Print Sermon

Estos manuscritos de sermones y videos ahora van a casi 1,500,000 computadoras en más de 215 países todos los meses en www.sermonsfortheworld.com. Otros cientos miran los videos en YouTube, pero rápidamente dejan YouTube y vienen a nuestro sitio de Internet. Los manuscritos de sermones se dan en 36 idiomas a casi 120,000 computadoras cada mes. Los manuscritos de sermones no tienen derecho de autor, así que los predicadores pueden usarlos sin nuestro permiso. Por favor, oprime aquí para aprender cómo puedes hacer una donación mensual para ayudarnos en esta gran obra de predicar el Evangelio a todo el mundo, incluyendo las naciones Musulmanas e Hindúes.

Cuando le escribas a Dr. Hymers, siempre dile en qué país vives o él no te podrá contestar. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net.




UN SERMÓN DADO EN EL FUNERAL
DE ROSE CHENAULT-QUINN

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
Sábado por la Tarde, 27 de Febrero, 2016


Nuestra hermana Rose Chenault-Quinn (5 de Octubre de 1918 – 13 de Febrero del 2016) se fue para estar con Jesús hace varios días. Ella fue miembro de nuestra iglesia durante más de veinte años. Ella estuvo con nosotros todos los Domingos hasta hace unas semanas. Estamos aquí esta tarde para recordarla. Por lo tanto es apropiado que yo hable sobre uno de sus versos favoritos, que es Juan 3:16. Está en la página 1074 en la Biblia anotada de Scofield. Por favor, pónganse de pie mientras leo este texto de la Escritura.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Se pueden sentar. Juan 3:16 sin duda es el versículo mejor conocido en el Nuevo Testamento. Al envejecer me convenzo más de que el mensaje de este verso es el tópico más importante en la Biblia. Leí sobre un antiguo predicador de quien se dijo: “cualquiera que fuera su texto, él jamás falló en declarar a Dios como amor, y a Jesús como la expiación del pecado”. Espero que eso también se pueda decir de mí. Mi deseo es predicar las buenas nuevas, “Amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Hay muchas maneras de mirar este texto esta tarde – pero creo que sería de ayuda dejar a Juan 3:16 responder tres preguntas: (1) ¿Quién es Jesús? (2) ¿Por qué murió Jesús? (3) ¿Cómo podemos ser salvos por Jesús?

I. Primero, ¿Quién es Jesús?

Hay muchas ideas acerca de Jesús. Algunos dicen que Él era un mártir. Otros dicen que Él era un gran profeta. Otros dicen que Él era un fanático desviado. ¿Pero qué dice la Biblia misma de Jesús? Juan 3:16 lo llama a Él el “Hijo unigénito” de Dios (Juan 3:16a). ¿Qué significa eso? Significa que Jesús es la Segunda Persona de la Trinidad. Él es Dios Hijo. Él es de la misma esencia que Dios el Padre. Él es unigénito, pero no creado. El Dr. Buswell dice: “monogenes” (unigénito) significa “el único de esta clase” (traducción de J. Oliver Buswell, Ph.D., A Systematic Theology of the Christian Religion, Zondervan, 1971, página 111).

“En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él” (I Juan 4:9).

George W. Zeller dijo:

Podemos concluir que la expresión de el Hijo de Dios indica deidad absoluta para Jesucristo. Como el Hijo Él tiene la misma naturaleza que el Padre y es una persona aparte del Padre...Jesús siempre ha sido el Hijo de Dios (traducción de George W. Zeller and Renald E. Showers, The Eternal Sonship of Christ, Loizeaux Brothers, 1993, p. 55).

El Credo Niceno [Constantinopolitano] (325 dC) de los primeros Cristianos dio esta definición de Jesús:

     Creo en un solo Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles;      Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios, Engendrado del Padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, Luz de Luz, verdadero Dios de Dios verdadero, Engendrado, no hecho, consubstancial con el Padre; Por el cual todas las cosas fueron hechas, El cual por amor a nosotros y por nuestra salud descendió del cielo, Y tomando nuestra carne de la virgen María, por el Espíritu Santo, fue hecho hombre, Y fue crucificado por nosotros bajo el poder de Poncio Pilato, Padeció, y fue sepultado; Y al tercer día resucitó según las Escrituras, Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre (traducción libre de cf. Philip Schaff, The Creeds of Christendom, Harper, 1931, volume I, p. 29).

Eso da el punto de vista correcto de Jesús, que es proclamado en la Biblia.

