podrías haber sido! ¡Qué deberías haber sido! El poeta Robert Frost famosamente dijo:

Estaré diciendo esto con un suspiro
En algún lugar de aquí a la eternidad:
Dos caminos se abrían en un bosque, y yo –
Yo tomé el menos transitado
Y eso hizo toda la diferencia.
   (“El Camino Menos Transitado” por Robert Frost, 1874-1963).

Una vez que tomas el camino equivocado, no hay vuelta atrás. ¡En cincuenta y ocho años de ministerio nunca he visto a una persona hacerlo! ¡Ni uno! Recuerda, Demas nunca regresó a Pablo – ¡y tú tampoco lo harás! Lo que significa, ten mucho cuidado qué camino tomas en los cambios de la vida. El mundo te dirá que puedes reinventar tu vida una docena de veces. Pero el mundo miente cuando dice eso. Nunca he visto una vida que fue totalmente reinventada. Recuerdo a una mujer que intentó desesperadamente de reinventar su vida. Ella hablaba de ello todo el tiempo cuando yo vivía en una habitación alquilada en su casa. Después de años de tratar de reinventar su vida, finalmente enloqueció. ¡Historia verdadera! ¡Ten mucho cuidado qué camino tomas, mi amigo! “¡Si sigo el camino de Jesús, voy a perder algo! Voy a perder algo muy valioso”, ella dijo. Y así enloqueció – ¡al igual que Demas perdió su alma!

“Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

He vivido tres cuartos de siglo. Cuando has vivido tanto tiempo puedes ver columnas de caras que pasan en tu vida. ¡Columna tras columna de caras! ¡Cantidades, cientos, miles! Columna tras columna, tras columna de caras. ¿Y qué dicen esas caras? A medida que pasan delante de mí en la oscuridad, suelen decir: “¡No hay nada en este mundo por lo que valga la pena perder tu alma! ¡Perder tu alma por eso! ¿Estás loco?” Eso es lo que esas almas me susurran a medida que avanzan hacia la oscuridad.

“Tengo toda mi vida delante de mí”, dices. No escuchas cuando te digo que es sólo unos pocos meses. Pasan tan rápido que no sabrás a dónde se fueron, cuando estás de pie al borde de la noche eterna, ¡y es demasiado tarde para siempre reinventar tu vida!

La cual nadie hace, después de haber rechazado el camino no tomado. ¡Recuerda, Demas nunca regresó! Te voy a contar un par de historias acerca de personas así.

Su padre fue un herrero y un predicador. Ella tocaba el piano en su iglesia. Ella era una chica simple, nada especial que ver. Así que cuando un niño malo la miró ella se fue con él, se olvidó de la fe que ella nunca había conocido realmente, y se fue con él, hasta que le rompió el corazón, y ella se esforzó por hacer una vida para los dos. Yo no podía ayudarla ahora. Ella era demasiado vieja y triste para oír las palabras. La cargué bajo la lluvia hacia el hospital donde murió. Su corazón había muerto muchos años antes. Guardé su piano en la sala de mi casa para recordarme el camino que ella no tomó.

Él dejó la granja primero, porque él era el hijo mayor. Él sabía lo que quería, y lo consiguió, se casó con una chica rica e hizo mucho dinero. Su esposa estéril quería una niña tanto que él le compró una a ella. Él tenía mucho dinero ahora. ¡Él pensó que podía comprar todo! Entonces la esposa murió. Después la chica se hizo mala, entonces él se quedó solo en su gran casa. Lo encontraron allí, encerrado en su habitación con una pistola en la mano, paralizado por un derrame cerebral. Fui a verlo en el hospital. No podía hablar. Tomé su mano y oré por él. Gritó como un animal salvaje, tan alto que yo no podía pensar. La próxima vez que lo vi estaba acostado en un ataúd caro. Una mosca se posó en su rostro. Él era muy rico, pero no tenía vida para espantar la mosca. Guardo su pintura en la sala de mi casa para recordarme del camino que no tomó.