¿Pasa eso de largo de tu entendimiento? Déjame simplificarlo. Dios existe en tres personas. Jesucristo es la Segunda Persona. El ha sido “el unigénito Hijo de Dios” por toda la eternidad. Pero en el cumplimiento del tiempo

“Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley” (Gálatas 4:4).

Jesús existía como Dios el Hijo antes de ser “encarnado” en el vientre de María. Luego Él vino y fue nacido en cuerpo humano. Jesucristo es, y siempre ha sido, el “unigénito Hijo de Dios”.

Es de extrema importancia que nosotros sepamos quién es Jesús. De otra manera jamás entenderemos lo que Él hizo en la Cruz. Si Él era hombre solamente, entonces Su muerte en la Cruz no tiene verdadero significado hoy. ¡Pero, no! Aunque era hombre, Él era más que un hombre. Él era Dios-hombre. Dios en carne humana. “el unigénito Hijo de Dios” – Dios el Hijo. El gran predicador Bautista Spurgeon citó de Credo Niceno cuando dijo:

Jesús, el eterno Hijo de Dios, “verdadero Dios de Dios verdadero” que había sido anunciado por los ángeles en las paginas eternas, que había sido el favorito de la corte de Su Padre, exaltado sobre principalidades y potestades, y todo nombre que se nombra, él mismo condescendió a hacerse hombre, nació de la Virgen María; fue puesto en un pesebre; vivió una vida de sufrimiento, y al final murió una muerte de agonía (traducción de C. H. Spurgeon, “Justice Satisfied”, The New Park Street Pulpit, Pilgrim Publications, reimpreso 1975, tomo V, pagina 243).

II. Segundo, ¿por qué murió Jesús?

Hay muchas teorías de por qué Él murió en la Cruz. Pero nuestro texto las barre todas. Escucha la primera mitad de nuevo.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito...” (Juan 3:16).

Concéntrate en las palabras “ha dado a su Hijo unigénito”. Matthew Henry nos dice el significado de “ha dado a su Hijo unigénito”:

ha dado, o sea, que él lo dio a sufrir y a morir por nosotros, como la gran propiciación o sacrificio expiatorio...porque así fue determinado y designado por [Dios] el Padre, quien lo dio para este propósito...Sus enemigos no podrían haberlo tomado si su padre no lo hubiera dado (traducción de Matthew Henry's Commentary on the Whole Bible, Hendrickson, reimpreso en 1996, tomo 5, p. 716).

Algunas personas creen que Jesús fue crucificado como mártir. ¡Se equivocan! ¡Dios “ha dado a su Hijo unigénito”! Los soldados Romanos clavaron Sus manos y pies. ¡Sí, pero eran solamente instrumentos en las manos de Dios! Los sacerdotes y Fariseos gritaban “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!” ¡Sí, pero eran solamente instrumentos en las manos de Dios!

“A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios” (Hechos 2:23).

Los Romanos clavaron los clavos en Sus manos y pies por el plan predestinado de Dios…Los Fariseos gritaban “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!” ¡Por el predeterminado plan de Dios! ¡Tras los Fariseos y los soldados Romanos está Dios Todopoderoso!

El profeta Isaías dijo:

“Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado” (Isaías 53:10).

Eso es lo que quiere decir la Biblia cuando dice: “ha dado a su Hijo unigénito”: (Juan 3:16). “Jehová quiso quebrantarlo”. ¡Dios Mismo puso a Jesús en la Cruz! No fue el pueblo Judío o los soldados Romanos – fue Dios quien puso a Jesús en la Cruz para pagar el castigo por nuestro pecado. Eso es lo que quiere decir la Biblia cuando dice:

“Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras” (I Corintios 15:3).

Por más de un siglo, los predicadores que rechazan la Biblia, como Harry Emerson Fosdick, han llamado a ésta una “religión de matadero”. Protestantes liberales como Fosdick se han burlado y han despreciado y mofado la idea de que Dios enviara a Su Hijo a morir como un pago por nuestros pecados. Uno de ellos dijo: “Tu Dios es mi diablo”. Sin darse cuenta, él llamo al Dios de las Escrituras “el diablo”. Es terrible decir tal cosa.

Dios envió a Jesús a pagar por nuestros pecados, no como un chiste diabólico, sino simplemente porque no había otra manera para que nuestros pecados fueran propiciados, excepto a través de la muerte de Su Hijo, ni ser limpiados sino por Su Sangre.

“A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (Romanos 3:25).

Con dolor y pesar en su corazón, Dios el Padre envió a Jesucristo a la Cruz para pagar la pena por nuestras trasgresiones. Nuestro texto dice:

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…” (Juan 3:16).