“Tengo toda mi vida delante de mí”, dices. No escuchas cuando te digo que es sólo unos pocos meses. Pasan tan rápido que no sabrás a dónde se fueron, cuando estás de pie al borde de la noche eterna, ¡y es demasiado tarde para siempre reinventar tu vida!

Lo cual nadie hace después de haber rechazado el camino no tomado. Demas nunca regresó a Pablo.

El Domingo pasado por la noche Dr. Cagan te habló sobre mi vida. Dijo que fueron “años de batallas, traiciones y retrocesos”. Para ti, tal vez, parecía que la vida de un pastor era demasiado dura, demasiado larga, demasiado llena de adversidad. Pensaste que tal vez fui yo quien tomó el lado equivocado en el camino de la vida. Tal vez eso es lo que Demas pensó cuando vio a Pablo en cadenas, sufriendo en la cárcel. Mi esposa y yo hemos estado en esa prisión en Roma. Nosotros fuimos adentro de esa prisión donde Pablo escribió II Timoteo. Y Demas tenía miedo de ir allí también. Así que abandonó al Apóstol. Y Pablo escribió esas palabras terribles:

“Demas me ha desamparado, amando este mundo” (II Timoteo 4:10).

Pero Demas estaba equivocado. Y tú estás equivocado. Este camino, aunque difícil, me ha traído alegría, me ha dado una esposa demasiado maravillosa para describirla con palabras, y amistades que nunca habría conocido si hubiera tomado el lado equivocado en el camino de la vida – cuando todavía era un adolescente.

Eric Booth-Clibborn era el nieto de William Booth, fundador del antiguo Ejército de Salvación, y el hijo de un predicador. Eric fue a África como misionero de Asambleas de Dios. Él murió sólo dos semanas después de que él, su esposa embarazada Lucile, y su pequeña hija llegaron al campo misionero. Más tarde su esposa escribió de su trágica muerte en un libro titulado “Obediente Hasta La Muerte”. Ella habló de un servicio al que ella y Eric asistieron antes de salir para África. Ellos oraron y cantaron una canción escrita por la madre de Eric,

A Tus pies me postro
Rindo todo a Ti
Sufrir, vivir o morir
Por mi Señor crucificado.

En su libro la esposa de Eric habló de su funeral. Nativos Africanos que nunca habían escuchado el Evangelio llegaron por centenares para ver un entierro Cristiano. Ella escribió: “Entonces, después de una palabra de oración, la parte superior se puso en el ataúd y fue clavada. “Pueden imaginar el dolor que punzó mi corazón con cada martillazo”. Entonces dijo: “Yo me doy cuenta que el presente éxito misionero es en gran medida debido al ejército de mártires que han dado su vida en el campo de [misión] por las almas que perecen que amaban tanto. Se ha dicho que una tumba solitaria en tierras lejanas a veces ha hecho una impresión más duradera en las vidas y los corazones de los nativos que toda una vida de esfuerzo; que una simple cruz de madera sobre un montón de tierra ha hablado más elocuentemente que una multitud de palabras”.

Eric Booth-Clibborn solo tenía 29 años cuando llegó al campo misionero, a un lugar donde no se conocía el Cristianismo. Él sólo vivió dos semanas después de haber llegado allí. El único sermón que dio fue su vida, contada por otro en su sermón del funeral, mientras cientos de nativos no salvos escuchaban.

Pero ese pequeño funeral fue el comienzo del Cristianismo en Burkina Faso. Hoy en día las Asambleas de Dios en esa parte de África recuerdan a Eric Booth-Clibborn como un héroe de la fe, que dio su vida para seguir la llamada de Dios. Hoy en día las Asambleas de Dios son la denominación protestante más grande allí. Más de 4.500 de sus iglesias y puntos de predicación sirven a más de 1.2 millones de Cristianos Africanos. La corta vida de Eric dio a conocer a Jesús a miles y miles en una parte de África, donde ningún hombre blanco había ido antes.