III. Tercero, ¿cómo podemos ser salvos por Jesús?

Jesús murió en la Cruz para pagar la pena completa por nuestros pecados – pero ¿cómo podemos recibir Su salvación? Los Católicos piensan que la recibimos por medio de los “sacramentos”. Los Carismáticos piensan que la recibimos por experiencias con el Espíritu Santo. Los Bautistas decisionistas piensan que la recibimos por decir una oración o por “pasar al frente”. Otros piensan que la recibimos por creer el plan de salvación. Y otros piensan que la recibimos por hacer a Jesús “Señor de cada área de nuestra vida”. ¿Pero, que dice la Biblia? ¿Qué nos dice la Biblia que hagamos para recibir la salvación? ¡Bueno, la respuesta esta allí, en nuestro texto! Escúchalo por última vez.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

“Para que todo aquel que en él cree, no se pierda” (Juan 3:16). La salvación viene por creer en Jesús. El gran teólogo A. A. Hodge dijo:

La fe especifica que justifica es la fe en o sobre (eis or epi) Cristo Jesús...Su esencia misma, por lo tanto, es confiar en él…Somos salvos por fe en o sobre Jesús…fe en Jesús [es] la sola condición de salvación (traduccion de A. A. Hodge, The Atonement, Footstool Publications, reimpreso 1987, pp. 226, 229, 230).

Cuando creemos que Jesús sufrió en la Cruz para pagar el precio de nuestros pecados, ¡entonces no hay nada que debamos hacer excepto confiar en Él! ¡Cree en Él! ¡Cree sobre Él! ¡Ven a Él! ¡Todo significa la misma cosa! Un antiguo himno dice:

Vengo ya Jesús, Vengo hacia Ti,
Lávame en Tu Sangre que fluyo Señor por mí.
(Traducción libre de “I Am Coming, Lord” por Lewis Hartsough, 1828-1919).

Confía en Jesús. Ven a Él. Cree en Él. Eso es lo que hizo Rose – y Él la salvó – por todo el tiempo y toda la eternidad. Lo sé. Yo estaba sentado al lado de Rose cuando ella vino a Jesús por fe.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Nuestra querida hermana Rose fue a estar con Jesús el Sábado 13 de Febrero de 2016. Ella está con el Salvador en el paraíso esta tarde. ¡Ahora continúa, Rose, y disfruta de Él para siempre! Amén.


Si este sermón te bendijo a Dr. Hymers le gustaría saber ti. CUANDO LE ESCRIBAS A DR. HYMERS DEBES DECIRLE DE QUE PAÍS LE ESTÁS ESCRIBIENDO O ÉL NO PODRÁ CONTESTAR TU CORREO. Si estos sermones te bendicen por favor envía un correo electrónico a Dr. Hymers y díselo pero siempre incluye de qué país estás escribiendo. El correo electrónico de Dr. Hymers es rlhymersjr@sbcglobal.net (oprime aquí). Puedes escribirle a Dr. Hymers en cualquier idioma, pero escribe en Inglés si es posible. Si deseas escribirle a Dr. Hymers por correo postal, su dirección es P.O. Box 15308, Los Angeles, CA 90015. Puedes llamarle por teléfono al (818) 352-0452.

(FIN DEL SERMÓN)
tú puedes leer los sermones de Dr. Hymers cada semana en el Internet
en www.sermonsfortheworld.com.
Oprime en “Sermones en Español”.

Estos manuscritos de sermones no tienen derechos de autor. Pueden ser usados
sin la autorización de Dr. Hymers. Sin embargo, todos los mensajes de video de
Dr. Hymers, y todos los otros sermones en video de nuestra iglesia, sí tienen
derechos de autor y solo pueden ser usados con autorización.

El Solo Cantado por el Sr. Benjamin Kincaid Griffith Antes del Sermón:
“What a Friend We Have in Jesus” (por Joseph M. Scriven, 1819-1886).


EL BOSQUEJO DE

UN SERMÓN DADO EN EL FUNERAL
DE ROSE CHENAULT-QUINN

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

I.   Primero, ¿quién es Jesús? Juan 3:16a; I Juan 4:9; Gálatas 44.

:

II.   Segundo, ¿por qué murió Jesús? Juan 3:16b; Hechos 2:23; Isaías 53: 10;
I Corintios 15:3; Romanos 3:25.

III. Tercero, ¿cómo podemos ser salvos por Jesús? Juan 3:16c.