Cuando leí esa historia hace unos días pensé que tenía que decírsela a ustedes. Sea cual sea la dificultad que pases Jesús te va a recompensar algún día. Que te voltees del camino fácil que Demas tomó cuando abandonó al Apóstol y lo dejó en esa prisión. Que te voltees del camino fácil, y tomes el camino menos transitado. Mira a II Timoteo 4:17. Escucha al Apóstol Pablo después de que Demas le abandonó estando en cadenas:

“Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen…” (II Timoteo 4:17).

¡Mujer joven, hombre joven, que sigas el ejemplo de Pablo! ¡Que tomes la visión de Pablo como tuya! Que nos ayudes a hacer una gran iglesia aquí que va a ser una ciudad brillante en una colina para todo el mundo, ¡“que todos los gentiles oyesen” el Evangelio! ¡Hombre joven piensa lo que nuestra iglesia podría ser, lo que puede ser y, por la gracia de Dios, lo que va a ser! ¡Mujer joven, da lo mejor de ti a Jesús!

¡Da a Jesús tu juventud y tu fuerza! ¡Sé como Eric Booth-Clibborn! Da tu vida por el Salvador. ¡Que nada te detenga! ¡Da a Jesús todo lo que tengas! ¡Entra al ministerio! ¡Ve al campo misionero! ¡Deja que el mundo te llame tonto! ¡Ve y trae a los jóvenes a escuchar el Evangelio! ¡Da a Jesús lo mejor que tienes! Por favor, pónganse de pie y canten el himno número 7 en el cancionero.

Mi visión llena, oh, Salvador, Que solo vea a Jesús hoy;
   Aunque el valle me guíes pasar, Tu Gloria sin fin me rodeará.
Mi visión llena, bello Jesús, Haz que Tu gloria brille en mí ser.
   Mi visión llena, que vean todos Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, todo desear Sea por Tu gloria; inspírame
   Con Tu perfección, Tu santo amor, Mi senda inunda con celestial luz.
Mi visión llena, bello Jesús, Haz que Tu gloria brille en mí ser.
   Mi visión llena, que vean todos Tu imagen santa reflejada en mí.

Mi visión llena, que nada vil Oscurezca la luz interior.
   Que vea solo Tu bella faz, Susténtame con Tu gracia eternal.
Mi visión llena, bello Jesús, Haz que Tu gloria brille en mí ser.
   Mi visión llena, que vean todos Tu imagen santa reflejada en mí.
       (Traducción libre de “Fill All My Vision”
         por Avis Burgeson Christiansen, 1895-1985).

Por favor, permanezcan de pie.

Las historias que dije esta mañana son ciertas. La mujer que huyó de la iglesia de su padre y se casó con un chico malo que arruinó su vida era la madre de mi padrastro. El hombre rico que se encerró en su habitación con una pistola en su mano era mi tío, el hermano mayor de padre. La mujer que perdió su mente no la identificaré porque ella todavía está viva.

Una vez todos ellos eran jóvenes, al igual que tú. Pero dejaron que sus vidas pasaran sin ser salvos por Jesús. Ellos dijeron “no” a Jesús tantas veces que se convirtió en un hábito, un hábito tan fuerte que Dios Mismo les dejó a su destino.

¡Mujer joven, hombre joven, arrepiéntete! Voltéate de tu vida sin Dios – y ven a Jesucristo, el Hijo de Dios. Confía en Él. Se te lavará con Su Sangre. Él está esperando a la diestra de Dios en el Cielo. ¡Confía en Jesús y se salvo de una vida desperdiciada y una eternidad sin esperanza!

Por favor todos cierren los ojos. Si deseas hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, quiero que sigas a Dr. Cagan y John Cagan a la parte de atrás de este auditorio ahorita. Te llevarán a un lugar tranquilo donde podamos hablar y orar. Amén.


A Dr. Hymers le gustaría saber de ti si este sermón te bendijo. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

La Escritura Leída por el Sr. Abel Prudhomme Antes del Sermón: II Timoteo 4:10-17.
El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith, Antes del Sermón:
“I’d Rather Have Jesus” (palabras de Rhea F. Miller, 1922;
música compuesta por George Beverly Shea, 1909-2013).